8

Journey (PS4)

journey

Thatgamecompany es uno de esos estudios que dejan huella sin decir “ni mú”, puro arte en movimiento y ni una sola palabra. Son los creadores de experiencias relajantes y sensoriales que tan bien sientan tras un Bloodborne o un Wolfenstein The New Order (juegos frenéticos que requieren de toda nuestra atención y concentración). Fl0w o Flower fueron los dos primeros experimentos del estudio, y acabaron siendo ejecuciones tremendamente exitosas por su planteamiento poco exigente y sobretodo, por su cuidada apariencia gráfica. La culminación, la consagración final, el orgasmo total llegó con Journey, un título donde un misterioso personaje debía cruzar un vasto desierto para llegar a lo más alto de una resplandeciente montaña.

Toda esta sucesión de éxitos lleva el sello de Jenova Chen, la cabeza pensante de esta trilogía de juegos pausados y de simple ejecución. Chen es un japonés que ha disfrutado de títulos como Street Fighter IV o Starcraft II de forma totalmente competitiva y que choca frontalmente con el planteamiento a la hora de desarrollar sus juegos. Journey tomó forma en 2012 y fue mundialmente aclamado por la crítica, y no precisamente por su jugabilidad, sino por la belleza de sus escenarios, por su lenguaje no verbal tan poco habitual que nos rodea en nuestros tiempos. Tres años después, el título vuelve a PS4 con mejoras gráficas evidentes, transformando algo hermoso en algo divino, angelical. Si caíste en las garras del título en PS3, debes de saber que lo tienes de forma totalmente gratuita en tu PS4, como ya ocurrió con Flower o Fl0w, así como The Unfinished Swan – este no es de Thatgamecompany pero le veo grandes influencias y una recomendación personal de regalo–.

journey

Hacía lo más alto de la montaña

Continuar donde lo has dejado o iniciar un nuevo viaje, no hay más. Journey no se anda con rodeos ni introducciones. Si es la primera vez que juegas, prepárate para un viaje inolvidable en todos los sentidos. Lo recordarás por ser precioso, dinámico, relajante a la vez que estimulante; y porque te durará un suspiro. Y con esta premisa nuestro misterioso personaje aparece en una duna, en un punto indeterminado de un desierto. Tras hacenos con los sencillos controles, lo haremos ascender al punto más alto de dicha duna y divisaremos una enorme montaña con una luz brillante en su punto más álgido. Ya sea porque no te queda otra o porque quieres saber qué hay en esa luz, empiezas deslizarte por la fina arena para adentrarte en esta maravillosa aventura. Ya no hay vuelta atrás.

Nuestro protagonista porta un llamativo atuendo largo, de color granate, máscara negra y ojos relucientes; un diseño tan simple como sublime, como todo el juego. Sus movimientos son música sobre algo tan soso e insípido como podría ser un desierto. Thatgamecompany tiene tanta genialidad que de algo extremadamente inexpresivo, sabe crear algo precioso donde pararse a contemplarlo. Ya puestos en materia empezamos a entender la mecánica de juego de Journey. Nuestro protagonista es capaz de crear una bufanda mágica que le permite saltar más y más alto a medida que vayamos desbloqueando los secretos que nos depara el título. Para hacer esto tan solo tendremos que emitir una señal que desbloqueará una parte de nuestro mágico complemento.

Journey se divide en distintas zonas, cada una de ellas tendrá un puzle de moderadísima dificultad que tendremos que superar. Mayoritariamente, los puzles se resuelven pulsando el botón que lanza el misterioso cántico y que nos permite construir caminos o alargar nuestra mágica bufanda para saltar más y más alto y alcanzar nuestro objetivo, un pilar de color blanco que al activarlo – de nuevo con nuestro cántico – desbloqueará un pedazo de historia del juego. Todo esto que acabo de contar cuenta con cero líneas de texto.

Journey

La historia del juego parece tener una interpretación libre. Para muchos es una visión del futuro, de cómo una tribu entera cambia a razón de algún tipo de amenaza. Mi primera interpretación es que se trata del pasado, de hechos que han provocado que estemos solos y poco a poco vayamos desengranando los misterios del porqué de esta soledad. Journey es así, un juego donde la percepción y la interpretación no resta, no te juega ninguna mala pasada. Parece no existir una verdad absoluta, es tú viaje y tú lo vives como cualquier otra persona, cada uno con su versión de los hechos. En lo único que coincide todo el mundo es que se trata de un juego donde pararse a contemplar los maravillosos escenarios es una obligación. Ahora bien, cuando el juego llega a sus últimos compases, la historia se desvela y queda clara nuestra misión en el universo de Journey.

Solo o en desconocida compañía

Journey tiene un componente Online de lo más curioso. Se trata de un juego que puede jugarse de forma cooperativa con otro compañero de viaje. Lo raro del asunto es que se trata de otra persona totalmente aleatoria dentro de la red PlayStation. Sin confirmaciones, sin invitaciones y lo mejor, sin necesidad de PlayStation Plus, porque Journey es así de incomunicativo. Porque da igual con quien juegues, nuestro único objetivo es solventar los puzles para poder seguir buscando secretos en el enorme desierto que tenemos a lo largo y ancho de nuestro campo de visión. Una vez superado, pasará ante nosotros los mejores efectos de luz vistos en un juego hasta el día de hoy, un verdadero lujo para la vista.

A simple vista, este componente multijugador parece no tener ningún tipo de trascendencia pero cuando llegamos a los compases finales de nuestro viaje, este modo de juego cobra vida en todos los sentidos. Por un lado, no nos sentimos solos; tenemos a la mejor compañía posible en un escenario de lo más contrario a nuestros intereses. Por otro lado, nuestro compañero nos ayuda a rellenar nuestra bufanda para que nunca nos falte saltos que nos ayudarán en un terreno tan difícil como el que se nos presenta. Y el más alucinante de todos, se crea una comunicación tan simple como significativa, pues durante esta última parte del juego, aparecen obstáculos sin cesar.

Journey

¿En qué consiste este lenguaje? Simplemente nos dedicaremos a lanzarnos mensajes con el único símbolo que Journey ofrece, pero este símbolo tiene una carga simbólica brutal. Puede significar un “sígueme”, un “protégete aquí”, un “venga, vamos” o incluso un “joder, me han jodido vivo”. Puede significar muchas cosas, pero solo se utiliza un único símbolo. Journey me ha sorprendido gratamente en ese aspecto y ha sido una sensación plena poder completar un juego de este calibre de la forma en que se termina, acompañado, sin opción a que se pueda completarse de otra forma. Ha sido el mejor viaje de mi vida.

Conclusión

En su día no disfruté de Journey y ahora he tenido la oportunidad de disfrutarlo en PS4. Creo que esto ya lo he dicho en alguna otra ocasión. Sabía a lo que me enfrentaba y me he entregado a él de forma incondicional. Ante mi he tenido justo lo que esperaba, un título bello, sencillo, directo y para nada exigente; una fórmula para disfrutar con todos los sentidos sin sentirme presionado por complicadas exigencias. Además, tiene la duración justa  necesaria para no aburrir y dejarlo de lado. Las apuestas de Thatgamecompany siempre son arriesgadas y enfocadas a un público muy nicho; su público, y quizás por eso no tienen más aspiraciones que las de contentar a sus fans creando un tipo de videojuego muy concreto y artístico; donde ellos se sienten realmente acomodos.

Journey me ha demostrado, como ya he comentado antes, en las capacidades del ser humano para comunicarse incluso cuando el mensaje es simple y carente de un significado propio. La situación, nuestra misión, el grado de implicación del jugador otorga esa semántica al mensaje y es capaz de transmitirlo a otro jugador con toda su potencia. Si todo este lenguaje no verbal lo potenciamos con un juego bello, con un juego de contrastes tan precioso, con una iluminación tan espectacular y unas animaciones tan sencillas como bien paridas, la sensación es plena. Sin más.

Su punto más negativo es que no ofrece más rejugabilidad que coleccionar algún que otro ítem dispersado y jugar de nuevo al título realizando algunas acciones que igual no hemos hecho de buenas a primeras, quitando eso, Journey no da más que para quedarse en lo más profundo de nuestras retinas y nuestro corazón.

Nos consolamos con:

  • Obra de arte a nivel visual
  • Portento a nivel sonoro
  • Rocoso y estable a nivel jugable
  • Componente multijugador enriquecedor

Nos desconsolamos con:

  • Excesivamente corto
  • Poca rejugabilidad
  • Poca recompensa por explorar escenarios tan vastos

Ficha

  • Desarrollo: Thatgamecompany
  • Distribución: SCEE
  • Lanzamiento: 21/07/2015
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 14,95€

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *