9

Not a Hero

Not A hero Delay

En las elecciones, cuentan mucho tus ideas, lo que propongas y la imagen que se dé. Eso podría dar lugar a un juego de gestión interesante, pero los chicos de Roll7 han decidido optar por la acción más directa con Not a Hero. Bunnylord, un conejo que viene del futuro, tiene que ser elegido como alcalde para evitar una gran catástrofe, y para ello, va a acabar con los criminales a base de tiroteos rápidos y violentos sin ningún miramiento. Y de vez en cuando rescatar pandas para dárselos a los niños, porque ¿a quién no le parece adorable un panda?

Sí, Not a Hero es absurdo, pero es absurdamente divertido. Si os suena el estudio desarrollador será gracias a los geniales OlliOlli, que basaban su jugabilidad en una mecánica concreta, pero bastante desafiante, retándonos a completar los niveles y además cumplir todos los objetivos que nos marcaban. Pues bien, Not a Hero sigue la misma filosofía, pero aplicándola al género del shooter en 2D, en lo que bien podríamos llamar Vanquish pixelado.

Los controles son muy simples: con un botón pasamos a una cobertura desde la que disparar o recargar sin peligro. Si mantenemos pulsado ese botón, nos deslizaremos, pudiendo derribar a los enemigos para luego ejecutarles mientras están en el suelo, o simplemente avanzar más entre dos coberturas lejanas. Luego, tenemos un botón para disparar, otro para recargar y otro para usar armas especiales. Así de simple y aun así, se puede encontrar una gran complejidad a esta aventura electoral.

not a hero

La gracia de nuevo no está en solo completar los 21 niveles, sino en completarlos con todos los objetivos que nos encomiendan. A veces, los objetivos serán matar a todos, completar una zona del nivel antes de que se acabe el tiempo, no disparar más de X veces y un largo etcétera.

Cada personaje que podemos controlar tiene peculiaridades que los hacen totalmente únicos. Por ejemplo, el primer personaje que tenemos es el estándar, atacando con su pistola y con una velocidad media. Otros son muy rápidos, como un asesino a sueldo, que además en las ejecuciones no dispara, pero a cambio, solo tiene dos disparos para su escopeta. Otro personaje puede disparar y moverse al mismo tiempo, pero tiene menos precisión. Otro asesino tiene dos pistolas que puede usar, pero a cambio, no podemos usar armas especiales. Vamos, que todos tienen sus pros y sus contras, y a su vez, eso ayuda a completar no solo el nivel, sino también a completar unos objetivos u otros. Los que llevan escopetas son mejores para los objetivos de disparar poco, pero como nos obligan a acercarnos a los enemigos, no tanto para cuando nos piden no recibir un puñetazo.

Not a Hero 1424360009-5

Como ocurría en OlliOlli, el ritmo de la acción es frenético, casi sin ningún momento de respiro, y como nos descuidemos, moriremos rápidamente. Es por eso que el uso de coberturas, deslizamientos y armas especiales es esencial. Igual que lo es no acercarnos mucho a los enemigos o dejar que se acerquen, ya que nos sacarán de la cobertura con un puñetazo y nos podrán dejar como un colador.

A lo largo de los 21 niveles nos enfrentaremos a tres bandas criminales, cada una con sus propios enemigos. La más dura es la última, y prefiero que descubráis por vosotros mismos de qué enemigos os estoy hablando. Esta variedad es muy buena, porque no solo propone un reto mayor, sino que mantiene Not a Hero fresco.

El completar objetivos no solo satisfará nuestra ansia completista, sino que nos dará mayor índice de aceptación, lo que a su vez desbloqueará más personajes. Creedme, querréis probar todos los personajes al menos una vez por sus diferencias, y por lo cómicos que resultan. De hecho, aunque estemos ante un juego muy violento, nunca falta el sentido del humor. Las presentaciones de Bunnylord antes y después de cada misión son desternillantes, al igual que las personalidades de cada personaje. El personaje español aparece con un movimiento crónico de pelvis y al morir, se tomará un margarita que saldrá por los agujeros de bala que tiene; o el que tiene el pelo a lo afro sacará la munición de su pelo.

Not a Hero

Las armas especiales son también muy curiosas y divertidas, como un gato explosivo que limpiará casi seguro una habitación, minas, torretas automáticas, etc. También habrá potenciadores para nuestras armas, como rayos láser que matan de un disparo (o más bien, desintegran), balas que dañan incluso a los enemigos que se cubren o balas explosivas con las que incluso nosotros tenemos que tener cuidado si estamos cerca de un criminal.

Todo esto lo debemos tener en cuenta a la hora de afrontar cada nivel y cada habitación. Normalmente, cuando empezamos el nivel o llegamos a un nuevo piso, los enemigos no se han percatado de nuestra presencia, lo que podemos usar a nuestro favor con unas cuantas ejecuciones con el cuchillo si tenemos al asesino, para así no hacer ruido. Si no tenemos a ese personaje, la ejecución será disparando, por lo que los enemigos de alrededor vendrán corriendo (será lo más habitual), empezando así un tenso y rápido tiroteo en el que saber cuándo disparar para que no nos dañen, y cuándo conviene ir deslizándose para derribarles y ejecutarles.

La vida es regenerativa, pero recuperaremos un segmento automáticamente al derribar y ejecutar, por lo que hay que tener todos estos factores muy en cuenta. Así que, Not a Hero se encuentra en la misma situación que OlliOlli: sencillo a primera vista, pero complejo cuando te pones a jugar. Y bueno, también difícil, ya que a veces será todo un desafío simplemente llegar al final del nivel.

not_a_hero-2714202

En lo técnico, han recurrido a un estilo pixel art muy espectacular y fluido, que se combina a la perfección con el humor absurdo que nos presentan entre tanta violencia. El sonido también es increíble, con una banda sonora súper pegadiza y que nos anima a ir pegando tiros con mucho estilo. No hay muchas voces, ya que Bunnylord es el que más diálogo tiene y no habla en ningún lenguaje legible. Los demás personajes dicen alguna frase bastante graciosa de vez en cuando, y todos con un acento indicando su región, casi como si fueran estereotipos.

Conclusión

Los chicos de Roll7 están que no paran, y es que tras la genialidad de OlliOlli2, ahora nos traen una joya como Not a Hero. Han logrado trasladar de forma magistral a las 2D pixeladas la intensidad y el dinamismo de los shooters de coberturas y hasta lo han hecho con un estilo que bien puede recordar a Vanquish.

Rápido, violento, muy divertido y tremendamente adictivo. Completar los 21 niveles nos puede llevar unas 4-5 horas, pero completar todos los objetivos para hacer a Bunnylord el dueño del universo, y probar todos los personajes nos garantiza mucha rejugabilidad. Es una pena que el juego venga completamente en inglés, ya que si no sabéis el idioma, os perderéis gran parte de su sentido del humor. Aun así, os seguiríais quedando con toda la faceta jugable, y como disparar y reventar cosas es algo universal, tendríais un gran juego de acción entre manos. Una cosa os quedará clara tras jugar a Not a Hero: hay que votar a Bunnylord. 

9

Nos consolamos con:

  • Jugabilidad sencillamente perfecta. Sencilla al principio, pero muy profunda y desafiante.
  • Rejugabilidad garantizada con los objetivos secundarios y todos los personajes seleccionables.
  • Genial sentido del humor.
  • La banda sonora.

Nos desconsolamos con:

  • Completamente en inglés.
  • Solo tres bandas criminales a las que destruir saben a poco.

Ficha

  • Desarrollo: Roll7
  • Distribución: Devolver Digital
  • Lanzamiento: 14/05/2015 - PS4 y PS Vita por anunciar
  • Idioma: Español
  • Precio: 12,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *