7

Mirror’s Edge Catalyst

Mirror's Edge maxresdefault

En 2008 DICE nos sorprendió al hacer un juego en primera persona donde nuestra principal meta no era pegar tiros, sino saltar usando técnicas de parkour. Si bien este primer Mirror’s Edge no tuvo un gran éxito de ventas o incluso de crítica, sí que logró crear una buena base de fans que esperábamos con ganas una secuela.

Al fin la hemos recibido en forma de Mirror’s Edge Catalyst, que más que una secuela o una precuela, se trata de un reboot para contarnos de otra forma la historia de Faith y el mundo que le rodea. Todo esto acompañado de varias novedades, como un gancho o el paso al género sandbox. ¿Habrán estos años de espera merecido la pena?

El argumento nos muestra vez a Faith en sus orígenes, y básicamente nos cuenta cómo se hizo su tatuaje del brazo. Tras dos años en el reformatorio, la joven vuelve a unirse a los runners de la ciudad de Glass, que sirven como mensajeros ilegales en un entorno controlado por completo por las diferentes corporaciones.

Mirros Edge 3050709219_2

En un trabajito tras volver junto a los runners, Faith se mete en un lío que involucra una importante conspiración que podría poner fin a la libertad total de los ciudadanos, que ya están suficientemente controlados por el sistema. No me voy a andar con rodeos: la historia de Mirror’s Edge Catalyst es horrible. La del original tampoco era para tirar cohetes, pero dentro de su sencillez, funcionaba.

Aquí han intentado añadir más profundidad, pero igual el presupuesto del argumento fue a parar a las escenas de vídeo, que están muy trabajadas, y no a los guionistas, ya que todo lo que nos cuentan es aburrido, carece de sentido y encima es casi imposible encariñarse de cualquier personaje, ya sea principal o secundario.

Hay elementos que aparecen sacados de la manga, como una supuesta deuda que tiene Faith con un personaje, o la aparición de otro personaje en una misión secundaria que parece que tenemos que conocer, pero no ha aparecido con anterioridad. En las pantallas de carga nos instan a leer un cómic basado en el juego para conocer más detalles, pero no deberíamos de tener que depender de un cómic para entender ciertos aspectos del juego. Lo dicho, un auténtico despropósito, con encima varios giros de guion mal desarrollados y que se ven venir a la legua. No soy de saltar las escenas de vídeo, pero en este caso, está más que justificado.

Mirror's Edge Catalyst 2916832-mirrorsedgecatalst_gc_web_screen_07_icarus_wm

Dentro de la jugabilidad, Mirror’s Edge Catalyst sigue siendo un título en primera persona basado principalmente en las plataformas, siendo necesario usar el escenario para realizar movimientos de parkour con los que poder avanzar. Los controles siguen siendo muy sencillos, habiendo un botón para las acciones superiores como saltar, y otro para las inferiores, como agacharse o deslizarse. De esta forma, la realización de las diferentes maniobras no se basa en complicadas combinaciones de botones, sino en nuestros reflejos, la inercia que tengamos en ese momento y nuestra capacidad de leer bien el entorno para saber qué podemos hacer y qué no.

La principal diferencia respecto al Mirror’s Edge original es que ya no realizaremos misiones lineales, sino que tenemos a nuestra disposición un mundo abierto para explorar. En principio, esto no es nada malo, ya que la ciudad de Glass está bien diseñada para que podamos ir saltando de un lado para otro por sus azoteas. Sin embargo, a la larga este “cristal” empieza a resquebrajarse por diferentes motivos.

El principal es que salvo en momentos muy puntuales, siempre estaremos en las azoteas, sin pisar el suelo. Esto hace que el movimiento de un lado a otro de la ciudad sea más complicado que en la mayoría de sandbox, al tener solo unas pocas opciones para ir de un edificio a otro. Esto complica bastante la exploración, ya que igual sabemos hacia dónde tenemos que ir, pero no cómo llegar hasta allí al haber intentado seguir nuestro propio camino y no el que nos indica el juego, por lo que podemos terminar dando vueltas hasta que seguimos las indicaciones marcados por el propio juego. Otro problema es que, tras varias horas, pasaremos una y otra vez por los mismos lugares, terminando por hacerse repetitivo.

Mirrors Edge Catalyst 2916830-mirrorsedgecatalst_gc_web_screen_05_sentinelguard_wm

Otro problema es que no hay realmente lugares emblemáticos, a pesar de que ciertamente haya una variedad entre los diferentes distritos que visitaremos. Esto, junto a la falta de vida propia de unas azoteas (aunque ojo a algunos obreros, que deben ser vascos al poner clavos sin martillos), da lugar a la sensación de que estamos ante un nivel de un juego bastante artificial y no un mundo vivo.

Cómo no, la ciudad está llena de misiones típicas de los juegos de mundo abierto, como recolectar orbes, participar en contrarrelojes o desactivar estaciones de radio. Estas misiones igual son entretenidas al principio, pero a la larga terminan cansando, haciendo notar que el mundo abierto es uno de los principales problemas de Mirror’s Edge Catalyst.

Por suerte, las misiones principales y varias de las secundarias siguen siendo completamente lineales, volviendo a ver cada escenario como una especie de puzzle en el que ver qué usar para poder avanzar. El diseño de estos niveles está cuidado, y sigue siendo un verdadero placer ir avanzando a toda pastilla por los niveles saltando, corriendo por las paredes, deslizándonos o usando el nuevo gancho, que no se usa mucho, pero no está nada mal.

Mirror’s Edge Catalyst MAG Rope device screenshot

Por desgracia, estas misiones presentan un problema importante: el combate. Las peleas eran lo peor del primer Mirror’s Edge, y de alguna forma, las han empeorado todavía más en Catalyst. Ahora Faith es pacifista, con que no podrá usar armas. En su lugar, contaremos con varios puñetazos y patadas para poder acabar con los enemigos.

Hay movimientos que podemos realizarlos mientras nos movemos, y cuando las peleas son así, funcionan bastante bien. Sin embargo, el juego a veces nos encierra en arenas de combate donde la maniobrabilidad es bastante pequeña, lo que nos fuerza a usar los ataques fuertes, pero que nos frenan. Es cierto que hay varios tipos de enemigos, pero los combates funcionan fatal.

La IA es de chiste, y al final la mejor táctico consiste en dar a los enemigos una patada para empujarles contra otros o contra una barandilla. Los resultados son muy cómicos y absurdos, pero eso no debería de ser así. A medida que vamos subiendo de nivel (sí, hay puntos de experiencia), podemos comprar varias mejoras para el combate, pero ninguna llega a hacerlo más llevadero. Encima, aparece en pantalla una especie de radar que destroza la interfaz limpia por la que es conocida la saga.

El tema de las mejoras es importante destacarlo, ya que no solo hay mejoras de combate, sino también para los movimientos de parkour. Lo ilógico es que estas mejoras son movimientos básicos como rodar o realizar el giro rápido, que son esenciales para tener una buena experiencia de juego. Menos mal que se pueden desbloquear rápido, pero es una mala decisión haberlos puesto como desbloqueables.

mirror edge _catalyst_screen3

Me estoy quejando mucho de Mirror’s Edge Catalyst, pero ciertamente hay momentos que son fantásticos. Básicamente, todas las misiones cuando no hay combate de por medio están muy bien. Mención especial se merecen las fases secundarias en las que tenemos que escalar una especie de servidor protegido por rayos láser, teniendo que esquivarlos al mismo tiempo que seguimos escalando.

Durante las misiones, os recomiendo encarecidamente que activéis solo la visión runner clásica, que marca varios objetos que están por el camino a seguir en rojo. La visión que viene por defecto te indica con una línea por dónde tienes que ir con todo lujo de detalles, y si bien puede tener su utilidad en el mundo abierto, para las misiones es mejor quitarla por completo.

Con todo esto, Mirror’s Edge Catalyst dura bastante más que el original. Las misiones como tal nos durarán unas 8 horas aproximadamente, pero necesitaremos bastante más si queremos completarlo todo al 100%. Lo mejor para aumentar la vida útil del juego son las contrarreloj, que están desperdigadas por la ciudad y son un auténtico vicio. Si con las del juego no tenemos suficiente, siempre podemos intentar las creadas por otros usuarios. Crear contrarrelojes es muy fácil, y es lo mejor que aporta el mundo abierto.

mirrors-edge-enemy

Técnicamente, Mirror’s Edge Catalyst pasa a usar el motor Frosbite 3 y apuesta por ir a 60 frames por segundo, lo que hace la acción mucho más fluida que antes. Artísticamente, la ciudad de Glass es increíble. Las vistas que nos ofrece la ciudad son increíbles, y cuando nos empezamos a mover, la sensación es mejor todavía. Estamos ante un juego que entra fácilmente por los ojos, y que ha sabido evolucionar muy bien el estilo del original para que luzca mejor que nunca.

Las escenas de vídeo son también increíbles, mostrando con un gran nivel de detalle a los personajes y sus escenarios. En general, los personajes lucen muy bien, y es genial ver a Faith en los reflejos de las superficies. Eso sí, no miréis su boca cuando hable, ya que no la va a mover.

El sonido no se queda atrás, gracias a una música fantástica. El tema “Warning Call” es una delicia, y las melodías que escuchamos a lo largo del juego están muy bien. El doblaje al castellano está muy trabajado, con un gran trabajo por parte de todos los dobladores.

Conclusión

Mirror’s Edge Catalyst deja sensaciones encontradas. Por un lado, todo el aspecto relacionado con el parkour sigue siendo tan increíble como en el original, con unas misiones bien diseñadas, siendo algunas realmente increíbles, como las de esquivar rayos láser. Sin embargo, este frenetismo se ve frustrado por un combate forzado y peor incluso que en la primera parte, un mundo abierto que no casa bien con el juego. A esto se suma una historia horrible, lo que nos da una de cal y otra de arena.

Si nos quedamos sólo con el parkour, entonces Mirror’s Edge Catalyst os va a divertir y es una compra recomendable para los fans de la saga. Si miramos el juego en su conjunto, entonces resulta una decepción que tras 8 años no hayamos recibido un título a la altura de las expectativas y que encima empeore varios aspectos del original. Tengo “faith” de que este no será el final de la saga, y la veremos más adelante con una entrega que, esta vez sí, esté a la altura y nos ofrezca la secuela que realmente nos merecemos.

7

Nos consolamos con:

  • El parkour sigue siendo excelente.
  • Las misiones principales y secundarias son muy buenas, en especial las de esquivar los rayos láser.
  • Las contrarreloj aportan muchas horas de diversión al juego.

Nos desconsolamos con:

  • El combate forzado en varias misiones y mal implementado.
  • El mundo abierto con sus misiones típicas del género no ayudan mucho al juego.
  • La historia es un despropósito.

Ficha

  • Desarrollo: DICE
  • Distribución: Electronic Arts
  • Lanzamiento: 09/06/2016
  • Idioma: Español
  • Precio: 69,99 €

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Me hace gracia lo de que el sistema de combate de faith ha empeorado porque es pacifista y no usa armas, eso ha sido un fallo garrafal, no es que sea pacifista, si se atiende bien al juego, nos podremos dar cuenta que las armas no se pueden usar porque están enlazadas a su dueño mediante su adn, por lo cual imposibilita el uso de esta por otra persona. si coincido con que la historia es bastante predecible y es mejorable en varios aspectos, pero en resumen a mi es un juego que me ha gustado bastante, pero claro, esa es mi opinión personal, la ambientación entre música y escenario me parece muy bueno. Aunque bien es cierto que tras tantos años, me habría esperado una mejora bastante buena histórica como gráficamente. No ha sido ningún fracaso, pero tampoco ha sido la panacea y ojala haya una tercera entrega en la que pulan estos pequeños fallos, porque podría haber sido mucho peor, yo personalmente estoy contento con el resultado ya que sus contras son pequeñeces, pero como digo es solo mi punto de vista sobre este titulo.

    • Gracias por el comentario chiribitiflautico y por dar tú punto de vista. La verdad que tantos años de espera hacen mella en los seguidores y que luego justo cuando salga no sean lo que esperaban.

      • No hay de que, si podía haber estado mejor, pero en mi opinión, ha mejorado bastante en muchos aspectos, después de jugar a catalyst volví a jugar al primero, y los controles me parecieron mas toscos. Después de permanecer en un mundo abierto, volver al primero y ver que todo es mas lineal, te deja como una sensación de estar atrapado, un juego mas lineal, y ojo no digo que sea malo, pero echas de menos esa sensación de libertad que te ofrece catalyst, ojalá que mejore mucho más en caso de que hubiese una tercera entrega.

        PD: Gracias por responder al comentario 🙂 saludos!

          • En tal caso sería una pena, ¿o un consuelo? jajajaja en fin, sea lo que sea que pase con mirrors edge, hemos disfrutado, unos mas y otros menos, las aventuras y desventuras de faith jajajaja y ha sido agradable la charla constructiva sobre el tema, UN PLACER! 🙂

  2. Sería una pena que no hubiera más. A pesar de que este no me encantó tanto como el original, la saga me gusta muchísimo y quiero más aventuras con Faith… Quién sabe, igual EA nos sorprende con otra entrega dentro de unos años como pasó con este Catalyst, que tras el discreto éxito del original, no era nada seguro que Faith regresara y aquí estamos. Cualquiera diría que hay que tener Faith en el futuro de la saga 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *