6

Fated: The Silent Oath (con HTC Vive)

Fated Game - Environnement Logo

Desarrollado por Frima Studio para Oculus Rift, HTC Vive y PlayStation VR (cuando llegue), Fated: The Silent Oath es una historia nórdica situada en tiempos oscuros, donde tomamos el papel de un padre que ha perdido la voz tras morir y tener una segunda oportunidad. Es un juego donde la emotiva narrativa es lo central de la que seremos espectadores en primera persona gracias a la Realidad Virtual.

Para su desarrollo se ha usado principalmente Oculus Rift, por lo que nos encontramos con una experiencia sentada donde controlamos nuestro movimiento con el mando de la Xbox One. Después de haber estado un par de semanas disfrutando de HTC Vive y sus enormes posibilidades con room-scale y sus controladores, volver a caminar “sentados” parece un paso atrás en la evolución de la Realidad Virtual. Pero esto no es tanto un problema de Fated en si mismo, sino de las inherentes limitaciones que ahora mismo sufre Oculus Rift frente a su competidor Vive, al menos hasta que los mandos Oculus Touch para Rift lleguen al mercado.

Fated Game - Freja

Como estamos físicamente sentados, hay momentos en Fated: The Silent Oath que funcionan realmente bien, precisamente esos en los que también estamos sentados durante el juego viajando en un carro en el que viajamos con nuestra familia. En otros, debemos desplazarnos usando locomoción tradicional, algo que puede causar nauseas especialmente cuando rotamos sobre nosotros mismos y nuestro oído interno envía a nuestro cerebro mensajes contradictorios con lo que estamos observado. Fated intenta disminuir el riesgo de nausea usando una velocidad de desplazamiento realmente tranquila -demasiado a veces- y en cuanto a la rotación tenemos la opción de escoger entre una que va a saltos y rota varios grados de golpe, algo que agradece nuestro cerebro, o usar la tradicional como en cualquier juego en primera persona.

Así como la locomoción en Realidad Virtual es un aspecto difícil de resolver tanto sentados como de pie, hay otros momentos en Fated: The Silent Oath que se sienten como una oportunidad perdida cuando son jugados con HTC Vive. Por ejemplo, en un cierto momento del juego nos vemos disparando a ciervos con un arco. Después de haber jugado a varios títulos con un arco para HTC Vive, en Fated deberemos apuntar con la cabeza centrando el cursos en el objetivo y disparar con un botón del mando. Esto hasta parece forzado cuando con el Vive simplemente es algo mucho más natural. En otro momento, nos vemos avanzando por una caverna con el suelo muy bajo. Cuando estamos sentados, el suelo está a la altura de nuestro pecho, algo que se siente extraño. Hubiese sido mucho mejor tener que estar realmente agachados o estirados, algo que es también posible con room-scale y Vive, como queda claro en la demo del excelente Budget Cuts.

Fated Game - Arc

Pero estar sentado también tiene ventajas y hay experiencias en Fated que no funcionarían en HTC Vive y que son mucho mejor estar sentados, como cuando controlamos nuestro carro huyendo de gigantes que nos persiguen o somos arrastrados por a corriente de un río. En algún momento espero que se invente la silla controlador, que permite estar sentado a ratos y levantarse y andar en otros.

Una de las mecánicas interesantes en Fated es el resultado de que el personaje que representamos ha perdido su voz, pero es posible responder a las preguntas que los diferentes personajes del juego nos harán afirmando o negando con la cabeza. Esto es probablemente lo único que nos pueda hacer volver a Fated una vez terminada la historia, simplemente para ver cuál sería la reacción de nuestro interlocutor si respondemos de forma diferente, aunque las decisiones no parecen ir más allá ni tener consecuencias posteriores.

Fated Game - Foret

El mundo que nos rodea y sus personajes han sido creados con una interesante paleta de colores, que a parte de ser colorida, también da un cierto aspecto deprimente a nuestro entorno, algo que encaja con la historia. Son tiempos oscuros, con dioses y gigantes están sembrando el caos, donde visitaremos lugares como las cavernas donde se encuentra Yggdrasil, el árbol de la vida de la mitología nórdica.

Los personajes, nuestra familia y compañeros vikingos, son interesantes visualmente, con aspecto estilizado como el resto del mundo -algo que agradecen nuestras tarjetas gráficas-. El único problema es que cuando abren la boca, dejando a un lado que las voces sólo están en inglés o francés y no hay subtítulos, actúan de una forma un tanto forzada. Falta fluidez en los diálogos entre personajes y uno tiene la sensación a veces que se encuentra en un teatro donde el apuntador va chivando la siguiente línea al actor. Le falta fluidez y, juntamente con el comportamiento claramente programado de forma independiente a la actuación vocal, da la sensación que estemos rodeados de autómatas en algunas ocasiones. No ayuda que, por ejemplo, tras una discusión entre los vikingos que tenemos delante, de golpe todos se giren con el giro y empiecen a correr. Aún ayuda menos que al pivotar sobre si mismos muevan los pies como si caminan. Supongo que cuando estamos envueltos en la Realidad Virtual, todos aquéllos aspectos que no engañan a nuestro cerebro y no nos parecen reales rompen la inmersión de una forma mayor que si jugamos delante de un monitor. Nuestro cerebro nota cosas extrañas.

Fated Game - Sepulture

Fated: the Silent Oath es, además, una juego más bien corto. Al jugarlo, no sabía que se trataba de simplemente un episodio que durará una hora y pico y que se terminará en un momento emocionante y de máximo suspense. Algo que me parece un tanto injusto porque el precio de este episodio es de casi 20 euros y no por mucho más uno puede conseguir temporadas completas de otros juegos episódicos como The Walking Dead.

Claro que esos otros juegos no hacen uso de la Realidad Virtual y en Fated hay momentos realmente potentes, con sensaciones nuevas, como un momento durante el juego donde huimos controlando nuestro carro frente a los ataques de un gigante… que es realmente gigante, y está ahí. Estos momentos hacen que Fated merezca la pena, pero probablemente perderán fuerza a medida que nos expongamos a experiencias parecidas. Ahora hay que aprovechar la novedad.

Fated Game - Carriole

En cierta manera, Fated: The Silent Oath es un juego de “historia en railes”. Aunque tenemos libertad de movimiento, a menudo solo tenemos un camino delante de nosotros. Nuestras acciones simplemente son una extensión del guión con las que nos entretendremos. También hay un par de rompecabezas sencillos para entretenernos. Eso sí, aún y con un agridulce sabor que nos deja la interpretación de los personajes, la historia es potente y engancha, con una preciosa banda sonora que aún le da más fuerza.

Así pues, Fated: The Silent Oath no es en absoluto un mal juego, pero acostumbrados a las nuevas posibilidades en cuanto a espacio y control de HTC Vive, se echa en falta que se haya aprovechado esto. Aunque también entendemos que Frima Studio busque el común denominador entre los dispositivos de Realidad Virtual, teniendo en cuenta que PlayStation VR tampoco hará uso del espacio cuando salga al mercado a finales de año, ya que la base de jugadores es aún pequeña y hay que maximizar las ventas. Lo que su precio también nos parece un tanto elevado. Estas no son decisiones fáciles para los estudios que agradecemos que estén ahí apostando por la Realidad Virtual.

6

Nos consolamos con:

  • Historia interesante
  • Buen diseño artístico, con bellos entornos y personajes
  • Momenotos emocionantes
  • Valores superiores de producción a otros juegos de Realidad Virtual

Nos desconsolamos con:

  • No está ni doblada ni subtitulada al español
  • Personajes que parecen automátas
  • ¿Apuntar un arco con nuestra cabeza? Con HTC Vive parece una mecánica arcaica. Uso exclusivo del mando de la Xbox One

Ficha

  • Desarrollo: Frima Studio
  • Distribución: Frima Originals
  • Lanzamiento: 05/04/2016
  • Dispositivo VR usado: HTC Vive
  • Idioma: Inglés - Francés
  • Precio: 19,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *