9

Old School Musical

Old School Musical

Pese a todos los avances que ha habido en la tecnología, una gran parte de nosotros siempre recordamos con nostalgia lo de la vieja escuela. Puede que no siempre sea algo mejor que lo que tenemos hoy en día, pero la nostalgia puede ser un filtro maravilloso. Gracias a los desarrolladores indies, hemos podido recuperar gran parte de esta nostalgia con juegos que pretenden emular a joyas del pasado, tanto en los gráficos como en la música.

Esto es algo totalmente personal, pero la música chip-tune propia de los juegos retro es maravillosa. Puede que a priori no tenga la épica de una banda sonora orquestal ni nada por el estilo, pero suele tener una personalidad arrolladora. Así que, cuando un juego pretende juntar este tipo de música con la nostalgia pura y dura de la vieja escuela, es fácil ilusionarse. Hablo de Old School Musical, un juego que me conquistó cuando lo descubrí hace un par de años, y que por fin está disponible de manera digital. ¿Tenéis a mano los mandos de la SNES, los cartuchos de Mega Drive y un sentido del humor universal? ¡Pues a abordar este musical se ha dicho!

En los juegos musicales, normalmente la trama es lo de menos, pero en Old School Musical, los chicos de La Moutarde han puesto bastante énfasis, y de hecho, es esencial jugarlo si queremos ir desbloqueando las diferentes canciones del juego para disfrutarlas en el modo Arcade. La premisa es bastante divertida: seguimos a Tib y Rob, dos hermanos que han sido entrenados toda su vida para salvar el universo por su dura madre. Un día, el mundo en el que están empieza a ser engullido por glitches, por lo que tienen que viajar entre varios mundos para encontrar a su madre, y con algo de suerte, detener este apocalipsis digital. Es una pena que el juego esté completamente en inglés, ya que eso nos impedirá disfrutar de la historia.

Old School Musical

El argumento es bastante sencillo, pero lleno de sentido del humor y referencias constantes a todo tipo de juegos. Para empezar, la relación entre los dos hermanos protagonistas me recordaba mucho a la de los hermanos Elric en Fullmetal Alchemist Brotherhood (incluyendo su duro entrenamiento), y las mini-historias que vemos en los diferentes mundos que visitamos son desternillantes. No quiero soltar muchos spoilers, porque la gracia está en descubrir cada broma por uno mismo, pero el mundo que combina OutRun con los duelos de insulto de Monkey Island y duelos de Road Rage.

Lo principal es que la historia divierte mucho, y no se convierte en un obstáculo contra el que luchar para seguir jugando, reírnos más con cada escena, y disfrutar de la música. Porque sí, lo principal en Old School Musical es la música, y aquí el juego brilla con luz propia.

A la hora de jugar, las mecánicas son muy sencillas, para que solo nos centremos en seguir el ritmo de la música. Habrá dos posibilidades a la hora de jugar. O bien aparecen notas hacia el centro de la pantalla, que representan cualquiera de los cuatro botones de dirección del mando; o aparecen dos rectángulos que representan los botones L y R del mando de Switch. Esta sencillez es algo hasta refrescante respecto a otros juegos, donde el reto no está en contorsionar nuestros dedos para las locas combinaciones de botones.

Old School Musical

Ahora bien, esta sencillez no significa que el juego sea fácil, ya que Old School Musical es bastante desafiante en la dificultad más alta. Hay un salto muy agradable, para que notemos nuestra progresión personal al empezar en Fácil, luego pasar por Normal, y finalmente, enfrentarnos al desafío de Difícil.

Lo que hace que Old School Musical sorprenda más todavía es por la unión de la música con todo lo que veremos en pantalla. Cada nivel está basado en algún juego clásico, ya sea Mega Man, los RPG de 16 bits, The Legend of Zelda y otros clásicos más que hasta me han sorprendido, y prefiero dejar que los descubráis por vosotros mismos. Lo importante es que la acción va al ritmo de la música y las notas que debemos pulsar, por lo que cada salto, disparo o ataque enemigo está representado con una pulsación de un botón. Si fallamos, Tib o Rob reciben daño, lo que justifica la existencia de una barra de vida para provocar un Game Over si fallamos demasiado. Para que no sea algo muy duro (algunos enemigos quitan más vida que otros), si conseguimos una racha de notas correctas, iremos recuperando vida, lo que crea un buen equilibrio para estar al límite de salud, pero recuperarnos poco a poco, sobre todo en los niveles de dificultad más altos.

Gracias a esta unión, es una delicia completar cada nivel en Old School Musical, y te hace ver el juego como lo que su propio nombre indica: un musical con su historia y sus secciones con canciones para plasmar la acción. Es brillante, y el nivel de detalla al que todo va coordinado es enfermizo.

Old School Musical

Gran parte del culpable de esta “magia” es la propia música, que es fantástica. Las composiciones chiptune logran un gran equilibrio entre recordarnos a los juegos que se parodian/homenajean, junto con la sensación de estar algo único. El resultado es impecable y memorable, siendo una verdadera delicia completar cada tema en todos los niveles de dificultad para absorber el ritmo de cada canción.

Para disfrutar de las canciones, podremos ir directamente al modo Arcade una vez hayamos completado el tema en el modo Historia. Acabar con la historia principal no nos llevará mucho tiempo (unas 2-3 horas siendo generosos), pero eso desbloquea un modo historia secundario. Aquí no hay ningún énfasis en la narrativa y hay una temática única (con su justificación dentro de la historia principal, eso sí), lo que hace que sea bastante más monótono. A cambio, los niveles en esta nueva historia introducen varias desventajas interesantes, como modificar el filtro de la pantalla, cambiar el tamaño de las notas, producir un efecto de distorsión, etc. Es algo divertido, y me hubiera gustado que pudiéramos aplicar estos filtros para añadir un desafío adicional en el modo Arcade. Aunque claro, como todo en Old School Musical, están pensados para ir al ritmo de la música, de una forma similar a los niveles musicales de 8 bits de Rayman Legends, con que no quedarían igual de bien.

Tras jugar en solitario, siempre podemos ponernos a competir con otros tres amigos a ver quién consigue la mejor puntuación. Este modo es bastante sencillo, pero nunca viene mal un buen pique musical en local. Así que, al final tenemos un juego bastante completo, ya que disponemos de más de 50 canciones increíbles, y dado el bajo precio, es una cifra muy buena.

Old School Musical

A nivel técnico, el trabajo de pixel-art del juego es genial. Han logrado dar a cada mundo un toque diferente, pero al mismo tiempo, tener un estilo común entre todas las fases. Todo esto hace que el juego sea mucho más vistoso, lo cual es un punto muy a su favor. Que los tiempos de carga sean tan cortos es otra delicia, para que estemos todo el tiempo jugando y no esperando.

Conclusión

Desde PlaydiusLa Moutarde han creado un juego musical increíble en Old School Musical. Estamos ante una propuesta que celebra el mundo de los videojuegos de una forma brillante, con bromas y homenajes a partes iguales, haciéndonos disfrutar de una gran aventura que funciona como un musical. La unión de la acción y la música es brillante, y gracias a los más de increíbles 50 temas, estamos ante un juego rítmico increíblemente recomendable.

Es una pena que la historia secundaria se centre en un único estilo de juego y no nos muestre tanta variedad como la historia principal; o que el juego nos llegue completamente en inglés, lo que hará más difícil de entender diferentes bromas para muchos usuarios. Aun así, para los amantes de los juegos musicales, estamos ante una propuesta que no puede faltar en vuestra colección.

9

Nos consolamos con:

  • Selección musical fantástica y variada. ¡La música chip-tune está de moda!
  • Historia llena de sentido del humor
  • Unión genial de la acción mostrada en pantalla y la música
  • Muchas canciones para jugar durante mucho tiempo

Nos desconsolamos con:

  • Completamente en inglés, lo que evita que muchos puedan apreciar el humor de la historia
  • Un poco más de variedad en el estilo de juego mostrado en la historia secundaria sería genial

Ficha

  • Desarrollo: La Moutarde
  • Distribución: Playdius Entertainment
  • Lanzamiento: 13/09/2018
  • Idioma: Textos en Inglés
  • Precio: 12,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *