9

Dragon Quest Builders

Dragon Quest Builders

Era el año 2016 cuando Square-Enix publicó uno de los títulos más extraños y atrevidos que orbitan alrededor de la franquicia Dragon Quest. Si en 2015 ya teníamos una visión un tanto alejada de los clásicos turnos con el musou Dragon Quest Heroes, ahora la división quería subirse al carro de la supervivencia, la construcción y la gestión que en ese momento reinaba de forma indiscutible el todopoderoso Minecraft. En realidad, nunca le ha robado el puesto, dudo que pretendiese hacerlo, pero sirvió de pretexto para publicar uno de los juegos más frescos que recordamos de una maltrecha industria nipona que parecía empezar a resurgir de sus cenizas.

Hoy toca hablar de Dragon Quest Builders, un título que, pese tener más de un año de antigüedad, vuelve a estar en boca de todos gracias a su relanzamiento, esta vez en la exitosa consola híbrida Nintendo Switch. Además de poder probarlo ¡YA! Con una demo gratuita en la eShop, el título trae consigo un extra muy interesante y la mar de importante para moverse con más soltura por las distintas localizaciones del juego. Sin duda una versión más que recomendada gracias a su belleza, sencillez y, si optamos por la versión de Nintendo, portabilidad.

El Dragon Quest más atípico y nostálgico

Así es, el título es un “spin-off” en toda regla, pero dónde (y cómo) se desarrolla la aventura te pegará en toda la patata si eres un fan acérrimo de la saga Dragon Quest. ¿Recuerdas esa escena final del primer título en la cual Dracolord te daba a elegir entre si querías dominar el mundo junto a él o no? Bien, pues Dragon Quest Builders se basa en la decisión afirmativa y claro, aquel ingenuo héroe es vilmente traicionado por el Señor de la Oscuridad. De hecho, el mundo de Alefgrado es el mismo donde se desarrolló la primera aventura y todo el territorio, que ahora ves destruido y en penumbra ha sufrido, sin lugar a duda, las consecuencias de aquella fatídica decisión. Ahora tienes la oportunidad de enmendar los errores del pasado y salvar a la humanidad.

Dragon Quest Builders

De hecho, Dragon Quest Builders recrea en su primera escena, ese momento trascendental y sitúa, a raíz de esa decisión, a tu avatar en el mundo que tú mismo acabas de destruir. Es hora de salir al mundo exterior, clavar el estandarte en El Jardín de Canteria y ayudar a una humanidad despojada de cualquier habilidad para poder construir y errante por el mundo escarbando en busca de algo que llevarse a la broca.

Una aventura de lo más confortable

Si en algo destaca Dragon Quest Builders es en el ritmo general de la aventura, el clima que le rodea y su ejecución para transformarlo en un título nada exigente pero inversamente proporcional a su diversión. La empresa principal que han otorgado los dioses a tu avatar es derrotar a Dracolord y liberar de la oscuridad al mundo de Alefgrado, y qué mejor manera para llevar a cabo tal responsabilidad que liquidar a las huestes del mal a la vez que ofreces a sus habitantes un lugar prospero donde vivir en paz. Aquí es donde se puede ver claramente qué parte del juego estará enfocado a la saga Dragon Quest y cual, a la saga Minecraft. Pero lo verdaderamente sorprendente es lo bien que conviven ambos estilos y cómo se necesitan uno a otro para poder funcionar y avanzar en este apasionante periplo.

Dragon Quest Builders

El juego cuenta con un contador de salud, otro de hambre y un último de construcción. Estos tres elementos, que parecen sencillos en un primer momento, te van a dar algún que otro dolor de cabeza pues tendrás que gestionarte bien tu bolsa de objetos, con comida suficiente para poder hacer expediciones lo suficientemente largas para no morir de hambre. El contador de hambre (representado con panecillos) se irá vaciando a medida que pase el tiempo, y una vez agotado, la salud de tu avatar comenzará a descender. Es importante, como he dicho, gestionar bien tu bolsa, o en detrimento, llevar los materiales necesarios para construir pequeñas casas que te ayuden a superar este tipo de situaciones que, repito, nos darán algún que otro disgusto. Lógicamente, no todos los manjares rellenarán la misma cantidad de gana, pero si es verdad que podrás encontrar manzanas y otros alimentos repartidos en el mundo sin necesidad de prepararlos antes que pueden salvarte de una situación peliaguda. Si falleces, perderás parte de tus materiales, la otra parte seguirán en el mismo lugar donde pereciste, pero si en el trayecto vuelves a caer, olvídate ya de recogerlos.

En Dragon Quest Builders podrás crear todo tipo de objetos, herramientas equipo y armas combinando los materiales correctos. También podrás cocinar comida para poder sobrevivir y/o para ofrecer a tus huéspedes, tal y como he comentado antes. También podrás levantar muros de contención de distinta robustez, trampas y un sinfín de cachivaches de lo más útiles para hacer frente a las amenazas que intentarán, por todos los medios, tirar abajo las esperanzas de los habitantes de Alefgrado que en ese momento se encuentran recluidos en tu fortificación. A lo largo de cuatro intensos capítulos, nuestra misión será redundante en su objetivo, sí, pero cada región tiene sus necesidades, sus misiones únicas y no todo se ejecutará de la misma manera. Además, al conseguir distintos portales dimensionales marca de la casa, podrás hacer “backtracking” y viajar entre las distintas zonas que ya has dejado atrás para completar misiones o recolectar ese ingrediente que solo crece en esa región.

Dragon Quest Builders

Tus huéspedes también prosperarán y crecerán sus inquietudes dentro de la fortificación. Por ejemplo, los NPC necesitarán más intimidad, con dormitorios diferenciados por sexo, cocinas, herrerías, baúles para almacenar comida o utensilios, pasatiempos como bibliotecas e incluso una sauna donde relajarse. A medida que vayas mejorando la calidad de tu fortaleza, el nivel de ésta crecerá y llegados a un nivel determinado, se desbloquearán distintas misiones relacionadas con la historia que te permitirá enfrentarte al enemigo final de cada zona. Este medidor de calidad será el contador amarillo situada bajo la barra indicadora de salud y hambre.

Ahora con mejoras inéditas en Switch

Mentiría si dijese que la versión de Nintendo Switch de Dragon Quest Builders es la mejor de toda. Si la edición de PlayStation Vita nos ofrecía la movilidad de una portátil, la versión de PlayStation 4 es, a todos los niveles – dentro del marco técnico – la que sobresale por encima de todas. Pero ahora ha llegado una edición más, la de la híbrida de Nintendo, que ofrece un mix de todas las prestaciones que ofrecen los soportes marca Sony. Por una parte, tienes un modo portátil con una calidad gráfica superior a la de Vita, obvio, pero con un rendimiento muy parecido ya que el juego funciona a 30 fotogramas por segundo. La cosa cambia cuando conectas la consola en la base pues el juego dobla (casi, no del todo) su tasa de fotogramas. Lamentablemente, no aplica ningún filtro de suavizado y no consigue llegar a la calidad que ofrece la versión PS4.

Dragon Quest Builders

Sin embargo, Nintendo Switch ofrece, como suele ser habitual en sus reediciones, un plus extra para que su versión de Dragon Quest Builders sea la más exitosa. Si ya de por si la portabilidad de la consola, la cual no me canso de nombrar y recalcar, ofrece un plus a la hora de tomar una decisión final, el juego incluye un importante extra inédito: El Dientecillos de Sable, una especie de tigre que hará de vehículo para incrementar nuestra velocidad de desplazamiento a través de los enormes y preciosos parajes de Alefgrado, además de proporcionar objetos especiales por derrotar a los enemigos.

Conclusión

Dragon Quest Builders es una de esas apuestas que parecen predestinadas a no funcionar, básicamente por mezclar dos géneros que, a simple vista, son incapaces de cuajar. Por una parte, tiene una jugabilidad sacada directamente de Minecraft, es evidente. Es un juego de exploración, de gestión y por encima de todo, es una aventura de construcción. Muchos elementos, como los ciclos de día y noche o la diversidad de utensilios para extraer materiales o para usar en combate son las señas de identidad del éxito atemporal creado por Markus Persson. Por otra parte, es un JRPG clásico, muy arraigado en sus orígenes, pero con una fuerte personalidad gracias a sus mecánicas ya establecidas y poco cambiantes, su banda sonora icónica y su arte, obra del maestro Akira Toriyama que le da ese carácter y carisma incontestables. ¿Y cómo pueden combinar estas dos fórmulas tan distintas sin que nos explote en la cara? Con talento.

Square-Enix ha logrado encontrar el equilibrio perfecto entre supervivencia y rol, y ha dotado a Dragon Quest Builders con una jugabilidad muy balanceada, donde puedes perder horas y horas en cada uno de los dos géneros que se propone la aventura: bien explorando y extrayendo materiales para crear construcciones mastodónticas o bien, visitando multitud de localizaciones y luchando contra la fauna autóctona de cada región mientras encuentras recetas secretas, misiones secundarias y materiales para potenciar armas y armaduras o crear objetos de curación.

Dragon Quest Builders

Lo mires por donde lo mires, este título ya era esencial en su momento y ahora, con el lanzamiento de su versión para Nintendo Switch, se hace más imprescindible aún ante la futura llegada de Dragon Quest Builders 2

9

Nos consolamos con:

  • Una mezcla ingeniosa y equitativa de dos géneros muy distintos entre sí
  • El apartado técnico y sonoro es excelente
  • Es muy fácil de jugar y rápidamente manejaremos todos los aspectos del juego
  • La exploración tiene premio, en forma de mejoras (semillas) o nuevas misiones y retos
  • Que la versión de Switch tenga un vehículo para movernos más rápido es todo un cierto
  • Las batallas contra los jefes finales

Nos desconsolamos con:

  • Es un juego que no parece requerir demasiado músculo técnico, podría correr en la híbrida de Nintendo mucho mejor
  • El modo cooperativo, que sí estará en Builders 2, sería perfecto en esta primera entrega
  • Más personalización, faltan muchos tipos de cara y peinados

Ficha

  • Desarrollo: Square-Enix
  • Distribución: Koch Media
  • Lanzamiento: 14/10/2016 y 09/02/2018 en Nintendo Switch
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 39,95 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *