6

Disaster Report 4: Summer Memories

Disaster Report 4: Summer Memories

La saga Disaster Report ha tenido un recorrido bastante peculiar. Tras dos entregas para PS2 que sí nos llegaron a Occidente (aunque la segunda bajo el nombre de Raw Danger), la tercera parte se quedó solo en Japón, ya que los dos primeros no es que tuvieran mucho éxito. Cuando el equipo de desarrollo trabajaba en la 4ª entrega, que se iba a centrar en los terremotos, hubo un desastre natural de ese mismo tipo en Japón que les afectó muy seriamente.

Ya que no sería muy bien visto el lanzar un juego de esta temática dada la situación, el proyecto para PS3 se terminó por cancelar, hasta que Granzella se hizo con los derechos de la franquicia, decidiendo resucitar Disaster Report 4 para las plataformas actuales. Tras un tiempo en Japón, al fin NIS America ha traído el título a Occidente bajo el nombre de Disaster Report 4: Summer Memories, con que toca ver si este turbulento desarrollo ha hecho que estemos ante un desastre de juego, o si han aprovechado la tecnología actual para crear una experiencia única sobre cómo sobrevivir en un desastre natural.

La trama de esta entrega se centra en nuestro avatar, que es un joven chico o chica que viaja a la gran ciudad para buscar un trabajo o por una oportunidad de negocio. Es algo que podemos ir decidiendo, ya que en Disaster Report 4 nos encontramos ante una especie de juego de rol, donde moldearemos la personalidad de nuestro personaje con pequeños detalles como el motivo de nuestra visita a la ciudad, cómo nos sentimos en situaciones de presión, etc.

Disaster Report 4: Summer Memories

Al poco de llegar a la ciudad, un enorme terremoto tiene lugar, con que nuestro objetivo desde ese momento será sobrevivir y escapar de la ciudad. Esta es la premisa, pero claro, habrá varias tramas secundarias que animarán nuestra supervivencia. Un cambio importante entre esta entrega y las anteriores es el cambio de tono de la trama. Mientras que antes se buscaba ofrecer un juego de desastres naturales muy de Serie B pero a lo Michael Bay, ahora el punto de atención está en las personas y el drama humano.

Sí, todo sigue siendo muy de Serie B (las respuestas que podemos dar son a veces increíblemente cutres o absurdas), incluyendo algunas tramas como conspiraciones de negocios, sectas, duelos entre barrios y muchísimas más locuras. Pero todo desde un punto de vista más cercano del que me esperaba, al centrarse más en los personajes que en el desastre natural como tal.

Por este motivo, el hecho de que Disaster Report 4 nos haya llegado completamente en inglés (con voces en japonés) supone una gran barrera para muchos usuarios. De hecho, sin la locura del espectáculo a lo Michael Bay, la trama se convierte en el principal atractivo del juego, con que si no se puede disfrutar, casi se puede decir lo mismo del título.

Disaster Report 4: Summer Memories

Este no es el único problema de la trama, ya que el toque de Serie B tiene su lado bueno y su lado malo. En la parte positiva, y esto es totalmente personal, le da mucho encanto a Disaster Report 4, ya que el realismo o que esté todo pulido ofrece siempre una experiencia mejor, pero cuando ves cómo lo han intentado los desarrolladores, pese a fallar a lo grande en muchos momentos, no puedes evitar sentir cariño a este trabajo. Vale, soy muy fan de la Serie B (me encanta «Sharknado», aunque eso es ya casi Serie Z… O Serie T de Tiburón), con que esto es algo que podéis ver directamente como algo negativo.

Lo que sí es mejorable es la forma de plantear el argumento. La respuesta de muchísimos personajes es directamente absurda, algo que a veces se puede explicar por un choque cultural entre Occidente y Japón, pero otras veces, es directamente absurdo. Tener personajes que en mitad de un cruce donde se han derrumbado varios rascacielos pero que solo se preocupan de si tienen agua para lavarse las manos es un poco inaguantable, y nos encontraremos casos así durante toda la aventura. Otros personajes están mejor construidos, con ciertas tramas que logran enganchar.

Estoy poniendo mucho énfasis en la trama, ya que ciertamente es de lo más atractivo de Disaster Report 4, gracias a la posibilidad de tomar decisiones constantemente (muchas son irrelevantes, pero otras sí que afectan al desenlace) durante el juego.

Disaster Report 4: Summer Memories

A nivel de mecánicas, el género al que mejor se puede encasillar Disaster Report 4 es el de la aventura gráfica. Sí, hay ciertos elementos de supervivencia, al tener que mantener bajo el hambre/sed, ir al baño o no recibir daño durante los momentos más de «acción». Sin embargo, nada de esto es realmente importante, por lo que haremos constantemente será hablar con la gente y resolver los rompecabezas que nos impiden progresar.

Esto puede ser buscando algún objeto en el entorno para poder acabar con un obstáculo, conseguir activar un evento con algún personaje (como encontrar un oso de peluche para una niña o conseguir agua para otro) o cosas por el estilo. Puede que no sea una aventura del estilo «point and click» al tener control directo del personaje, pero sí tienen una estructura muy, muy similar.

Esto hace que todo lo de supervivencia quede en un plano muy, muy secundario (de hecho, estuve horas con mi personaje con ganas de ir al baño y hambriento, pero a parte de cambiar algo su animación de espera, no noté diferencia alguna), y con la acción ocurre más o menos lo mismo. Hay algún momento en que evitar peligros de diferente índole que intenten acabar con nosotros, pero no es para nada el foco de atención.

Disaster Report 4: Summer Memories

Esto hace que Disaster Report 4 tenga un ritmo más pausado que el de anteriores entregas. No lo voy a negar, tenía muchas ganas de disfrutar de esta secuela tras haber visto todo Raw Danger en el Super Replay de «Game Informer», pero no me ha disgustado del todo el cambio. Así se puede profundizar más en los personajes, al mismo tiempo que da más impacto cuando hay uno de estos momentos de destrucción.

Esto denota un mayor intento de ofrecer un juego más «serio», pero sigue habiendo muchos elementos clásicos que se mantienen, como el humor de las respuestas que podemos dar (literalmente, muchas veces podemos replicar el GIF de Homer Simpson yendo hacia atrás en el arbusto a la primera situación de algo extraño) o las absurdas brújulas/trajes que nos podemos encontrar por el camino. Incluso hay trajes gratuitos para descargar, pudiendo jugar toda la aventura como un ninja si así nos apetece.

Esta estructura no es mala, pero el problema está en su ejecución. Durante gran parte del tiempo, iremos moviéndonos sin saber muy bien qué hacer, activando eventos que nos hacen progresar más por pura chiripa que por un buen diseño. Esto ocurre con demasiada frecuencia, por lo que no es raro que nos tiremos mucho tiempo dando vueltas por el escenario sin tener la más remota idea de qué hacer para avanzar.

Disaster Report 4: Summer Memories

A esto se suma un esquema de control bastante tosco (os podéis imaginar adicionalmente lo mal que se controla al tener que bucear), y lo que es peor, tiempos de carga todo el tiempo. ¿Abrimos una puerta? Una micro-carga. ¿Hablamos con alguien? Otra micro-carga a veces entre frases. Todo esto hace que el ritmo de la aventura sea muy pobre, y frustre todavía más el tener que ir dando vueltas sin saber cómo avanzar, pues nos comeremos todas estas cargas junto a un movimiento cutre y tosco.

Luego están los bugs que a veces nos impiden interactuar bien con los objetos/personajes, puntos de colisión muy pijoteros que nos impiden escalar por un lado, pero si nos movemos un centímetro sí que podemos. Todo esto da la sensación de estar ante un juego bastante cutre y que demuestra lo tumultuoso de este desarrollo que comentaba al principio del análisis.

Aun así, Disaster Report 4 puede llegar a enganchar, pero tiene que hacer click para ello. Es entonces cuando le «perdonaremos» estos problemas, o mejor dicho, los toleraremos. Porque es eso, hay que tolerarlos durante las 10 horas aproximadas que dura el juego. También podemos bajar parte del epílogo de manera gratuita (otra parte es de pago), para cerrar más todavía la trama.

Disaster Report 4: Summer Memories

He jugado en PS4, y esta versión viene con contenido exclusivo respecto a la de Nintendo Switch: 5 niveles en VR. A medida que avanzamos en la historia principal, desbloquearemos las fases para disfrutar en PSVR. Estos niveles son básicamente recreaciones en primera persona de las fases que ya hemos completado, pero sin ningún NPC ni ningún peligro.

Es más un viaje con unos controles muy malos, ya que tenemos que pulsar un botón para que el personaje ande de manera automática, y luego al mirar a diferentes puntos, podremos activar el teletransporte a dicha zona. Funciona bastante mal, ya que de cuando en cuando tendremos que mirar totalmente detrás de nosotros (algo no muy común en PSVR), lo cual no es cómodo. Encima, visualmente estos niveles se ven mal, y no impresionan absolutamente nada. Vamos, que esta experiencia para VR de Disaster Report 4 no merece la pena en absoluto.

Pasando a los aspectos técnicos, se nota que el juego estaba siendo originalmente diseñado para PS3, porque no luce como un título actual en absoluto. Los modelos de los personajes y animaciones son más propios de PS3, lo cual no me importaría si no fuera por las cargas constantes que comentaba antes.

Disaster Report 4: Summer Memories

Al menos, los momentos de grandes desastres, como cuando se derrumba un rascacielos o hay un gran incendio, no lucen del todo mal. Ahora bien, las animaciones de los personajes, ya sea al jugar o en los vídeos, son muy, muy cutres. El rendimiento sí que deja mucho que desear, con tirones muy frecuentes, incluso en PS4 Pro.

Con el sonido ocurre lo mismo. Las voces en japonés dan la talla, pero los efectos de sonido dejan muchísimo que desear. Hay veces que veremos caerse un edificio, pero no lo escucharemos. Esto crea una desconexión audiovisual de mucho cuidado, siendo algo que se debería de haber cuidado mucho más.

Conclusión

Disaster Report 4: Summer Memories tiene problemas para parar un tren: un diseño muy pobre que nos hará perdernos en numerosas ocasiones, bugs, control tosco, técnicamente mediocre, unos niveles para PSVR muy malos, el tema del idioma y algunos personajes que se merecen ser aplastados por los edificios que se derrumban en el juego.

Aun así, la obra de Granzella tiene algo que, si logra atrapar, lo va a hacer pese a todos estos problemas. Es Serie B en estado puro, pese a que intente apostar esta entrega de la saga por mostrar el lado más humano de las catástrofes naturales, encontrando un equilibrio que puede ser bastante atractivo y hasta divertido en ocasiones. Sí, Disaster Report 4 no es para todo el mundo en absoluto, pero eso no quita que podamos encontrar disfrute entre tanto desastre.

6

Nos consolamos con:

  • Gran capacidad de personalización a nivel narrativo
  • El encanto de la Serie B es total
  • Aventura bastante larga y que llega a sorprender por momentos

Nos desconsolamos con:

  • Multitud de problemas técnicos y bugs
  • Diseño de niveles muy pobre. Si sientes que avanzas por pura chiripa, es que algo falla
  • Los niveles para PSVR son desastrosos
  • Completamente en inglés

Ficha

  • Desarrollo: Granzella
  • Distribución: NIS America/Bandai Namco
  • Lanzamiento: 07/04/2020
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos en Inglés y Voces en Japonés
  • Precio: 59,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *