7

Final Fantasy XV

final-fantasy-xv

Diez años hemos tardado en tenerlo entre nosotros. Desde el anuncio del tercer y último episodio de la Fabula Nova Crystallis: Final Fantasy Versus XIII (2006) muchas cosas han ocurrido con un proyecto que comenzaba a oler peor a cada año que pasaba. Siete años después, el proyecto cambia de director, de motor gráfico, de nombre y toda la mitología de la Fabula se va a la basura junto a Stella, la que ocupaba el corazón de Noctis Lucis Caelum en Versus XIII. El lugar de Stella era ocupado por Lunafreya Nox Fleuret  y también entraba en escena por primera vez Ardyn Izuna, que apuntaba a malo malote con solo mirarlo a la cara.

El proyecto de Final Fantasy XV comenzó a arrancar tres años atrás, por lo que es totalmente erróneo pensar que el juego lleva 10 años en desarrollo. Quizás la idea si esté cocinada desde hace diez años (muchos temas de la banda sonora están creados desde 2006) y que por limitación de la generación y de otros tantos contratiempos (hola Final Fantasy XIV) el proyecto quedase estancado en un rincón, pero el desarrollo como tal, no es tan longevo y sacando conclusiones una vez terminado el juego, me aventuro a decir que a Final Fantasy XV le faltaba un año más de desarrollo. Pero ya era demasiado tiempo, y demasiados retrasos.

Sea como fuere, ya lo tenemos aquí y pese a tener altibajos palpables y agudos a nivel narrativo, el conjunto, el global teniendo en cuenta todos los aspectos de la aventura resulta notable, disfrutable durante muchas, muchísimas horas. Es divertido, vistoso, ágil y con un apartado técnico envidiable. Aún nos queda mucho por ver de Final Fantasy XV, ya sean DLC o futuros parches que mejorarán la experiencia del ya tan criticado segundo tramo de la aventura del joven Príncipe Noctis y sus amigos.

Recupera tu trono

Final Fantasy XV narra la historia de Noctis Lucis Caelum, hijo de Regis Lucis Caelum CXIII y único heredero al trono de Insomnia, capital de la gran nación denominada Lucis.  Esta gran potencia macroeconómica es la única que aún conserva el cristal que poder defensivo y ofensivo al ejercito de las continuas guerras contra el Imperio de Nilfheim y su incesante plan por hacerse con el poder del cristal. Dicho elemento, recurrente en todas las entregas de la saga Final Fantasy, canaliza su poder a través del Anillo de Lucii, un artefacto mágico que posee el rey de la casa Lucis desde hace generaciones. Ahora bien, el anillo tiene un inconveniente y es que absorbe la energía vital de su poseedor para mantener activa la gran barrera mágica que protege a los habitantes de Lucis e Insomnia. De ahí a que veamos al rey Regis tan anciano con apenas 50 años.

final-fantasy-xv

Tras años y años de encarnizadas batallas, parece que al fin Lucis y Nilfheim desean la paz, y parte de este tratado pasa por casar a Noctis con Lunafreya Nox Fleuret y poder hacer oficial el cese de la actividad bélica entre ambas fracciones. Nuestra misión como jugadores comienza con un viaje hasta Altissia, otra gran y bella localización de Eros, para encontrarnos con nuestra prometida y poder formalizar el enlace. Pero en realidad, nuestro viaje no es más que una excusa de nuestro padre Regis para huir de los terribles acontecimientos que iban a provocar la caída de Insomnia y del reino de Lucis a manos del Imperio.

Todo esto explota ante nosotros al finalizar el primer capítulo del juego y, para entender lo que ocurre al final de éste con todo con todo lujo de detalles, tendremos que haber visionado previamente la película de animación Kingsglaive: Final Fantasy XV que narra los acontecimientos que suceden durante la firma del (falso) tratado de paz y la caída de Insomnia. Si no lo hacéis, os puedo asegurar que no vais a entender absolutamente nada de lo que ocurre en vuestros televisores.

final-fantasy-xv

Los inicios de nuestro viaje (antes de terminar el primer capítulo) no tiene presiones, ni obligaciones estrictas, de ahí a que tengamos total libertad para poder explorar el basto y bello mundo de Eos. Noctis viaja hacia Altissia con su coche real, el Regalia, junto a sus tres inseparables amigos: Prompto, Ignis y Gladiolus y juntos vivirán de una forma totalmente distinta los acontecimientos sucedidos durante nuestro periplo. Pero todos tienen una misión en común: cuidar de Noctis, y Noctis, tiene una única misión: recuperar el trono de Lucis. Nuestros cuatro nuevos Guerreros de la Luz se van a necesitar, unos a otros, pues ésta es una historia de amistad y compañerismo, esto es una…

Fantasía basada en realidad

No solo el mundo de Eos tiene connotaciones de la vida contemporánea como carreteras, señales de tráfico, localizaciones donde los NPC del juego disfrutan de sus vacaciones en pareja o de una excelente comida en el restaurante de moda. El comportamiento de los cuatro protagonistas es mucho más natural de lo que cualquier otra entrega de la saga nos haya podido ofrecer jamás. Aunque Final Fantasy XIII ya ofrecía una gran interacción entre sus protagonistas, no dejaba de tener esa connotación fantástica y esa mecánica poco realista de un periplo donde todo ocurre sucesivamente y nadie para para comer o divertirse un poco.

Final Fantasy XV tiene uno de los mejores, si no el mejor, componente interpersonal entre los protagonistas. Se nota que son amigos, se nota que disfrutan entre ellos de su compañía, se abroncan, se unen a partidas de King’s Knight, juegan al pinball, se hacen selfies, se preocupan unos de otros cuando cae la noche, acampan y cenan todos juntos… Incluso se trolean entre ellos cuando alguien desarrolla alguna de sus aficiones preferidas como la pesca, la cocina o la fotografía. Sin duda, los lazos son fuertes y Hajime Tabata ha sabido transmitir perfectamente este aspecto con múltiples diálogos y misiones secundarias para que conozcamos más sobre los sentimientos de cada uno de los protagonistas del juego.

final-fantasy-xv

Nuevamente, aunque no en mayor grado, estamos “obligados” a visualizar el anime Brotherhood: Final Fantasy XV donde, a lo largo de seis escuetos episodios, conoceremos a los protagonistas del juego, incluidos Noctis y Lunafreya. De este modo, sabremos qué le une a cada uno de ellos con el hijo de Regis, conoceremos su pasado y descubriremos los detalles más escabrosos o sorprendentes de sus pasados. De esta manera, empatizaremos mucho más y más rápido con todos los personajes del juego, pero nuevamente tendremos la sensación que Final Fantasy XV nos la vuelve a colar en la forma que tiene de contarnos su historia como juego base y único. Algo muy característico de la saga es que, en la misma aventura, siempre terminamos escuchando la historia de sus personajes e incluso cerramos un capítulo doloroso o tormentoso para ellos en la misma aventura. Aquí tenemos que volver a soltar el mando para darle al play y visualizar contenido multimedia.

Pero que nadie se asuste, Final Fantasy XV mantiene su componente fantástico con magias, invocaciones, “barcos” voladores y todo el bestiario característico de la saga, incluidos nuestros queridos Chocobos. Además, el juego está repleto de pequeños guiños a otras entregas de la saga, algunos muy claros y otros más rebuscados; desde escuchar los temas de clásicos Final Fantasy en nuestro coche o MP3 hasta el clásico “¡Allévoy!” De Cloud (error garrafal de traducción convertido en meme) cuando Prompto aprieta el disparador de su cámara, pasando por las cefaleas de Noctis al más puro estilo Cloud o luchar contra un enemigo igualito que el Esper de Final Fantasy VI Lakshmi al completar una misión de Altissia, incluso encontrar un anillo que se llame Anillo de Stella o un Arma especial llamada Beatrix. La localización del juego en español, por cierto sublime, ha aportado mucho en este aspecto.

final-fantasy-xv

Lo único que se diferencia de esto a un Final Fantasy clásico es que, antes de hacer una misión o montar un Chocobo nuestro querido Ignis nos aconseja descansar, cenar algo y echarse unas partidas al móvil, o unas risas entre los integrantes de la pandi.

Los 4 Guerreros de la Luz

No me gustaría pasar por alto a los protagonistas, pese a que ya puedas haber visto Brotherhood, creo que son dignos de mención porque son, al fin y al cabo, los héroes de esta oscilante aventura. Noctis Lucis Caelum, como ya hemos comentado, es el típico heredero despreocupado que parece que todo le da bastante igual. Su desarrollo es bastante bueno durante toda la aventura, aun siendo incapaz de asumir situaciones sin que sus amigos le den un golpe de atención. Adora la pesca, como su padre, pero duda que llegue a ser tan buen rey como su progenitor una vez se descubre el pastel. Junto a Noctis, ocasionalmente, aparecerá Cor Leonis, el mejor soldado de la militancia de Lucis además de ser un personaje muy apreciado por los fans. Una pena que en XV no tenga mucho más protagonismo, qué narices, ¡lo queríamos en nuestro equipo!

Por otro lado, tenemos a Gladiolus Amicita que forma parte de la guardia personal de la familia real de Lucis, así que ya os podéis imaginar su papel en esta aventura. Protector como ninguno, pero duro y contundente cuando debe de serlo. Gladio intentará hacer entrar en razones al príncipe cuando las cosas se ponen feas y nos otorgará esa seguridad en combate gracias a su pericia con el uso de armas pesadas. En nuestro periplo también conoceremos a su hermana Iris Amicita, una dulce y aparentemente inofensiva jovencita que parece estar bien colada por nuestro príncipe.

final-fantasy-xv

Ignis Stupeo Scientia es amigo de Noctis desde la infancia, al igual que Gladio. Sus altas capacidades intelectuales le han llevado a recibir una educación más propia de superdotados. En XV tiene un rol de hermano mayor con Noctis (en realidad con todos) y ofrece serenidad, perspectiva y sentido común al grupo además de sus fabulosas capacidades culinarias. Qué mejor forma para combatir que con el estómago lleno. En el juego, sus platos nos otorgarán parámetros especiales de cara a futuras batallas, así que párate por todos los restaurantes y compra nuevos ingredientes para que a Ignis se le encienda la bombilla a la hora de crear nuevas recetas.

Finalmente, Prompto Argentum era un chico gordito que cambió sus hábitos de salud para caer en gracia a Noctis cuando eran compañeros de colegio. Adora los animales, entre ellos los Chocobos, y no se separa de su cámara fotográfica para sacar instantáneas a pintorescos paisajes con sus amigos, incluso nos preguntará a quien queremos que saque más fotos en multitud de ocasiones mientras conducimos con nuestro Regalia. Es el alma de la fiesta del grupo y gracias a su actitud jovial y positiva, siempre estará dispuesto a sacar una sonrisa cuando más se necesita.

Como ya he comentado antes, las personalidades tan marcadas de cada uno de nuestros compañeros de viaje determinarán como vivamos la aventura como jugador. Lamentablemente, los hechos que ocurren en Final Fantasy XV son los que son y ocurrirán independientemente del grado de amistad que creamos que podemos llegar a desarrollar, pero eso no quita que los personajes se comporten de forma natural entre sí, dándonos cierto margen de decisión en situaciones como conducir de noche, acampar, o simplemente hacer callar a Prompto para sacarse una foto en un paraje maravilloso.

final-fantasy-xv

¿Y Lunafreya? Luna se lleva todo el protagonismo en Kingsglaive: Final Fantasy XV. Su personaje está totalmente desaprovechado en el juego ( y no es el único, Ravus, Aranea, hasta el propio Ardyn… ¡Hay tantos!). Quien lo haya jugado sabrá de qué hablo, quien no, que se acuerde de estas palabras. El resto son spoilers tan monumentales como un Adamantaimai.

Las novedades más atrevidas jamás vistas

Desde Final Fantasy Versus XIII supimos que el sistema de combate iba a ser la principal novedad. Con una vertiente más próxima a un Kingdom Hearts en sus primeros gameplays en PlayStation 3, comenzó a adoptar tintes de ARPG cuando ya hablábamos de Final Fantasy XV como tal. Hajime Tabata ha mimado uno de los aspectos que no podía fallar bajo ningún concepto, y el reto era grande tras las críticas recibidas por el sistema de Formaciones de Fina Fantasy XIII (pese a ser ATB, por turnos vaya). El resultado ha sido un combate muy dinámico, fresco, rápido, con muchas posibilidades y con bastante profundidad gracias a las habilidades y al árbol de desarrollo de las mismas que permiten modificar multitud de parámetros.

Desde la demo Episode Duscae, el combate se ha ido optimizando gracias al feedback proporcionado por los usuarios. Si de algo no nos podemos quejar es que el equipo no ha hecho caso de sus fans, eso es algo de lo que estaremos eternamente agradecidos a nivel de gameplay. Pero vayamos por partes. En Final Fantasy XV solo controlamos a Noctis, aunque podemos ejercer cierta toma de decisión sobre nuestros compañeros a modo de indicarles qué habilidades deben lanzar contra los enemigos y en qué momento.

final-fantasy-xv

Noctis es capaz de equipar hasta cuatro armas distintas. Puede utilizar de todo tipo, desde espadas, dagas, lanzas y espadas anchas. También puede equiparse armas de fuego y magias. Tenemos cuatro slots para personalizar a Noctis como nosotros queramos. Además, a medida que consigamos armas especiales, las Armas Ancestrales, también podrán ser equipadas, aunque con la restricción que su uso consumirá vitalidad. Una vez con nuestras armas equipadas, es hora de entender cómo funciona el sistema de combate.

Aunque a primera vista nos pueda parecer que el combate se basa en atacar y esquivar, tiene un componente estratégico bastante interesante. Por una parte, podemos lanzar un poderoso ataque de carga llamado Lux Impetus que tele transporta a Noctis a la posición del enemigo. Este ataque puede, o no, provocar un estado llamado Fractura. Dicho estado se genera cuando atacamos, generalmente, a extremidades de enemigos. En esta nueva entrega de Final Fantasy podemos atacar a distintas partes de un mismo cuerpo rival y podremos fijar dicha parte siempre y cuando la amenaza tenga cierta envergadura. Si atacamos a una parte concreta, podremos provocar este estado que deja vendido a nuestro rival y nos permite infligir un daño mucho mayor. También encontraremos indicaciones sobre vulnerabilidades con la palabra Vulnerable en pantalla, la cual indica de que algo estamos haciendo bien contra ese enemigo o jefe, ya sea por usar un arma en concreto o bien un parámetro mágico que ofrece un plus de daño.

final-fantasy-xv

Mientras atacamos a un enemigo, podemos desplazarnos alrededor de su perímetro para poder buscar su punto débil, generalmente localizado en la espalda. Dicha táctica recibe el nombre de Ardid y si golpeamos la espalda con el arma adecuada y tenemos a nuestros compañeros cerca, podemos lanzar un ataque conjunto que liquida nuestras amenazas con una facilidad pasmosa. Pero como a veces el mejor ataque es una buena defensa, tenemos que estar muy atentos cuando nuestro enemigo lanza acometidas, porque será el momento de pulsar el botón de defensa para esquivar golpes.

Hay tres formas de esquivar ataques. La primera se ejecuta dejando el botón de bloqueo en cualquier momento, así cuando el enemigo ataque Noctis esquivará el golpe automáticamente. Otra forma es pulsar el botón de bloqueo en el momento justo antes del impacto, por lo que Nocto tiene la posibilidad de realizar un poderoso contraataque. Y Finalmente, está el bloqueo mediante Quick Time Event que hace que al pulsar el botón en el momento en que aparece por pantalla, podemos ejecutar una habilidad especial para contrarrestar. Atentos pues al enemigo, estudia sus movimientos y sobretodo, huye si las cosas se ponen feas.

final-fantasy-xv

¿Huir? ¿Yo? Pues a veces más vale retirarse a tiempo para poder reponer fuerzas y volver en perfectas condiciones. De eso se encarga la habilidad Lux Itineris que nos tele transporta a una zona alejada del campo de batalla y nos permite recuperar los puntos mágicos y la vitalidad perdida (siempre y cuando la barra de salud siga en color gris). Además, si nos encontramos “colgados” de alguna zona alta, podemos ejecutar un Lux Impetus y volver instantáneamente al meollo. Así pues, controla tus puntos mágicos (se consumen al esquivar golpes) y tu salud para reponerte si es necesario. Si nuestra salud se vacía, entraremos en estado Exánime y entonces tendremos que, o bien esperar a que un compañero nuestro nos ayude a recuperar vitalidad (esto lo podemos hacer nosotros también con nuestros amigos) o bien, abrir el inventario y tomar algún brebaje para recuperar, parte o toda la vitalidad. Si dejamos pasar el tiempo y seguimos en estado Exánime, aparte de no poder atacar, nuestra vitalidad se consumirá por completo y si eso ocurre, o tenemos a mano una Cola de Fénix, o adiós partida. Os vais a sorprender de la cantidad de ítems que vais a utilizar en este juego, nada que ver con entregas anteriores.

Antes he comentado que tenemos cierto control sobre nuestros amigos cuando lanzamos órdenes para ejecutar una determinada habilidad. A medida que vayamos golpeando a nuestros enemigos, una barra de color verde se irá rellenado, dependiendo de cuantos bloques llenemos de dicha barra (son tres en total) podremos hacer que nuestros compañeros ejecuten habilidades. No son golpes al tuntún, tienen efectos que afectan directamente al estado de nuestro enemigo o sobre nosotros mismos. Desde provocar Fractura, romper su defensa o provocar efectos ígneos.   ¿Y se pueden conseguir más habilidades? Sí. A medida que derrotemos enemigos conseguiremos CP que se podrán canjear en el completo Árbol de Habilidades que tiene Final Fantasy XV y que nos recuerda, por ejemplo, al Sistema de Esferas de Final Fantasy X o al Cristarium de Final Fantasy XIII.

final-fantasy-xv

En este tablero tenemos distintas secciones, desde habilidades propias para Noctis, para el grupo, de magia, de Armas Ancestrales, de entorno, etc. Las posibilidades son realmente grandes y hace que el gameplay sea mucho más personalizado, acentuando las bondades de la jugabilidad en función de nuestra forma de jugar. Por ejemplo, podemos potenciar la potencia de Lux Impetus o mejorar la cantidad de vida que sanamos si somos de reflejos limitados. Ahora bien, a veces resulta absurdo la cantidad de puntos CP que se necesitan para activar las habilidades más poderosas y aunque existan habilidades pasivas para conseguir CP mientras vamos en el Regalia o montados en Chocobo, resultan insuficientes para desbloquear el tablero completo a no ser que queramos dedicarle más de 100, o 200 horas (y dudaría que se consiguiera).

Otro de los aspectos más novedosos y rompedores es el de las Magias. En Final Fantasy XV escapamos de multitud de magias de tipo blanco o negro, de luz u oscuridad. Aquí tenemos tres elementos básicos que son Fuego, Hielo y Rayo. Podemos extraer su poder cerca de las zonas de acampada. Una vez extraído el poder, tenemos la posibilidad de combinar los elementos entre sí para crear magias nunca antes vistas en la saga. ¿Qué tal te suena un Piro/Hielo+ con efecto curativo para ti y tus compañeros? Vaya paranoia, pero es posible. ¿Cómo? Combinando los elementos Fuego y Hielo y aplicando un catalizador concreto. Los catalizadores se obtienen liquidando enemigos. Todos ellos dejan soltar ítems metálicos, sintéticos u orgánicos que sirven de catalizador para crear auténticas aberraciones. ¡Ah! Y aunque hayáis leído que no valen para nada, son absurdamente poderosas. Mucho. Muchísimo. Lo único extraño de este sistema es que son consumibles, parecen granadas (esto es lo de menos la verdad) y tenemos que ir creando constantemente magias para ir siempre con un buen arsenal. Las magias ocupan un slot de armas que solo Noctis puede equipar.

final-fantasy-xv

Uno de los detalles mejor implementados y que ofrece ese plus de cuidado en los detalles del juego es el efecto que produce tirar magias. Por un lado, tenemos que sus efectos no solo afectan al enemigo, también a nuestros compañeros si estamos muy cerca (incluso se llenan de carbón si lanzamos un Piro o se llenan de escarcha si lanzamos Hielo) llegando incluso a provocarles daño físico. El entorno, por otra parte, también se ve afectado y todo el escenario queda anegado en llamas, o congelado o quien quiera saber que tenga de efecto la granada mágica que acabamos de crear. Existen detalles realmente buenos, como lanzar un Electro un día lluvioso, os podéis imaginar el resultado.

¿No os falta algo? ¡Claro! Las invocaciones. En Final Fantasy XV se hacen llamar Sidéreos y son seres titánicos, brutales y totalmente destructivos. Obtenerlos durante el juego no tendrá misterio pues nuestra misión en el juego será obtener su aprobación para que luchen a nuestro lado y derrotar juntos al Imperio de Nilfheim. Ahora bien, su uso sale fuera de lo común al resto de entregas de Final Fantasy. Los Sidéreos son caprichosos y solo responden a una serie de condiciones para hacer acto de presencia. ¿Cuál? Ni puta idea. Pero si tienes la opción de hacerlo, aunque sea contra un miserable flan, hazlo. Hazlo y disfruta del espectáculo.

final-fantasy-xv

Tenemos, armas, magias, invocaciones… ¿Hay más? Sí, una última cosa. Llegados a cierto punto de la aventura, Noctis puede activar el Coro Espectral. Esta habilidad hace que nuestro protagonista active todas las Armas Ancestrales a su alrededor y las use para poder atacar sin parar a nuestro enemigo. Es un ataque muy poderoso que apenas consume recursos y dada la rapidez y la contundencia de nuestros ataques, el daño recibido respecto al infligido es considerable. Ahora bien, el Coro Espectral tiene un tiempo limitado, úsalo con cabeza.

El Final Fantasy (no MMO) con más contenido jamás creado

Terminar Final Fantasy XV puede suponer entre 25 o 30 horas de tu tiempo. Tu forma de jugar y disfrutar de la aventura también puede llevarte a echarle más de 100 horas, o 150 si queremos destruir todo el contenido secundario que nos ofrece el enorme mundo de Eos. Tabata ya comentó que el desarrollo del título consta de dos partes muy diferenciadas. La primera parte, junto antes de terminar el capítulo 9 es totalmente abierto y solo la limitación de nuestro nivel nos impedirá disfrutar de ciertas misiones. Hasta que eso no ocurra, podemos ayudar a los ciudadanos de Leide, Duscae o Cleigne a completar sus peticiones personales. Podemos hacer de protectora de animales en la granja de Chocobos rescatando a los “pollos” más desfavorecidos; hacer misiones referentes a las aficiones de cada uno de los protagonistas también es una opción y como última y no menos atractiva opción, enfrascarnos en intensas cacerías contra poderosos enemigos.

final-fantasy-xv

En esta primera parte del juego también tendremos la opción de buscar las armas especiales que Noctis y solo Noctis puede equipar. Son 13 Armas Ancestrales en total y están repartidas por todo el mapa disponible de Final Fantasy XV. Conseguir todas las armas no solo nos otorga el trofeo de rigor, sino que también nos ofrece una ventaja extra en combate ya que son armas realmente poderosas. Ahora bien, no todo es oro lo que reluce y el uso de estas armas especiales consumirán nuestra vitalidad, así que mucho ojo al abusar de ellas. Para conseguir dichas armas tendremos que superar, previamente una zona complicada o superar una mazmorra con su jefe final la mar de poderoso. Si te encuentras a un enemigo que tiene 30 niveles por encima de ti es más que probable que en esa zona se encuentre una de las armas que buscas.

La segunda parte del juego es más compleja de representar con palabras, sinceramente. A partir del capítulo 9 todo parece ir cuesta abajo y sin frenos además de no poder volver atrás en la aventura para hacer misiones secundarias. A partir de este momento, los capítulos pasan ante nosotros con una rapidez pasmosa, el ambiente está enrarecido tras los acontecimientos ocurridos en el capítulo aka punto de inflexión y jugar al juego se vuelve, en cierta manera, incómodo, no solo por la situación sino por cómo se desarrolla la aventura a partir de este momento. Final Fantasy XV cuenta con una ambientación excelente, con unos protagonistas soberbios, con un villano que supera con creces a cualquier villano visto en la saga y un mundo tan grande y vivo que duele saber que medio juego nos lo sin apenas narrativa ni evolución, solo vemos que multitud de personajes más que importantes se van al garete, otros dejan de aparecer… La ejecución final es mala, atropellada, tanto es así que su director ya ha afirmado que revisará la parte final para profundizar mucho más en esta parte y ofrecer una experiencia totalmente distinta. Lo agradecemos, enormemente, porque esta espina duele. Lo único que nos salva del desastre es la batalla final y sinceramente, de no ser por el sobresaliente sistema de combate, no sé qué hubiese pasado.

final-fantasy-xv

Por lo tanto, exprime bien los ocho primeros capítulos antes de enfrascarte en la historia. Es necesario que sepas que si lo haces no podrás volver sobre tus pasos hasta el capítulo final. Pero esto no termina aquí. Tras completar el juego, secar tus lágrimas, auto consolarte tras el cabreo del “rush” y calmar tu excitación tras la batalla final (menudo trifásico de sensaciones) tendrás a tu disposición nuevas misiones exclusivas que solo serán accesibles una vez termines la aventura. Una de ellas será la que, tras completarla, te permitirá acceder a la mazmorra secreta del juego: Pitioss. Ésta es una mazmorra que bien podría recordarnos a diversas localizaciones de Dark Souls tales como Sen Fortress o Tomb of Giants, mezclado con algo de plataformas y puzles ingeniosos. Sinceramente y tras completarla entera, la valoración global del juego mejora lo suficiente como para que, como mínimo, se te quite el cabreo y eso ya es algo.

Apartado técnico (obviando el tutorial)

No quería despedir este análisis sin antes valorar ciertos puntos que hacen más y mejor a Final Fantasy XV dentro de la mayúscula decepción a nivel narrativo. Por una parte, la definición gráfica es muy satisfactoria pese a que todo apuntaba a que cojearía, semanas antes de la publicación del juego en septiembre de 2016. Tras el retraso a noviembre, el juego comenzó a ganar calidad en texturas, sombras y líneas de dibujado. Además se incorporó desde el primer momento un modo de juego a 4K y HDR para todos los afortunados que se hicieron con una PS4 Pro y una televisión 4K con la última tecnología de iluminación dinámica incorporada.

Para los usuarios de PS4 Pro y una televisión FullHD (1080p) también se incorporó un modo de visualización mejorada donde los bordes se suavizaban y las sombras mejoraban en definición a costa de perder los 30 frames estables. Sinceramente, siempre he jugado en este modo (tengo PS$ Pro 1080p) y nunca he notado nada drástico. Para futuros parches, Tabata ha afirmado que su objetivo es llegar a los 60 frames no estables, en una PS4 Pro. El tiempo nos dirá si esto se cumple o no.

Tampoco podía despedir este análisis sin nombrar a Yoko Shimomura, la legendaria compositora japonesa vuelve a hacer de las suyas con una banda sonora soberbia, épica y emotiva. Yoko ha captado perfectamente cada parte del mundo de Eos y nos ha dado ese consuelo que necesitábamos cuando todo llegaba a su fin. Banda sonora que casa perfectamente con el setting del juego y que añade ese plus a una aventura que te dejará roto por dentro, en muchos sentidos.

Conclusión

Decir que Final Fantasy XV es mal juego es vivir en otro mundo, en una dimensión paralela donde la nostalgia solo hace que invocar a Meteo y Artema contra tu propio ser, con el único fin de auto convencerte de que ya nada será igual desde que jugaste a tu primer título de la saga, el cual adivinaría con total seguridad. Por otro lado, decir que Final Fantasy XV es la culminación de la franquicia es lamerte en exceso las heridas. Cada título de la saga tiene sus pros y sus contras; éste tiene muchísimas cosas buenas, pero también, con toda la objetividad del mundo, tiene cosas verdaderamente malas. El cómputo es notable.

Mentiría si dijese que no lo he disfrutado de principio a fin, con sus virtudes y sus defectos. Sería un necio si comenzase a comparar cuan aventura es más épica, marcando así, la línea divisoria entre el bien y el mal de una saga que lo único que hace es mirar hacia delante, intentando contentar al mayor número de fans posibles, y a su vez, reclamando la atención de las nuevas generaciones sin estancarse demasiado en antiguos vicios. Si paráramos por un momento de mirarnos el ombligo, entenderíamos que existe un montón de usuarios que también tienen derecho a entrar en el universo Final Fantasy sin que nadie les taladre la cabeza con antiguas batallas propias de abuelos cebolleta.

Square-Enix ha hecho un enorme esfuerzo por mantener la obra original de Tetsuya Nomura hace nada más y nada menos que diez años. Si revisamos los primeros tráilers de Final Fantasy Versus XIII podemos comprobar como la idea original sigue intacta después de todo este tiempo, manteniendo las bases de lo que hoy conocemos como la decimoquinta entrega de una de las sagas más importantes del mundo de los videojuegos.  Dicho esto, es necesario analizar objetivamente lo que ha ocurrido en mi pantalla tras treinta horas de juego (y las que quedan tras completar el juego)

La aventura no comienza bien. El tutorial, aparte de rascar a nivel de rendimiento, nos pone en antecedentes del mundo de Eos a través de cuatro frescos donde se explica el universo donde se desarrolla la aventura, su mitología y nuestro linaje real. Pero los problemas no acaban aquí, al menos a nivel argumental, pues como todos sabemos, Final Fantasy XV ha sido fragmentado en muchos pedacitos, donde cada uno de ellos cuenta algún aspecto que rodea al juego y a sus protagonistas y que termina siendo de obligado visionado para entender las bases del juego, algo que de por sí, es incapaz de transmitir por sí solo. Los más importantes y obligatorios son Kingsglaive: Final Fantasy XV, la película de animación que sirve a modo de introducción de la trama principal del juego, se explica la caída de Insomnia y del rey Regis. Brotherhood: Final Fantasy XV, es la otra parte necesaria (no vital). Se trata de un anime cortado en cinco capítulos donde se nos presenta al cast principal del juego. Durante estos episodios se detallan cosas tan importantes como los orígenes, motivaciones, miedos y el rol que desempañarán cada compañero en su aventura junto a Noctis Lucis Caleum para recuperar el trono que nos pertenece.

La historia del juego es realmente buena, de eso no cabe duda. Desde que se concibió con Versus XIII solo han cambiado algunos personajes, como la desaparición de Stella a la incorporación de Ardyn. El cambio estético de los protagonistas y personajes principales de la trama han sido constantes y para ser sinceros, éstos solo han hecho que mejorarlos. Pero el problema sigue siendo el mismo. Pese a no ser ni mucho menos una mala historia (es una jodida maravilla de historia) está mal contada, mal dirigida, con planos rápidos y fundidos al estilo Final Fantasy Type-0; con personajes desaprovechados por completo y lo peor de todo, el equipo de Tabata cuenta con que el jugador ha tenido una formación previa de Final Fantasy XV, de su mundo, de los acontecimientos previos al juego y eso hace que en muchos tramos del juego, un usuario que no se ha informado de absolutamente nada del título tenga constantes caras de póker.

El contraste a una dirección del todo decepcionante llega con la excelente puesta en escena del combate, con unas posibilidades más que satisfactorias, ataques especiales visualmente espectaculares y un sistema de magias más útil de lo que podemos llegar a imaginar (y nos quieren hacer creer). Además, Final Fantasy XV cuenta con lo que es, probablemente, el mundo más grande y explorable de la saga (con permiso de XI y XIV) donde vamos a perder horas y horas completando todo tipo de misiones, observando los preciosos parajes de Leide y Duscae, y como no, sacando fotos por doquier gracias a la testarudez de Prompto. Poder cruzar un enorme bosque a lomos de un Chocobo contemplando como el bestiario de Final Fantasy en su hábitat natural es cuanto menos, deleitante. Esto es verdadera sensación de libertad.

En resumen, Final Fantasy XV no es una aventura cualquiera. Está llena de matices, de sabores agridulces e ingredientes que oscilan entre la excelencia y la insulsez, pero que en conjunto se camuflan sorprendentemente para dejar un grado de satisfacción notable. Claro que podría haber sido la mejor aventura de todos los tiempos, el setting inigualable y oscuro junto con el carisma (desaprovechado) de todo el cast así lo hacía presagiar. Quizás las expectativas de todo el mundo, incluso de Square-Enix han estado por encima de las circunstancias, pero seamos sinceros con nosotros mismos, estamos ante un punto de inflexión que sentará las bases de futuros títulos numerados, de eso estoy seguro. Y en cierto modo, también estoy convencido que este Final Fantasy 15 no va a ser la versión definitiva y tendremos una revisión más pronto de lo que imaginamos.

Nos consolamos con:

  • El diseño coherente de Eros, su fauna, cómo viven en ella, los poblados y sus ciudadanos, todo está perfectamente representado
  • La amistad de nuestros compañeros de viaje es real y palpable, es fácil empatizar con ellos
  • El sistema de combate es absolutamente mágico
  • La banda sonora de Yoko Shimomura es lo mejor que escucharás hasta el momento en bandas sonoras originales de videojuegos
  • Pitioss, hay que ser mala persona para crear algo tan retorcidamente divertido
  • La cantidad de guiños a clásicos Final Fantasy
  • De nuevo Tabata ha dado donde más duele con el final. Maduro y emotivo, todo un Happy End
  • la cantidad de contenido opcional que dispone el juego, es brutal

Nos desconsolamos con:

  • A partir del capítulo 9, todo se va literalmente a la mierda con una narrativa atropellada y pobre e incompleta
  • Se pierden por el camino personajes importantes en la entrega, como Aranea, Ravus o el mismísimo Ardyn, entre muchos otros
  • Me hubiese gustado tener algo más de control sobre los Sidéreos (invocaciones) y no jugar a la ruleta rusa con ellos a la hora de que se dignen a echarme un cable
  • La pelea más titánica del juego, la que me costó cerca de tres horas completar, ha resultado ser una completa decepción
  • Tener la obligación de visualizar Kingsglaive a modo de introducción no me ha parecido la mejor forma de contar una historia de este calibre. Habrá quien no quiera verla, o simplemente quiere jugar al juego y entender Final Fantasy XV como único medio. No es el caso, cuatro cuadros en el tutorial no explican la profundidad del universo de Eos.
  • Me hubiese gustado tener más libertad con el Regalia. Nada grave pero si, decepcionante en cierto modo

Ficha

  • Desarrollo: Square-Enix
  • Distribución: Koch Media
  • Lanzamiento: 29/11/2016
  • Idioma: Voces en Inglés o Japonés, textos en Castellano
  • Precio: 49,95€

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. estoy de acuerdo con los puntos negativos, ademas agregar la nula historia que tienen los compañeros de noctis en el desarrollo del juego, me parece que algo caracteristico de final fantasy ( y de muchos juegos del estilo) es que los personajes secundarios tienen historia algo minimo aca no tienen partcipacion mas que seguir a noctis incluso esperandolo 10 años sin hacer mucho la verdad aunque igual no tenian mucho que hacer.
    creo que la historia esta mal contada como dicen ustedes y la verdad da pena porque menuda historia de fondo y menudo villano no? creo que si se contara bien la historia de ardyn seria sin duda el mejor villano de toda la saga un genio que moviliza todas las piezas en cumplir todos sus deseos totalmente, pero me habria gustado conocer mas del personaje.
    Ni hablar los otros personajes que ni aparecen en el juego casi con participacion nula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *