8

Elite Dangerous (Xbox One)

elite-dangerous-wallpaper-1080p

El espacio es inmenso, y hasta que lo descubramos todo pasarán muchísimos años. Por suerte, gracias a Elite Dangerous podemos empezar a investigar qué esconde la Vía Láctea ya no solo desde nuestro PC, sino también desde nuestra Xbox One. Desde hace unos días ya está disponible esta versión, que nos permite disfrutar en consolas de este gran simulador espacial en el que nos encontraremos de todo, siempre que sepamos dónde buscar.

¿Alguna vez habéis querido ser mineros espaciales? ¿Por qué no una profesión algo más emocionante como caza-recompensas espaciales? ¿Os va más el comercio? Sea cual sea la respuesta, Elite Dangerous tiene algo para nosotros, y es ahí donde radica la grandeza del título de Frontier Developments. Bienvenidos al sandbox en su estado más puro.

En el modo principal empezaremos con la nave más básica en una estación pequeña en un sector pequeño de la galaxia, y mil créditos en nuestra cuenta. A partir de ahí podremos hacer lo que queramos: explorar, aceptar misiones, meternos en líos, etc. Las posibilidades son casi ilimitadas, para bien, porque tantas opciones nunca están de más, y para mal, ya que tantísima libertad inicial es realmente abrumadora.

Elite Dangerous Starport_Anaconda

Pero la verdad, antes de saltar al modo principal de juego, que podemos disfrutar junto a más usuarios en “Open Play” o de forma individual (y sin necesidad de Xbox Live Gold) en “Solo Play”, es imprescindible estar unas cuantas horas en los tutoriales. Aquí aprenderemos lo más básico del movimiento de nuestra nave, lo necesario para no morir en el primer combate en el que nos metamos, y algo muy esencial: cómo viajar a través del espacio  y atracar en las estaciones espaciales.

La curva de aprendizaje es altísima, ya que no estamos ante un juego arcade, sino ante un simulador. El simple hecho de hacer aterrizar la nave nos podrá llevar varios minutos cuando empecemos a jugar, además que todo el tema de cambiar la energía de la nave a los motores, los escudos o las armas en tiempo real nos parecerá demasiado complicado.

Y aunque ciertamente estamos ante algo muy complejo, y que nos costará muchas horas dominar, un punto muy a favor de Elite Dangerous es que también es accesible. Los controles han sido genialmente adaptados al mando, y aunque hay montones de acciones posibles, la combinación de botones es bastante intuitiva, y será como aprender a conducir un coche en la vida real: al principio nos sentiremos estúpidos ante tantísimos botones, pero luego será algo de lo más intuitivo.

Elite Dangerous Python_SidewindersStar

Una vez ya hayamos aprendido lo básico para no estrellarnos al intentar salir del hangar de la estación en la que estemos (algo que me pasó, por muy ridículo que suene), ya podremos empezar a disfrutar del modo principal. Aquí nuestro objetivo es hacer lo que queramos, sin ninguna restricción.

Esta libertad absoluta es un arma de doble filo, primero por lo abrumador que resulta tener tantísimas opciones a nuestra disposición, y segundo, porque es raro que no haya ni un tutorial que nos guíe sobre lo más básico. Si queremos saber en qué consisten los diferentes tipos de misiones (que se aceptan en las estaciones), cómo funciona el sistema de reputación entre las facciones, o incluso cómo recoger carga en mitad del espacio, tendremos que aprender “cacharreando”, o buscando vídeos por internet.

De hecho, esto último es algo que recomiendo encarecidamente a todos los que intenten entrar en el juego por primera vez, ya que así se van aprendiendo cosas que hacen mucho más disfrutable la experiencia. Cuando ya se sabe lo básico, además de saber lo básico para controlar la nave, es ya cuando se empieza a disfrutar el juego de verdad.

Elite Dangerous Hauler_Nebula

No hay un objetivo principal en Elite Dangerous, ni una historia principal que seguir. Sí, hay un lore por detrás que podremos descubrir si nos interesa, pero realmente lo que se podría considerar como nuestro objetivo principal es conseguir más créditos con los que mejorar nuestra nave o comprar una mejor, para así poder ganar más créditos con los que seguir este círculo vicioso de mejorar y conseguir más dinero.

Tenemos muchísimas opciones para mejorar nuestra nave, desde mejores armas a diferentes artilugios para potenciar aquello en lo que queramos destacar, como ampliar nuestra bodega de carga si queremos ser transportistas, o mejorar nuestro equipamiento de minería si queremos estar en un cinturón de asteroides buscando minerales preciosos. Las naves también tienen estas distinciones, estando algunas pensadas para una tarea en vez de otra, habiendo una gran variedad de opciones entre las que elegir.

También hay muchísimas formas de ganar dinero. Lo más sencillo al inicio es completar misiones, lo que nos hará ir descubriendo más sobre lo que podemos hacer en el juego, como cobrar recompensas por acabar con criminales buscados, transportar mercancía peligrosa de un lado a otro de la galaxia, eliminar naves enemigas, etc. También es una forma rápida de influir en los diferentes sistemas, y esto es algo fundamental, ya que el mundo es persistente. Hay varias facciones que se disputan el control de los sistemas estelares, y dependiendo de a qué facción seamos leales podremos hacer unas misiones u otras, y en función de quién gobierne habrá unos objetos u otros, o los precios cambiarán. De hecho, hasta podemos influir en el mercado, por lo que las posibilidades son prácticamente infinitas. Eso sí, hagamos lo que hagamos, es importante saber inglés, ya que el juego nos llega sin traducir, y es importante conocer el idioma para saber lo que vamos a hacer o en lo que nos estamos metiendo.

Elite Dangerous CQC_Tunnel04_web

Otra opción para ganar dinero que me encanta es sencillamente explorar, descubriendo satélites, planetas y zonas. Incluso aunque ya hayan sido descubiertas y no vayan a tener nuestro nombre por algún lado (la galaxia es una representación 1:1 de la Vía Láctea, por lo que todavía queda muchísimo que descubrir), podremos dar la información cartográfica en las estaciones a cambio de créditos.

Como podéis ver, podremos labrarnos un hueco en esta dura galaxia de forma violenta o sin pegar un solo tiro, siendo este uno de los puntos fuertes de Elite Dangerous. Todas las opciones son divertidas dependiendo del tipo de usuario que seamos, pero ojo, que todas son opciones basadas en el realismo.

Este realismo es el que juega una mala pasada a la hora de realizar los viajes entre planetas y sistemas estelares. Para ir entre sistemas podremos realizar un salto siempre y cuando tengamos el combustible necesario (por eso, mirad en qué sistema se desarrollará la misión que estáis a punto de aceptar, por si no podéis viajar hasta él por el combustible), saltando hasta la estrella del sistema, algo que nunca cesa de dejarme alucinado. Una vez en el sistema tendremos que ir a velocidad de crucero hasta donde queramos, teniendo que medir la distancia y la velocidad que llevemos al aproximarnos a una zona, para saltar de esta velocidad a la normal y explorar esa región.

Elite Dangerous CQC_Mayhem_web

Aunque hay indicadores en pantalla que nos ayudan a marcar las zonas a visitar, y siempre nos encontraremos algo interesante para hacer, la verdad es que el viaje a veces se puede hacer aburrido. Si estamos en un sistema muy grande y queremos ir hasta el extremo más lejano, nos tiraremos varios minutos yendo hacia delante sin demasiado que hacer. Vale, a veces nos intentarán sacar de velocidad de crucero para atacarnos, sobre todo piratas si llevamos una mercancía valiosa, o veremos un cometa pasar junto a nosotros y nos quedaremos alucinados, pero igual aligerar estos viajes habría hecho todo más divertido. Es lo que hay que pagar por la experiencia de simulador, supongo.

Esta sensación de simulador también se da en el combate, siendo intenso a más no poder. En el modo principal nos podremos meter en batallas multitudinarias con decenas de naves en pantalla, y será entonces cuando nos sintamos como en una película. Sin embargo, hay que seguir recordando que estamos ante un simulador, y aunque tengamos 360º grados de libertad, hay que seguir teniendo muchos factores en cuenta. Por ejemplo, las armas térmicas como los láseres harán más daño a los escudos, pero luego las armas físicas como los cañones serán los que hagan más daño a los cascos de las naves.

Los combates son más intensos todavía por el sencillo de hecho de que nuestra nave es nuestra vida, y si hemos gastado muchos créditos en mejorarla no querremos que le pase nada malo. Por suerte, si somos destruidos podremos recuperarla si pagamos unos cuantos créditos adicionales, o volver a empezar con la nave de serie si queremos empezar de cero cada vez que muramos.

Elite Dangerous

Si lo que queremos es sentir esta emoción del combate sin tantas complicaciones, el modo “CQC” es para nosotros. Aquí estamos ante partidas online más típicas de los juegos de consola. Podremos participar en partidas de “Duelo por equipos”, “Duelo a muerte” y “Capturar la bandera” donde pueden participar hasta 8 usuarios a la vez en varios mapas. Este modo es algo más arcade que el principal, ya que hay power-ups en el campo de batalla que potencia nuestras armas o escudos durante unos segundos.

Es una experiencia muy distinta a la principal, pero sigue siendo espectacular y muy divertida. Jugar a Elite Dangerous no se puede hacer en sesiones cortas, y uno de los motivos son los largos viajes que tendremos que hacer. La parte CQC es justamente para estas sesiones cortas, siendo posible saltar a una partida, disfrutar durante los minutos que dura, y listo. Además, hay un sistema de evolución separado al del modo principal, pero seguiremos ganando créditos a usar en la partida principal, por lo que es una adición genial.

En cuanto a los apartados técnicos, el salto del juego a Xbox One ha sido fantástico. El alto nivel visual visto en la versión de PC se ha mantenido, siendo una auténtica maravilla luchar a toda velocidad entre asteroides, ir alrededor de una estrella o encontrarnos con un cometa. Estas sorpresas constantes, y lo bien hechas que están hacen que estemos ante un juego precioso, aunque ojo, que de vez en cuando hay varias bajas de frames notables, pero que por suerte no empañan la experiencia jugable. El sonido es otro punto fuerte, con sonidos muy contundentes para disparos, explosiones, y hasta la sensación de vacío si consiguen destruir el cristal de nuestra nave.

Elite Dangerous

Conclusión

Elite Dangerous es un sandbox en el sentido más literal de la palabra. Toda la Vía Láctea es nuestro propio cajón de arena para hacer en él lo que queramos. Pero claro, es un cajón tan grande que al principio nos sentiremos enanos en comparación con todo lo que podamos hacer. Sin embargo, una vez pasemos los duros inicios en los que aprendemos lo más básico, y nos adaptados a la durísima curva de dificultad, estaremos ante un simulador con el que pasar horas y horas descubriendo más sobre nuestra galaxia y consiguiendo más créditos.

Es cierto que se hecha en falta como alguna actividad o historia principal, algo que habría venido bien para los jugadores novatos ir aprendiendo poco a poco, o algo más de profundidad en las misiones. Sin embargo, de por sí estamos ante un juego inmenso y que disfrutar, siempre que tengamos en cuenta su condición de simulador, ya que, si esperamos un arcade, es imposible que lleguemos a disfrutarlo.

Lo bueno es que la experiencia es ahora mismo inmensa, pero va a ir creciendo. Por un lado, el universo es compartido entre los usuarios de PC y consola, y próximamente seguirán llegando grandes novedades, como la opción de bajar los planetas para explorarlos. Así que, como se suele decir, el espacio es la última frontera, y descubrirla es algo inmensamente divertido.

8

Nos consolamos con:

  • Libertad absoluta para hacer lo que queramos.
  • La representación de la Vía Láctea.
  • Combates realistas e intensos.
  • A pesar de su alta complejidad, los controles son muy accesibles.
  • Técnicamente es espectacular.

Nos desconsolamos con:

  • Al principio resulta muy abrumador.
  • Las misiones no tienen profundidad.
  • La curva de dificultad es altísima.
  • Completamente en inglés.

Ficha

  • Desarrollo: Frontier Developments
  • Distribución: Frontier Developments
  • Lanzamiento: 06/10/2015
  • Idioma: Inglés
  • Precio: 37,49 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *