9

Mario + Rabbids: Kingdom Battle

Mario Rabbids Kingdom Battle

El caso de Mario + Rabbids: Kingdom Battle es muy curioso, ya que con las filtraciones que hubo antes de su anuncio, muchos no dábamos ni dos duros por el juego. ¿Qué pintan los conejos de Ubisoft con el fontanero italiano? Sin embargo, tras una presentación en el E3 nos conquistaron a todos (y no sólo por ver a uno de sus directores llorar al ver a Miyamoto alabar el juego), sino porque se notaba que tenía mucha miga y habían puesto mucho amor en el juego.

Lo bueno es que, al contrario que con otros AAA, tras ese anuncio sólo tuvimos que esperar unos meses para probar el juego tranquilamente, y este crossover tan loco ya está entre nosotros. Personalmente, nunca he sido muy fan de Mario (raro al ser las plataformas mi género favorito), y le tenía mucha hincha a los Rabbids porque su aparición supuso casi la desaparición de Rayman, una de mis sagas favoritas. Sin embargo, aquí estamos, ante un RPG estratégico en la línea de XCOM pero con un aspecto muy propio de Nintendo, aunque hecho todo por Ubisoft. ¿Estaremos ante el crossover más inesperado, pero al mismo tiempo, de los que mejor salgan al ofrecer algo completamente nuevo a los fans de las dos franquicias?

Lo primero que llama la atención de Mario + Rabbids es la forma en la que las dos franquicias se juntan. Al parecer, estamos en la dimensión de los Rabbids, ya que con su lavadora-máquina del tiempo, llegan al sótano de una joven inventora que ha creado unas gafas capaz de fusionar dos objetos. Cómo no, los Rabbids empiezan a jugar con las gafas, y todo se va al garete, acabando transportados al Reino Champiñón, con un Rabbid fusionado con las gafas, y todos los Rabbids fusionados nada más que quieren sembrar el caos. Todos menos los que van de los personajes de Super Mario, claro. Así que, el equipo formado inicialmente por Mario, Rabbid Peach y Rabbid Luigi tendrán que juntarse a Beep-0 (el robot-asistente de la científica) para acabar con este desastre y salvar al Reino Champiñón.

Mario Rabbids Kingdom Battle

La narrativa no es que sea nada del otro mundo, ya que la historia está ahí para darnos un motivo para seguir avanzando. Esto no es malo, ya que por encima de todo, logra hacernos reír y entretenernos con cada nuevo diálogo o escena de vídeo. Para empezar, las bromas que nos encontramos por todo Mario + Rabbids son bastante divertidas, con muchos juegos de palabras y metáforas unidos a la comedia física propia de los conejos. A todo esto hay que sumar los diálogos de Bowsy, que sirve un poco como el principal antagonista, con momentos realmente desternillantes.

Algo que me ha gustado es que ninguno de los protagonistas llegue a hablar, sino que lo hace únicamente Beep-0. En función de lo que vaya diciendo o los mails que vaya recibiendo de un misterioso aliado, Mario y los demás miembros que tengamos en el equipo reaccionarán de forma muy visual y divertida. Aquí tengo que reconocer que Rabbid Peach me ha encantado, y me ha parecido el mejor personaje de todo el juego, y no solo por sus momentos cómicos, sino también por sus habilidades, como explicaré más adelante.

Las mecánicas de Mario + Rabbids se basan en dos pilares muy diferentes: exploración con algún que otro puzzle, y el combate. El juego distingue muy claramente ambas secciones, por lo que no entraremos a una zona de acción hasta que no crucemos unas banderas negras, quedando luego marcadas con el castillo del Reino Champiñón para indicar que la zona es segura, y no se activará otra pelea en la misma zona.

Mario Rabbids Kingdom Battle

Esto hace que podamos explorar tranquilamente los escenarios, que si bien son principalmente lineales, esconden bastantes secretos. Algunos secretos se encuentran muy fácilmente al desviarnos del camino principal, mientras que para llegar a otros tendremos que resolver varios rompecabezas o usar diferentes habilidades de Beep-0, que es a quien controlamos en realidad durante esta parte del juego. Estas habilidades se desbloquean a medida que completamos cada uno de los 4 capítulos del juego, por lo que luego tendremos motivos más que de sobra para regresar a niveles ya completados en busca de todos y cada uno de los secretos.

De vez en cuando, también habrá puzzles obligatorios, y si bien no son extramadamente difíciles, logran ofrecer algo de variedad. Algunos se basan en mover cajas, mientras que otros consisten en encontrar patrones mediante interruptores o mecanismos, para así desbloquear el camino para seguir avanzando.

Toda la parte de la exploración no está mal, pero donde Mario + Rabbids realmente brilla es en el combate. Antes mencionaba XCOM, y es que el concepto es muy similar. Tendremos que guiar a nuestro equipo de tres personajes en batallas con armas de fuego, siendo muy importantes las habilidades de cada uno, el uso de coberturas para evitar disparos, y la estrategia para adelantarnos a los posibles movimientos de los enemigos en sus turnos.

Mario Rabbids Kingdom Battle

A simple vista, puede parece que el combate es muy simple, y ciertamente, en los primeros niveles no supone ningún desafío. Si nos cubrimos tras una cobertura grande, no nos podrán dar con un disparo, mientras que si nos ponemos tras un muro pequeño, hay un 50% de posibilidades de acertar. Por otro lado, si no estamos cubiertos, nos acertarán siempre, eliminando así los porcentajes extraños de XCOM para hacer algo más directo.

Sin embargo, hay varias mecánicas que me han encantado, y hacen que haya muchísimas posibilidades tácticas. Para empezar, cuando movemos a nuestro personaje en su turno y pasamos por la casilla de un enemigo, realizaremos una embestida que quita algo de vida, sin por ello acabar el turno. Por tanto, podemos embestir a alguien que esté dentro de la zona de movimiento del personaje, y luego ir a una cobertura para estar cubiertos y de paso, tener un ángulo de disparo sobre el oponente. A todo esto se suma la posibilidad de realizar saltos en equipo, moviéndonos en la casilla de un aliado para que nos impulse de un salto, y ampliar nuestra zona de movimiento algo más. Por tanto, el movimiento es esencial en Mario + Rabbids, y quedarse quieto es todo un error.

A todo esto tenemos que sumar las habilidades propias de cada personaje. Por ejemplo, Mario puede hacer daño si salta sobre un enemigo, mientras que Rabbid Yoshi puede llegar a realizar hasta 5 embestidas en un mismo movimiento. También existe la posibilidad de usar habilidades activas,  como que Mario y los demás personajes del Reino Champiñón entren en un modo de vigía para disparar a todo enemigo que se mueva en su rango de visión, crear una conexión defensiva con Peach, o atraer a los enemigos con Rabbid Mario. Luego, a la hora de atacar, podremos usar el arma de fuego estándar de cada personaje, o su arma secundaria, que puede ser un patito-bomba, un coche-bomba o un martillo.

Mario Rabbids Kingdom Battle

El juego va introduciendo muy bien cada nueva habilidad, ya que empezamos sólo con tres personajes con habilidades más o menos básicas, para luego introducir a Peach, capaz de curar en cada salto o destrozar a distancias cortas con la escopeta (ojo, que esta arma y las explosivas también hacen daño a los aliados), o Rabbid Mario con sus embestidas explosivas. Cada personaje tiene algo que lo hace único, por lo que crear un equipo equilibrado para cada batalla es muy importante.

Igual de importante es el escenario y los enemigos, ofreciendo poco a poco una mayor complejidad. En el lado del escenario, podremos ver cómo usar las tuberías para recorrer grandes distancias, cómo hay coberturas más frágiles o que incluso pueden provocar algún estado elemental perjudicial si se destruyen cerca de algún personaje. Los enemigos al principio son muy normales, pero poco a poco van presentando más habilidades únicas, como acercarse a nosotros tras un ataque (ojo, no embestida) para devolvernos el golpe, o usar habilidades propias de nuestros personajes. De este modo, la dificultad de Mario + Rabbids va aumentando de forma gradual, ofreciendo un auténtico desafío en los últimos niveles.

Otro detalle es que en cada capítulo hay algún obstáculo único a tener en cuenta, que tiene su propia fase turno, y que no hace distinción entre nosotros y el enemigo. Por ejemplo, en el primer capítulo son los enemigos clásicos de Mario que van atados con cadena, que atacarán al personaje que esté más cerca, mientras que en el segundo capítulo el peligro será un tornado que arrasará con todo en la dirección del viento. Todo esto ofrece una capa táctica muy interesante, ya que podemos usarlo a nuestro favor, o por el contrario, nos puede perjudicar enormemente.

Mario Rabbids Kingdom Battle

Las peleas son muy dinámicas, y es tremendamente satisfactorio realizar una embestida, saltar en un compañero, cubrirnos lejos y acabar con un enemigo en un solo turno. O incluso usar tácticas más avanzadas, como activar el modo vigía, usar un arma que haga rebotar a los rivales, disparar y que el movimiento de rebote active el modo vigía para seguir haciendo daño de modo continuado.

Se recomienda mucho la experimentación en Mario + Rabbids, al no importar si no usamos a un personaje en las batallas, ya que los orbes de poder (con los que mejorar o desbloquear habilidades) sirven para todos los personajes. De hecho, cambiar un poco de personajes puede venir bien entre batallas, porque nos curamos por completo sólo al acabar el sub-capítulo, que puede estar compuesto por una, dos o hasta tres batallas. Es una pena en este sentido que nunca podamos quitar a Mario del grupo principal, ya que personalmente, es el personaje más soso de todos.

Sobre las batallas, éstas son bastante variadas. A veces el objetivo será acabar con todos los enemigos de la zona, otras acabar con cierto número de oponentes, o mis favoritas, llegar hasta una zona. Aquí los enemigos no paran de salir, por lo que combatir no es una opción. En su lugar, para ganar tendremos que llegar con cualquier personaje (o a veces con un cuarto a quien tenemos que escoltar) hasta la meta, convirtiéndose en carreras muy interesantes, mientras hacemos que el que tenga más rango de movimiento avance y los demás cubran su retaguardia, o cosas por el estilo.

Mario Rabbids Kingdom Battle

Para rematar, tenemos jefes finales en cada capítulo. Los mini-jefes suelen ser enemigos normales algo más poderosos, pero con los jefes finales sí que se han salido. Estos encuentros funcionan casi como puzzles, al tener que encontrar el punto débil del jefe, y entonces, explotarlo. Esto puede ser quitar los plátanos al Rabbid Donkey, por ejemplo. No es que sean puntos débiles muy difíciles de detectar, pero vaya si no hacen únicas estas peleas. En este sentido, tengo que elogiar el jefe del tercer capítulo, que es divertídisimo (su secuencia de vídeo es desternillante) y variado.

Con todo esto, Mario + Rabbids es un RPG estratégico con bastante miga, y que puede llegar a durar unas 15-20 horas para completar la historia principal. A este tiempo hay que sumar el que gastemos en encontrar todos los secretos, superar los desafíos que se desbloquean al completar cada capítulo, y el modo cooperativo con nuevos niveles a completar con un amigo. En los desafíos es donde veremos que no estamos ante un juego fácil, ya que algunos son endiabladamente complicados. Por tanto, es un juego la mar de completo y adictivo.

Algo que no he mencionado hasta ahora es el apartado técnico, y es sencillamente genial. La parte visual es muy buena, al ofrecer un estilo que parece casi calcado al de los Super Mario en 3D, pero hecho por Ubisoft y con un diseño artístico magnífico para que encajen los Rabbids. Las animaciones son geniales, los efectos también, y todo luce de maravilla. Jugar a algo así en portátil es magnífico.

El sonido es también increíble, gracias a una banda sonora increíble. El jefe que mencionaba destaca mucho por el sonido y la música, pero en realidad, cada encuentro, zona y escena suena genial. Es una pena que sólo haya voces en un par de escenas (y en inglés), pero dado el tono del juego, igual así queda mejor, dejando que sea lo visual lo que hable por sí mismo a nivel narrativo, y luego con la música para potenciarlo todo.

Mario Rabbids Kingdom Battle

Conclusión

Tras el E3, tenía esperanzas de que Mario + Rabbids: Kingdom Battle iba a ser un juego bastante competente, pero ni de lejos me imaginaba que me llegaría a gustar tanto como lo ha terminado haciendo. Estamos ante un juego increíble que ofrece una nueva forma de jugar con el fontanero italiano más conocido de los videojuegos, y hasta ha hecho que le coja cariño a los Rabbids.

Las partes de exploración es cierto que son sencillitas, pero el combate es magnífico, ofreciendo muchas opciones dentro de lo sencillo y accesible que resulta todo, ofreciendo un buen reto en sus últimos niveles, y al mismo tiempo, siendo una introducción perfecta para muchos al género. Que logre ser así de accesible (gracias a un modo Fácil que simplifica las peleas por si estamos teniendo problemas), y al mismo tiempo desafiante para los que buscan un reto, es genial. Que encima sea rematadamente divertido, completo y técnicamente fantástico, no hacen más que redondear un juego que es de los más recomendables ahora mismo en Switch, y que sin lugar a dudas, es un imprescindible a poco que os guste el género.

9

Nos consolamos con:

  • Genial sentido del humor
  • Gran sistema de combate: accesible, pero con mucha profundidad
  • Mucho contenido para tenernos enganchados durante horas
  • Apartado técnico fantástico, con especial atención a la música
  • Jefes finales originales y muy divertidos

Nos desconsolamos con:

  • No poder quitar a Mario de nuestro equipo
  • Las partes de exploración son quizá demasiado simples

Ficha

  • Desarrollo: Ubisoft Milan
  • Distribución: Ubisoft
  • Lanzamiento: 29/08/2017
  • Idioma: Textos en Español y voces en Inglés
  • Precio: 59,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *