4

Kick-Ass 2

Kick Ass 2

Los juegos basados en películas son un arma de doble filo. A veces, pueden entretener y servir como un buen complemento al film, mientras que otras (la mayoría de las veces), no son más que un “sacacuartos” para aprovechar el tirón de la película. Cuando el juego sale un año más tarde que la película en la que se basa, eso puede ser algo bueno, ya que han querido esperar para ofrecer algo decente… Lástima que no sea el caso de Kick-Ass 2, que es el segundo batacazo seguido de los españoles de Freedom Factory tras el desastroso Bloodbath.

El primer problema nos lo encontramos en el menú principal: solo está la opción del modo historia y las opciones. Ni un modo cooperativo, desafíos, ni nada por el estilo. Solo nosotros siguiente una representación algo libre de la película. No quiero entrar en spoilers del film, pero aquí se saltan algunas escenas fundamentales, lo cual no me ha gustado en absoluto.

Kick Ass 2

Para contar el argumento, hay escenas tipo cómic entre capítulo y capítulo. Al principio, parece que están bien, pero luego en cuanto tienen que representar algo de acción, mejor saber por los cómics (si no los habéis leído, os los recomiendo) o la película, ya que está todo representado fatal. Eso por no mencionar las voces, que vale que igual los actores principales se salían de presupuesto, pero es que las voces ni se parecen y sencillamente suenan muy mal.

Luego hay otros detalles en la traducción que quedan raros, como que “Justicia para Siempre” aquí sea “Justicia Eterna”, aunque eso ya es algo menor.

Entrando ya al juego en sí, se resume en avanzar por niveles lineales (ojo, que para que no nos perdamos o choquemos contra paredes invisibles nos indican la dirección con flechas), entrar en una zona de enemigos, limpiarla, seguir avanzando, más enemigos, y así hasta el final de las 4-6 horas que dura la aventura (aunque se os hará bastante más largo por lo pesado que resulta todo).

Kick Ass 2

Y lo malo es que al principio, esto no me resultaba tan malo, ya que el sistema de combate no requiere machacar botones, sino pulsar el botón de patada o de usar los “bastones” de forma rítmica para lograr encadenar los combos, y algunas bromas entre Kick-Ass y Hit-Girl no estaban mal. Quizá era mi vena fan que me decía que me lo pasara bien, pero según iba avanzando, costaba más y más, ya que todo el desarrollo es el mismo. Si acaso, luego los enemigos llevan armas cuerpo a cuerpo, escudos o pistolas, y es recomendable quitárselas antes de darles una buena zurra. Pero dada la casi nula IA de los enemigos, es muy normal ver cómo nos rodean, y nos dejan machacar a uno de sus compañeros sin casi reaccionar, por lo que quitar las armas se convierte en algo que se hace con los que llevan martillos y poco más. Los jefes finales tampoco suponen un problema, ya que actúan como los demás enemigos, pero con algo más de vida.

Además de las patadas y el uso de los bastones, podemos realizar esquivas a lo Batman: Arkham, y cuando hemos debilitado a un enemigo, ejecutarle. El problema está en que, como todo en el juego, se vuelve repetitivo, ya que esos movimientos finales son muy escasos y en los primeros 20 minutos ya los habremos visto todos. Sin exagerar.

Lo único que rompe la monotonía es reactivar una caja de fusibles con nuestros tásers (su uso en el combate me parece realmente absurdo), buscar los puntos WiFi para “weetear” nuestras hazañas o borrar los grafittis del “Hijoputa”. Pero como todo es tan lineal, es complicado dejarse muchos por el camino, y si lo hacéis, creedme, no querréis volver a repetir un capítulo solo por ello.

Por si todo esto fuera poco, en el juego solo controlamos a Kick-Ass, cuando los que habréis visto las pelis o leído los cómics sabréis que quien pega realmente las palizas es Hit-Girl. Aquí solo la veremos un par de veces, pero no hará nada. De hecho, no peleamos nunca junto a ningún otro personaje de “Justicia para Siempre”, lo cual es absurdo.

Además, nunca podemos mejorar a nuestro personaje ni variar sus estadísticas. Todo lo que podemos hacer es ir avanzando, matando y listo. Que hablando de eso, Kick-Ass no es que sea un “héroe” de matar, por lo que muchos de sus movimientos finales partiendo el cuello a criminales queda muy extraño.

En cuanto al apartado técnico, el juego en un principio no luce muy mal gracias a su estilo cell-shading para parecerse al cómic, pero luego los problemas son evidentes. Cuerpos atravesando paredes, una cámara que nos deja vendidos, animaciones muy robóticas, personajes que hablan con las bocas cerradas (¿serán ventrílocuos?), una distancia de dibujado muy escasa y un largo etcétera de problemas. El sonido no se libra, ya que además del mal doblaje (con líneas que repiten hasta la saciedad, y que mucho sentido no tienen), tenemos melodías poco variadas y que también están en bucle.

Kick Ass 2

Conclusión

Kick-Ass 2 es un desastre. Si fuera un lanzamiento digital, igual se podrían entender muchas carencias, pero dado lo repetitivo que es, la falta de cualquier modalidad multijugador o lo mediocre que es técnicamente, estamos ante un juego que si bien puede hacer gracia al principio, se termina haciendo tremendamente pesado. La franquicia se merece mucho más, con que espero que para futuros juegos de Kick-Ass, se consiga un resultado a la altura del cómic y las películas.

4

Nos consolamos con:

  • Diálogos entretenidos con bastantes chistes malos (me encanta ese tipo de chistes).
  • Estilo visual de tipo cómic.

Nos desconsolamos con:

  • Repetitivo hasta decir basta.
  • ¿Por qué no podemos controlar a Hit-Girl?
  • Corto y nada rejugable.
  • Técnicamente es muy mejorable en todo.

Ficha

  • Desarrollo: Freedom Factory
  • Distribución: Badland Games
  • Lanzamiento: 11/07/2014 (Xbox 360 aún por anunciar)
  • Idioma: Castellano (voces en inglés)
  • Precio: 39,99 € (29,99 € en PC)

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *