8

NeuroVoider

NeuroVoider

No soy el mayor aficionado a los rogue-likes, ya que prefiero que un juego ofrezca una experiencia perfectamente diseñada, y no encontrarme con momentos frustrantes al depender del azar. Sin embargo, hay algunos rogue-likes que sí logran engancharme de mala manera gracias a sus adictivas mecánicas y aprovechar muy bien la generación procedimental de niveles, como Enter the GungeonZiggurat por citar unos pocos.

En Switch, actualmente tenemos tres títulos con propuestas muy diferentes dentro del género rogue. Por un lado está Gonner, al mezclar las plataformas con los disparos y muchos elementos hardcore. Luego está el archipopular The Binding of Isaac, ofreciendo una experiencia muy propia de los The Legend of Zelda. La trilogía la cierra el juego que nos ocupa, NeuroVoider, que tras su paso por PC, PS4 y Xbox One, llega dispuesto a llenar nuestra consola con cientos de balas, explosiones y robots destruidos. ¿Listos para estrujar vuestro cerebro, meteros en un robot y destruir todo lo que se mueva?

Como ocurre en muchos títulos del género, la narrativa es mínima, al ofrecer una simple excusa para empezar a pegar tiros sin parar. Aquí controlamos a un cerebro, que se escapa del tanque de contención en el que estaba y se mete en un cuerpo robótico, con el objetivo de escapar pese a todos los obstáculos que le pongan por delante.

NeuroVoider

¿Y cómo escaparemos? Mediante intensos tiroteos con mecánicas propias de un shooter de doble stick. Por tanto, tendremos que gestionar muy bien nuestra puntería mientras esquivamos diferentes peligros, y cómo no, decenas de balas. No llegamos a estar ante un bullet hell en la mayoría de ocasiones como en Enter the Gungeon, pero hay ocasiones en las que lo puede parecer.

La gracia de NeuroVoider es que controlamos a un robot, y por tanto, disponemos de dos armas equipadas al mismo tiempo. Con cada gatillo usaremos una u otra, pudiendo equiparnos cientos de armas diferentes entre fase y fase. El tema de obtener loot de los enemigos y cofres es uno de los aspectos más adictivos del juego, ya que constantemente iremos consiguiendo nuevo equipo para nuestro cuerpo (visor, núcleo y piernas), además de las armas. Cada objeto nuevo tiene sus puntos fuertes y débiles, además de modificar por completo nuestro aspecto visual. Algo que me gusta es que con las armas, podemos ver en una pantalla cómo disparan y la energía que consumen, para así saber rápidamente cuál nos interesa.

Con el metal conseguido en cada fase, podremos mejorar las estadísticas de los objetos y armas, para así hacerlos más poderosos. Además, podremos reciclar lo que no queramos para obtener más metal, teniendo que gestionar muy bien cómo usamos esta moneda. Al fin y al cabo, no sólo sirve para mejorar, sino que también podemos curarnos entre cada fase, además de crear objetos con los potenciadores que hayamos recogido.

NeuroVoider

En cada nivel, nuestro objetivo es destruir una serie de generadores que están repartidos por el mapa. Antes de entrar al nivel, podremos elegir la localización a la que iremos de entre tres posibles. Nos muestran en pantalla el tamaño del mapa, la cantidad de enemigos de élite y los objetos. Obviamente, cuanto más grande y más enemigos haya, más difícil será, pero mejor botín obtendremos. De vez en cuando pueden aparecer las fases del Metaverso, mucho más complicadas de lo normal, pero dándonos unas recompensas increíbles, como fichas para saltarnos una fase.

La jugabilidad de NeuroVoider es sencillamente fantástica, ya que tenemos un gran control sobre nuestro personaje, y usar un arma u otra realmente cambia la forma de jugar. Al fin y al cabo, no es lo mismo llevar una escopeta que un lanza-rayos, o un rifle de asalto que lanza dos disparos a la vez. El alto nivel de personalización es genial, ya que podremos centrarnos en un tipo de arma y dejar de lado las que no nos interesen, sin que por ello nos veamos perjudicados, al ir obteniendo en cada nueva fase mejores objetos.

Que todo el equipo repercuta en el aspecto visual del robot no es algo que sólo se aplique a nosotros, sino también a los enemigos. Por tanto, cuando veamos a un enemigo con un lanzamisiles, actuaremos de forma diferente que contra uno con lanzallamas, por poner unos ejemplos. A todo esto, hay que tener en cuenta las habilidades disponibles. Por un lado, las propias de las tres clases. Al empezar la partida podremos seleccionar entre una clase ligera pero perfecta para esquivar balas, otra más ofensiva capaz de sobrecargarse para disparar y moverse a toda potencia, u otra más defensiva que despliega un escudo. Hay piezas que son exclusivas de cada clase, y podemos cambiar de una clase a otra si nos equipamos con el objeto de una clase diferente a la actual.

NeuroVoider

Junto a la clase, podemos seleccionar de entre un par de decenas de potenciadores, ya sean activos o pasivos. Algunos nos permiten recuperar vida, otros eliminar las balas de la pantalla, obtener más metal, etc. Por tanto, hay muchísimas opciones para empezar, y experimentar para ver qué combinación de habilidad y robot (cada clase empieza siempre con equipo aleatorio, pero con unas armas concretas) es la que más nos gusta.

Algo que no he comentado hasta ahora, y que me encanta, es el sistema de energía. En NeuroVoider no tenemos que preocuparnos de las balas, ya que cada disparo consume cierto nivel de EP. Cuando se acaba, el robot se sobrecalienta y no podemos disparar hasta que se llene la barra de EP. Hay equipo que hace que el EP se regenere antes o aumente (igual que la vida), por lo que la gestión de elementos propios de RPG hace que miremos todas las estadísticas posibles del equipo y las armas para ver cuál es la combinación ganadora.

Cada 5 fases completadas con éxito, llegaremos a un jefe final que nos pondrá las cosas complicadas, y cómo no, nos matará más de una vez. La muerte es una constante, y en NeuroVoider no desbloquearemos nada más que una actualización en nuestras estadísticas. Esta falta de progresión puede desanimar a más de uno, pero no me parece mal, ya que hace el juego más idóneo para una partida rápida en cualquier momento, por lo que se beneficia bastante de estar en Switch. Eso sí, cuando volvamos al nivel en el que morimos, habrá un enemigo de élite que, si es derrotado, nos devolverá el equipo que teníamos antes, para así animarnos a recuperar lo que era nuestro.

NeuroVoider

Aunque podemos jugar solos, el juego gana bastantes enteros si jugamos con amigos en local. Hasta cuatro usuarios pueden adentrarse en este robo-pocalipsis, y en Switch hay nuevas opciones de control para favorecer el cooperativo. Aunque NeuroVoider es un shooter de doble stick, podemos jugar con un único Joy-Con, estando el apuntado en manos de un sistema automático. La experiencia no es tan buena como cuando apuntamos nosotros, pero no es mala, y para ponerse a jugar con un amigo viene de maravillas sin necesidad de mandos adicionales.

Pese a que hasta ahora sólo he dicho cosas buenas, por desgracia hay varios aspectos que no me han conquistado tanto. Para empezar, hay pocos escenarios, y no es que haya demasiado que los haga únicos. Sí, en el de hielo nos deslizamos sobre ciertas superficies y en el de las minas las cintas transportadoras nos pueden llevar como nos descuidemos, pero el resto no es que tengan nada especial.

Tampoco me ha gustado que los jefes finales siempre sean los mismos, con alguna variación en los módulos de soporte que tengan y el escenario. Esto hace que sean un poco repetitivos, y ciertamente parece una oportunidad perdida para ofrecer unas peleas memorables.

NeuroVoider

Técnicamente, NeuroVoider usa un estilo pixel-art muy detallado, con un filtro para que recuerda a las teles de tubo, pero no muy marcado para que no moleste. Lo que importa es que el diseño artístico de los robots, armas y disparos es genial, moviéndose todo a las mil maravillas. Además, me encanta que entre todo el caos, siempre sepamos dónde está nuestro personaje, algo que no siempre ocurre en estos juegos.

Los efectos de sonido también están muy bien, haciendo pesados los disparos y explosiones para que tengan cierto impacto, y sepamos siempre si han dado en el blanco o no. Sin embargo, lo mejor de todo es la banda sonora de corte electrónico, que se te mete en la cabeza y le viene al juego como anillo al dedo, al motivarnos a seguir pegando tiros, destruyendo robots y construyendo la máquina más poderosa sobre la faz del planeta.

Conclusión

NeuroVoider no es solo un excelente shooter de doble stick, sino también un gran rogue-like (aunque lo promocionen como rogue-lite), gracias a unas mecánicas que funcionan genial, tiroteos intensos, y una progresión en cada partida brillante. Ir desbloqueando nuevo equipo, mejorando nuestras piezas favoritas, y luego destruir más robots para seguir mejorando es adictivo a más no poder. Además, en Switch el juego va genial, y su naturaleza híbrida hace que lo podamos disfrutar tanto en casa como en cualquier lado gracias al modo portátil. El nuevo método de control pensado para un solo Joy-Con es todo un acierto, ya que así jugar en cooperativo es más fácil.

Es una pena que no haya más jefes finales, escenarios o algún tipo de progresión para redondear aún más la experiencia. Aun así, a poco que os gusten los shooters de doble stick, NeuroVoider es una compra más que recomendada, y casi un imprescindible en Switch al no haber nada tan frenético, loco y divertido en la consola hasta la fecha.

8

Nos consolamos con:

  • Tiroteos intensos contra decenas de robots armados hasta los dientes
  • Grandes opciones de personalización que se reflejan a nivel visual
  • El sistema de energía, para gestionar mejor nuestros disparos
  • La opción de jugar con un Joy-Con, favoreciendo así el genial cooperativo
  • La música es sensacional

Nos desconsolamos con:

  • Muy poca variedad de escenarios y jefes finales
  • Algo de progresión no le habría venido nada mal

Ficha

  • Desarrollo: Flying Oak Games
  • Distribución: Playdius Entertainment
  • Lanzamiento: 07/09/2017
  • Idioma: Textos en Español
  • Precio: 13,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *