8

Dragon’s Dogma Dark Arisen

Capcom siempre será una de las grandes compañías en el sector del videojuego, la compañía japonesa ha sido la artífice de traernos auténticas obras y franquicias de culto que muchos llevamos jugando desde nuestra infancia como puede ser Street Fighter o Resident Evil como un par de ejemplo, aunque hay muchísimos. Con el paso de los años la compañía ha ido lanzando nuevas entregas de franquicias consagradas pero también ha puesto a la venta nuevas ideas como la que hoy nos ocupa y que se lanzó originariamente en 2012. Por aquel entonces Capcom nos tenía acostumbrados a los juegos de acción pura y dura con entregas de Resident Evil o de Devil May Cry y es precisamente por ese motivo que cuando se puso a la venta Dragon’s Dogma sorprendió bastante que la compañía se adentrara en el género del RPG.

El éxito de este nuevo juego fue total tanto para los medios como para los jugadores por lo que podíamos estar ante una nueva gallina de los huevos de oro para la compañía por lo que sorprende mucho que 5 años después de su lanzamiento no haya una segunda entrega más allá de una expansión y un juego de vertiente online. A falta de segundas entregas en este 2017 aparece Dragon’s Dogma Dark Arisen para PlayStation 4 y Xbox One para que podamos volver a meternos en la piel del Arisen y darle caza al dragón.

 

Una clásica historia de fantasía en el medievo.

Dragon’s Dogma nos traslada a un mundo en el que los dragones siguen vivos, estas míticas criaturas siembran el terror cuando les apetece estando los humanos con el miedo en el cuerpo esperando que el día menos pensado sean ellos sus víctimas. Es un día como otro cualquiera en el pueblo de nuestro protagonista, la paz parece que seguirá estando presente sin que nada ni nadie lo altere… hasta que se oye la palabra que nadie quiere oír: Dragón. Una de estas increíbles bestias baja del cielo para sembrar el caos en nuestro hogar es por ello que intentamos hacerle frente pudiendo clavarle la espada en una pata antes de caer muertos en el suelo ante tan poderoso enemigo, sin embargo ese no va a ser nuestro final. Ironías del destino quien es nuestro enemigo decide arrancarnos el corazón convirtiéndonos en Arisen y comenzar así el viaje que haremos para matar al dragón y recuperar nuestro corazón.

Como podéis ver Capcom ha utilizado muchas de las premisas que han estado tan presentes en obras tanto visuales como escritas a lo largo de la historia, es raro no haber leído alguna obra literaria en donde la figura del dragón estuviera presente o incluso en el cine con películas como Dragonheart. Lo bueno de que sea una historia que no se aleja mucho de cosas que ya hemos podido apreciar en otros ámbitos es que estaremos familiarizados con algunos de sus elementos.

Nuestra epopeya no va a ser nada fácil, el equipo que estuvo detrás trabajando en el titulo nos ofrece un amplio mundo en el que tendremos que ir evolucionando a nuestro personaje. La evolución del mismo va marcada por dos caminos, el primero obviamente es en la subida de nivel y de las stats del mismo como no podía ser de otra manera pero también tendremos que perfeccionar nuestro “trabajo”. En Dragon’s Dogma tendremos que elegir una clase de especialización que irá subiendo de nivel a medida que vayamos luchando y aumentando los niveles de nuestro personaje, por suerte si tu primera elección no  es la más adecuada para tu estilo de lucha no te preocupes ya que podrás cambiarla e ir probando la que más se adapte a tu estilo.

Como hemos dicho es un mundo amplísimo, podremos visitar ciudades o campamentos en busca de misiones secundarias que nos ayuden a mejorar y a ganar dinero para poder conseguir mejores equipamientos que nos permitan derrotar a los enemigos más duros. Es un mundo en constante movimiento en donde tendremos que tener muy en cuenta los ciclos entre día y la noche pues habrá diferentes enemigos en las zonas dependiendo del momento en el que nos encontremos.

Es un viaje muy largo y no lo haremos solos, pronto descubriremos que podremos tener un grupo de peones con diferentes estilos que nos ayudaran en nuestra difícil misión, estos personajes podremos reclutarlos de personas completamente desconocidas para nosotros o de nuestros propios amigos si tiene el título. Dependiendo del nivel del peón este nos costará o no cierta cantidad el poder llevarlo a nuestro bando, si tenemos amigos que tengan el título será mucho más fácil pues independientemente del nivel que estos tengan nos saldrán completamente gratis.

Lamentablemente es un título que en su día no tenía ninguna opción online y en esta remasterización seguimos sin que esté presente. Es una pena que las funciones online presentes se limiten a compartir a nuestro peón y usar el de la gente o simplemente acabar entre todo el mundo con un dragón verdaderamente duro en un tiempo límite, unas misiones online hubieran estado de lujo para potenciar esta característica.

Por su parte los combates están enfocados clarísimamente a la acción, en pantalla podremos observar en todo momento una guía de controles como desenfundar, apuntar o atacar para que no tengamos ninguna duda a la hora de la verdad. Como decimos es un juego de combates en tiempo real por lo que no podremos despistarnos ni un solo minuto frente al enemigo si no queremos encontrarnos en una situación muy complicada. Cada enemigo es diferente y por lo tanto tendremos que optar por diferentes estrategias, no es lo mismo enfrentarnos a un Goblin que a un Dragón y por supuesto el tamaño sí importa. En los enemigos más importantes y más grandes que nos iremos encontrando a lo largo de la aventura tendremos que eliminarlos destruyendo sus partes subiéndonos por ellos como si fuéramos Wander en Shadow of the Colossus buscando su punto débil para derrotarle. Es cierto que se aleja un poquito de la jugabildiad de otros títulos y es posible que os cueste un poco haceros a su sistema de combate, sin embargo, cuando ya lo dominas y lo haces todo de manera más automática y directa se convierte en una delicia.

Esta versión que lleva el subtítulo Dark Arisen trae consigo la expansión que salió en PlayStation 3 y Xbox 360 durante el año 2013 y que nos lleva a una nueva zona, más concretamente a la isla maldita de Bitterblack. Esta expansión ampliaba enormemente el juego principal situándose esta después del mismo, si sois suscriptores de PlayStation Plus desde hace varios años seguramente recordareis que se dio en uno de los meses. Si ya de por si la aventura principal puede alargarse muchísimo si somos de esa clase de jugadores que quiere completarlo al 100% y no dejar en el tintero ni una misión secundaria con esta expansión tenemos para muchísimas horas.

En definitiva este Dragon’s Dogma Dark Arisen no incluye ninguna novedad a nivel jugable que haga que los jugadores que ya lo disfrutaron en su día de manera completa lo vuelvan a adquirir en las nuevas consolas más allá de volver a revivir un juegazo como este.

Alguna mejora visual y de rendimiento.

Cuando nos enfrentamos a una remasterización siempre tenemos que lidiar con un tema bastante conflictivo como es el apartado visual, pues tanto vosotros como nosotros esperamos el poder contaros que estamos ante un trabajo impresionante digno de la generación actual. En este sentido lamentablemente Dragon’s Dogma no puede cumplir con esas expectativas, sigue siendo un juego muy bueno a nivel visual pero lógicamente no vamos a encontrarnos que el apartado visual se haya vuelto a hacer desde cero.

En este sentido si es cierto que tenemos una notable mejora y aumento en la resolución de la imagen llegando a los ya tan conocidos 1080p de manera nativa y eso es algo que en las versiones de PlayStation 3 o Xbox 360 no ocurría, así mismo gracias a la mayor potencia de las nuevas consolas se ha podido mejorar también la tasa de framerate y por consiguiente su rendimiento estando estable durante la partida.

En cuanto a su sonido ocurre exactamente igual que con su apartado gráfico, no hay variación al respecto. Seguimos contando con la misma banda sonora, voces, efectos y subtítulos en castellano que en el año 2012 siendo estos más que suficientes para meternos en la historia y no ser algo que moleste por ello. Al igual que ocurrió con el paso de Dragon’s Dogma a Dragon’s Dogma Dark Arisen en la pasada generación aquí tampoco contamos con la canción de introducción de la primera versión titulada In to Free del grupo B’Z

Capcom se sacó una genial franquicia de la manga.

Pocas veces un estudio que ha encontrado el éxito con ciertas  franquicias en el mundo del videojuego se atreve a innovar, a darle al jugador algo que no suela darle y Capcom lo hizo con Dragon’s Dogma. Con más de 2 millones de unidades vendidas de su versión original este nuevo título se convirtió con total merecimiento en obra de culto para muchos jugadores y hoy puede volver a ser disfrutada en PlayStation 4 y Xbox One.

No encontramos con un juego que regresa 5 años después de su lanzamiento original sin ninguna novedad añadida que haga que los jugadores que lo disfrutaran en su día se encuentren con algo nuevo. Se echa en falta que hubieran añadido un sistema online a base de pequeñas misiones si no fuera posible para jugar la historia original quedando este relegado a compartir peones o matar a un dragón de manera mundial.

A pesar de que no tenga ninguna novedad destacable salvo una mejor resolución y la expansión Dark Arisen es un título que merece la pena volver a ser jugado.

Nos consolamos con:

  • Muchas misiones secundarias.
  • Incluye su expansión, lo que alarga mucho las horas de juego.
  • Su sistema de combate al que vas cogiéndole el truco poco a poco.
  • La diferencia de enemigos entre el día y la noche.

Nos desconsolamos con:

  • A pesar de pasar 5 años desde el lanzamiento del original sigue sin un modo online con gente.
  • Sus mejoras y cambios se basan única y exclusivamente en una mejor resolución y tasa de frames.

Ficha

  • Desarrollo: Capcom
  • Distribución: Koch Media
  • Lanzamiento: 03/10/2017
  • Idioma: Textos en castellano y voces en Inglés
  • Precio: 29,95€

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *