8

No Man’s Sky

no_mans_sky

Hay videojuegos que no pasan desapercibidos, ya sea por incorporar una idea rompedora, una técnica poco inusual o simple y llanamente, por tener detrás una poderosa campaña de marketing que hace que todo el mundo conozca tu producto. No Man’s Sky, el título independiente de Hello Games tiene un poco de todas estas variables (y todas ellas desbalanceadas) además de otras nuevas tras su lanzamiento. Entre estas nuevas variables se encuentran, según los usuarios que lo han jugado, la mentira, la estafa y el engaño. Pues sí que estamos apañados si ni en el ocio estamos exentos de sufrir las triquiñuelas de aquellos que quieren lucrarse a costa de nuestra lealtad. Pero, ¿es todo esto cierto?

No Man’s Sky es, ante todo, un señor videojuego. Se trata de un título titánico creado por un pequeño estudio de menos de 20 personas. El mérito se lo han ganado por derecho propio, pero hay una cosa detrás que se llama campaña de publicidad engañosa. Todo empezó cuando el director del estudio, Sean Murray, aseguró en varias entrevistas que el título incorporaría un componente Multijugador, y cito palabras textuales de Sean al ser preguntado por si podrías jugar con tus amigos al juego: “Sí” (hasta con cierto tono desafiante) o en otra entrevista donde afirmaba que nuevamente “Sí”, sobre si cabía la posibilidad de correr junto a otros jugadores, aunque aseguraba que la probabilidad era mínima dada la magnitud del universo.

Imaginad un enorme cosmos que explorar, con millones de planetas que descubrir generados aleatoriamente (técnica bautizada como generación procedural de contenido) y con la posibilidad de encontrarte con otros jugadores para (supuestamente) comprar, vender o simplemente partirse la cara por tierra o aire. Si a esto le sumábamos todo lo que ofrece el juego de por sí, con algunos entornos tan preciosos como los que nos han estado bombardeando feria tras feria… ¿Qué podría salir mal? Tras el lanzamiento, la lista de supuestas mentiras empieza por planetas bastante parecidos entre sí y considerablemente más feos e insulsos a los que nos tenían acostumbrados; bugs, errores internos del juego y el que más encendió a los usuarios: ni rastro del modo multijugador.

De héroe a villano. Sean Murray es el gran mentiroso del mes de agosto, del año 2016 y quien sabe durante cuánto tiempo más. Y a pesar de todo, No Man’s Sky sigue siendo un gran juego que no prometió más que ser una experiencia de exploración y supervivencia donde la soledad sería nuestra mochila; un título que dada la demanda de contenido de aquellos que ahora le llaman mentiroso, ha ido creciendo incorporando nuevas características que seguramente ni Hello Games consideró. El resultado final es un juego muy creativo en el que tú llevas la batuta de tu propia aventura, una aventura que consiste en llegar al centro del universo y que le importa bien poco cómo logres hacerlo.

Estás solo en esto, chico (o lo que seas)

Como bien acabo de decir, No Man’s Sky es una aventura que se desarrolla a tu manera y nada más comenzar el juego así se nos plantea. Muy próximo a nuestra nave averiada, encontramos una gran esfera roja, el Atlas, que nos pregunta si queremos que nos sirva de guía en nuestro objetivo. Podemos aceptar para tener una ayuda durante el viaje a modo de misiones, o bien, rechazarla e ir a nuestro aire. Si es la primera vez que vas a jugar al juego, evidentemente, necesitarás la ayuda del Atlas para poder avanzar con cierta soltura y no sentirte tan perdido, o bien podemos hacer como en la vida real y aprender a base de hostias.

Nada más comenzar, será importante hacerse a los controles, sobretodo en PS4 que es la versión que analizo, pues los menús son bastante confusos y la forma de interactuar con ellos, poco intuitiva. Mi mejor consejo es pararse a evaluar para qué sirve cada botón y cuál es su finalidad con el entorno que nos rodea. El siguiente punto, también muy importante, es saber qué significa cada componente del HUD o mejor dicho, de las diferentes opciones que nos aparecen por pantalla, como el medidor de amenaza ambiental, de salud, de nuestra arma… Es vital conocer cada componente de nuestro exotraje, de nuestra nave y de nuestra multiherramienta para no caer en la auto frustración demasiado rápido.

no_mans_sky

En la parte superior izquierda encontramos un indicador de salud y escudo. Si entramos en combate contra especies autóctonas o contra centinelas nuestro escudo será lo primero que se resienta si nos golpean o disparan. Si el escudo se agota, nuestra salud se resentirá hasta el punto de morir y todo lo que hayamos conseguido sin haber guardado se perderá. Pero calma, porque resucitaremos en el último punto de guardado y podremos volver al mismo punto donde caímos para encontrar nuestra tumba y recuperar los ítems recolectados que creíamos haber perdido. Si volvemos a morir sin llegar a nuestra tumba, adiós objetos. Muy Dark Souls, ¿no os parece?

En la parte inferior izquierda, encontramos dos indicadores muy importantes. Por un lado, la barra de amenaza medioambiental que nos indicará la temperatura del planeta en el que nos encontramos y el tipo de elemento que lo compone (radioactivo, solar, polar, tóxico, etc) si los niveles de radioactividad o el calor/frío son excesivos, nuestro traje no resistirá una mierda y nos iremos al otro barrio en un abrir y cerrar de ojos. La barra que se encuentra debajo de este medidor es el Soporte Vital que nos indica si somos capaces o no de aguantar las condiciones de un planeta. Si la barra llega a cero, moriremos. Tenemos suerte, porque el Soporte Vital se puede recargar y seguir con vida sin problemas, aún si el planeta ofrece unas condiciones muy adversas.

no-mans-sky

En la parte superior derecha encontramos todo lo referente a nuestra Multiherramienta, nuestra única arma en el juego que sirve para conseguir materiales o defenderse de las amenazas que habitan en el juego. La carga del arma se mide en porcentaje, si llega al 0% tendremos que recargar baterías para seguir extrayendo materiales, aunque también se pueden extraer golpeando con nuestro arma pero el tiempo será proporcional al daño que inflige un láser a un golpe seco. La multiherramienta también nos permite utilizar el Escáner, una especie de sonda que nos mostrará los distintos tipos de elementos que podemos recolectar, diferenciados por un icono y un color en la posición exacta del mapa.

En la parte inferior derecha encontramos indicadores de gadgets que podemos incorporar y mejorar en nuestro exotraje, como el Sprint o el Jetpack los cuales nos permitirán interactuar con el entorno de una forma más dinámica. Ambos no necesitan materiales para recargarse, ya que su energía se acumula si no los usamos. Eso sí, como buen gadget, ambos se pueden mejorar para lograr que su efecto dure mucho más tiempo del que ofrece inicialmente.

no_mans_sky

Vale. ¿Y ahora qué? Si hemos aceptado la ayuda del Atlas, veremos tres objetivos que tenemos que cumplir en la parte inferior derecha de la pantalla. En primer lugar, tenemos que recargar de energía el Escáner, reparar los propulsores de nuestra nave y llenarnos de potencia para poder despegar y surcar el universo. Lo más importante es arreglar el Escáner, pues este nos ayudará a descubrir materiales repartidos por todo el planeta. ¿Y para qué sirven los materiales? Pues para absolutamente todo. Desde recargar energía de nuestra nave, de nuestra Multiherramienta, de nuestro Soporte Vital; para crear nuevos objetos o simplemente para comerciar con ellos y ganar unos créditos. Los materiales lo es todo e identificarlos debe ser una de las primeras habilidades que debemos adquirir en No Man’s Sky.

Sé Arqueólogo, biólogo, filólogo y porque no, un hijoputa

El título de Hello Games tiene una mecánica muy definida: Si quieres algo, constrúyelo; si no puedes crearlo, cómpralo. Para construir necesitas materiales, para comprar, necesitas créditos y es aquí donde el juego converge en un único punto: la exploración. Por una parte, podemos perder todo nuestro tiempo explorando los titánicos planetas que se presentan en el juego, activando el escáner y recolectando los materiales que se nos presentan por pantalla. Todos ellos son necesarios para fabricar objetos y mejoras, o simplemente para rellenar de energía todo aquello que la requiera, como nuestra Multiherramienta o el combustible de los propulsores de nuestra nave espacial, por ejemplo.

Por otro lado, podemos explorar la fauna y flora de cada uno de los planetas, registrarlos y obtener créditos a cambio. Esta no es la única forma de conseguir dinero. Llegar a las zonas marcadas con un símbolo de interrogante (?) también nos permite obtener créditos, pero donde realmente ganamos dinero es explorando los distintos asentamientos que vamos descubriendo en los planetas. En estas zonas, supuestamente habitadas, son una mina de ítems raros que se pueden vender a muy buen precio. Los créditos son importantísimos para conseguir un arma mejor, una nave con mejor aspecto e inventario o para comprar slots libres para nuestro exotraje y así poder guardar más materiales u objetos.

No Man's Sky_4

Sí, se pueden vender minerales. Los hay más baratos y más caros (dependiendo de su tipo y rareza) así que si encuentras un gran pedrusco de Oro o plantas que nos dan Platino, no dudes en hacerte con ellos si quieres un puñado de créditos extra.  Existen distintas categorías de materiales:

  • Isótopos (representados de color rojo) que reestablecen energía del equipo y munición
  • Óxidos (representados de color amarillo) que sirven para construir cosas
  • Neutros (representados de color verde) que sirven para ser vendidos
  • Silicatos (representados de color azul) sirve para rellenar combustible, además de crear objetos y mejoras

Dentro de cada categoría, encuentras un sinfín de minerales de distinta rareza que nos permitirá mejorar nuestra nave o equipo creando los objetos pertinentes, o simplemente nos inflarán los bolsillos de dinero para, por ejemplo, comprar esa nave que hemos visto aparcada en la estación espacial que tanto nos ha gustado y que tan cara es (algunas valen millones).

Y por si el rol de minero espacial no fuese suficiente, encontramos tótems y ruinas antiguas que guardan en su interior conocimiento alienígena en forma de alfabeto. No Man’s Sky tiene historia, oculta y críptica como el mejor de los Dark Souls que solo será entendida si mostramos ganas y actitud de aprender. A medida que activemos estos tótems o descubramos ruinas antiguas, aprenderemos una nueva palabra de una de las tres razas que existen en este vasto universo, los Gek, los Korvax, y los Vy’keen. Existen asentamientos donde viven algunos seres pertenecientes a estas tres razas. Todos son muy distintos pero comparten su pasión por las tablets. Algunos nos otorgan recompensas sin más, otros esperan la respuesta perfecta y si lo logramos, aparte de conseguir nuevas palabras o reputación dentro de su tribu; lograremos cartas astrales donde viajar a nuevas galaxias y acercarnos, un poco más, al centro del universo. Además, en estos asentamientos podremos comprar nuevas armas o conseguir mejoras además de encontrar puestos virtuales donde poder vender aquello que ya no necesitamos.

no_mans_sky
Como podéis ver, experiencias no nos van a faltar en el juego, pero tenemos que poner de nuestra parte y mostrar mucho interés en disfrutar de un juego que solo funciona si nosotros somos quien lo movemos. Donde un jugador puede ver monotonía, otro puede encontrar nuevas motivaciones, desde descubrir qué oculta esa colorida cueva, hasta marcarse el reto de desbloquear todas las sondas de un planeta, contemplar y registrar la fauna del universo y poniendo nombres más absurdos de los que ya vienen (proceduralmente) por defecto.

Con la misma canción a otro planeta

Cuando ya nos hayamos cansado de estar en un planeta, podemos subirnos a nuestro avión, despegar, cruzar la estratosfera y llegar al espacio sideral. Bajo mi punto de vista, esta transición entre planteas y espacio es la mejor experiencia que me transmite el juego, por varios motivos. Por un lado, viajar por el espacio, liquidando asteroides, entrando en estaciones espaciales y liquidar (o ser liquidado) piratas espaciales ofrece ese plus que el título necesita: cruzarse con alguien que te hunda en la miseria antes de llegar a tu destino. Y cuando hemos detectado nuestro próximo rumbo, nuestro nuevo planeta fetiche (y nos hayamos deshecho de los piratas) aterrizaremos y repetiremos el mismo patrón en otro pintoresco planeta.  Mucha gente se pregunta qué motivación tiene esto, y yo digo que somos nosotros quien dice “basta”. Si has sido capaz de jugar cuatro horas seguidas y tienes pensado seguir haciéndolo, vas a disfrutar de No Man’s Sky durante decenas de horas más, porque te gusta la propuesta y porque tienes libertad absoluta de hacer lo que quieras; de lo contrario, el juego no es para ti.

no_mans_sky

Si has decidido avanzar en tu “misión”, puedes contemplar a las distintas razas que habitan los planetas como también puedes acribillarlas; puedes elegir desde ser un piloto respetado, hasta convertirte en un pérfido del espacio liquidando a cualquier intruso que ose cruzar lo que para ti es ahora tu dominio, tu territorio. Puedes intentar tener algún tipo de contacto con seres de otras razas o puedes obviar tener cualquier tipo de contacto, el fin del juego es perfectamente alcanzable tomando cualquier decisión.

Ahora bien, si seguimos las indicaciones del Atlas, podremos disfrutar de una aventura algo más guiada, y quizás más entendible; menos agresiva para el jugador que se agobia demasiado rápido con tanta información por metro cuadrado. La propuesta de Hello Games quizás tenga un fin, pero quien verdaderamente marca la aventura en No Man’s Sky es el jugador, que con sus acciones cava más pronto o más tarde sus propias aspiraciones.

Conclusión

Sinceramente, la nota que le podamos poner a No Man’s Sky es totalmente irrelevante. Cada uno marca su propia experiencia y eso es algo absolutamente intangible. Lo único que podemos hacer es valorar lo bien que funciona, lo bonito (o feo) que se ve, lo fluido que va y si es intuitivo o es un puto caos. Por lo tanto, el numerito que puede acompañar a este análisis solo va a hacer referencia al apartado artístico, técnico y sonoro que es algo que se mantiene durante toda la aventura y es unánime a todos los jugadores. Bueno, quizás la banda sonora compuesta por el grupo favorito de Sean Murray, los británicos 65daysofstatic deberían valorarse de forma especial ya que sus temas también son generados (también) proceduralmente y ningún planeta debería sonar igual. Pero tiene un pase, creo.

No Man’s Sky y yo no empecemos demasiado bien. A los diez minutos ya tenía un pantallazo de error en mi PS4, tras reiniciar el juego, a la hora encontré un agujero en un mapa que glitcheaba el planeta, caí a un agua imaginaria y nunca más pude volver a subir. Tuve que reiniciar la partida para regresar a tierra firme. Tras esto, el juego no me jugó más malas pasadas y ahora, con el parche 1.07 instalado, no encuentro un solo fallo que me haya hecho abandonar la experiencia. Tras los problemas técnicos, llega el caos del inventario. Que nadie se confunda, No Man’s Sky es un juego de gestión y supervivencia  y eso implica organizar nuestros recursos de forma eficiente, recolectando activos pero siempre que se pueda, tener reservas de combustible, recargas para nuestro traje o herramienta y de paso, guardar algún que otro ítems para vender y ahorrar unos créditos por si tenemos que comprar una nave mayor o incrementar el espacio de nuestro inventario.

Los inicios son confusos, es demasiada información por metro cuadrado pero a medida que vayamos jugando y entendiendo mejor para qué sirve cada cosa, el juego fluye de una forma muy agradable y puedes empezar a disfrutar de una experiencia plena. A las cuatro horas de juego ya no deberías soltar el mando porque tu interés se ha vuelto real, solo por el hecho de conseguir mejor equipo, encapricharte de esa nave enorme que has visto en una estación espacial o aprender cualquiera de las lenguas que se propone en el título para conocer su cultura y su pasado.

Hello Games ha logrado crear un gran producto con tan solo 15 empleados que solo ha sido empañado por una campaña de marketing tan colosal como confusa (recordemos que las cajas del juego en PS4 tenían una pegatina encima que tapaba las funciones multijugador) algo que ellos siempre han intentado esquivar y poner al juego en el sitio real que merece. Pero lo que está claro es que el componente multijugador ha hecho mella, la gente se ha agarrado a esta “mentira” para lanzar duros ataques y lo que tenía que ser uno de los mejores juegos del año, ahora es el gran engaño de 2016. A mí me ha gustado y me ha ofrecido justo lo que sabía que me ofrecería. Me han fallado otras cosas, pero no la experiencia.

Nos consolamos con:

  • Entornos realmente enormes y si tenemos suerte, muy distintos unos entre otros
  • La banda sonora es cojonuda
  • El nivel de organización, atención y gestión lo hacen muy realista
  • Los diccionarios, para mi el motivo principal de seguir jugando a No Man’s Sky
  • Despegar y surcar el universo sin tiempos de carga, maravilloso

Nos desconsolamos con:

  • Falta aún camino para optimizarlo, me hubiese gustado verlo a 60 frames en mi PS4
  • Bastante confuso al principio, suficiente para aparcarlo si no tienes paciencia
  • La mentira de Sean Murray
  • Los menús son el horror, poco intuitivos y bastante confusos

Ficha

  • Desarrollo: Hello Games
  • Distribución: Sony Interactive Entertainment
  • Lanzamiento: 10/08/2016
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 59,95€

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *