6

My Hero One’s Justice

My Hero One's Justice

Uno de los shonen del momento es, sin lugar a dudas, My Hero Academia. Al sumar la moda que hay con los superhéroes en este momento con el estilo japonés de este mundillo, se crea una receta de éxito que está arrasando en todo el mundo. Por tanto, no hemos tenido que esperar demasiado para la primera gran adaptación de la licencia al mundo de los videojuegos (hubo una para 3DS que se quedó solo en Japón) en la forma de My Hero One’s Justice.

Nuevamente, es Bandai Namco quien se encarga de traernos esta adaptación en la forma de un juego de lucha en escenarios 3D, algo que ya ha funcionado con mucho éxito en el pasado en el caso de Naruto, y cómo no, Dragon Ball. ¿Estaremos ante una adaptación digna de un Plus Ultra, o cae directamente en la Liga de los Villanos?

Como decía antes, el anime y el manga de My Hero Academia son increíblemente populares, por lo que es lógico que estemos ante una adaptación que apueste por la accesibilidad por encima de todo. Esto lo notaremos nada más ponernos a los mandos, ya que las mecánicas de My Hero One’s Justice son ideales para que fans de cualquier nivel de habilidad puedan coger el mando y empezar a soltar movimientos épicos como si no hubiera un mañana.

My Hero One's Justice

En esencia, contamos con un botón para los ataques cuerpo a cuerpo, y otros dos para los Dones, que es como llaman a los poderes en la serie. A su vez, podemos bloquear, realizar esquivas incluso en el aire, dar dobles saltos, y cómo no, realizar súper movimientos cuando tengamos la barra de Plus Ultra cargada. Absolutamente todos los personajes se controlan de la misma forma, pero debido a sus poderes y habilidades, tienen características diferentes.

Lo que sí deberíais de hacer es dejar el modo “Normal” para hacer los combos, ya que simplemente machacando el botón “X” o “Cuadrado”, realizaremos un combo empezando por ataques físicos, y culminando en alguno de nuestros dones. Aunque los combos se pueden hacer manualmente si dejamos activo el modo “Manual”, es mucho más cómodo el sistema automático, siendo incluso igual de eficiente. Esta es otra muestra de la accesibilidad que se quiere conseguir con My Hero One’s Justice, algo que puede desanimar a los que esperaran un título más complejo en la línea de Dragon Ball FighterZ.

Por suerte, los desarrolladores de Byking han sabido captar muy bien las particularidades de cada uno de los personajes que han incluido, por lo que al jugar, se sienten diferentes pese a compartir todos los combos y demás. Por ejemplo, aunque Izuku Midoriya y All-Might compartan el Don de One for All, ambos tienen estilos de lucha muy diferentes, ya que el grado de experiencia como superhéroes no es el mismo. De este modo, Izuku realiza movimientos algo más rápidos y precisos, mientras que All-Might es una mole de demolición capaz de hacer combos de 30 golpes sin despeinarse. Lo mismo ocurre con Todoroki, un personaje con poderes de fuego y hielo, por lo que en función del movimiento que hagamos, dejaremos activo uno de los dos modos, permitiéndonos congelar a los enemigos con ataques más de zona a nuestro alrededor, o soltar llamaradas para ataques lejanos.

My Hero One's Justice

Hay poderes que tenía curiosidad por cómo los implementarían, pero los han resuelto bastante bien. Este es el caso de Ochako, que anula la gravedad, por lo que termina sus combos quitando la gravedad a su oponente, lanzándose hacia él y estampándole contra el suelo; además de poder sacarse de la manga tabiques de edificios a los que ha anulado la gravedad para usarlos como armas. Otro personaje interesante es Aizawa, muy capaz en el cuerpo a cuerpo, pero cuyo poder es anular los Dones de sus oponentes. Por eso, en uno de sus agarres, podemos anular temporalmente los poderes del rival, lo que le obliga a depender “sólo” de sus ataques cuerpo a cuerpo. Un detalle que me ha encantado en el caso de Kaminari, ya que al igual que en el anime, al emplear mucho sus poderes eléctricos, se quedará atontado durante un tiempo, algo que ocurre también en el juego si abusamos de sus habilidades más poderosas.

Por desgracia, no creo que todos los personajes hayan sido tan bien recreados en My Hero One’s Justice, ya que Yaoyorozu, que es capaz de crear cualquier objeto, apenas lo usa para crear algún arma con la que golpear al enemigo, y poco más. Se podría haber hecho algo más interesante en este campo. Otra pega del elenco es que puede parecer algo escaso, y sobre todo, con ausencias curiosas. Para empezar, no están los 20 miembros de la Clase 1-A, que es la de los protagonistas. Puedo entender ciertas ausencias, ya que sería complicado hacer un personaje jugable a Toru Hagaruke, la chica invisible, pero los demás se podrían haber incluido perfectamente. Habría sido interesante tener a Koji Koda para luchar usando a los animales, a Ojiro para usar su cola en el combate o tener mayor agilidad, o Hanta Sero, al poder lanzar cintas que se podrían usar también en el combate.

Las ausencias también las tenemos en el lado de los profesores de los protagonistas, ya que tenemos a All-Might, Aizawa y Gran Torino. El resto de personajes son villanos, con ausencias en este campo también. Aunque no hay tantos villanos en la serie, habría sido curioso ver luchando a Kurogiri luchando empleando portales, o incluso Atsuhiro Sako empleando su poder de compresión. Con los profesores hay directamente muchísimos más, y hasta la Clase 1-B ha sido directamente olvidada. En su lugar tenemos a Muscular, un villano que aparece en unos 3 capítulos, y tampoco es que sea tan memorable. Tener a Endeavor como personaje de DLC no ayuda, por lo que de cara a futuras entregas, espero que mejoren el tema del roster y lo hagan más completo. Al menos, recibimos gratis el estilo Full Cowling Shoot Style de Deku, lo que nos permite tener a dos Izuku Midoriya completamente diferentes en cuanto a mecánicas.

My Hero One's Justice

Pese a las pegas que he puesto en el roster, lo que importa es que al pelear, el juego es bastante divertido. Es fácil entrar en el espectáculo del título para ir destrozando los campos de batalla, ver montones de efectos por los poderes de los personajes, etc. De nuevo, aunque todo es bastante sencillo, logra ser divertido, que es la clave.

Además, hay una última mecánica que me ha gustado y que no he comentado: los compañeros. Con los gatillos podremos llamar a uno de los compañeros que hayamos asignado para que salte al campo de batalla a ayudarnos. En función del compañero, tendrá una función u otra, como paralizar al enemigo, lanzarle por los aires, etc. Usarlos en el momento adecuado es clave si queremos alzarnos con la victoria, ya que pueden servir para cortar un combo del rival, o para iniciar uno nosotros mismos. Aunque su uso no es infalible, ya que el oponente puede esquivar sus ataques con relativa facilidad, o incluso golpearles si está haciendo un ataque de zona importante. Por tanto, hay algo de estrategia en cómo los empleemos.

Al combinar esto con los movimientos finales, hay peleas que casi parecen sacadas del anime, y eso es lo mejor que le puede pasar a una adaptación como My Hero One’s Justice. Así que, en el apartado jugable, logra entretener bastante, aunque eso sí, no busquéis aquí una experiencia muy duradera, ya que se le empezarán a notar las deficiencias frente a otros títulos de lucha reciente, como SoulCalibur VI.

My Hero One's Justice

Estas buenas palabras, por desgracia, no se pueden trasladar a la selección de modos que ofrece My Hero One’s Justice. El modo principal para un jugador es el modo Historia, y aquí es donde se nota que estamos ante un juego para fans, ya que alguien que no conozca la franquicia estará completamente perdido. Empezamos con el momento final de la batalla entre All-Might y All for One (hacia la mitad de la 3ª Temporada), para luego saltar al inicio del arco de las prácticas, en la mitad de la 2ª Temporada. Aquí es cuando por fin nos introducen un poco al univeros de My Hero Academia: los superhéroes son algo normal, ya que casi todos tienen superpoderes. Sin embargo, nuestro protagonista no tiene poderes, y aun así, no ha parado en intentar convertirse en un héroe. Esto hace ver a All-Might, considerado como el Símbolo de la Paz y el héroe nº 1 del mundo, que Izuku es su sucesor, por lo que le cede su poder como ya hicieron previamente con él: el One for All. Así empieza el viaje de Midoriya, alias Deku, en el instituto UA para convertirse en el mejor héroe de la historia. Pero claro, hay villanos al acecho que quieren acabar con esta sociedad que venera los héroes por unos motivos u otros.

La historia del anime parte de muchos clichés, pero logra emocionar y hasta hacer ver que los villanos quizá tienen algo de razón. Bueno, pues aquí todo lo vemos por viñetas con imágenes estáticas sacadas del anime, con los modelos 3D de los personajes, o directamente con recortables de los personajes. Hay muy pocos vídeos que recrean algunos de los momentos más épicos de la serie, pero sin llegar a la suela de los zapatos de la epicidad.

Todo esto hace que, o ya conocemos la historia que nos cuentan (básicamente, desde la mitad de la 2ª Temporada hasta la mitad de la 3ª Temporada), o estaremos perplejos por personajes que son introducidos, conflictos que no tienen chicha porque apenas le dan fuerza, etc. Es una pena, porque en otras adaptaciones, como Ataque a los TitanesLa Leyenda de Arslan, logran introducir bien a los novatos a la franquicia de turno, y habría venido bien hacer lo propio en My Hero One’s Justice.

My Hero One's Justice

Sobre la estructura de la historia como tal, básicamente es una sucesión de combates a una ronda. Si logramos superarlo o completar condiciones concretas, desbloquearemos diferentes elementos para luego personalizar a nuestros personajes, añadiendo elementos que los fans de la serie reconocerán sin lugar a dudas. El principal problema es que muchas veces nos enfrentamos al mismo rival tres veces seguidas. A veces cambiamos de personaje controlable, pero el oponente sigue actuando de la misma manera, lo cual es absurdo y termina por aburrir.

Además, para alargar de forma artificial la historia, tenemos el lado de los Héroes, y luego el de los Villanos, repitiendo los mismos combates, pero a la inversa. ¿No podían haberlos combinado para crear una única campaña más variada?

El otro modo principal para jugar en solitario (junto al clásico modo Arcade) es el modo Misiones. Aquí tenemos que completar mapas seleccionando a un equipo, que irá recibiendo experiencia con cada pelea. La gracia es que cada combate tiene unas condiciones especiales (como que los Dones hagan más daño o los bloqueos sean inútiles), y la vida no se regenera entre las peleas. Así que nos toca pensar a quién mandar a pelear, qué camino seguir en el mapa y cuándo usar los objetos que nos permiten recuperar salud o aumentar nuestro daño. No es que sea un modo con demasiada chicha, pero al menos ofrece un reto más satisfactorio que el modo Historia.

My Hero One's Justice

Otra baza importante es la de jugar con otro usuario, ya sea en local o a través de internet. La calidad de la conexión es bastante buena, y aunque depende mucho del usuario contra el que nos enfrentemos, pude disfrutar sin problemas de todas las peleas que disputé. Incluso gané unas cuantas, algo que no me suele pasar al jugar online a un título de lucha. Es una buena muestra de cómo en My Hero One’s Justice podemos disfrutar de combates intensos contra usuarios de casi cualquier nivel, lo que hace que los combates sean bastante divertidos pese a su sencillez.

A nivel técnico, lo primero que quiero destacar es la fluidez de los menús. Tienen un estilo de cómic muy logrado, haciendo que no se haga pesado navegar por los menús. Este estilo visual se mantiene dentro del juego, gracias a un logrado estilo cel-shading con onomatopeyas incluidas, para que parezca que estamos dentro de un combate del anime. Es cierto que he notado algún tirón cuando en la pantalla no había más que efectos de los Dones, pero por lo general en una One X la experiencia es muy fluida y visualmente satisfactoria. Sin demasiados alardes, pero al menos, estamos ante una propuesta resultona.

En el sonido, tenemos una de cal y otra de arena. En la parte positiva, el juego cuenta con las voces originales en japonés del título, por lo que si vemos el anime en versión original, Deku, Bakugo, All-Might y compañía sonarán exactamente igual. No se puede decir lo mismo de la música, ya que como es normal en estas adaptaciones, no se tienen los derechos de la banda sonora oficial. En su lugar, My Hero One’s Justice intenta crear melodías que evocan a las del anime, pero se quedan muy por detrás. Personalmente, recomiendo poner de fondo la música de acción del anime y quitar la del juego, ya que no aporta realmente nada.

My Hero One's Justice

Conclusión

Desde el primer momento, se nota que My Hero One’s Justice es una adaptación sin demasiadas ambiciones, ya que es un producto pensado para los fans por encima de los demás. En ese sentido, estamos ante una propuesta bastante divertida, gracias a un sistema de combate sencillo pero accesible, que unido a lo bien que estén representados los poderes de la mayoría de los personajes, hacen que podamos recrear las épicas peleas de la serie en solitario o con nuestros amigos.

Es ahí donde brilla el juego, pero si nos fijamos un poco, es fácil notar sus diferentes costuras y remiendos. Para empezar, el modo Historia es muy flojo y cuenta fatal el genial argumento de la serie, sin preocuparse por los personajes o los momentos icónicos de la serie. Luego, la selección de personajes es algo floja, con ausencias importantes de la clase protagonista y hasta del lado de los villanos. Estos son dos grandes factores que reducen notablemente la calidad del juego, ya que te quedas con la sensación de que se podía haber hecho algo mucho mejor.

Pero quién sabe, igual este es el principio de una serie de juegos (a juzgar por la increíble popularidad del anime, así será), y en el futuro Bandai Namco cogerá esta entrega como base para ofrecernos la experiencia definitiva de My Hero Academia. Por ahora, si sois fans, My Hero One’s Justice, ya que si bien no os hará gritar “¡Plus Ultra!”, sí que os dejará con una sonrisa en la cara, por lo que todo estará bien, ya que All-Might o Izuku estarán ahí.

6

Nos consolamos con:

  • Genial representación de muchos poderes de los personajes
  • Presentación visual muy atractiva, pese a lo simple que es en algunos aspectos
  • Las voces originales en japonés son un puntazo
  • Por encima de todo, logra divertir

Nos desconsolamos con:

  • El modo Historia deja muchísimo que desear
  • Selección de personajes algo escasa, con ausencias importantes y encima DLCs desde el primer momento
  • Dada la sencillez del combate, se puede hacer repetitivo a corto plazo
  • La banda sonora no le llega ni a la suela de los zapatos a la del anime

Ficha

  • Desarrollo: Byking
  • Distribución: Bandai Namco
  • Lanzamiento: 26/10/2018
  • Idioma: Textos en Castellano y Voces en Japonés
  • Precio: 59,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *