8

Furi (Nintendo Swicth)

Furi

Furi fue uno de los indies que pegaron fuerte en 2016, tras ser lanzado para PS4 y PC, y posteriormente en Xbox One. Ahora, aunque con cierto retraso respecto a dichas versiones, aterriza en Switch. ¿Logrará enamorar como hizo en sus otras versiones?


Furi es un título de corte arcade en el que combatiremos a lo largo de diferentes niveles para escapar de una (extraña) cárcel. El título, que mezcla las mecánicas de hack’n slash y de twin stick shooter, de hecho, es bastante peculiar porque “sólo” nos propondrá un enfrentamiento por nivel (estamos, por tanto, en una especie de boss rush), aunque creedme cuando os digo que no es poco contenido.

Para empezar, cada combate es único gracias a los diferentes enemigos: cada personaje tiene un aspecto único, pero además sus rutinas de ataque y defensa son distintos. No os asustéis, pues “se contrarrestan” de la misma manera, por lo que es más una cuestión de práctica que otra cosa, pero se agradece la variedad.

Furi

Sobre lo que comentaba de contrarrestar los ataques, paso a detallarlo un poco más: los ataques cuerpo a cuerpo enemigos se pueden bloquear (e incluso podemos hacerles un parry) si apretamos el botón en el momento adecuado (indicado porque veremos un brillo en blanco sobre el enemigo), los rayos láser y disparos varios se pueden esquivar con un deslizamiento / teletransporte, e incluso algunos disparos se destruyen si les disparamos nosotros con nuestra arma.

Para atacar, disponemos de nuestra katana, con la que asestar golpes (normales o cargados) apretando un botón, y de una pistola (dispara a un ritmo constante si mantenemos una dirección apuntada, y también consta de un disparo cargado) con la que atacar a distancia cuando la situación lo requiera.

Furi

Volviendo al tema de los enemigos, comentar que los combates serán muy intensos y variados: hay varios enemigos, y nos os los spoileare todos, pero os comentaré un poco por encima algunos del principio:

Hay un enemigo que va montado en una especie de Segway y nos lanza rayos con la cabeza, además de disparos varios. Lo curioso es que, a medida que avanza el combate, irá variando sus patrones e incluso acabará atacándonos cuerpo a cuerpo, donde habrá que cambiar radicalmente de estrategia, y es que si bien las paredes del escenario (destructibles, por cierto, y que se “regeneran” al cabo de un rato) nos pueden cubrir de algunos ataques a distancia, también pueden impedirnos acertar a nuestro enemigo.

Por el contrario, hay un enemigo que apenas se mueve, aunque sus ataques son prácticamente todos a distancia, con diversos patrones de disparo más propios de un shmup que de un hack’n slash.

Por cierto, se me olvidaba comentároslo: el juego es difícil. Mucho, además, aunque realmente no es especialmente injusto y con paciencia y práctica se pueden ir superando los diferentes combates (sí, me repito, pero os lo aseguro: es necesario tener mucha paciencia y practica, no es un juego que vayamos a pasarnos a la primera). Aún así, existe la opción de habilitar el modo “PASEO” que facilitará las cosas (aunque os voy a contar un secreto: algunos combates son facilísimos, pero tampoco os penséis que es un paseo literal, pues llegar hasta el fin y sacar alguno de sus múltiples finales puede daros algún quebradero de cabeza por momentos). Este modo reajusta el nivel de exigencia, haciendo que los enemigos sean más débiles y, además, les quita secciones de salud, por lo que quita fases a los distintos encuentros. Confieso que yo acabé activándolo para poder terminar el juego de cara a este análisis, pero porque hay momentos en los que puede desesperar el juego “normal” (y hay una dificultad extra desbloquable. Me da miedo pensar en ella…). Y completarlo me tomó unas 5 horas, teniendo en cuenta las repeticiones de algunos combates y el posterior “reajuste” de dificultad.

Furi

Y hablando de paseos, comentar que entre combates hay secciones a pie en la que nos moveremos por la carcel, en la que se va desarrollando la trama y se nos presentan los personajes. Lo malo es que el control en estas secciones es bastante malo, aunque por suerte si pulsamos un botón (algo que, por cierto, en el juego NO se explica) el personaje se moverá automáticamente y nos facilitará bastante la existencia…

Por último, comentar que el juego gráficamente usa una suerte de cell shadding bastante curioso, en el que destacan los brillantes colores neón de algunas secciones de escenario, enemigos y, especialmente, los ataques. A nivel sonoro cumple, con un doblaje (en mi caso, jugué en japonés la mayor parte de la aventura) correcto y estridente, y una música muy cañera y “directa”.

Conclusión

Furi es un juego complicado, aunque no imposible. Desespera por momentos, aunque con paciencia y saliva… se acaba avanzando. Si aún así os parece excesivo, por cierto, se puede rebajar la exigencia y dificultad con el modo “PASEO”. Lo mejor, sin duda, su mezcla de mecánicas, que hacen que haya que reinventarse en cada combate.

8

Nos consolamos con:

  • Visualmente un espectáculo
  • La banda sonora
  • La mezcla de géneros, todo un acierto
  • Un desafío que nos obliga a mejorar constantemente…

Nos desconsolamos con:

  • … aunque puede llegar a frustrar, incluso en la dificultad “PASEO”
  • Las secciones entre combates

Ficha

  • Desarrollo: The Game Bakers
  • Distribución: The Game Bakers
  • Lanzamiento: 11/01/2018
  • Idioma: Textos en español, voces en inglés o japonés
  • Precio: 19,99€

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *