9

Mass Effect: Andromeda

Mass-Effect-Andromeda

Llevamos un 2017 increíble, lleno de juegazos, una nueva consola, sorpresas y hasta ahora, pocas decepciones. Y sólo llevamos poco más de tres meses de año, lo cual es increíble. Por eso, todo parecía apuntar a que esta buena racha seguiría con Mass Effect: Andromeda, el inicio de lo que apunta será la nueva trilogía de una de las mejores sagas de la pasada generación.

Sin embargo, a un par de semanas del lanzamiento, empezaron a salir montones de gifs, bromas y noticias negativas respecto al juego, ya sea por sus horribles animaciones faciales, bugs, estructura y un largo etcétera. Empezaba a sentirme decepcionado, pero al fin y al cabo, lo que cuenta es la opinión de cada uno. ¿Será una exageración, o estos problemas son tan graves como los pintan? Tenía esas dudas al empezar a jugar, y tras haber completado lo que ofrece la galaxia de Andrómeda, es la hora de resumir todas las sensaciones que deja Mass Effect: Andromeda. ¿Es un inicio digno para esta nueva trilogía, o la saga se debería de haber quedado en la Vía Láctea?

Un nuevo inicio en una nueva galaxia

Mass Effect: Andromeda empieza con una idea interesante: dejar la Vía Láctea para empezar a colonizar la galaxia Andrómeda. Gracias a cierta tecnología, se ha podido ver más o menos en tiempo real lo que ocurre en dicha galaxia, y tras descubrir varios mundos paradisíacos, la Iniciativa Andrómeda ha empezado el éxodo para descubrir qué esconde esta nueva galaxia. Nosotros tomaremos el control de Scott o Sara Ryder, el hijo/a del Pionero del Arca Humana, quien es el encargado de descubrir los nuevos planetas habitables, solucionar los problemas que allí surjan y, en definitiva, ser el primero en colonizar estas nuevas áreas.

Mass-Effect-Andromeda

Tras más de 600 años en estasis (lo que nos permite alejarnos en espacio y tiempo del polémico final de la trilogía original), por fin llegamos a Andrómeda, para toparnos con, ¡sorpresa!, que nada es lo que esperábamos. El primer planeta que nos encontramos resulta ser un auténtico desastre, y para más inri, una nueva raza alienígena, los Kett, son de todo menos amistosos.

Por sucesos del destino, nuestro personaje se convertirá en el nuevo Pionero humano, a pesar de no estar preparado para este importante rol dentro de la Iniciativa Andrómeda. No quiero spoilear demasiado del juego, pero como nuevo Pionero, nos tocará encontrar la forma de hacer habitables los planetas que en principio lo parecían desde la Vía Láctea, y solucionar los problemas que surjan con el resto de Arcas y el Nexus, que sería el equivalente a la Ciudadela.

Como podéis notar, Mass Effect: Andromeda no se centra en una narrativa militar de “Hay que salvar la galaxia”, sino que somos básicamente exploradores descubriendo qué hay en esta nueva galaxia (y más específicamente,  el clúster de Heleus), solucionando los problemas de las sociedades de cada planeta, y haciendo que sea viable dicho planeta para la Iniciativa, de modo que pueda prosperar y cumplir su objetivo inicial. En este sentido, el formato de la historia me ha recordado mucho a series como “Star Trek” o “Stargate”, donde la parte militar no es tan importante, poniendo el foco de atención en la exploración, diplomacia, etc, lo cual es algo que personalmente me ha gustado mucho.

Mass-Effect-Andromeda

Eso no quiere decir que no haya momentos épicos, ya que los hay a montones. También hay un villano principal dentro de los Kett (aunque no es gran cosa), y esta nueva raza enemiga es bastante enigmática e interesante en su funcionamiento, sobre todo si nos paramos a completar varias misiones secundarias y leer los documentos que encontremos.

Por tanto, la historia me ha gustado bastante. Es algo básica, sí, pero está bien contada, y gana mucho si completamos las actividades secundarias. De hecho, varios arcos argumentales pertenecen totalmente a misiones secundarias, por lo que si nos centramos solo en las misiones principales, podremos perdernos varias localizaciones de lo más interesantes.

Otro punto a favor del argumento de Mass Effect: Andromeda son sus personajes. ¿Se echa de menos al escuadrón de Shepard? Desde luego, pero los nuevos personajes me han parecido muy trabajados. Por un lado, la nueva especie aliada, los angara, me parecen muy interesantes, y el compañero de dicha raza, Jaal, es de mis personajes favoritos de esta nueva entrega. Otros compañeros que me han gustado mucho son Drack, el krogan aliado; Peebe, una asari muy activa; o Vetra, una turiana capaz de moverse por el mercado negro sin problemas. Incluso el piloto Kello y la encargada de los sensores Suvi tienen aspectos que los hacen interesantes, por lo que volver de una misión y ponerse a hablar con todos ellos es una delicia. Ahora bien, Liam y Cora me parecen los dos aliados más sosos del juego, aunque al menos Liam puede soltar algún chascarrillo gracioso si te gustan los chistes malos.

Mass-Effect-Andromeda

Las misiones de lealtad están muy bien resueltas, y hacen que nos encariñemos más de los personajes, incluso de Cora y Liam. También quiero destacar cómo Ryder tiene cierta personalidad, y no es un cascarón vacío como lo era Shepard. En mi caso, he jugado con Scott, y es un personaje que tiene sentido del humor y busca la aventura. Esto se refleja en los diálogos y las acciones que tomamos, lo cual me gusta. Porque por mucho que se le coja cariño a Shepard, siempre me ha parecido un personaje muy robótico sin demasiada personalidad.

En cuanto a los diálogos, Mass Effect: Andromeda ha desechado por completo el sistema de Renegado y Paragon, lo cual hacía cualquier diálogo y toma de decisiones muy binaria: si quieres ser bueno, coge la opción azul, o de lo contrario a por la roja. Aquí tendremos en muchas ocasiones cuatro opciones para escoger qué decir, pudiendo ser más emocionales, lógicos, formales o informales. Los iconos en la rueda de conversación dejan perfectamente claro si estamos haciendo una pregunta para recabar más información, contestado de alguna forma, tomando una decisión, o incluso “echando fichas” para entablar una relación con alguien. Esta mejora de la interfaz y eliminar las opciones binarias me parecen un paso adelante, aunque hay un aspecto en el que se podría haber mejorado: la toma de decisiones.

No es que haya muchas diferencias entre decir una cosa u otra. Sí, reforzamos más un rasgo de la personalidad de Ryder, pero eso luego no afecta para nada. Además, las decisiones al uso que tomamos tampoco es que tengan mucho peso en la narrativa. Incluso las interrupciones son casi mínimas, y sólo hubo un par en el que estaba dudando de qué hacer. En el resto, ya sea en misiones secundarias, principales o de lealtad, todo parecía dar un poco igual. En muchos casos, la decisión que tomamos no afecta a absolutamente nada, mientras que en otras ocasiones como mucho cambia una línea de diálogo y poco más. Esto es una oportunidad perdida en varias misiones interesantes, que hacen que su conclusión pierdan toda la fuerza que habían ido acumulando hasta ese momento.

Mass-Effect-Andromeda

Colonizando que es gerundio

Como decía antes, la historia se centra mucho en la exploración y colonización de nuevos planetas en el clúster de Heleus, y eso es lo que estaremos haciendo gran parte del tiempo. La exploración se puede dividir en varias partes. La que es fácilmente la más aburrida y floja de todas es la de ir por el mapa galáctico entrando a los diferentes sistemas para escanear los planetas en busca de recursos o anomalías varias. Antes del parche más reciente del juego, teníamos que aguantar transiciones eternas al ir de planeta en planeta, lo que alargaba mucho estas secciones. Al poder omitir estas transiciones (que ojo, quedan muy bien la primera vez), se hacen más llevaderas, pero siguen siendo tan insípidas como lo eran en la trilogía original.

Otra posibilidad en Mass Effect: Andromeda es adentrarnos en varios espacios urbanos sin ningún tipo de combate, como nuestra flamante nave Tempest, la Nexus y algún otro escenario que prefiero no comentar. Aquí interactuar con personajes es clave, ya sea para saber más del estado del mundo, completar varias misiones o comerciar.

Algunas de las misiones que nos encontraremos en estos escenarios pueden ser de simple recadero, y en otras ocasiones nos llegarán a sorprender al meternos en algún que otro berenjenal político o interracial bastante interesante.

Por otro lado tenemos los planetas habitables (o mejor dicho, que lo serán tras nuestra mano de obra), que funcionan como pequeños mundos abiertos. En la mayoría podremos usar nuestro vehículo para desplazarnos, el Nomad, que se controla infinitamente mejor que el Mako, siendo bastante divertido ir por montañas, valles o cualquier otro elemento geográfico descubriendo qué ofrece este nuevo planeta.

Mass-Effect-Andromeda

En este sentido, los escenarios están muy bien diseñados para que (casi) siempre haya algún elemento geográfico que nos indique dónde hay algo. Por ejemplo, si en la lejanía vemos una estructura extraña, tened por seguro que habrá algún tipo de misión o descubrimiento esperándonos. Esto hace que muchas veces nos podamos mover por el mapa sin tener que fijarnos únicamente en el punto de misión, lo cual es de agradecer, y hasta algo necesario, ya que el radar no es que sea muy preciso que digamos.

En estos mapas completaremos todo tipo de misiones, tanto principales como secundarias. Sí, hay varias misiones de recadero o meras “fetch quest” de “Escanea X rocas” y cosas así, pero por suerte, también hay muchas misiones con bastante miga por detrás, que enganchan tanto como las principales. Por ejemplo, para poder mejorar la atmósfera de un planeta hay que activar ciertos objetos antiguos, superar una especie de Sudoku espacial (rompen el ritmo, con que sobran un poco) y luego completar algún puzzle por el escenario, superar una zona de combate o algo así. En cada planeta este proceso es diferente, pero para poder colonizar cada planeta tendremos que hacer mucho más.

En algunas ocasiones nos tocará lidiar con la sociedad que ya haya en el planeta que queremos colonizar, mientras que otras veces tendremos que eliminar cualquier posible amenaza Kett para que nuestros colonos estén a salto. Todo esto hace que sea una delicia ponernos a explorar cada planeta en busca de las misiones que sirvan para aumentar la viabilidad del planeta, ya que no todas estarán marcadas en el mapa de por sí, sino que tendremos que explorar para poder encontrarlas.

Mass-Effect-Andromeda

Esto es un punto muy a favor de Mass Effect: Andromeda, sobre todo cuando nos topamos con misiones secundarias que sorprenden, al parecer inicialmente una misión de recadero que luego desemboca en un combate épico, o por el contrario, en una trama con más chicha que incluso llega a relacionar de alguna forma esta nueva trilogía con la anterior.

Sin embargo, no todo es positivo en cuanto a las misiones, ya que hay detalles que no me han gustado en absoluto. Por un lado, la continuidad en las misiones deja muchísimo que desear, ya que incluso cuando hemos completado una misión, si volvemos a esa zona más adelante nos soltarán las mismas frases que al principio, como si no hubiéramos completado la misión. Esto es bastante cansino, y que se podría mejorar fácilmente con un nuevo parche para dar más consistencia a lo que hacemos.

Tampoco me hace mucha gracia que ciertos eventos no se activen hasta que hablemos con X personaje. Esto lo puedo entender con algunos eventos importantes, pero si estamos hablando de una misión secundaria donde tenemos que explorar cierta localización, que no haya absolutamente nada dentro hasta que no hablemos es bastante absurdo. Es algo que me gustaba de The Witcher 3, al poder completar misiones secundarias por explorar una cueva sin saber que ahí dentro se daba una misión, lo que daba mayor vida al mundo que nos rodeaba.

Mass-Effect-Andromeda

Una parte importante de la exploración también es la recolección de recursos o escanear elementos. Así podremos fabricar nuevas armas, armaduras o mejoras para el Nomad. El sistema de crafting no es especialmente complejo, y si lo queremos, apenas será necesario meternos en los poco accesibles menús para ello, lo cual es de agradecer.

Nueva galaxia, mejor combate

Como no podía ser de otra forma, el último pilar clave de Mass Effect: Andromeda es el combate, que personalmente siempre me había parecido lo más flojo de la trilogía original. Este no es el caso, ya que se ha mejorado notablemente, y es bastante divertido. El principal cambio es hacer que los tiroteos sean mucho más dinámicos, al fomentar mucho más nuestra movilidad. Por eso tenemos un jetpack que nos permite dar grandes saltos o realizar esquivas, lo que aumenta notablemente la verticalidad de los escenarios.

Al contar con coberturas dinámicas (que por desgracia, no siempre funcionan muy bien), los combates son mucho más rápidos y divertidos que antes. Incluso podremos flotar en el aire al apuntar con el arma, lo que nos da muchas opciones para combatir. ¿Iremos más como en un shooter tradicional usando las coberturas, o intentaremos flanquear a nuestros enemigos con nuestra mayor movilidad?

Gracias al amplio abanico de armas y consumibles, tendremos muchas posibilidades para combatir como queramos, algo que se potencia por lo mejorado de todos los sistemas de RPG del título. Si bien en las dos últimas entregas la progresión se simplificó en exceso, aquí volvemos un poco a la complejidad del original, pero sin llegar a ser abrumador.

Mass-Effect-Andromeda

Básicamente, podremos mejorar cualquiera de las tres ramas posibles de nuestro personaje (militar, tecnológico o biótico) sin ninguna restricción, por lo que podemos hacer un personaje equilibrado o increíblemente poderoso en una de las tres ramas de habilidades. Al mismo tiempo, podremos cambiar en cualquier momento de “Perfil” para poder potenciar unos aspectos u otros, en función de la situación o preferencia.

Esta mayor personalización es todo un acierto, y espero que se mantenga en futuras entregas. Los aliados no se pueden personalizar tanto, al contar cada uno con roles más concretos, por lo que sólo podemos mejorar sus atributos y habilidades. Tampoco podremos darles órdenes exactas durante el combate más allá de que se vayan a cierta posición o ataquen a X enemigo, por lo que tendremos que estar atentos a cuando usen sus habilidades para poder realizar combinaciones de ataques, en vez de ordenarles que lo hagan cuando queramos.

En este sentido, la IA de Mass Effect: Andromeda es servicial como mucho. Los enemigos no llegan a realizar tácticas espectaculares ni nada por el estilo, por lo que la dificultad en los combates viene por su número y variedad. Al menos, sí que hay bastantes tipos de rivales, lo que hace los tiroteos variados.

Mass-Effect-Andromeda

Estos tres pilares de Mass Effect: Andromeda hacen de la experiencia muy divertida y adictiva. Además, el juego es muy completo. Personalmente, me ha durado unas 50 horas para completar el 94 %, a falta de completar alguna “fetch quest” adicional. A esto hay que sumarle el multijugador, una especie de Modo Horda bastante divertido. Una mejora respecto al final de la trilogía anterior es que no hace falta jugar al multijugador si no lo queremos, pero sí queremos las ventajas que proporciona. En su lugar, podremos mandar equipos de asalto para que, tras unas horas, nos digan el resultado de su misión.

Una galaxia muy lejana, pero con bugs conocidos

Hasta ahora  he dejado de lado uno de los aspectos más polémicos del juego sin lugar a dudas, y que todos de sobra conoceréis por gifs, vídeos, etc. Sí, Mass Effect: Andromeda tiene bugs y problemas técnicos, pero o he tenido suerte y mi versión de Xbox One es una excepción, o se ha exagerado su importancia.

Me explico. Hay varios bugs típicos de estos RPGs occidentales, y que son tan frecuentes en los títulos de Bethesda o que incluso estuvieron en The Witcher 3 en su lanzamiento. Los bugs que he experimentado eran pequeños, y se podían resumir en que a veces Ryder sonaba como si tuviera el casco puesto, que al hablar con Kallo de repente aparecía de pie atravesando la silla donde debería de estar sentado, o algún cuerpo que salía volando tras una explosión. En otras ocasiones algún enemigo o aliado se quedaba flotando en el aire, además de micro-parones durante la exploración de los planetas con el Nomad.

Es decir, nada demasiado grave ni mucho menos. Otros usuarios se han encontrado con el bug de que varios NPCs se dupliquen, diálogos que se solapan o no aparecen, o que las piernas de Ryder hagan cosas raras al andar en zig-zag. Durante mis más de 50 horas de juego el título sólo se crasheó una vez, por lo que repito, no son graves los bugs. Además, algunos se han aliviado desde el último parche, pero eso no quiere decir que se hayan solucionado todos ni mucho menos. De hecho, después del parche, en una misión, como llegué a la sala objetivo desde la izquierda en vez de la derecha, no se activaba el evento de dicha sala, siendo la única vez por la que he tenido que volver a cargar el punto de control más cercano.

Mass-Effect-Andromeda

En la parte técnica, Mass Effect: Andromeda nos da una de cal y otra de arena. Por un lado, la parte artística es muy buena, y en especial los escenarios. Cada planeta que visitamos es precioso, y luce de miedo con el motor Frostbite. Dan ganas de pararse a cada poco tiempo para hacer una foto de los escenarios de Voeld, Havarl o Eos por poner algunos ejemplos. La iluminación también está muy bien, con algunos efectos de partículas de lo más espectaculares.

Sin embargo, luego pasamos a los personajes, y es increíble lo mal que quedan en su mayoría. Las caras son, en efecto, un despropósito de mucho cuidado, luciendo incluso mejor en la trilogía original. Con el parche más reciente se han mejorado las expresiones faciales y los ojos, pero siguen dejando mucho que desear. Es curioso, porque este problema es muy común con los humanos (incluso con nuestro/a protagonista), pero no con los alienígenas. Jaal luce francamente bien, al igual que Peebe, pero luego tenemos a varios humanos que son horribles.

Las animaciones en general son también bastante pobres, con algunas escenas de vídeo que lucen muy pobremente. Por ejemplo, cuando un par de personajes están bebiendo, cómo cogen el vaso y beben queda muy irreal, lo cual me parece inexplicable, al ocurrir bastantes veces. Esto es bastante curioso, porque durante el combate las animaciones no son tan malas.

A estos problemas hay que sumar ralentizaciones y tirones en momentos puntuales, pero que por suerte, no son tan frecuentes como para hacer la aventura injugable.

En el apartado sonoro nos encontramos igualmente con claros y oscuros. El doblaje a veces es bastante bueno en muchas ocasiones, pero en otras es un auténtico desastre, y para nada propio de un juego AAA. En ese sentido, el doblaje de Scott Ryder me parece bastante superior al de su hermana. La música, por suerte, es bastante buena, con temas que continúan muy bien con el estilo marcado por la trilogía original, y que potencian bastante varios de los momentos épicos de la aventura.

Mass-Effect-Andromeda

Conclusión

Mass Effect: Andromeda me ha encantado, y me parece una continuación inmejorable de la franquicia. La idea de explorar una nueva galaxia se ha desarrollado muy bien, con un buen inicio para el conflicto contra los kett y los misterios de la Iniciativa Andrómeda. De hecho, está bien que nos encontremos ante un juego que cierra la trama principal que inicia, pero deja la puerta abierta a mucho más en esta nueva trilogía.

Las mejoras introducidas al combate, a la progresión, la exploración y los diálogos son bastante notables, y hacen que estemos ante una experiencia que mejora los principales problemas de la trilogía original. ¿Es perfecto? Ni mucho menos, ya que la cantidad de bugs y el estado en el que ha salido es muy cuestionable. Sin duda alguna, las prisas para lanzarlo antes de que acabe el año fiscal le han pasado factura, y un par de meses más de pulido le habrían sentado de maravilla.

Ahora bien, en su estado actual, estamos ante un RPG de ciencia ficción increíble, que ofrece muchísimas horas de diversión, unos escenarios preciosos y una historia que logra atrapar cuanto más exploremos. Esto es justo lo que esperaba de esta secuela, y vaya si me lo han dado. Larga vida a la Iniciativa Andrómeda, y a por muchas más aventuras junto al Pionero y el resto de la Tempest.

9

Nos consolamos con:

  • Historia interesante que va ganando cuanto más avancemos y exploremos.
  • Tiroteos muy intensos y divertidos.
  • Un protagonista que tiene personalidad, y sin decisiones binarias de “bueno” o “malo”.
  • Compañeros de lo más interesantes.

Nos desconsolamos con:

  • Los modelos humanos, sus caras y las animaciones de los personajes son muy mejorables.
  • Los bugs dejan claro que el juego se ha lanzado antes de tiempo.
  • El trabajo de doblaje a veces deja que desear.
  • Decisiones sin mucho peso en la trama.
  • Lanzar sondas en el espacio sigue siendo aburrido.

Ficha

  • Desarrollo: Bioware
  • Distribución: Electronic Arts
  • Lanzamiento: 24/03/2017
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 69,99€

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *