8

God Eater 3

God Eater 3

Aunque el género de la caza ha estado dominado en mayor medida por Monster Hunter, eso no ha evitado que otras compañías saltaran al ruedo, para aportar su granito de arena al género, y de paso, ganarse a los usuarios. Una de las empresas que más ha apostado por este género es Bandai Namco, ya que han visto en God Eater al gran rival de la franquicia de Capcom.

Aunque en Occidente estamos hablando de una saga poco conocida, ya que se publicó solo la primera entrega en PSP, y finalmente ha tomado un poco más de presencia tras las versiones definitivas de los dos primeros capítulos para PC, PS4 y PS Vita. Por suerte, con God Eater 3 no hemos tenido que esperar tanto, ya que la primera entrega de la franquicia desarrollada para plataformas de sobremesa ha tenido un lanzamiento muy pegado al de Japón, lo que demuestra la gran apuesta que está haciendo Bandai Namco por la franquicia. ¿Preparados para enfrentaros a los Aragami más peligrosos e intentar salvar el mundo una vez más?

La lucha por la libertad

Esto que voy a decir no pillará por sorpresa a los que ya siguen la franquicia, pero para los novatos, igual les sorprende el énfasis que pone God Eater 3 en la narrativa. No ocurre como en los Monster Hunter, donde igual es una pequeña excusa para ir cazando sin parar (incluso en la entrega más reciente), mientras que aquí es uno de los principales motivos para seguir luchando. Lo bueno es que en esta ocasión, la trama se aleja un poco de lo visto en las dos primeras entregas, lo que permite que cualquiera pueda entender todo con relativa facilidad.

God Eater 3

Han pasado 4 años desde el final de God Eater 2 (también ha habido un juego de móviles entre medias, pero ahí ya me pierdo), y ha habido una Calamidad que destruyó el cuartel general de Fenrir. Ante su declive, ha surgido una nueva organización militar que está llevando la voz cantante contra los Aragami, conocida como Gleipnir, aunque por desgracia, las bestias también han evolucionado. Los cenizales son ahora un grave problema en todo el mundo, ya que además hay Aragamis de ceniza, o Ceninatos, que pueden acabar con cualquiera de un solo arañazo. Por este motivo, se ha tenido que usar un factor de sesgo más potente a la hora de crear God Eaters para que puedan combatirlos. Así han nacido los God Eaters Adaptables (GEA para abreviar), que son tratados como parias, al estar más cerca de ser Aragami que humanos, aunque a la hora de la verdad, sean las mejores armas de la humanidad.

Nosotros controlamos a uno de estos GEAs, que viven en un puerto (funcionan como ciudades) como prisioneros, obligándoles a luchar por su supervivencia. Por diversos sucesos, nuestro personaje y los demás GEAs del puerto se convierten en nómadas, teniendo que demostrar su valía para conseguir la libertad que tanto ansían, y de paso, evitar que la humanidad se extinga de una vez por todas.

El elenco de personajes de God Eater 3 es genial, al tener todos ellos mucha personalidad. Por ejemplo, Hugo es el que intenta mantener unido al grupo de GEAs, y su relación con nuestro personaje puede recordar a la de otros animes de guerra en un entorno post-apocalíptico; para luego pasar a Lulu, que es sencillamente genial. Hay otro personaje clave en la trama, pero que no mencionaré por spoilers, y que logra robarnos el corazón.

God Eater 3

Al estar centrado el conflicto más en el centro de Europa, nos alejamos un poco de la zona en la que tuvieron lugar los hechos de las anteriores entregas, pero hay varios guiños para los que seguimos la serie, y sentir que todo sigue formando parte del mismo universo.

A pesar de que la historia es muy, muy anime, he disfrutado muchísimo cada momento de la trama de God Eater 3, con escenas de mucha tensión, otras de mucha emoción por los vínculos creados con los personajes, etc. De hecho, es genial ir entre misión y misión a hablar con cada protagonista, pese a que no sea necesario para desbloquear más misiones, para así conocerles mejor. Esto es clave, ya que vamos a estar con ellos durante muchas horas, debido a que seguimos estando ante un juego de caza que se puede disfrutar tanto en solitario con la IA controlando a estos personajes, como con amigos a través de internet.

Adaptándonos a los Cenizales

A la hora de ponernos a los mandos, God Eater 3 no dista mucho de lo que hemos visto en las anteriores entregas. En esencia, entre las misiones estaremos en nuestra base, donde podremos personalizar nuestro equipo y las habilidades de nuestros aliados, para así afrontar todo lo preparados posibles la misión que hemos aceptado. A nivel de personalización, hay varios cambios sutiles, que pueden gustar más o menos a los más acérrimos de la franquicia.

God Eater 3

Por un lado, las habilidades de los aliados siguen funcionando igual, teniendo montones de opciones para obtener ventajas pasivas en diferentes aspectos, ya sea más salud, que se centren más en los objetivos principales, potencien sus ataques elementales, etc. Ahí no hay problemas, pero sí que lo hay en parte en las habilidades de nuestro personaje. Como en la mayoría de los juegos de caza, nuestra evolución va ligada a nuestro equipo, y cada arma tiene slots de habilidades.

Una novedad es que cada arma tiene una habilidad de serie, lo que en principio nos debería dar más posibilidades a la hora de equipar habilidades en los slots restantes. Sin embargo, la variedad de habilidades se ha reducido respecto a las dos anteriores entregas, por no mencionar que algunas de las más importantes requieren tener la habilidad al nivel 5 para que surtan efecto, lo que nos obligará muchas veces a llenar todos los slots del arma con la misma habilidad de diferentes niveles para que, al sumarse, funcionen. Entiendo que God Eater 3 es la versión «vanilla» del juego, y no se puede comparar con las ediciones definitivas de los anteriores que nos llegaron a Occidente, aunque es algo a tener en cuenta. Personalmente, no me ha afectado apenas, pero sé de otros fans a los que les ha molestado más este cambio, al reducir las posibilidades de personalización de cara al combate.

Hablando del combate, es aquí donde más novedades nos encontramos, pero siendo mas bien sutiles, porque la esencia se sigue manteniendo. Como en todos los juegos de caza, nos enfrentaremos a monstruos enormes, teniendo que acabar con nuestro objetivo para dar por concluida la misión. La diferencia respecto a Monster Hunter es lo directo y rápido que resulta todo en God Eater, lo cual creo que es su mayor fortaleza.

God Eater 3

Aquí no tendremos que rastrear por varias zonas ni nada por el estilo, sino que estaremos en un mapa de un tamaño reducido pero justo para que la acción sea dinámica, y siempre tendremos marcado en el mapa dónde está nuestra presa. En cada misión puede que haya Aragamis secundarios de un tamaño reducido, y éstos suelen caer con relativa facilidad. De hecho, incluso los enemigos más fuertes pueden caer en 5 minutos si somos cuidadosos, por lo que todo es increíblemente rápido y dinámico.

Entre las armas, disponemos de las típicas espadas, mazas, espadones y demás. Hay varias novedades, como las cuchillas dobles, que se pueden combinar en un único arma a lo sable dual de Darth Maul; o una anilla cortante gigante, teniendo todas las armas algún tipo de movimiento especial. Como siempre, todas las armas cuerpo a cuerpo se pueden transformar en armas a distancia, teniendo aquí como novedad principal las armas de rayos. Esta dualidad de combate cuerpo a cuerpo y a distancia es una de las grandes fortalezas de God Eater 3, ya que no nos obliga a centrarnos en un único estilo, sino que somos versátiles en todo momento.

Este gran ritmo se nota mucho a la hora de realizar los diferentes combos, ya que incluso con las armas más pesadas tenemos bastante velocidad, algo que me encanta. La base del combate consiste en machacar de cerca y de lejos, pero con cabeza. Los Aragami medianos y grandes tienen diferentes puntos que pueden ser destruidos si se les ataca durante mucho tiempo. Puede que al principio no hagamos mucho daño a las alas de un monstruo, pero si nos lo cargamos, su defensa se reducirá notablemente en ese punto. Eso por no mencionar diferentes puntos débiles, debilidades elementales, etc. Vamos, lo típico, pero a un ritmo endiablado.

God Eater 3

Lo que es más único de la saga God Eater es la parte que da nombre al juego: lo de comerse a los Aragami. En cualquier momento podremos realizar un ataque de mordedura, y si tiene éxito, entraremos en modo Ira. En este modo, tendremos acceso a habilidades especiales que podremos seleccionar de antemano y mejorarán cuanto más los usemos, como que nuestro ataque estándar en tierra lance rayos de energía, que el tajo después de una finta cree una pequeña explosión, etc. Además, haremos un poco más de daño, y podremos poner a nuestros compañeros en estado de Ira con las balas especiales que habremos ganado con el mordisco.

Lo bueno es que apenas tenemos limitaciones para usar una táctica u otra, ya que las dos barras de resistencia son bastante laxas. Por un lado, la barra de PO es la barra de munición del arma de fuego, que se rellena a base de dar golpes cuerpo a cuerpo. La energía solo se consume al correr, realizar fintas, saltar o activar el modo especial de nuestro arma, aunque de nuevo, se recupera con bastante velocidad.

La barra de resistencia es bastante importante, por tanto, a la hora de usar con cabeza el modo especial del arma, ya que si nos ponemos con las cuchillas combinadas, haremos mucho daño, pero si nos cansamos demasiado, no podremos realizar una esquiva durante unos momentos, por lo que igual viene bien reservarlo para cuando el Aragami haya sido derrotado. Un movimiento nuevo de God Eater 3 nos permite lanzarnos volando al enemigo con un golpe aéreo, que también consume resistencia, pero es ideal para atacar cuerpo a cuerpo a los monstruos voladores, o sencillamente acercarnos rápidamente a un oponente que se ha alejado. Todo esto nos da muchas posibilidades en el campo de batalla, pero la cosa no acaba ahí.

God Eater 3

Otra novedad es el uso de potenciadores, que se activan cuando cumplimos ciertas condiciones, como bloquear X ataques o acabar Y combos terrestres. Al completar la condición, ganaremos un bonus temporal. Otra forma de obtener estados beneficiosos es mediante los vínculos con nuestros compañeros, que se irán llenando al pelear junto a ellos. Mientras estemos vinculados, obtendremos una ventaja que compartiremos con nuestro aliado, y viceversa, por lo que se anima mucho al trabajo en equipo. Como siempre podemos ir acompañados, ya sea por la IA o por otros usuarios a través de internet, siempre dispondremos de estas mecánicas en God Eater 3, lo cual es una gozada.

El peligro de los Aragami de Ceniza

Todas estas novedades están bastante bien, pero mi favorita es sin duda la presencia de los Aragami de ceniza, o los Ceninatos. Estas bestias hacen muchas veces de jefes finales, al ser las criaturas más poderosas de todo el juego y tener comportamientos únicos. Aunque todas las bestias medianas y grandes pueden entrar en modo de Ira para obtener nuevos ataques, los Ceninatos a su vez pueden realizar mordeduras como nosotros. Cuando realicen estos ataques, tendremos que evitarlos a toda costa, ya que ser devorado tiene una doble penalización. Por un lado, recibiremos mucho daño y entraremos en el estado de Corrupción, por el cual no podemos vincularnos a los aliados y no podemos ser reanimados, lo que nos hace perder muchos más puntos de reaparición de lo normal si somos abatidos.

Al mismo tiempo, el Aragami entrará en un modo de Ira superior, lo que le da acceso a ataques nuevos y más poderosos de lo normal, a cambio de dejar su núcleo más expuesto, lo que nos permitiría cambiar las tornas si somos muy precisos, en especial con las armas a distancia. Pero claro, es un gran riesgo, por lo que no es algo muy positivo. Sin embargo, esquivar los ataques de mordedura son difíciles de esquivar, y solo se pueden bloquear mediante un parry, haciendo que estemos en tensión durante todos estos encuentros.

God Eater 3

Gracias a todas estas mecánicas superpuestas y la variedad de Aragamis, las peleas son rápidas, frenéticas y muy emocionantes. Es cierto que se podría haber aprovechado el salto de plataforma para ofrecer mapas un poco más amplios o interactivos, además de un mini-ecosistema a lo Monster Hunter: World, pero el combate de God Eater 3 es tan satisfactorio, que me cuesta ponerle muchas pegas.

Junto a las misiones normales, tenemos dos tipos de misiones especiales. Por un lado, las expediciones son misiones sucesivas, en las que no volvemos a la base entre ellas, por lo que no recuperamos los objetos consumidos usados, los puntos de reaparición no se rellenan, etc. Esto nos hace planificar muy bien nuestro equipo y las habilidades, ya que tampoco podemos cambiar entre sets de armas entre las fases, aumentando más la emoción de las batallas que nos esperan.

Entrando al online, una incorporación que me ha gustado es el de los Asaltos. Estas misiones duran solo 5 minutos, y están pensadas para que hasta 8 jugadores acaben con un Aragami muy poderoso en este breve espacio de tiempo. Aunque puede ser un poco caótico tener a tantos personajes lanzándose contra el monstruo, es también divertido sentirte parte de un equipo muy poderoso. Aunque ojo, que cuando el Aragami es un Ceninato, derrotarle en 5 minutos puede ser un poco más complicado de lo esperado.

God Eater 3

De hecho, algo que he notado es un pelín más fácil que las anteriores entregas, tanto durante las misiones de la campaña como en el endgame. Sí, habrá algún combate duro, pero si somos ya asiduos a la franquicia, encontraremos rápidamente tácticas óptimas para que los Aragamis sean devorados. Es aquí donde quizá se nota que tenemos la versión básica sin todas las expansiones ni nada, ya que el rango máximo de las armas y las misiones es el 7, mientras que en God Eater 2: Rage Burst, llegaban hasta el rango 15. Tampoco hay una narrativa para el endgame, con que al final todo consiste en matar más Aragamis poderosos y poco más. De nuevo, esto era normal en las versiones «vanilla» de las dos primeras entregas, con que habrá que ver cómo se va añadiendo más contenido durante los próximos meses. Aun así, para completar la historia necesitaremos fácilmente unas 20 horas, teniendo mucho juego si queremos obtenerlo absolutamente todo.

WE GOTTA GOOOO

Donde claramente se le pueden poner muchas pegas a God Eater 3 es en su apartado visual. El juego no ha evolucionado mucho respecto a las versiones en PS Vita, ofreciendo todavía unos modelados, animaciones y escenarios bastante básicos. Aunque las comparaciones son odiosas, después de ver el salto que pegó Monster Hunter con su más reciente entrega, me esperaba algo equivalente en God Eater, y ni mucho menos. Al menos, el estilo artístico en plan anime sigue siendo muy potente, y los tiempos de carga son muy breves, con que algo es algo.

Donde no puedo ponerle muchas pegas es en el sonido. Todas las voces están en inglés, gracias a unas actuaciones muy buenas por parte de los actores, y contando con una traducción al castellano bastante buena. Los efectos de sonido son muy potentes, pero lo mejor es la banda sonora. Esta vez desde Bandai Namco han apostado por composiciones más orquestales y épicas, por lo que los toques electrónicos o más extraños de las dos primeras entregas se han perdido. Esto hace que no haya tantos temas memorables como «Blood Rage» de la anterior entrega y su «I GOTTA GOOOO», o «No Way Back» del original. Aun así, siguen siendo temas geniales, y tanto «Nemesis» como «We gotta go» son geniales, logrando que nos vengamos muy arriba durante las increíbles peleas del título. En serio, cuando estaba luchando contra un Ceninato, un aragami mediano y otros pequeños, con este último tema de fondo, me sentía poderoso a más no poder.

Conclusión

Aunque estamos ante una entrega continuista que no revoluciona en ninguno de sus aspectos, God Eater 3 es uno de los juegos de acción de caza de monstruos gigantes que más he disfrutado, al nivel de sus dos primeras entregas, y aunque sé que es más limitado que Monster Hunter: World, sé muy bien con qué juego me lo he pasado mejor. Por un lado, la historia logra enganchar, y está pensada para que tanto los fans como los novatos la disfruten al máximo gracias a un elenco de personajes memorable.

A la hora de jugar, las novedades son sutiles pero importantes, ayudando a ofrecer una experiencia más frenética que nunca, y unos combates contra los Aragami de Ceniza que son épicos a más no poder. Entre esto, el modo online, todo el contenido que hay disponible y lo divertido que resulta todo, me es muy fácil recomendar el juego.

Puede que se echen en falta mejores gráficos y algo más de ambición, pero si algo funciona tan bien, ¿para qué cambiarlo todo? De serie, God Eater 3 es genial, y con la promesa de recibir varias actualizaciones de contenido gratuitas durante los próximos meses, la lucha contra los Aragami no ha hecho más que comenzar.

8

Nos consolamos con:

  • Gran historia que logra atrapar gracias a un genial elenco de protagonistas
  • Las nuevas armas y las habilidades especiales de las armas
  • Banda sonora épica
  • Las luchas contra los Ceninatos. Sencillamente increíbles

Nos desconsolamos con:

  • Visualmente se ha quedado muy anclado en PS Vita
  • El tener la versión «vanilla» hace que al compararla con las ediciones definitivas de anteriores títulos, parezca que haya menos contenido global
  • Un poco más de ambición a la hora de presentar el mundo o el ecosistema habría estado bien

Ficha

  • Desarrollo: Marvelous/Bandai Namco/Shift
  • Distribución: Bandai Namco
  • Lanzamiento: 08/02/2019
  • Idioma: Textos en Inglés
  • Precio: 69,99 €

Comentarios

  1. Yo soy fan de la saga y sin duda alguna God Eater 1 y 2 tiene una historia excelente, con esto no quiero decir que el 3 no la tenga… Pero iniciando el juego y una vez que mencionan fenrir te quedas con cara de extrañeza, no se como decirlo en palabras, pero pues fenrir sufrió una calamidad que solo es mencionada en palabras, una animación explicando no hubiera estado mal y ver que paso con los personajes de las entregas anteriores, murieron? El prota de la 1 al que controlas en el juego se que muere, no lo pasan pero su muerte por exceso de células aragami, creo asi le decían, era inevitable, esto tambien se puede ver en el anime que crearon de dicho juego esto para atraer a mas jugadores. Conclusión: me hubiera gustado un poco mas de detalles con lo que paso ya que de GE2 a GE3 pasan 10 años… Saludos.

    • Si, el tema de estar todo tan separado de los GE1 y 2 es seguramente para atraer a un mayor público, se modo que pueden disfrutar de una historia nueva y que todos pueden entender. Aún así, todo apunta a que en los siguientes capítulos que irán sacando mediante actualizaciones (en la 1.3 ya empiezan), se centrarán más en unir GE3 con el resto de la saga, usando para ello al personaje que sale en las tres entregas.
      Sobre la calamidad que le ocurre a Fenrir, creo que en Japón salió un juego para móviles que se centra justo en dicha calamidad. Aunque claro, aquí en Occidente ni lo olimos. Espero que con las nuevas misiones, podamos ir viendo qué ocurrió al resto de personajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *