7

Kingdom: New Lands

Kingdom: New Lands es una versión ampliada y mejorada de un título llamado Kingdom (también conocido como Kingdom: Classic), un juego publicado en 2015 para ordenadores y smartphones. ¿Qué nos ofrece ésta revisión?

Poco sabía de Kingdom: New Lands antes de ponerme con él. Y lo poco que sabía, era incorrecto. Inicialmente, y viendo el aspecto del juego, me esperaba un título de acción en 2D, o un plataformas, o… cualquier cosa excepto la que encontré: un juego de estrategia con tintes de gestión.

Sí, estamos ante un juego de estrategia (algunos lo calificarían como Tower Defense y tampoco sería una idea descabellada, aunque personalmente creo que va más allá) en el que, controlando a un rey (o una reina), deberemos hacer prosperar nuestro asentamiento. Para ello, deberemos recoger las monedas que encontremos, ya sean desperdigadas por el mundo, en cofres, o gracias a nuestros vasallos.

Esta será la principal fuente de ingresos (y gastos) de nuestro reino, ya que para reclutar a nuevos habitantes y dotarlos de equipo, necesitaremos monedas. Y éstos, una vez empiecen a trabajar en sus respectivas tareas, nos recompensarán con monedas que reinvertir en el desarrollo de nuestro poblado.

Por ejemplo, contratar a una persona nos cuesta una moneda, y equiparlo con un arco será un gasto de 2 monedas más. A su vez, una vez esté preparado, podrá ir a cazar y los conejos que logre matar nos reportarán una moneda cada uno.  Si en vez de un cazador preferimos un constructor, en vez de darle un arco le daremos un martillo, y podrá dedicarse a expandir nuestro asentamiento… siempre que paguemos los costes de las construcciones.

Como veis, sólo hablo de dinero porque ésta será nuestra única preocupación… en cuanto a recursos se refiere. Porque hasta ahora os he contado la cara amable del título…

En el título, hay un ciclo día/noche en que marca el avance del tiempo y sería, por decirlo de alguna manera, la pauta de las fases: durante el día, podemos explorar libremente el mapeado y dedicarnos a construir edificios, mientras que por la noche deberemos hacer frente a hordas de enemigos que nos atacarán. Incluso hay climatología variable, que viene determinada por la estación del año en la que nos encontremos.

Lo malo de todo esto es que conforme pasen los días (y las noches), al igual que nuestro imperio puede fortalecerse, también lo harán las fuerzas enemigas, siendo cada vez más numerosas y poderosas.

Y no sólo eso: nuestro protagonista (rey o reina) no puede atacar de ninguna manera, así que deberemos destinar una parte de nuestros recursos en medidas defensivas. Muros y torres de vigilancia (en las que debe instalarse un cazador, que pasa a ser soldado), además de soldados, que poco a poco iremos mejorando si descubrimos el monolito correspondiente (y, al que deberemos realizar una ofrenda para desbloquear las defensas de mayor nivel). Pero ojo, porque no sólo deberemos defendernos, sino que deberemos buscar en el mapa un barco naufragado que reparar tras una gran inversión con la que, una vez reparado, abandonar la isla inicial para ir a otra que conquistar.

Pero ojo, que eso no es todo: si los enemigos logran atacarnos, nos robarán una a una las monedas que tengamos en la bolsa. Y si nos quedamos sin, nuestra corona saldrá volando. En este momento, la acción se ralentizará y deberemos ir disparados a recogerla o, de lo contrario, los enemigos se harán con ella y será el fin de nuestra partida, con lo que todos nuestros avances se perderán y tocará empezar de cero, otra vez.

Y así una y otra vez, porque seguramente necesitaréis varios intentos hasta llegar a la segunda isla… en la que deberemos hacer lo mismo, sólo que cada vez es más complicado.

A nivel jugable no hay mucho más que eso (aunque sí que hay ciertos aspectos que prefiero que descubráis vosotros), pero logra enganchar “un día más” y, sin darnos cuenta, habremos estado horas frente a la consola. El problema es que, casi desde el principio, podemos ver todo lo que nos tiene que ofrecer, así que puede llegar a hacerse repetitivo y pesado a la larga, especialmente en sesiones de vicio largas debido a la propuesta relativamente simple del juego y la (por momentos) excesiva dificultad debido al abuso del método ensayo/error para prosperar en el juego.

Ojo, no digo que el juego esté mal hecho, o ni siquiera quiero insinuar que hay pocas cosas disponibles en el título, pues no es cierto (de hecho, hay muchísimas cosas a descubrir y asimilar, siendo casi apabullante en un inicio), pero el hecho de que podamos verlo todo (o casi todo) en una partida le quita miga al asunto: en este aspecto, bajo mi punto de vista, estaría bien que el juego fuese añadiendo las novedades paulatinamente.

Gráficamente, y pese a recurrir al píxel en la era del HD, es muy vistoso con algunos efectos muy logrados (el reflejo en el agua…). Los elementos son reconocibles rápidamente y en un vistazo, y la interfaz es limpia, sencilla y clara. La única pega que le pondría en este aspecto es el hecho de que no haya un contador de monedas (un número, para que nos entendamos), sino que en el juego se mostrará un saco en el que se van añadiendo las monedas y que deberemos contarlas nosotros “a ojo” (por suerte, en este aspecto, aunque haya monedas en el saco de distinto color, todas tienen el mismo valor). A nivel sonoro, efectos y música cumplen, y poco más. No hay melodías memorables, pero resultan muy agradables y nunca llegan a hacerse pesadas.

Conclusión

Kingdom: New Lands es un título muy bonito a nivel visual, y puede llegar a robarnos varias horas de nuestras vidas, pero acaba haciéndose monótono y difícil. Pese a ello, logrará robarnos varios “días”, sin que nos demos cuenta, en cada una de las sesiones. Se agradecen propuestas diferentes como esta, aunque no le vendría mal guardarse algo de contenido distinto para cuando avanzamos en el título…

7

Nos consolamos con:

  • Absolutamente cautivador a nivel visual
  • El juego nos deja explorar y descubrir las cosas por nosotros mismos
  • Todo el contenido puede estar disponible desde el primer minuto…

Nos desconsolamos con:

  • …Aunque eso puede hacernos perder el interés tras algunas horas...
  • Se basa, y mucho, en el concepto prueba/error, siendo a veces excesivamente complejo y difícil

Ficha

  • Desarrollo: Noio
  • Distribución: Raw Fury Games
  • Lanzamiento: 14/09/2017
  • Idioma: Totalmente en español
  • Precio: 14,99€

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *