8

Hohokum

hohokum1

Desde que le eché el ojo a Hohokum en la Gamescom del 2013 es un juego que me llama mucho la atención. Como amante de las experiencias artísticas alternativas, este parece un caso ejemplar de esos juegos se alejan de los gustos mayoritarios para ofrecernos una experiencia diferente, algo que muchos no van a apreciar.

No hay instrucciones ni ayuda ninguna. En todo momento debemos buscarnos la vida e intentar, supongo, crear nuestra propia narrativa. Somos una especie de serpiente estilizada con un ojo por cabeza destinada a recorrer mundos surrealistas, resolviendo puzles y rescatando a una serie de coloridos amigos como nosotros. Desde el primer momento, quedamos embriagados por el colorido paisaje y el excelente acompañamiento sonoro. La sensación es como la de un niño al que han dejado abandonado en una habitación de juguetes que nunca ha visto antes. Y lo primero que nos veremos haciendo, intentando poner fin a la confusión en nuestras cabezas, es empezar a tocarlo todo y ver que pasa.

hohkum2

Sin embargo, a menudo no pasa nada y si sois del tipo como yo, en que os gusta resolverlo todo antes de seguir el viaje, es probable que paséis largos minutos dando vueltas casi sin rumbo intentando recorrerlo todo. En cada uno de los mundos, conectados a través de portales, hay una serie de “ojos” camuflados por descubrir y, cuando los tocamos, estos se abren. Además, cada escenario esconde un puzle que inicialmente no es evidente. Si lo resolvemos, liberaremos a uno de nuestros amigos.

Hohokum es un juego hipnótico, un paseo para los sentidos que no requiere estar alerta ni reflejos en milisegundos. Tengo que admitir que en mi periplo para encontrar todos los dichosos “ojos” a altas horas de la noche he quedado sumido en un estado letárgico y creo que incluso dormido. Como alternativa a contar ovejas quizás no sea una mala solución.

Dormido o no, el reto está ahí y nuestro camino a lo largo del imaginario mundo de Hohokum es muy variado, repleto de metáforas y símbolos. ¿Hay alguna explicación a todo ello? A lo mejor no, pero quedaremos enganchados ahí. Incluso en ciertos momentos me he encontrado simplemente haciendo formas sin rumbo en la pantalla con mi… ehm… serpiente y su ojo. Simplemente cambiando el ángulo, el color de la cola cambia y podemos ir más rápidos o menos.

hohokum5

La experiencia sensorial se multiplica en la PS4 gracias al Dualshock 4 y sus colores y sonidos. El color del mando refleja el color de nuestra cola, por lo que si jugamos en un ambiente oscuro, la sala irá cambiando de color. Además, determinados sonidos y melodías suenan desde el mando, como cuando por ejemplo decidimos hacer formas en la pantalla táctil del Dualshock, haciendo que nuestra serpiente se vuelva un tanto loca.

Los puzles en Hohokum son de dificultad variable. Por ejemplo, en uno de los mundos que contiene una especie de parque de atracciones, deberemos llevar a gente montada en nuestra cola de un lado a otro, cumpliendo con mini-objetivos a prueba y error. Cada objetivo cumplido desbloquea un personaje disfrazado, que debemos llevar hasta una montaña rusa. Si conseguimos los cuatro necesario, crearemos un tren completo para la montaña rusa, cosa que liberará a una de las serpientes amigas. Y mientras tanto, podemos ir buscando los ojos en el nivel.

hohokum3

Esta es la mecánica que se va repitiendo con variaciones, alguna de ellas un tanto tediosas, hasta que completemos todo. En Hohokum, el viaje es más importante que su fin. Es un juego donde el aspecto de exploración es lo más importante.

Conclusión

Hohokum es un juego difícil de explicar, realmente excepcional en cuanto al concepto artístico y sonoro, pero si se va buscando una experiencia compleja que va más allá de interacciones simples puede que aburra. Para apreciar Hohokum hay que dejar que te envuelva y embriague, siendo uno de esos juegos originales que son puro arte.

8

 

Nos consolamos con:

  • Un juego realmente alternativo.
  • Genial aspecto artístico y sonoro.
  • Exploración no guiada.

Nos desconsolamos con:

  • Hay momentos de tedio
  • Puede causar letargo.

 

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *