9

Klang

klang

Me encanta cuando los desarrolladores intentan combinar géneros o elementos de varios juegos para ofrecer algo nuevo. Puede que la mezcla de música y plataformas no sea algo realmente nuevo, ya que tenemos varios ejemplos como Sound Shapes, pero eso no impide que se sigan ofreciendo propuestas que sorprendan a cada momento.

Eso es precisamente lo que hace Klang, un juego desarrollado por el estudio de una única persona Tinimations, que nos pone en control del misterioso Klang en su búsqueda de poder y la lucha contra el que quiere mantenerle alejado de dicho poder. ¿Podremos con el ritmo de la música derrotarle y convertirnos en los seres más poderosos de este mundo de luces, música electrónica y neones?

En Klang hay básicamente dos mecánicas jugables principales. La principal es pulsar los botones al ritmo de la música, como si de un juego musical se tratase. Más que botones, lo más recomendable es usar el stick derecho, llevándole en la dirección que nos marquen en pantalla. No solo eso, sino que a veces tendremos que saltar o deslizarnos cuando nos lo indiquen, o de lo contrario, recibiremos daño. Muchos ataques seguidos y moriremos, teniendo que volver al último punto de control.

Klang

La otra parte principal del juego es el plataformeo como tal, esquivando obstáculos, rebotando en las paredes y demás, que como no podría ser de otra forma, van al ritmo de la música. En el prólogo parece que ambas partes van a ir más o menos diferenciadas, salvo pequeños momentos en los que la arena donde estamos pulsando las notas nos lanza algún obstáculo ocasional.

En el caso del prólogo, se trata de una fase formada por tres ascensores. A medida que vamos desviando los disparos enemigos al ritmo de la música, algunos ascensores lanzarán un rayo, teniendo que ponernos en el que esté inactivo para no recibir daño.

Esta idea de qué va a ser Klang cambia rápidamente a medida que empezamos en los niveles como tal, al ir juntando más las plataformas con el combate musical. Al principio es algo ligeramente sencillo, como saltar o deslizarnos para evitar rayos, al mismo tiempo que avanzamos por un túnel y desviamos varios disparos enemigos con el stick derecho.

Klang

Esto va cambiando según vamos progresando en la campaña, ya que en cada nivel hay una nueva mecánica. En uno los ventiladores nos podrán ayudar o frenar. En otro tendremos que esquivar una especie de cámaras de seguridad a medida que nos desplazamos por el nivel, mientras que en otra fase al desviar un disparo crearemos una plataforma, combinando así la parte más puramente rítmica con las plataformas.

Esto es genial, pero se traduce en un hecho ineludible: Klang no es nada fácil. La dificultad estándar es muy desafiante de por sí, pero la que se desbloquea una vez completamos la historia en dicha dificultad es sencillamente apabullante. También es la única forma de conseguir la máxima puntuación posible, ya que en cada zona recibiremos una calificación en función de nuestra actuación.

Junto a los niveles como tal, también hay jefes finales, cada uno con sus propias mecánicas, que aprovechan al máximo lo que hemos visto en ese mismo nivel. Son auténticos desafíos a nuestra habilidad, ya que tendremos que estar atentos a absolutamente todo. Por un lado, la parte rítmica para desviar los disparos y esquivar los obstáculos, además de tener los reflejos suficientes como para ir saltando de plataforma en plataforma.

Klang

Por esto mismo, vamos a morir muchísimo en el juego, pero los puntos de control están bastante pegados a nuestra última posición, y como los tiempos de carga son nulos, podremos seguir intentándolo una y otra vez. Esto es clave, ya que es un título que nos anima a seguir con el espíritu “un intento más y lo dejo”. Así te picas hasta acabar como mínimo esa fase, y empezar la siguiente porque pinta prometedora, entrando en un círculo vicioso hasta que acabamos el juego. También hay que recalcar lo eufórico que uno se siente cuando completa una fase que se le ha atragantado, saliéndote un “¡Bien!” sin poder evitarlo.

Este es precisamente el peor aspecto de Klang, ya que en función de nuestra habilidad, podremos acabar todos los niveles en dificultad estándar en 2-3 horas. No es demasiado, pero tampoco le habría venido bien mucho más. Así tenemos una experiencia concentrada y pulida a más no poder, con unos niveles diseñados de forma increíble. Para aumentar el tiempo útil, hay varios secretos en los niveles, la nueva dificultad nos anima a seguir probando suerte, y hay una serie de niveles de desafío que son tremendamente difíciles.

klang

Algo que ayuda mucho al ritmo frenético de la acción es tanto el apartado visual como el sonido. Todo el mundo de Klang parece sacado de TRON y una discoteca ahí todo mezclado, al estar todo lleno de luces de neón. rayos que parecen señales de música y montones de elementos de DJs. Lo bueno es que la interfaz nunca se ve nublada por muchos efectos que haya en pantalla, al estar todo muy claro. El uso del color para identificar el multiplicador que tenemos es todo un acierto, cambiando los tonos azules por otros verdes, por ejemplo, con grandes resultados.

La música no se queda atrás, y no es para menos, ya que no puede fallar en un juego de estas características. La banda sonora realizada por bLiNd es sencillamente increíble. No soy el mayor fan de la música electrónica, pero le queda perfectamente al juego, y hace que sea más o menos fácil sentir el ritmo en cada tema para que podamos progresar en la aventura. Aquí tenéis varios temas que os recomiendo encarecidamente escuchar.

Klang

Conclusión

Como fan de los juegos musicales y los plataformas, Klang es una combinación sencillamente perfecta. La parte más rítmica quedaría de lujo en cualquier juego musical tradicional, pero al juntarlo con niveles plataformeros perfectamente diseñados para ir acompañados de la música, y lo que es mejor, con mecánicas nuevas en cada fase que nos mantienen sorprendidos de principio a fin.

Si la única pega es que el juego se hace corto, es que estamos ante una propuesta imprescindible para los amantes de cualquiera de los dos géneros. Eso sí, preparaos, porque necesitaréis mucho ritmo, reflejos y ganas de superación en este duro pero increíble plataformas.

9

Nos consolamos con:

  • Estilo visual impecable.
  • Banda sonora increíble.
  • Gran diseño de niveles con nuevas mecánicas en cada fase.
  • Desafiante a más no poder…

Nos desconsolamos con:

  • … Aunque dicha dificultad puede echar atrás a más de uno.
  • Bastante corto.

Ficha

  • Desarrollo: Tinimations
  • Distribución: Snow Cannon Games
  • Lanzamiento: 22/09/2016
  • Idioma: Textos en Inglés
  • Precio: 14,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *