8

God of War III Remasterizado

gow

He perdido la cuenta de las remasterizaciones que llevo analizadas y sé que no va a ser la última (prepárate Nathan Drake Collection) pero no me importa demasiado hacerlo pues muchos de los juegos que he podido disfrutar en mi PS4 son títulos que no he disfrutado en su momento y que ahora tengo la oportunidad de hacerlo, encima en las mejores condiciones posibles. Como he dicho en decenas de ocasiones, en casos como el mío es para lo que está enfocado este tipo de remasterizaciones, y además, God of War III Remaster es también una ocasión perfecta para adentrarme en una saga bastante prohibida para mi gusto.

Me apetecía jugarlo, para ser francos, y la verdad es que no le he hecho ascos al juego desde que me he iniciado con él. He sufrido sus virtudes y sus miserias, entendiendo que el juego está enfocado a su público más fanático pue se trata de una copia masificada de aquel último Chains of Olympus que jugué en PSP o de aquel HD Collection que incluía los dos primeros God of War y que tuve que dejar aparcados por repetitivos. ¿Qué me ha hecho avanzar hasta el final en esta tercera entrega? Mi compromiso, claro está y que el tiempo y la madurez te da una segunda oportunidad.

¿Es God of War III Remasterizado una adquisición segura? No te pierdas lo que voy a comentar del juego, igual te ayuda a tomar una decisión.

Ascenso a lo más alto del olimpo…

…Para hacerlo caer, piedra a piedra. Así es el argumento de God of War III Remasterizado y así se desarrolla la aventura que consagra a Kratos como el verdadero Dios de la Guerra, de los desmembramientos y de los polvos a base de Quick Time Events. La nueva aventura de nuestro “calvorotas” favorito continúa con el final de God of War II, a lomos de Gaia y otros tantos gigantes que ascienden el Monte del Olimpo para liquidar a los dioses más poderosos entre los que se encuentra el progenitor de Kratos, Zeus, que no le dará demasiadas opciones para siquiera rozarle.

Tras una espectacular y aburrida batalla contra Poseidón, empezamos a entender la magnitud de esta remasterización: Se trata de una sacada de chorra tanto de Sony como de Santa Monica, en un intento más de demostrar lo potente que puede llegar a ser PS4 y lo potente que era en su momento PS3, mejorando prácticamente nada del título original. Y es que, programar bajo la famosa infraestructura CELL era el terror, pero los juegos exclusivos de Sony sabían cómo sacarle partido a la consola, y God of War III era un claro ejemplo de fuerza bruta. Ahora tenemos un juego mucho más definido y estable, pero sin ningún añadido extra destacable.

God of War® III Remasterizado_20150801232741

El argumento del juego es bien sencillo, con todo a nuestro favor para culminar nuestra venganza, somos desterrados de nuestros poderes y tendremos que alzarnos otra vez contra nuestros enemigos, adquiriendo poco a poco el poder necesario para hacer temblar los cimientos de la Antigua Grecia. Para ello contaremos con una ayuda especial y con un montón de enemigos que nos darán sus poderes en forma de equipo y/o armas. Despertaremos viejas y poderosas armas, completaremos puzles que nos ayudarán en nuestra empresa y lo que no sabremos es si el premio final habrá servido para calmar los ánimos de un Kratos que anda bastante tocado de los cojones.

El God of War más titánico

Si algo caracteriza a la saga God of War es su cruda violencia y la espectacularidad de sus enemigos finales. En sus primeras entregas disfrutemos de un sistema de combate simple pero efectivo basado en machacar botones sin parar, realizando algún que otro combo concadenado. La fórmula estaba incompleta, había que dotar a nuestro protagonista de una empatía nula, con un odio y un rencor tan desmesurado que mostrase absolutamente ningún miramiento contra nada que se le pusiese en su camino. Y aun así, la formula seguía incompleta. Faltaba canalizar todo ese odio y qué mejor que la violencia gratuita, la sangre, las mutilaciones con alevosía para justificar que Kratos lleva un cabreo histórico de tres pares de narices.

Con la llegada de PS3, nuestro malhumorado espartano logró brillar de nuevo en su tercera aventura principal gracias a la potencia de la tercera consola de Sony, que dotó al universo God of War de unas proporciones prácticamente absurdas. La alta definición también tuvo su papel protagonista, ya que nuestro personaje multiplicó su número de polígonos y eso lo hacía más real, más natural, más agresivo y como no, también hemos visto mejores vísceras, mejores mutilaciones y mejores tetas, al menos con GoW 3 ya podíamos distinguir un pezón de un círculo más oscuro en los senos de la chicas.

God of War® III Remasterizado_20150802010523

Pero lo que realmente hace grande a este título es eso, su envergadura, la grandeza de unos escenarios perfectamente detallados y unos jefes finales colosos, titánicos, que retaban a las capacidades de la tercera consola de Sony – y que consiguió –. Así que el estudio que ha creado esta entretenida aventura, Santa Monica, se preguntaba si en esta generación, la generación de las remasterizaciones, a alguien le podía hacer daño que God of War III tuviese su versión refrita HD. Pues mira, no creo que a nadie le moleste en exceso, pues es un gran juego y una oportunidad única para engancharte a la saga. Es el tercero sí, pero no te preocupes, son todos iguales.

Nuevas armas, mejores cirugías

Tras llegar a la cima del Monte del Olimpo, Zeus nos manda sin demasiado esfuerzo a lo más profundo de tan sagrada tierra, concretamente en el Monte Onyx donde, tras atravesar el purgatorio del Río Estigia, perdemos todas nuestras facultades y nuestra arma principal, las Espadas de Atenea pero rápidamente se nos presentará la misma que da nombre a nuestras poderosas e inservibles espadas: Atenea. En esta nueva entrega, una de las diosas más poderosas (ahora con forma espectral) nos ofrecerá su ayuda en forma de nuevas y poderosas espadas, las Espadas del Exilio que nos servirán de guía para lograr romper el poder que hace a Zeus un ser indestructible. Nuestra sed de venganza estará por encima de cualquier adversidad y será solo cuestión de tiempo iniciar una exitosa ascensión a lo más alto del Monte del Olimpo, nuevamente.

A medida que vayamos ascendiendo, nos encontraremos con otros titanes como Hades o Heracles que al derrotarlos, soltarán sus poderes en forma de arma y/o accesorio. En total existen siete poderosas armas, La Espada del Olimpo (que recuperaremos más adelante), las Espadas de Atenea (que perderemos nada más terminar el prólogo), Los Cestus de Nemea, Las Garras de Hades, el Arco de Apolo y el Látigo de Némesis además de las ya mencionadas anteriormente Espadas del Exilio. Es importante saber que ciertas zonas del juego parecen inaccesibles al principio, pero el continuo backtracking del juego nos hará volver a esas zonas, y ahora con el poder adecuado, podremos lograr desbloquear ese camino que parecía imposible.

God of War® III Remasterizado_20150801235319

Existen otros objetos secundarios muy importantes en el desarrollo de la aventura de Kratos, ya sea para descubrir tesoros ocultos o para alcanzar zonas imposibles sin ese concreto ítem. No sufras, el diseño lineal de God of War III Remasterizado hará que conseguir estos objetos sea automático con el desarrollo natural de la aventura y a partir de ese momento, podremos utilizarlos para seguir avanzando hacia la siguiente zona. Todo va bastante rodado y una cosa llevará a la otra, sin más.

Coleccionables, o cómo recuperar tu trono

Como en todo God of War, no puede faltar el componente aventurero de husmear rincones, abrir cofres y conseguir mejoras de salud, magia u ítems. En total, encontraremos cinco tipos diferentes de cofres, cada uno con un contenido exclusivo. Los tres primeros podemos decir que son el mismo tipo de cofre, diferenciados por los colores de nuestras barras de salud y magia (verde y azul respectivamente) y otro de color rojo que nos otorga orbes que sirven para mejorar la potencia de nuestros armas y desbloquear nuevos combos. Existe otro cofre similar, con el logo de Omega de color blanco. Este cofre contiene un mix de todos los cofres descritos anteriormente. Y el último tipo, más oculto y difícil de alcanzar contiene objetos especiales de ritual que, si reunimos tres, mejora nuestra barra de salud, magia y objeto o arma secundaria. El objeto que mejora nuestra salud son los Ojos de Gorgona, las Plumas para la magia y los Cuernos de Minotauro para la barra de uso de reliquia.

Pero eso no es todo, pues en God of War III, hay más objetos que coleccionar, como por ejemplo algún que otro ítem coleccionable que suela un jefe final al morir o deja caer muy cerca de la zona donde ha sido mutilado por Kratos. Estos objetos desbloquean atuendos que podremos cambiar una vez terminada la aventura principal y que nos otorgará ventajas en combate únicas. El más llamativo es el atuendo de Deimos, el hermano de Kratos que hizo su primera aparición en Ghost of Sparda, segundo título de la saga en PSP. Este tipo de objetos pueden estar ocultos a lo largo y ancho del mapa, así que no busques únicamente en zonas donde se ha librado un épico combate.

God of War® III Remasterizado_20150802154357

Existen, también, cartas que narran un poco la historia de God of War, del tercer capítulo en concreto y narrado por personajes protagonistas y no tan protagonistas. Pero el verdadero sentido de la exploración en God of War 3 Remaster son los cofres especiales que ya he comentado antes. Como si de The Legend of Zelda se tratase, encontrar cierto tipo de cofres durante el juego nos permitirá recolectar distintos objetos para completar un ritual que se transformará en mejoras de salud, magia u objeto. Si logramos reunir tres ítems del mismo tipo, ganaremos un 20% de salud, magia o consumo de objetos.

Puzles, minijuegos y otros quehaceres

God of War III tiene una mecánica muy característica de la saga. Sin cambiar prácticamente su desarrollo en comparación con otras entregas de la saga, el juego va ofreciendo zonas de combate gradualmente más complejas y una vez terminada la carnicería, nos reta a completar una serie de plataformas y puzles de baja dificultad. El patrón se repite una y otra vez durante las ocho horas – aproximadamente- que dura el título estandarte de Santa Monica. Nada más terminar la acción toca terminar algún tipo de puzle, que siendo francos, son bastante buenos y entretenidos de terminar.

Ahora bien, hay otro tipo de extra en el juego que dan bastante grima, y no por su sencillez, sino porque rompen cualquier tipo de clímax que se pueda llegar a generar en la aventura. Hablamos de los ya famosos minijuegos de God of War III Remaster donde, como no podía faltar, está el minijuego de sexo con Afrodita que solo sabe ir a más si hablamos en niveles absolutos de estupidez. Pero no existe solo ese minijuego, ni mucho menos, a alguien del estudio les parecía divertidos y ha incorporado un par más en la tercera entrega de Kratos. Todos nefastos, a cual peor.

God of War® III Remasterizado_20150803141246

Como último punto, volvemos a mencionar la exploración pasiva, que solo se mostrará en forma de caminos secretos si nos acercamos a una determinada zona del escenario. Será la cámara quien se moverá automáticamente o cambiará de ángulo para desvelarnos la ruta para alcanzar las zonas secretas que en su totalidad, incluyen cofres de todo tipo.

Conclusión

Los efluvios que proyecta la fórmula utilizada en todos y cada uno de los God of War vuelven a embriagar a sus fans, ofreciendo violencia gratuita, criaturas gigantes, giros de cámara espeluznantes, puzles y QTE sencillitos de ejecutar además de una exploración justa y limitada para no pensar demasiado – y tetas –. En God of War III Remaster la fórmula no iba a funcionar peor, pues además de todo lo mencionado anteriormente, se añade gráficos realzados – No se nota en exceso porque GoW 3 en PS3 es brujería –, rocosos 60 frames por segundo y un Modo Foto que garantizan una experiencia de lo más satisfactoria.

God of War® III Remasterizado_20150802153424

Para no ser un fan de God of War y ser más de la vertiente Hack N’ Slash pura y dura (Devil May Cry y Bayonetta) me he divertido y eso es lo más importante en un videojuego. Ha sido una experiencia más, con sus luces y sus sombras, como por ejemplo que la cámara se alejara tanto de la acción que lo que ocurriese en el campo de batalla importara bien poco – a pesar de que los enemigos nos siguieran cascando de lo lindo – o que los minijuegos que incluye el título rompiesen cualquier tipo de clima de lo cutres e innecesarios que eran. Por lo demás, me he llevado una grata sorpresa por el enorme arsenal de movimientos y armas que dispone el juego y de la justa exploración, suficiente como para perder más de dos segundos en husmear rincones de los escenarios, eso sí, provocado por algo que detesto enormemente que es no disponer de una cámara libre.

No he jugado a todos los God of War, pero si los suficientes como para ver que God of War III Remasterizado repite el mismo patrón de ir liquidando grandes deidades de la forma más macabra posible, absorbiendo sus poderes para utilizarlos posteriormente como armas. Es la fórmula que buscan sus fans, es lo que quieren sus fans (como los que deseamos un Souls queremos un Souls) así que sería mezquino restar mérito a un juego que se debe a sus fans y que ofrece lo que sus fans buscan, ni más ni menos.

Nos consolamos con:

  • Apartado gráfico mejorado y fluidez absoluta
  • Divertido, con exploración justa
  • Muy impresionante a nivel técnico
  • Variedad de armas y accesorios
  • Los puzles tienen la dificultad justa y necesaria

Nos desconsolamos con:

  • Los minijuegos son terribles
  • Da la sensación que juegas una y otra vez al mismo juego
  • Desarrollo de Kratos muy lineal
  • Abusa del backtracking

Ficha

  • Desarrollo: Santa Monica
  • Distribución: Sony Computer Entertainment
  • Lanzamiento: 15/07/2015
  • Idioma: Español
  • Precio: 39,95€

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *