9

DOOM

DOOM

Tras el éxito cosechado con Wolfenstein: The New Order y su expansión Old Blood, id Software tenía que seguir adelante y optar por, o bien crear algo nuevo y creativamente accidentado como Rage, o bien desenterrar otra de sus viejas glorias y colocarlo en el trono que se merece. DOOM significa mucho para mucha gente y John Carmack lo sabe; lo sabía, y aunque no se ha enfrascado directamente en el proyecto, ha confiado de nuevo en Marty Stratton (Quake Live 2009, Rage) para dirigir una aventura que debía contentar a todos los puristas y captar la atención de las nuevas generaciones de jugadores. Si lo pensamos detenidamente, era un marrón de cojones.

El resultado es, simplemente, sublime. DOOM consigue captar y retener todo lo que caracteriza a la saga y han mejorado la fórmula para que no sea solo un juego de matar sin parar. Ahora tenemos rincones que explorar, retos opcionales que superar, modos multijugador para compartir con cualquier usuario del globo y lo más acojonante, un completo y potente editor de mapas para que todo el mundo cree la aventura de sus sueños.

Marte, el Meeting Point del demonio

El Reboot de la saga nos vuelve a trasladar a Marte, donde un portal bidimensional con el inframundo ha infestado una base espacial de la UAC (Union Aerospace Corporation) de demonios. A medida que avancemos en la historia conoceremos a sus dos principales protagonistas. El primero es el director de la instalación, Samuel Hayden, que nos hablará del proyecto inicial que se realizaba en Marte y que ha provocado todo este altercado. Hayden utiliza un robot como cuerpo ya que ha sufrido graves daños debido a un cáncer cerebral; será también nuestro guía durante toda la aventura.

Por otro lado conoceremos a nuestro principal objetivo, Olivia Pierce, una científica de la UAC que ha sucumbido a los poderes demoniacos y que tiene como objetivo traer a Marte a todas las huestes del infierno. Nuestro deber es impedirlo a lo largo de las 13 horas que dura aproximadamente el modo campaña de DOOM 2016. Durante este fascinante y macabro viaje, disfrutaremos de un gameplay directo donde la diversión primordial reside es machacar demonios.

DOOM

Nuestro protagonista es un ser desequilibrado que actúa por pura necesidad de violencia y no se arruga ante nada. Es determinante y durante la aventura no pensará demasiado ni tampoco tomará las decisiones más acertadas, pero tampoco lo necesita, su máxima es cubrirlo todo de sangre y vísceras. Así es DOOM, ¿quién quiere algo mejor ejecutado en ese sentido?

Puro DOOM, un poco más “Brutal”

Si algo sentimos nada más iniciar el juego es que esto es DOOM, con todas sus letras. Y lo descubrimos por muchos elementos que cualquier fan de la saga reconoce al instante: Movimiento muy fluido y rápido de nuestro protagonista, piezas de armadura y contenedores de vida; llaves de colores, todo el bestiario (o prácticamente todo) que caracteriza a la saga, saltos, mapas que parecen ratoneras; oscuridad, sus, sangre y fuego… En definitiva, DOOM en estado puro. Ahora bien, id Software ha sido inteligente y ha querido dar valor añadido a su emblemática marca, incluyendo algunos elementos que otorgan profundidad, rejugabilidad y muchísima adrenalina, lo que se traduce en diversión directa y sin contemplaciones. Las novedades que DOOM incorpora a su nuevo título son cuatro: El editor de mapas SnapMap, el modo multijugador, la personalización de personaje y armas y finalmente, los Glory Kills.

Empezamos por los elementos jugables. La novedad más llamativa son los Glory Kills, unos movimientos especiales que se ejecutan una vez tengamos a nuestros rivales aturdidos y que acabaran con ellos de una forma tan espectacular como sanguinaria. Si logramos endosar el suficiente plomo – o plasma – a nuestro rival, éste empezará a parpadear, primero de color azul y luego de color naranja (esto indica el tiempo que disponemos para realizar el movimiento especial). Si llegamos a tiempo y pulsamos el botón correspondiente, nuestro protagonista desmembrará y ejecutará sin contemplaciones a la bestia llegada del infierno, recibiendo algunas recompensas a cambio (vida, balas, granadas o incluso piezas de armadura). Es vital ejecutar este tipo de movimientos ya que DOOM es MUY JODIDO. Y no hablo de que aparecen un par de Imps o un gran Cacodemon para imponer presencia, no, hablo de decenas y decenas de enemigos que nos acribillan desde todos los flancos. A parte de que el Glory Kill nos hace inmunes cuando lo ejecutamos, necesitamos realizar el movimiento para recibir munición, porque te vas a quedar sin en más de una ocasión.

No menos importante es el gran número de armas que cuenta este juego. DOOM tiene un total de 14 armas disponibles que podremos conseguir si exploramos lo suficiente por los mapas. Tenemos pistolas, rifles pesados, cañones de plasma, una Gattling y como no, escopetas. Pero el juego cuenta con dos armas especiales, la primera es una motosierra, tal cual suena. Es un arma especial ya que solo disponemos de tres acometidas con ella. Utilizarla contra nuestros enemigos nos da dos ventajas, la primera es que aniquila al demonio de un solo golpe y la segunda, que utilizarla hace que los enemigos caídos suelten una gran cantidad – y cuando digo gran cantidad es GRAN CANTIDAD – de munición para todas las armas. Úsala con cabeza, porque como ya he dicho antes, quedarse sin munición dependerá del uso que le des a la motosierra. Y otro arma especial, que se consigue más adelante, es el cañón BFG-9000 que no hace falta decir qué hace ni qué provoca.

La aventura de DOOM va a ser un constante dolor de culo cuando comience a sonar música cañera y empiecen a aparecer los primeros Imps lanzando bolas de fuego y saltando por toda la arquitectura de la zona. Pronto comprenderemos que ellos serán el menor de nuestros problemas cuando el mapa comience a llenarse de otras amenazas, cada vez mayores y más poderosas. Llegará un momento en el que nuestro protagonista no tenga munición, ni tampoco usos de motosierra, será el momento de correr y huir hasta encontrar algo que equiparse por el mapa o encontrando los ya clásicos Power-Ups de DOOM que también están presentes en esta nueva entrega. Si ves un orbe de color por el mapa, gestiónalo correctamente (no lo gastes a las primeras de cambio) y cuando lo uses, disfruta de sus efectos. Existen varios orbes representados por un color característico, desde lo que te otorgan más velocidad (amarillo), un daño superior de nuestras armas (morado), un daño descomunal (modo Berserk, de color rojo) o directamente, invulnerabilidad, representado de color verde.

Explora y personaliza a tu personaje

La personalización de personaje cobra especial importancia es este Reboot. Existen dos tipos de mejoras, las que se aplican a las armas y las que se aplican a nuestro personaje. En cada mapa del juego tenemos ciertos objetivos secundarios que encontrar, son todos opcionales pero encontrarlos nos otorga puntos de mejora tanto para armas como para nuestro personaje. Si encontramos el dron en cada capítulo, podemos comprar un accesorio para las armas que conseguimos a lo largo del juego. Estas mejoras personalizan nuestra arma hasta el punto de cambiar por completo su función primaria. Activar todas las mejoras nos ayudan a encontrar nuestra arma favorita, pero no solo eso, porque además podemos desarrollar cada accesorio para hacer de nuestras armas algo realmente mortal.

Por lo tanto, tenemos que DOOM goza de unos escenarios realmente enormes donde, en cada uno de ellos, disponemos de hasta 3 retos opcionales que nos recompensa con puntos para mejorar nuestra arma, si los completamos, claro. Tenemos por otra parte un dron que encontrar para comprar accesorios para nuestro armamento pesado y además, encontraremos llaves que sirven para mejorar nuestro equipo de diversas maneras. Pero esto no es todo, el juego tiene más “goodies” como por ejemplo, esferas de Argén que mejoran nuestra capacidad para almacenar contenedores de salud, de armadura y de munición… ¡Y aún queda otra cosa más! DOOM incorpora un sistema de Runas que nos ofrece ventajas en el campo de batalla. Son 15 runas en total y conseguirlas no será tarea fácil. Primero debemos encontrarlas pues están muy bien escondidas. Y segundo, tenemos que ganárnoslas pues debemos superar un reto previo si queremos equipar hasta un máximo de tres runas.

¿Crees que ya está? No, además DOOM incluye en cada uno de sus mapas muchos secretos y coleccionables. Existe una colección de figuras muy parecidas a las figuras Funko! Repartidas por todo Marte además registros informáticos y códices que nos ofrecen más información de lo que ocurre en esta estación y de sus protagonistas. Si quieres conseguir el 100% del juego deberás explorar minuciosamente todos y cada uno de los rincones que conforman esta espectacular aventura… ¡Ah! Y si encuentras una palanca… Actívala y disfruta de cómo suena. ¿Lo recuerdas? Mira en tu menú de campaña, mira…

¿Un modo multijugador más?

Uno de los elementos que más crítica ha suscitado en esta nueva entrega es su modo multijugador. Tras la pasada beta, muchos usuarios se quejaban de la experiencia recibida tachándolo de insulso o innecesario. Mi experiencia tampoco ha sido tan alejada de esta opinión. Es un multijugador más, sin más aliciente que la de demostrar quién es el mejor, partida a partida. Es cierto que DOOM cuenta también con una gran personalización en este modo online, pero si tenemos en cuenta otros títulos del género, éste no sale muy bien parado. ¿Tiene modos de juego? Sí, claro, incluso te puedes transformar en un gran demonio y oneshotear a tus rivales. ¿Es divertido? Si consigues hacerte con este powerup, sí.

El modo multijugador de DOOM cuenta con los ya más que conocidos Team Deathmatch, Domination o el Clan Arena donde no hay regeneración de ningún tipo, ni tampoco puedes resucitar para volver a la partida. Uno de los modos más destacados es el Soul Harvest donde se consiguen almas enemigas para evitar que éstos puntúen, y al revés. Es un modo muy parecido al Kill Confirmed de Call of Duty. Otro modo es el Freeze Tag donde nuestros enemigos no nos matan, sino que nos congelan y no podremos volver a la acción hasta que un aliado nos “descongele”. Finalmente, uno de los modos también incluidos en la beta de DOOM el pasado mes es el Warpath, o lo que es lo mismo, la versión del atrapa la bandera de esta entrega.

¿Necesario? Después de la espectacular campaña vivida en Wolfenstein: The New Order no, no era necesario. ¿Qué engancha tontamente como cualquier otro multijugador? Desde luego. Pero por favor, no esperéis un Quake Arena o un Unreal Tournament.

SnapMap, crea tu propia jodienda

Es una característica novedosa y que a todo el mundo le está encantando. ¡Podemos crear nuestro nivel de DOOM soñado, subirlo a Internet y que todo el mundo sufra con él! SnapMap es un herramienta potente, muy potente, donde podemos hacer lo que nos de la real gana. Tenemos la capacidad de crear mapas retorcidos o más simples, basados en los clásicos que hicieron grande a DOOM en 1993 o en algo totalmente nuevo y creativo… En definitiva, podemos hacer lo que te rote. El editor incorpora todos los elementos que podemos ver en el juego principal, desde barriles a enemigos. Lo más llamativo es que podemos personalizar cada uno de los ítems que ponemos en el mapa. Por ejemplo, si seleccionamos un Imp, podemos personalizar sus rasgos, como por ejemplo, su actitud en el campo de batalla.

Si eres de los que tienen paciencia y disfruta creando contenido propio, lo vas a pasar de vicio con SnapMap porque ofrece todo lo que un fan de la saga necesita para hacer lo que siempre había soñado, con una sencillez equilibradamente pasmosa. Desde un mapa de acción, incluso cooperativo, hasta un retorcido mapa lleno de puzles que solventar.

Conclusión

DOOM mezcla de forma magistral todo lo conocido del universo que le representa. Vemos una directa influencia de sus primeras entregas: frenetismo, rapidez y hordas y hordas de enemigos además de los elementos más característicos de la saga (armas, armadura, llaves, etc), añade con muy buen criterio conceptos vistos en el mod Brutal DOOM con más mutilaciones y nuevos movimientos que despedazan a nuestros enemigos, y finalmente, añade la oscuridad y tensión que también vivimos en DOOM 3. A todo esto, DOOM 2016 se ha ensalzado con mapas enormes y un montón de secretos y personalización que profundizan en la saga como nunca antes se había visto.

No menos importante es la precisión y la respuesta de nuestros movimientos ante tan frenética aventura. Incluso jugando con PAD, la sensación es genial, la precisión en los hitboxes es perfecta y la respuesta directa e instantánea. Los 60 frames por segundo otorgan al título la exigencia que requiere y la inmensidad de sus zonas, contentan a los más aventureros. Si a todo esto lo ensalzamos con una banda sonora cañera y unos entornos recreados con mimo y dedicación, tenemos como resultado un reboot a la altura del nombre que representa.

¿La historia merece la pena? Debes descubrirlo por ti mismo pero sí, es sencilla, bastante previsible en cierto punto de la aventura pero con un final que nos da que pensar varias cosas, y una de ellas es que esta nueva y mejorada cara de DOOM no va a terminar aquí.

Nos consolamos con:

  • Mantiene todos los elementos que caracterizan a la saga, rapidez, frenetismo, violencia
  • Añade nuevos elementos como los Glory Kills o un montón de extras y exploración
  • El rendimiento en consolas es muy bueno, los 60FPS son constantes y estables
  • La banda sonora y la ambientación nos adentran perfectamente en la aventura

Nos desconsolamos con:

  • La definición del juego en consolas deja bastante que desear
  • Los tiempos de carga en consola son entre largos y pesados
  • Necesitas un buen PC para mover esto de forma fluida, tal y como requiere la experiencia
  • El modo multijugador está ahí aunque tampoco tiene nada novedoso, es otro MP más

Ficha

  • Desarrollo: id Software
  • Distribución: Bethesda
  • Lanzamiento: 13/05/2016
  • Idioma: Inglés
  • Precio: 59,95€

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *