7

Moons of Madness

Moons of Madness

En los últimos años nos hemos encontrado con un incremento en la cantidad de videojuegos que adaptan (unos más fielmente, otros más libremente) la mitología de HP Lovecraft. Hay de distintos géneros (obviamente, todos de terror, aunque unos más enfocados a la acción, otros a la investigación, etc.), y hoy voy a hablaros de Moons of Madness, uno de los títulos que adaptan la obra del escritor.


Hago un breve paréntesis aquí para seros muy franco, y es que yo no conozco apenas la vida y obra del escritor de Providence, aunque sí que he visto en ocasiones alguna cosa que he reconocido (como, por ejemplo, el emblemático Cthulhu), y si os lo cuento es por 2 motivos: el primero es porque no quiero esconderme y quiero ser totalmente sincero con vosotros. El segundo, y que tiene una implicación más directa con el texto que leeréis a continuación es que es posible que alguna cosa no la haya sabido ver/entender o que algún detalle se me haya escapado.

Dicho esto, volvamos al juego: Moons of Madness, como ya he avanzado, es un título que toma prestados algunos elementos de la mitología de Lovecraft. Lo curioso es que aquí huimos de una ambientación contemporánea con el escritor (posiblemente, el setting más común para las adaptaciones, junto a la época victoriana) o incluso de lo que podemos ver en nuestro día a día, pues toda la acción se desarrolla en Marte.

Moons of Madness

Encarnaremos a Shane, miembro de una expedición científica de la compañía Orochi en el planeta rojo, siendo el encargado de tareas de mantenimiento. Mientras estamos allí, esperando a que lleguen nuevos miembros de la expedición a la estación espacial en que habitamos, empezarán a suceder cosas extrañas que escaparán al entendimiento de nuestro personaje. Es entonces cuando, poco a poco, iremos viviendo escenas cada vez más tensas y, por momentos, terroríficas mientras se desgrana una historia con entes sobrenaturales y conspiraciones por parte de diferentes personajes y de la compañía en sí. Y hasta aquí puedo leer, que no quisiera destriparos algunos de los giros que tiene el juego.

Aunque no os lo había dicho todavía, por cierto, éste juego no está para nada enfocado a la acción (aunque tiene sus dosis, para qué negarlo). Para que nos entendamos todos, podríamos decir que se trata de un walking sim en primera persona, con bastantes puzzles y sus toques de terror. Debo decir, eso sí, que más que terror crea tensión en algunos momentos, pues los sustos (por suerte no abusa de los jumpscares) suceden, en su mayoría, en situaciones delimitadas, mientras que el resto del tiempo nos muestra unos escenarios opresivos (sobretodo cuando avanzamos en la trama) y un tanto desagradables pero que no dan mucha opción al miedo “en sí”.

Moons of Madness

Me ha parecido interesante (y lógico) que debido al estatus de técnico de mantenimiento tengamos inicialmente restringido el acceso a ciertas zonas de la base. Esto irá cambiando, pues tras algunas secciones, ganaremos acceso a nuevas zonas dentro y fuera del centro de investigación, y me parece una manera muy acertada tanto para romper la monotonía en escenarios (más variados de lo que me esperaba) como para añadir nuevas secciones (y, en ocasiones, modificaciones en secciones ya visitadas) poco a poco y de una manera ordenada. Gracias a ello, por ejemplo, empezaremos con una parte de la base (dormitorio, un par de pasillos y un laboratorio) y acabaremos viendo otros escenarios, entre ellos un campo de placas fotoeléctricas, unas ruinas ancestrales (con estatuas de Cthulhu incluidas, para que los más profanos como yo lo tengamos clarito todo), un invernadero, una estación de radio o una enfermería, entre otros. También visitaremos algún escenario en lo que parecen los sueños del protagonista, pero tanto él como nosotros no llegaremos a saber cuánto hay de sueño hasta avanzar en el juego.

En estas diferentes secciones, por cierto, nos encontraremos con los 2 núcleos jugables del título: por un lado, y ocupando prácticamente todo el título, estaremos explorando los diferentes escenarios, recabando información y recopilando los objetos necesarios para la resolución de puzzles. Por otro, aunque en menor medida, nos tocará huir de los diferentes peligros y criaturas que nos acechan, ya sea en trepidantes huidas a toda velocidad corriendo por nuestras vidas o incluso mediante sigilo.

Moons of Madness

A nivel de puzzles, están bien planteados y son bastante lógicos, aunque habrá que darle al coco un poco ya que sus respuestas pueden estar un tanto escondidas (incluso en documentos que parecerían secundarios). Por desgracia, algunos de estos puzzles tienen un control un tanto engorroso (nada muy grave, pero que ahí está). Estos puzzles pueden ser de varios tipos: algunos que se solucionan mediante un dispositivo multiusos que llevamos acoplado en la muñeca (a su vez nos servirá para consultar nuestro inventario y el objetivo actual), ya sea pirateando/accionando un dispositivo electrónico (un servidor, una cámara de seguridad, un vehículo…), otros de coger un objeto y llevarlo a otro punto (una batería, por citar algún ejemplo) y algunos de interpretar los daos que nos ofrece el juego para accionar un mecanismo o elemento codificado (encontrar una clave cifrada, por ejemplo). Incluso en algún segmento deberemos hacer uso de unos poderes sobrenaturales para accionar unos orbes en la distancia.

Y no nos olvidemos de una cosa tan sencilla como la gestión del aire, pues en Marte no hay oxigeno con el que respirar en el exterior y deberemos ponernos el casco e insuflarle aire en ocasiones para que nuestro personaje no muera asfixiado. Curioso que, además, este sea uno de los elementos que más tensión crean en algunos momentos, y eso que por lo general es un juego de ritmo pausado…

Volviendo al tema del control, decir que el personaje se mueve de manera correcta aunque la navegación por algunos menús es un tanto caótica inicialmente. Además, una cosa que si he notado es que el personaje es muy pesado, por momentos parece que le cuesta moverse.

Técnicamente es un juego muy correcto, con unos escenarios bastante detallados y muy bien recreados, incluso con buenos efectos lumínicos. Su rendimiento, en PS4 “base” es bastante estable, aunque en algún escenario concreto de mayor tamaño y, sobretodo, con efectos de humo, tenía algún leve problema (nada que impida jugar correctamente, claro está).

Moons of Madness

Decir que los modelados de personajes son correctos y los diseños bastante peculiares, con algunas criaturas amorfas y, por encima de todo, multitud de tentáculos que harán de las suyas. Las animaciones cumplen sobradamente, y me gusta mucho que al subir escaleras veamos que además de manos, nuestro protagonista tiene piernas (una obviedad, pero que en muchos títulos se ignora).

A nivel sonoro no destaca demasiado, aunque es correcto en todos sus aspectos: el doblaje (en inglés) es bastante bueno, la música acompaña bien la acción y los efectos sonoros cumplen.

El juego dura unas 6 u 8 horas, según lo que se nos atraganten sus puzzles, y tiene 2 finales que van determinados por una decisión que se hace en el último momento (y que, no nos engañemos, no cambia demasiada cosa). No es que tenga un gran valor rejugable, pero sí que resulta una experiencia muy correcta durante todo el tiempo que dura.

Por último, destacar que aunque en el juego se hace mención a ciertos conceptos de la mitología de HP Lovecraft (algo que ya os he avanzado antes) e incluso veremos criaturas de distinta índole, inspiradas por su obra, así como algunos conceptos que se explican en el juego, no es necesario ser conocedor de la obra del escritor y, mucho menos, ser experto. El juego, si bien no desarrolla en demasía dichos conceptos, tampoco abusa de ellos y será perfectamente disfrutable por cualquier jugador que quiera adentrarse en el título.

Conclusión

Moons of Madness es un juego de puzzles y exploración en primera persona muy entretenido y, por momentos, agobiante. Independientemente de su acercamiento a la mitología de HP Lovecraft, la fórmula funciona bien. ¿Y por qué digo esto? Pues porque se deja disfrutar incluso por aquellos que sabemos lo más básico sobre los seres cósmicos que documentó el famoso escritor. Ojo, que si os gusta el tema seguramente sabréis apreciar mejor la obra, pero no resulta un impedimento para el resto de jugadores.

El título es interesante y nos mantiene atrapados (y tensos) durante sus aproximadas 8 horas de duración, y eso siempre es bueno. No esperéis demasiada acción directa, eso sí, pues es un título más narrativo, aunque tendréis algunos sustos y escapadas tensas.

7

Nos consolamos con:

  • La ambientación, logradísima
  • A nivel de diseños cumple con nota, siendo cada vez más angustioso
  • Las secciones de huida nos pondrán el corazón en un puño
  • Los puzzles, elaborados y bien pensados, y de respuesta bastante lógica

Nos desconsolamos con:

  • Algunos problemas puntuales de rendimiento en PS4 «base» (aunque nada grave)
  • El control es un tanto tosco
  • El valor rejugable del título es más bien poco pese a los 2 finales disponibles

Ficha

  • Desarrollo: Rock Pocket Games
  • Distribución: Funcom
  • Lanzamiento: 24/03/2020
  • Idioma: Voces en inglés, textos en español
  • Precio: 29,99€

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *