9

Lost in Harmony

Una de las sorpresas más agradables que nos ha dejado Ubisoft en los últimos años es seguramente Valiant Hearts, al ofrecer una historia muy emotiva, puzzles y unas secuencias a bordo de vehículos bastante divertidas que iban al ritmo de la música. Pues bien, el director del juego, Yoan Fanise, formó el estudio Dixiart, y quiso ofrecer un juego centrado por completo en la música basado en las mecánicas de esos niveles especiales. Así surgió Lost in Harmony hace unos años, cuando logró triunfar en las plataformas móviles.

Como está siendo el caso en muchos juegos de este tipo, ahora es el turno de dar disfrutarlo en PC y en Switch, plataformas que se están llenando de ports de este tipo. Al menos, las adaptaciones de juegos musicales han resultado ser de gran calidad, ofreciendo obras tan increíbles como DeemoVOEZ entre otros. ¿Será éste otro caso de una adaptación de éxito para hacernos disfrutar de esta única combinación de música, plataformas e historia?

En esta adaptación contamos con dos campañas muy diferentes, tanto en su argumento como en el estilo musical. Por un lado, en la historia original de Lost in Harmony, seguiremos a Kaito y su amiga Aya, que están en contacto por mensajes a través del móvil. Entre los niveles la trama avanzará, resultando bastante más emotiva de lo que uno se podría imaginar. No quiero entrar en detalles, ya que si bien es predecible la ruta que llevará la trama, descubrirlo es lo “bonito”, lo que nos permite disfrutar de un viaje emotivo fantástico. Los textos están traducidos bastante bien al español, aunque por ahora hay un bug en la versión de Switch al jugar en castellano, por lo que es recomendable jugar en inglés hasta que se parchee, lo cual ocurrirá en breve.

Lo mejor de esta historia es que se ve reforzada por los niveles y la música. Básicamente, estamos ante un runner en el que Kaito va patinando hacia la cámara, habiendo todo tipo de obstáculos que aparecerán por detrás, por los lados, o incluso delante de nosotros, avisándonos en estos casos mediante unas flechas para darnos tiempo a reaccionar. Todos los obstáculos aparecerán al ritmo de la música, por lo que ya tenemos aquí una combinación interesante de plataformas y juego rítmico.

La gracia no acaba ahí, ya que en ciertos momentos tendremos que seguir un hilo de polvo estelar para conseguir puntos, que a veces nos llevará entre los obstáculos, manteniendo de nuevo el ritmo de la canción de turno. En este sentido, unas bolas de energía serán los coleccionables más importantes, al darnos más puntos y en la segunda campaña, servirnos para desbloquear nuevos temas. Hay tres por niveles, por lo que estar atentos para no dejarlos escapar es esencial.

Por si no tuviéramos suficiente, en determinados momentos el juego pasará a ser un juego rítmico de los de toda la vida, teniendo que pulsar los botones correctos al ritmo de la música. El cambio de todas estas mecánicas es una constante en Lost in Harmony, siendo lo que hace especial al título, al combinarlo todo con la fuerte carga narrativa.

Los escenarios son increíblemente dinámicos, al tener cierta temática relacionada con la conversación que acaban de tener Kaito y Aya, como por ejemplo, una fase centrada en las redes sociales tras hablar sobre la sobrecarga del teléfono móvil que está teniendo. No solo se modifican los escenarios, sino que los obstáculos van acorde. Lo mejor es que en una misma canción, el escenario cambiará radicalmente de vez en cuando, pasando al mismo tiempo por diferentes composiciones musicales, creando una experiencia sencillamente increíble en la que incluso el “suelo” va cambiando, y a veces tendremos más o menos pendiente que tener en cuenta a la hora de movernos. En este sentido, no puedo más que deshacerme en halagos hacia Lost in Harmony, ya que han creado una combinación que funciona increíblemente bien, al menos durante la mayor parte del tiempo.

En algunos momentos, el cambio de parte rítmica a parte de plataformas no funciona del todo bien, al menos al jugar con mando, ya que el botón de salto es uno de los botones usados para la parte rítmica, por lo que se corta un poco la precisión característica de los juegos musicales.

Otro tema a tener en cuenta es de las puntuaciones. Algo típico de estos juegos es que luchemos por obtener más puntos en dificultades cada vez mayores, pero no me sentía motivado a ello. Para empezar, sólo tenemos la dificultad Normal y Difícil, y como en cada tema se centran en una mecánica u otra, las puntuaciones pueden variar muchísimo. Obtener una A puede ocurrir a veces con 100 mil puntos, y en otras ocasiones necesitaremos un millón de puntos. Aquí cuenta más el viaje que el pique por las puntuaciones, algo a tener en cuenta. Esto reduce un poco la rejugabilidad, pero para completarlo todo en las dos dificultades necesitaremos unas horas, y para entonces habremos más que amortizado los 7 euros que cuesta el juego.

Antes comentaba que había dos campañas, y mientras que en la principal tenemos 14 temas para disfrutar, basándose la mayoría en música clásica o alguna remezcla entre varios temas (con un tema completamente original), en la segunda campaña de Lost in Harmony el protagonismo recae en MIRAI, un robot al que intentan desmontar por un incidente, así que huye para salvar el pellejo. La trama no me parece tan lograda en esta campaña, pero los temas esta vez son composiciones totalmente originales, y más centrados en la música tecno. Esto hace que los niveles sean algo más breves, y no tan llamativos como los de Kaito y Aya. Aun así, son 12 nuevos temas que combinan nuevamente todas las mecánicas de una forma muy eficaz, y que enganchan a la primera de cambio.

A nivel visual, Lost in Harmony es sencillamente precioso. El arte en plan anime es increíble, ofreciendo unos escenarios muy llamativos y diferentes entre sí, con los cambios de escenarios dentro del mismo nivel siendo una auténtica maravilla. Los protagonistas a los que controlamos son muy expresivos, siendo bastante espectacular el ver cómo cambian las expresiones de los personajes en función de lo que ocurre en la pantalla, ya sea porque nos hemos chocado con un obstáculo, porque hay un peligro inminente o porque ahora hemos cambiado a una sección rítmica.

La música, obviamente, es fantástica. Las composiciones me encantan, y os recomiendo escuchar la banda sonora como mínimo, ya que merece mucho la pena, la de las dos campañas. Como comentaba antes, ver la forma en la que la música ayuda a meternos de lleno en las emociones que pretende contarnos la historia me parece fantástico, y es algo que funciona incluso mejor que en Deemo, donde también la historia y la música van de la mano para contar una gran historia.

Conclusión

Me encantan los juegos musicales, y cuando intentan ofrecer algo nuevo, me tienen ya ganado. Lost in Harmony pertenece a este segundo grupo, al juntar de una forma muy eficaz las plataformas, la música y una fuerte carga narrativa. El resultado es un título que merece ser jugado por todos en la plataforma que sea. La adaptación realizada a PC y Switch es fantástica, al venir todo el contenido a un precio muy bajo, dando bastantes horas de diversión, música de mucha calidad y poder disfrutar en la pantalla grande del genial apartado artístico del que hace gala el título. Así que, a poco que os gusten los juegos musicales, no os podéis perder Lost in Harmony. 

9

Nos consolamos con:

  • Historia que engancha y logra emocionar
  • La selección musical es fantástica y refuerza la narrativa
  • Artísticamente es genial, con momentos realmente espectaculares
  • Mezcla de géneros que funciona bastante bien…

Nos desconsolamos con:

  • … Aunque a veces los cambios de mecánicas no son demasiado suaves y no se adaptan del todo al jugar con mando
  • Cuesta encontrarle la rejugabilidad frente a otros juegos musicales

Ficha

  • Desarrollo: Digixart Entertainment
  • Distribución: Playdius Games
  • Lanzamiento: 21/06/2018
  • Idioma: Textos en castellano
  • Precio: 6,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *