8

Downward Spiral: Horus Station

Downward Spiral: Horus Station
El espacio, la última frontera. Muy pocos de nosotros, por no decir ninguno, vamos a ir al espacio en nuestra vida, por lo que me encantan los juegos de VR que nos permiten sentir que estamos en el espacio. Hace poco, los usuarios de PSVR pudimos sentir por primera vez la gravedad cero gracias a Detached, y ahora es el turno de volver a sentir la ingravidez gracias a Downward Spiral: Horus Station.

Este es el primer juego del estudio finlandés 3rd Eye Studios, que claramente es muy aficionada a la ciencia ficción de películas como “Alien” o “2001: Odisea en el Espacio”, al ofrecernos un entorno “low-fi” para sentirnos como astronautas del futuro-pasado. Dicho esto, ¿listos para investigar una estación abandonada e intentar sobrevivir en el intento?

El argumento de Downward Spiral: Horus Station es bastante minimalista, ya que no hay ningún diálogo con otros NPCs, largas parrafadas de texto ni nada por el estilo. En su lugar, mientras exploramos esta estación abandonada, deberemos de ir haciéndonos una imagen en nuestra cabeza de lo que ha ocurrido, quiénes somos y cómo podemos solucionar este estropicio. Porque como no podía ser de otra forma en una nave abandonada, el sistema de defensa está activo, por lo que montones de robots no dudarán en acabar con nosotros nada más vernos.

Downward Spiral: Horus Station

Por tanto, no esperéis una narrativa súper compleja ni nada por el estilo. Esto es una fortaleza, y puede ser al mismo tiempo una debilidad del título. A mí me pirran las buenas historias de ciencia ficción, con que intentar descubrir qué ha pasado por mi cuenta fue interesante. Pero claro, tampoco hay demasiadas pistas, con que te toca imaginarte más que deducir. Aunque solo hubieran sido logs de texto, me hubiera encantado poder saber más de esta nave.

Aunque claro, lo más destacable del título es claramente su jugabilidad, y aquí Downward Spiral: Horus Station brilla con luz propia. Aunque el juego se puede jugar en plano, no lo recomiendo en absoluto, ya que es todo muy tosco, y claramente se han pensado las mecánicas para jugar con los PS Move en Realidad Virtual. En todo momento estaremos en gravedad cero, por lo que no podremos andar de una manera tradicional. En su lugar, tendremos que usar nuestras manos para agarrarnos al escenario, y así impulsarnos, como podemos ver en muchas películas en las que los protagonistas están en el espacio.

Esta sensación es increíble, pero por suerte, no es el único método de movimiento. Al poco tiempo de empezar a jugar podemos usar un gancho para desplazarnos largas distancias sin necesidad de agarrarnos, y luego podemos usar una especie de mini-propulsor para movernos con mayor rapidez que con el gancho, pero con menos precisión.

Downward Spiral: Horus Station

A medida que exploramos los escenarios, conseguiremos nuevas armas, que son herramientas que usamos de forma ofensiva, de un modo similar a lo que ocurría con Dead Space. Estas armas nos servirán para enfrentarnos a una serie de robots hostiles, que no dudarán ni un momento en darnos caza y acabar con nosotros. De hecho, al principio puede molestar lo fácil que morimos en la dificultad estándar, pero el sistema de reaparición también forma parte de la narrativa, y no anula nuestros progresos. Esto hizo que nunca me sintiera frustrado al morir, y de hecho, es divertido propulsarnos con una mano mientras disparamos con la otra. Que habría sido mejor hacer a los drones algo menos agresivos es un hecho, ya que a veces parece que necesitamos usar dos pistolas a la vez, pero no podemos porque necesitamos una mano para poder movernos con el gancho o el propulsor, por lo que es algo que se podría haber ajustado un poco más.

Por si solo queréis centraros en la trama y en la exploración la nave, podremos jugar a Downward Spiral: Horus Station sin ningún tipo de combate. Aun así, recomiendo mucho que haya algo de acción, no solo porque es divertido hacer “pium, pium” en gravedad cero, sino porque aporta algo más de variedad al conjunto, y nos ofrecen algunos momentos muy intensos. Por ejemplo, hay un robot gigantesco al que no podemos destruir al principio, por lo que tenemos que usar el escenario para esquivar su rayo de luz para evitar que nos detecte, algo que es muy divertido en gravedad cero, y sobre todo, es inmersivo. A medida que progresamos y obtenemos mejores armas, nos sentimos más poderosos, habiendo una progresión muy natural.

Antes hablaba de inmersión, y es uno de los aspectos que 3rd Eye Studios ha clavado en Downward Spiral: Horus Station. Podemos interactuar con prácticamente todo, ya sean máquinas (aunque no siempre hagan cosas), objetos que estén flotando, etc. Esto, junto a la sensación de ingravidez, los marcos que nos muestran que estamos dentro de un traje espacial y la sensación táctil al usar los PS Move, hacen que realmente sintamos que estamos en el espacio. Algo importante es que, a diferencia de lo que ocurre con Detached, el sistema de ingravidez no nos hace marearnos, al no dar grandes giros y estar siempre en control de nuestras acciones. Puede que no sea tan realista, pero hace que sea más accesible, al mismo tiempo que sigue siendo una auténtica pasada.

Downward Spiral: Horus Station

Con todo esto, es fácil empezar a jugar y no querer quitarnos los cascos hasta completar la aventura principal. Lo bueno es que estamos ante un título más o menos rejugable, al poder disfrutar de la campaña con acción y sin ella, además de disfrutar de toda la experiencia en modo cooperativo con un amigo a través de internet. Esto hace que la brevedad de la campaña, unas 4-5 horas en función de lo mucho que nos atasquemos, no parezca como algo tan malo.

Algo importante de esta duración es que Downward Spiral: Horus Station aprovecha al máximo cada minuto, para no llegar a cansar y mantenernos siempre atentos por la sorpresa que nos espere en dicho nivel, ya sea un nuevo arma, un nuevo robot enemigo o un nuevo escenario que nos deje con la boca abierta. En este sentido, el diseño de la nave me ha gustado mucho, y la forma que tiene el juego de guiarnos mediante luces, ayuda a que no estemos perdidos, y siempre vayamos avanzando lentos, pero seguros.

Después de la campaña, podemos explotar algo más las funcionalidades online del juego gracias a un modo competitivo de Duelo a Muerte para hasta 8 jugadores, además de un modo Horda cooperativo. No he podido probar ambos modos dado que solo estábamos jugando los que analizábamos el juego, pero puede ser una diversión extra para un juego cuyo principal atractivo es, sin lugar a dudas, la campaña.

A pesar de todo esto positivo sobre la jugabilidad, hay un par de aspectos que deberían pulirse. En alguna ocasión acabé atrapado dentro de un muro, y tras unos segundos reaparecía cerca, pero es algo un poco molesto. Lo peor es, sin lugar a dudas, que nos obliguen a tener el Dualshock 4 conectado aunque el juego necesite los PS Move para jugar. Si, mientras jugamos en VR, el mando se desconecta, tendremos que volver a conectarlo, aunque de nuevo, no lo usemos para nada. Esto es algo que fácilmente se puede solucionar con un parche, pero es digno de mención.

Downward Spiral: Horus Station

A nivel técnico, 3rd Eye Studios nos ofrece todo un despliegue de mucha calidad para lo visto en PSVR. Si jugamos en plano, el juego no impresiona en absoluto, y hasta resultan molestas las ralentizaciones al abrir puertas cuando cambiamos de zona. De nuevo, otro motivo más para pasar de Downward Spiral: Horus Station si no vamos a jugar en VR. Con las gafas puestas, nos encontramos ante unas texturas de bastante calidad, y sobre todo, una buena nitidez de imagen. Al no estar casi nunca en escenarios muy amplios, no tenemos el problema de ver borroso lo que está más lejos de nosotros. Sí que hay algún momento en el que la resolución baja cuando carga algún elemento, pero es algo muy momentáneo que no afecta a la experiencia en absoluto.

Apoyando a esta calidad técnica tenemos un apartado sonoro de bastante calidad, gracias a una banda sonora que refuerza ese tono de ciencia ficción clásica. No suena siempre, pero cuando lo hace, refuerza mucho la situación. Otro aspecto fantástico es el de los efectos sonoros. Es increíble la diferencia que notamos cuando estamos dentro de la nave, donde hay atmósfera artificial pero no gravedad, a cuando estamos en el espacio. Dentro de la nave podemos escuchar los disparos y las explosiones, algo más huecas que en la vida real, pero siguen teniendo su impacto. Todo esto se va en el espacio exterior, con todo sonando mucho más vacío, logrando una sensación de estar realmente flotando en el espacio increíble. De hecho, al juntar esta calidad sonora con las imágenes que vemos en nuestros visores, es fácil quedarse con la boca abierta. Me habría encantado que hubiera más momentos en el espacio, ya que son, personalmente, los más increíbles, y los que nos ayudan a poner en perspectiva la envergadura de la nave que estamos explorando.

Downward Spiral: Horus Station

Conclusión

Teniendo en cuenta su bajo precio, casi parece que estemos robando a 3rd Eye Studios por todo lo que nos ofrece en Downward Spiral: Horus Station. El sistema de movimiento en gravedad cero es increíble, divertido, y sobre todo, no marea tanto como el visto en Detached. Su factor algo más arcade hace esta propuesta más accesible para todo tipo de público. Lo más importante es que no se resta inmersión, ya que es total gracias al genial uso de PS Move, la posibilidad de interactuar con prácticamente todo, y el apartado técnico. Vamos, que estamos ante una verdadera joya.

Que junto a la campaña (que se puede jugar en cooperativo), tengamos además un modo multijugador competitivo y otro cooperativo para superar hordas, es la guinda del pastel, pese a que seguro no se forma la misma comunidad activa que en Firewall: Zero Hour. Por tanto, Downward Spiral: Horus Station es un juego totalmente recomendable para los amantes de la ciencia ficción que posean un dispositivo de VR (en plano no recomiendo jugar en absoluto), ya que os sentiréis inmersos en esta exploración de la Estación Horus, os lo pasaréis en grande moviéndoos en gravedad cero, y pensaréis que estáis dentro de una película de ciencia ficción de los años 80. ¿Acaso se puede pedir más?

8

Nos consolamos con:

  • Sistema de movimiento fantástico, ya sea agarrándonos por el escenario, usando el gancho o el mini-propulsor
  • Genial implementación de los PS Move para sentir que estamos interactuando con todo lo que nos encontramos en la nave
  • Apartado técnico muy logrado, destacando sobre todo el sonido. El cambio del sonido del interior de la nave al espacio exterior es increíble
  • Las posibilidades multijugador del título

Nos desconsolamos con:

  • La historia cuenta demasiado poco, dejando demasiado a nuestra imaginación. Un poco más de contexto no habría estado mal
  • Se podría haber ajustado más la agresividad de los drones para no morir tanto. Si no fuera por el sistema de reaparición, sería un problema muy grave
  • La obligación de tener conectado el Dualshock 4 aunque estemos jugando en VR
  • La versión en plano es aburrida y no aporta nada. Si no tenéis un dispositivo de VR, ni se os ocurra comprar el juego

Ficha

  • Desarrollo: 3rd Eye Studios
  • Distribución: 3rd Eye Studios
  • Lanzamiento: PS4: 18/09/2018 - PC: 31/05/2018
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 14,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *