5

Gungrave VR

Gungrave VR

Siempre he dicho que me encantaría tener más juegos de estética anime en VR. El realismo está muy bien, pero poder adentrarnos en mundos fantásticos que solo pueden funcionar en los videojuegos o la televisión es una oportunidad fantástica para usar la VR de formas únicas. Por eso me emocioné ante el anuncio de Gungrave VR. No conozco nada la saga, más allá de saber que se trata de un juego de culto de PS2, y que el protagonista lleva un ataúd a sus espaldas.

Tras un tiempo desde su lanzamiento en Japón, Gungrave VR por fin ha llegado a Occidente, tanto en su versión original como en su versión Gungrave VR UN, una expansión independiente que ofrece nuevos niveles y mejoras en base al feedback respecto al original. La idea de un pistolero súper estiloso luchando contra el mal en VR sonaba demasiado bien, así que no dudé en ponerme las PSVR para iniciar la lucha contra el SEED, pese a no ser fan de la franquicia con anterioridad.

Y lo de no ser fan es todo un error, ya que Gungrave VR asume desde el primer momento que eres fan y conoce este mundo al dedillo. Aparentemente la saga es muy popular en Japón, por lo que no hacía falta explicaciones ni nada, pero aquí no es el caso, por lo que estaba más perdido Leon S Kennedy en su primer día de trabajo. El único contexto que nos dan en el juego es mediante unas pocas líneas de texto sobre un fondo negro donde nos dicen que la droga SEED es muy mala, que procede de alienígenas y hay que acabar con su fabricación. Ya está, esa es la trama de todo el juego. Si esperáis saber quién es Grave, quién es la chica que nos da soporte o cómo narices se consiguió fabricar esta droga a partir de los alienígenas, mala suerte, ya que aquí no os vais a encontrar nada de esto.

Gungrave VR

En Gungrave VR UN esto tampoco mejora mucho, ya que simplemente nos dicen que han encontrado otra fábrica de SEED, pero al menos hay una escena de introducción (de unos 15 segundos, eso sí), donde vemos a Grave entrar a la fábrica donde tiene lugar el resto de esta expansión. Vamos, un desastre a nivel argumental, cuando a priori, todo parece bastante llamativo para querer saber más de este mundo. Estamos hablando de un universo en el que el protagonista es un pistolero que lleva un ataúd a su espalda que usa para atacar, hay samuráis gigantescos y drogas que proceden de alienígenas. ¡Por supuesto que quiero saber más de todo esto! Supongo que tendré que verme el anime, porque aquí cero respuestas.

A nivel jugable, decir que Gungrave VR usa poco la Realidad Virtual es quedarse cortos. Básicamente, estamos ante un shooter en el que usamos nuestra cabeza para mover la mirilla, teniendo lugar la acción en tercera persona con movimiento libre, en primera persona de forma estática, o en scroll lateral en Gungrave VR UN.

Al parecer, los movimientos y mecánicas del original de PS2 se han reutilizado, pero no tanto los niveles. Las fases que son en tercera persona nos pondrán en pequeñas arenas donde acabar con los enemigos que nos salgan al paso, avanzar hasta la siguiente zona y repetirlo. Todo hasta acabar con el jefe final de turno. La gracia es que podemos movernos y esquivar las balas enemigas, usar el ataúd para devolver proyectiles a los enemigos o realizar ataques especiales una vez hayamos logrado impactar 100 balas en los enemigos.

Gungrave VR

Por desgracia, los tiroteos son algo sosos, ya que el movimiento de absolutamente todo es muy, muy lento. Grave se mueve con bastante lentitud, sobre todo si nos ponemos a disparar. Esto hace que tengamos que depender bastante de la esquivas, y ciertamente, me sentía un poco como una especie de Max Payne esquiando balas saltando al mismo tiempo que disparaba. Es ahí cuando mejor me lo pasaba en el juego, devolviendo de vez en cuando misiles a sus dueños con el ataúd, y hasta viendo animaciones de disparo bastante locas cuando me quedaba quieto. Lo dicho, el personaje rezuma estilo, pero a saber por qué es así, ya que el juego no se preocupa en explicarnos nada.

Sin embargo, las balas son increíblemente lentas, algo que llega a molestar, sobre todo en el jefe final del juego, al tener que disparar en primera persona tanto a misiles como a sus brazos para detener el ataque (no podemos esquivarlo porque al juego no le da la gana), sin saber hasta el último momento si hemos acertado porque los proyectiles van a paso de tortuga. Esto perjudica a la larga los tiroteos de Gungrave VR, alargándolos de forma artificial y haciendo que pierdan frenetismo.

Otro problema es el giro de la cámara. Es por grados, y se mueve tan lenta como el propio Grave, por lo que en un jefe final donde sí es necesario bastante girar la cámara para ver dónde se recoloca el enemigo para lanzar el siguiente ataque cuerpo a cuerpo, lo pasaremos bastante mal. ¿No podían haber puesto una cámara suave total? Aunque claro, eso igual era demasiada agilidad, con que igual estoy pidiendo demasiado.

Gungrave VR

Con esto casi habéis visto uno de los vídeos de Gungrave VR UN

Las fases en primera persona también se alargan demasiado, repitiendo mucho a los enemigos y situaciones, hasta el punto de aburrir. Y lo dicho, eso de no poder movernos en esta perspectiva es absurdo, sobre todo cuando podríamos esquivar ciertos ataques con bastante facilidad. Solo hay una fase en la que tenemos movimiento y perspectiva en primera persona, que es cuando estamos en una hover-moto, pero el diseño de este nivel también falla por otros motivos.

Un problema global de Gungrave VR es que los enemigos aparecen de la nada, lo cual queda muy, muy feo. De hecho, la fase de la hover-moto es la peor en este sentido, ya que el enorme dirigible que tenemos que destruir aparece y desaparece como por arte de magia. ¿Tan complicado era hacer una animación total en la que se alejaba y salían de la nave enemigos más pequeños para protegerla?

Siguiendo para bingo, el juego es extremadamente corto. En la dificultad Normal, podremos acabar los 6 niveles en poco más de una hora, y sin muchos incentivos para repetir las fases, por mucho que haya un sistema de puntuación. Porque sí, hay algún momento divertido, pero al final, todo es bastante simple y tosco como para engancharnos a mejorar nuestras mejores puntuaciones.

Gungrave VR

Por suerte, muchos de estos problemas se solucionan en Gungrave VR UN, que personalmente me parece mucho más divertido. Para empezar, Grave se mueve con mayor rapidez en las secciones en tercera persona, además de tener proyectiles más veloces. Los enemigos son menos resistentes, pero aparecen bastantes más de golpe, lo que hace todo más dinámico y espectacular. Al mismo tiempo, sus puntos de reaparición están mejor escondidos, para que no sea tan cantoso.

Donde tenemos más agilidad es en las zonas de scroll lateral, donde el control pasa a ser casi como el de un shooter de doble stick, pero el stick derecho es nuestra cabeza. Funciona más o menos bien, y gracias a la mayor agilidad del protagonista, los tiroteos son más entretenidos. Hasta los jefes finales me parecen mucho más inspirados. La única sección en primera persona también es mejor, ya que es más corta y nos pide movernos físicamente para esquivar obstáculos además de para apuntar el arma, siendo uno de los pocos momentos que más aprovecha la VR de todo el juego.

A pesar de estas mejoras, el juego sigue arrastrando otros problemas, como esa tosquedad a la hora de girar en tercera persona, o su increíble brevedad, ya que los 3 niveles se acaban en alrededor una hora, siendo aquí más fácil conseguir la calificación SS que en el juego principal. Además, hay poca variedad de enemigos, con que aunque nos lancen muchos bichos a la vez, se echa en falta un poco más de variedad para animar los tiroteos, ya que hacia el final todo resulta bastante similar a lo que hemos experimentado previamente.

Gungrave VR

A nivel técnico, Gungrave VR tiene a su favor cierta nitidez en la imagen, pero por lo general, no estamos ante un título demasiado vistoso. Sí, hay un par de momentos que no están mal cuando nos enfrentamos a un jefe enorme, pero se nota que el juego original viene de PS2 y no han querido retocar mucho. Los escenarios están muy vacíos y hasta se nota cierta niebla para ocultar lo que está un poco más lejos de nosotros. Luego, en Gungrave VR UN se ve todo algo más pixelado, como si la resolución se hubiera reducido, aunque a cambio, los escenarios están algo mejor, pero sin pasarse.

El sonido es pasable y poco más. Apenas hay dos melodías en todo el juego, que no están mal, pero de nuevo, se echa en falta algo más de variedad. Las voces en inglés son escasas, pero le dan un toque de serie B que siempre me hace gracia en los juegos de animes. Y tranquilos, que los pocos textos que hay están traducidos a nuestro idioma… Salvo los de los trofeos del juego principal, que por algún motivo, se han quedado en japonés.

Conclusión

Quería que me gustara Gungrave VR, y al principio, hasta me dejó un buen sabor de boca. Pero a medida que avanzaba en su brevísima campaña sin nada de contexto para cada misión, veía que todo era cada vez más tosco, no cambiaba nada y, al final, terminaba hasta por aburrir un poco. Gungrave VR UN es bastante más divertido, pero le sigue faltando chicha para enganchar, y sobre todo, más variedad de enemigos.

Quizá lo que más me fastidie es el poco partido que se le saca a la VR en el juego. Básicamente se usa como un nuevo método para apuntar, sin ayudar a sentirnos inmersos de alguna forma, ya sea mediante secuencias narrativas interesantes desde la perspectiva de Grave o cosas por el estilo. Todo esto hace que, si tuviera que recomendar el juego, sería solo a los fans más acérrimos de la franquicia (supongo que alguno habrá), y principalmente, la expansión independiente UN, que es más barata y está mejor planteada. Espero que el estudio lo siga intentando en el futuro pese a este bache en el camino, ya que se nota una mejoría del juego base a la expansión, y quién sabe, igual a la tercera nos ofrecen el primer juego loco y estiloso de estilo anime para la VR que muchos estamos esperando.

5

Nos consolamos con:

  • Todo tiene bastante estilo
  • Las fases de scroll lateral son ágiles y divertidas
  • Algunos jefes finales

Nos desconsolamos con:

  • Prácticamente nada de contexto para el universo o incluso las misiones
  • Controles muy toscos en tercera persona, y en primera lo de no poder moverte casi es de broma
  • Técnicamente deja que desear
  • Muy breve, incluso sumando la expansión Gungrave VR UN

Ficha

  • Desarrollo: Iggymob
  • Distribución: Marvelous/Meridiem Games (formato físico)
  • Lanzamiento: 07/12/2018
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos en Castellano y Voces en Inglés/Japonés
  • Precio: Gungrave VR: 29,99 € - Gungrave VR UN: 14,99 € - Juego y Expansión/Físico: 39,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *