3

Heavy Fire: Red Shadow

Aunque el género de shooter de oleadas puede parecer algo negativo, ciertamente se pueden hacer juegos geniales en este aspecto. Cuando estamos en una misma zona abrumados por enemigos, la intensidad aumenta y logramos momentos épicos cuando sobrevivimos gracias a nuestras habilidades.

Una saga bastante longeva en este género es Heavy Fire, que a veces ha tenido momentos de acción sobre raíles, pero siempre nos pone en el centro de la acción con la única preocupación de apuntar y disparar. Aunque no es una franquicia muy reconocida, lleva ya bastantes años a sus espaldas, con que tiene sus fans a los que les encanta empezar a acabar con todos los enemigos de EEUU y del mundo. El último capítulo de la saga es Heavy Fire: Red Shadow, que tiene un añadido interesante: poder jugar en Realidad Virtual. Así que, con mi obsesión por esta tecnología, no dudé en alistarme al ejército y meterme en el cuerpo una buena dosis de patriotismo norteamericano.

La trama es más una excusa para empezar a disparar que otra cosa. En el futuro cercano, Corea del Sur y Corea del Norte se han aliado, con que se han convertido en una superpotencia mayor de lo que ha visto el visto hasta la fecha, gracias a la fusión de los estilos de vida de las dos Corea. Cómo no, este nuevo súper país decide atacar EEUU, empezando por Hawaii, así que nos toca defendernos del ataque coreano con una ametralladora ligera estacionaria que puede girar 360º.

A medida que vayamos avanzando por la campaña descubriremos un poco más de la trama, pero no es nada memorable ni nada por el estilo. De hecho, la campaña no es nada para echar cohetes, ya que son 8 niveles que consisten en superar 15 oleadas en cada uno, en dos variaciones del mismo escenario, por lo que solo hay 4 niveles como tal que se duplican por esto de estar luchando de día o de noche.

Como tal, todo lo que ofrece Heavy Fire: Red Shadow está en sus mecánicas jugables. Como decía antes, controlamos una ametralladora de posición, por lo que no podremos movernos. Lo que sí podremos hacer es girar, por lo que los enemigos nos podrán atacar desde cualquier rincón. Gracias a un mini-radar en la retícula del arma, sabremos por dónde hay enemigos y si nos están disparando o todavía están poniéndose en posición, para así ver qué objetivos priorizamos.

En cuanto a los tipos de enemigos, nos encontraremos con soldados de asalto, los que llevan lanzacohetes, kamikazes que quieren llevarnos por delante con su explosión, algún que otro vehículo terrestre y otros marítimos que soltarán más tropas si no logramos destruirlos a tiempo.

A medida que vayamos acabando con los enemigos, lograremos puntos que podremos canjear por diferentes bonus temporales, como pedir una caja de suministros para obtener misiles (que sí se gastan, al contrario que la munición de nuestra ametralladora, que es infinita pero hace falta recargar) o recargar salud, pedir un ataque de artillería o que aparezca un escuadrón de soldados aliados para ayudarnos. Cuanto más potente sea la ayuda, más puntos necesitaremos usar, y más tardará en recargarse, por lo que usar bien estas ayudas será clave si queremos sobrevivir.

Por tanto, a pesar de tanto patriotismo y demás, Heavy Fire: Red Shadow es muy arcade, basándose mucho en la puntuación que obtenemos, mantener el combo matando enemigos para conseguir más puntos todavía, etc. Cada dos por tres nos darán varias directrices secundarias, como acabar con X enemigos de un tiro a la cabeza, destruir Y vehículos, etc. Si logramos completar cuatro misiones secundarias, obtendremos un bonus temporal, como hacer el doble de daño o tener misiles infinitos durante unos segundos. Sin embargo, son ventajas tan breves, que casi ni nos daremos cuenta de que las tenemos activas.

Cuantas más misiones completemos y más enemigos matemos, iremos subiendo de rango, lo que nos dará un punto de habilidad con el que mejorar ciertos aspectos, como nuestra salud, los misiles, o incluso las ayudas, para hacer que nos suelten dos cajas de ayuda en vez de una, algo que es extremadamente útil. Por tanto, hay cierta progresión, que además tiene lugar en mitad de las misiones, por lo que nos sentiremos cada vez más y más poderosos.

Ahora bien, Heavy Fire: Red Shadow nos ofrece todo lo que tiene ya en el primer nivel directamente. Apenas hay diferencias entre los niveles, más allá de que haya más puntos de aparición de enemigos o algún elemento interactivo más, pero no es nada especialmente reseñable. Tampoco es que notemos una progresión en la dificultad ni nada por el estilo, por lo que ya en los 20-30 minutos que dura el primer nivel, veremos ya todo.

Esto es bastante malo, ya que nos cansaremos muy, muy pronto del juego, haciéndose pesado sobrevivir a otra oleada más, por lo que si luego nos matan, es más por aburrimiento que otra cosa. No sentimos intensidad ni nada por el estilo al jugar, y eso es lo peor que le puede pasar a un shooter de oleadas. Si no es divertido matar a los enemigos, ¿cómo nos puede enganchar?

Otro problema clave está en precisamente lo que me llamó la atención del juego: su modo VR. En la versión de PS4, hay que pagar 10 dólares adicionales por poder jugar en VR, y es un desastre. Al activar este modo, muchas veces la imagen se quedaba pegada al casco, por lo que al mover la cabeza, veíamos exactamente lo mismo. Esto marea muchísimo y no es nada cómodo al jugar. Por fin logré que no me pasara tras varios intentos, pero tampoco me perdía demasiado.

En VR se juega exactamente igual que en plano, por lo que no se usa la Realidad Virtual para absolutamente nada. Seguimos girando con el stick izquierdo y apuntando con el derecho, por lo que nada de usar mandos diferentes (como los Move o el Aim) o la cabeza para apuntar. Esto hace que no nos sintamos mucho más inmersos ni nada por el estilo, por lo que es casi como cambiar la cámara y ya está.

Una pega mayor todavía de Heavy Fire: Red Shadow es que en VR se ve fatal. Tiene muchísimos dientes de sierra, y en general se ve bastante borroso. Por tanto, al final vemos más unos pocos píxeles moverse y eso es a lo que disparamos, pero no veremos soldados propiamente dichos ni nada por el estilo. Creo que es de los juegos más feos que he visto en VR, y ya es decir con la de títulos indies que he probado. Además, las animaciones tienen menos frames que el resto del juego, por lo que ver corriendo a los kamikazes hacia nosotros es casi cómico, al ser un conjunto de píxeles con menos resolución que los vistos en Octopath Traveller moverse como si fueran una presentación de diapositivas.

Pero claro, técnicamente no es que estuviéramos ante una maravilla en plano, ya que los escenarios, enemigos y efectos son estándar, sin llegar a impresionar. Supongo que está bien que la pantalla se pueda llenar de explosiones y personajes a la vez, pero no es nada reseñable. La música y efectos son también muy básicos, mientras que las voces en inglés terminan por cansar, al escuchar todo el rato “nueva orden” o “nueva oleada”. Más líneas no habrían estado mal.

”Conclusión”

Sencillamente, Heavy Fire: Red Shadow es un desastre absoluto. Cuando tienes una baraja limitada y muestras todas tus cartas en los primeros minutos, sin luego ni siquiera barajar tu mano para sorprender de alguna forma en los siguientes niveles, hay un problema. Esto es lo que ocurre en Heavy Fire: Red Shadow, ya que con solo un nivel ya habremos visto absolutamente todo lo que nos ofrece el título.

Cuando encima durante esos minutos ya empieza a cansar, los problemas no paran de acumularse. Al sumarle un modo para VR que cuesta 10 dólares más respecto al juego base, y que encima es un horror de proporciones épicas, tenemos un juego que sencillamente no merece la pena en absoluto. Todavía no ha salido en Europa, pero para cuando llegue al Viejo Continente, dejad pasar vuestra vena americana, ya que hay shooters de oleadas mucho mejores, tanto en plano como en VR.

3

Nos consolamos con:

  • Cuando estamos rodeados y nos podemos sentir algo agobiados por tantos enemigos

Nos desconsolamos con:

  • El modo VR cuesta 10 euros más y es un desastre
  • En tan solo un nivel muestra todo lo que ofrece
  • Técnicamente mediocre
  • Se hace aburrido en menos de 30 minutos

Ficha

  • Desarrollo: Mastiff/Anshar Games
  • Distribución: Mastiff
  • Lanzamiento: EEUU: 16/10/2018
  • Idioma: Textos y Voces en Inglés
  • Precio: 19,99 $ - 9,99 $ el modo VR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *