6

Drone Striker

Drone Striker

Nunca me cansaré de decir que un género aún por explotar en la Realidad Virtual es del shooter on-rails. De esta forma se pueden lograr momentos mucho más épicos que los de un shooter de oleadas, además de hacernos sentir como una recreativa. Por suerte, Winking Entertainment está apostando por este género, ya que recientemente nos ofrecieron el sorprendente Unearthing Mars 2, y ahora vuelven a la carga publicando Drone Striker.

Esta obra de User Joy no se anda con rodeos: estamos en el futuro, la IA de las máquinas ha avanzado muchísimo y han decidido acabar con la humanidad. Así que, arma en mano (en este caso, Aim Controller, Move o Dualshock 4), tendremos que acabar con el núcleo de IA de las máquinas para poder salvar el mundo. ¿Listos para soltar plomo como si no hubiera un mañana?

Cuando digo que Drone Striker es un shooter sobre raíles, lo es en su máxima expresión. No tenemos absolutamente ningún tipo de movilidad ni capacidad de giro, ya que el juego se encargará de hacer que nos movamos automáticamente por los niveles. Por tanto, nosotros solo tendremos que disparar antes de que las decenas de máquinas que aparecerán en cada nivel nos asalten.

Drone Striker

Las mecánicas son muy sencillas, y como tal, solo tendremos un arma, una especie de ametralladora con munición infinita. Además, si apuntamos a un enemigo sin disparar, podremos fijar un misil sobre el enemigo, que se lanzará una vez apretemos el gatillo del arma. Esto nos permite poder hacer frente a varias amenazas de forma simultánea, al lanzar unos cuantos misiles a unos robots mientras disparamos a otros, o directamente haciendo más daño conjunto a una única máquina.

Además, como último recurso dispondremos de una granada que noquea temporalmente a los robots, además de hacer mucho daño a todo lo que haya en pantalla. A pesar de esta escasez de armas, podremos ir mejorando el número de misiles que disparamos, la cadencia del rifle de asalto o incluso nuestra salud, al disparar a potenciadores repartidos por el mapa.

Dentro del género de los shooters sobre raíles hay bastantes tipos, y en Drone Striker nos encontramos con un estilo similar al de House of the Dead. Por tanto, no podremos esquivar los ataques enemigos al usar alguna cobertura, sino que tendremos que acabar con los enemigos antes de que hagan su ataque, o en su defecto, atacar su punto débil antes  de que comiencen su ofensiva.

Drone Striker

El ritmo de los tres grandes niveles (cada uno con tres mini-fases) es frenético, al estar disparando todo el tiempo. Hay una variedad aceptable de enemigos, y aunque a medida que avanzamos encontramos variaciones más poderosas que simplemente cambian el color del chasis, se agradece que, además de durar más, lancen proyectiles que son más complicados de disparar antes de que nos impacten, lo que nos obliga a estar atentos para identificar qué nos disparará cada monstruo, o cómo nos atacará.

Al juntar oponentes con los que acabamos de básicamente un disparo en su punto brillante (bastante grande y claro) con otros más resistentes que no paran de dispararnos, se logran momentos trepidantes en los que tomar micro-decisiones constantes sobre qué objetivo priorizar.

Esto se lleva a la máxima expresión en los combates contra los jefes finales, seguramente los mejores momentos de Drone Striker. Aunque no son combates muy desafiantes (como el resto del juego, a decir verdad), sí logran dar una sensación de escala importante, al luchar contra robots mucho más grandes de lo habitual.

Aunque haya disfrutado de lo lindo con este espíritu de recreativa, hay varios problemas destacables en Drone Striker. Para empezar, estamos ante un juego muy corto, ya que en una hora podemos acabar la campaña en la dificultad estándar, con la idea de obtener mejores puntuaciones o disfrutar del modo Difícil (que tampoco lo es tanto) como únicos reclamos para rejugar la campaña. Otro problema más importante si cabe es que todo es demasiado estático, ya que nuestros disparos apenas afectan a nada del escenario (quitando algunas cajas), sin que haya momentos muy espectaculares, algo que no puede faltar en un shooter on-rails para dejarnos con la boca abierta en según qué momentos. O directamente, algo de variedad de situaciones, como ir en un vehículo para disparar a gran velocidad o cosas por el estilo. No hay nada más que ir avanzando poco a poco, y listo. Se podría haber hecho algo más en un escenario post-apocalíptico que unas pocas cajas cayendo cuando nos acercamos.

Drone Striker

Al menos, los controles son excelentes en Drone Striker, siendo muy recomendable usar Aim Controller o PS Move, estando ambos mandos muy bien implementados. Si no disponemos de ninguno, el Dualshock 4 es una opción válida, pero que hace menos entretenidos los tiroteos.

A nivel técnico, estamos ante claramente un juego de muy bajo presupuesto. Al menos, la resolución es bastante buena cuando llevamos el visor, pero luego la calidad gráfica es baja por lo general. La gracia es que en determinados momentos disfrutaremos de tiroteos con montones de efectos y proyectiles en pantalla, pero vamos, que no estamos ante un título que entre por los ojos bajo ningún concepto. Con el sonido pasa más o menos lo mismo, gracias a unos efectos sencillos pero que funcionan sin alardes, junto a un doblaje en inglés (hay textos en español) que es de serie B de manual, para bien y para mal (más para esto último, la verdad). La música tampoco es que sea para echar cohetes, con melodías típicas de los shooters arcade que tanto pretende emular, pero sin nada realmente memorable o que haga más emocionante la acción.

”Conclusión”

Como fan de los shooters sobre raíles (en serio Bandai Namco y SEGA, ¿a qué estáis esperando para lanzar un Time Crisis o House of the Dead en VR?), me lo he pasado en grande con Drone Striker. Se nota que es un juego de muy bajo presupuesto, con unas fases muy sencillas que se acaban en un suspiro, nula variedad de armamento o situaciones, y un apartado técnico más bien discreto.

Aun así, estamos ante una propuesta que quiere emular a los shooters on-rails, y que lo logra. Sin alardes ni nada por el estilo, pero la propia compañía lo sabe. Por 10 euros, tenemos un par de horas muy entretenidas que se nos pasarán volando mientras completamos la campaña en sus dos dificultades y reventamos cientos de robots por el camino. ¿Podría ser mejor? Desde luego, pero si como un servidor os apasiona el género, os divertiréis mucho con Drone Striker, y a la hora de la verdad, eso es lo más importante con estos shooters sobre raíles.

6

Nos consolamos con:

  • Genial implementación del Aim Controller y PS Move
  • Clava la sensación de estar en una máquina recreativa de shooter sobre raíles
  • Tiroteos intensos, sobre todo cuando la pantalla se llena de enemigos o en los jefes finales

Nos desconsolamos con:

  • Muy, muy breve
  • Fases muy insípidas, tanto a nivel artístico como de interacción
  • Técnicamente muy justito
  • Le falta personalidad o tener algo que se nos quede en la memoria, como solía pasar con los shooters sobre raíles de antaño

Ficha

  • Desarrollo: User Joy
  • Distribución: Winking Entertainment
  • Lanzamiento: PSVR: 17/10/2018
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos en Castellano y Voces en Inglés
  • Precio: 9,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *