9

Dimension Drive

Dimension-Drive

Uno de los géneros que más años lleva con nosotros es el de los arcades de naves, SHMUP, matamarcianos o como los queráis llamar. Lo cierto es que siempre es divertido subirte a una nave espacial y matar a todas las naves que se pongan delante mientras esquivamos todo tipo de proyectiles. Al mismo tiempo, es un género en el que cuesta innovar. ¿Refinar la fórmula? Desde luego, ya que por ejemplo, Super Hydorah no es que haga algo realmente nuevo, pero lo refina y eso lo hace especial.

Por esta dificultad a la hora de innovar, siempre me llamó la atención Dimension Drive, al plantear algo de lo más atractivo: jugar dos juegos al mismo tiempo. Los chicos de 2Awesome Studio han luchado para llevar al proyecto adelante (incluyendo un troll en Kickstarter), pero por fin está aquí el resultado final. ¿Será esta idea dual tan atractiva como suena, o divide la diversión entre dos?

A diferencia de muchos otros matamarcianos, en Dimension Drive hay algo de preocupación por contar una historia, al presentarla como si estuviéramos en un cómic. La protagonista es Jack, una joven que es la única superviviente de su planeta, después de que los malvados Ashajuls destruyeran su mundo. Por suerte, ahora tiene la nave Manticore, una de las naves más poderosas (y misteriosas) del multiverso, equipada con una IA llamada VERA, y la posibilidad de saltar gracias al Dimension Drive. Por desgracia, los Ashajuls también tienen esta tecnología, por lo que están conquistando todos los planetas a su paso del multiverso, sin dejar una dimensión tranquila. ¿Qué es lo que buscan realmente, y seremos capaces de detenerles?

Dimension-Drive

El argumento no es que sea para echar cohetes, pero está bien tener un contexto para la acción, saber claramente quién son nuestros oponentes, y hasta poner cara al malo malísimo de turno.

La gracia de Dimension Drive está, entonces, en sus mecánicas. En todo momento veremos dos pantallas, con dos niveles complementarios corriendo en cada uno de ellos. Con pulsar un botón, pasaremos de un lado a otro de la pantalla, siempre en la misma posición relativa en la que estuviéramos originalmente.

En todo momento, tendremos que ir saltando de lado a lado para superar obstáculos, evitar ataques enemigos, o incluso resolver pequeños puzles usando las diferentes habilidades de la Manticore que iremos desbloqueando a medida que vamos avanzando por la trama. Es algo realmente único y que no había visto en ningún otro juego del estilo. Por este motivo, al principio cuesta acostumbrarse a estar mirando las dos pantallas a la vez, ya que si nos teletransportamos en mitad de una roca, moriremos al instante, y creedme que os pasará más de una vez.

Dimension-Drive

Por suerte, el diseño de niveles tiene esto en cuenta, al ofrecer una curva de dificultad gradual. Al principio hay pocos obstáculos que nos destrozan de un solo golpe, por lo que en cada lado hay más bien enemigos. Al tener escudos, podemos soportar varios impactos antes de morir, y cambiar de lado viene porque queramos conseguir más puntos matando enemigos, o porque nos hayamos quedado sin energía. Porque claro, no podemos quedarnos todo el tiempo en un mismo lado, o la gracia de Dimension Drive se reduciría bastante. Al disparar consumimos energía, que se recupera por los orbes que dejan los enemigos, o al pasar a la otra dimensión. Esto nos hace tener que equilibrar los disparos que usamos, y saltar constantemente de lado a lado.

Cuando la cosa empieza a complicarse, y tenemos que pasar de un lado a otro para evitar muros que estén en un lado pero no en el otro, ya tendremos algo más de control sobre esta mecánica de teletransporte, por lo que no moriremos tanto. Aun así, siempre hay un reto muy palpable, y tendremos que dominar todo lo que nos ofrece Dimension Drive, ya que al morir, volveremos al último punto de control, en vez de reaparecer justo donde acabábamos de morir. Además, hay vidas limitadas, por lo que si nos quedamos sin ellas, tendremos que empezar el nivel desde el principio. Por suerte, ni los niveles son tan largos como para que llegue a molestar, ni los puntos de control están mal colocados, creando una experiencia bastante satisfactoria y con una curva de aprendizaje muy bien medida.

Otras habilidades que conseguiremos nos permitirán girarnos hacia atrás para disparar hacia abajo y frenar un poco nuestro movimiento, al que tendremos que usar para atacar enemigos o activar interruptores que abren una puerta en nuestra dimensión o en la otra. También está la posibilidad de teletransportarnos unos metros lateralmente, algo muy útil para esquivar ataques o colarnos por lugares complicados.

Dimension-Drive

Superar los 13 niveles puede que no nos cueste demasiado, pero hay bastantes retos esperándonos. Para empezar, están los núcleos de energía, estando siempre en los lugares más complicados, por lo que tendremos que arriesgarnos al máximo si queremos conseguirlos todos. Cada 10 que consigamos tendremos acceso a nuevas armas, que tienen un modo normal de uso y otro potenciado, que nos vendrá de perlas para superar jefes finales. Cada arma tiene sus puntos fuertes y débiles, por lo que la última desbloqueada no siempre será la mejor.

Como os podréis imaginar, hay bastantes jefes finales en Dimension Drive, y están todos muy bien diseñados. Al final de cada fase hay algún evento único, que puede ser un jefe final o una secuencia a alta velocidad esquivando todo tipo de obstáculos. Los grandes jefazos al final de cada mundo están genial, al no ser sólo retos importantes para esquivar las balas, sino también por cómo nos tendremos que ir teletransportando de una dimensión a otra para evitar ataques, obstáculos que nos lancen y mucho más. Ver los patrones de cada jefe es genial, y tener en cuenta cómo van en cada dimensión es clave para no morir en el intento.

Algo que hace que esta loca idea funcione es que el diseño de niveles es genial, al no forzarnos sí o sí a cambiar todo el tiempo, sino animarnos a hacerlo en determinados momentos si queremos conseguir todos los secretos y la máxima puntuación posible, para luego plantearnos un reto imposible en nuestra dimensión y entonces tener que saltar. Cada mundo ofrece algo nuevo gracias a cada mecánica introducida, por lo que siempre estaremos aprendiendo algo nuevo. Es una pena que los 13 niveles de la historia se pasen en muy poco tiempo, pero como en muchos arcades, Dimension Drive ofrece muchos motivos para rejugarlo.

Dimension-Drive

Para empezar, siempre está el típico pique de conseguir una mayor puntuación, y de paso, obtener la mayor calificación posible. Eso por no mencionar los cuatro cubos de datos por nivel, y los 13 niveles del modo espejo que desbloqueamos al completar la campaña. Los diferentes niveles de dificultad también ofrecen experiencias muy diferentes, al tener menos escudos, perder la referencia visual para el salto a la otra dimensión o menos vidas. La dificultad más alta directamente nos propone superar el juego con una única vida, algo que puede dar mucho juego a la larga para los que quieran conseguirlo.

Junto a la opción de jugar en solitario, también tenemos el multijugador cooperativo. Aquí podremos unirnos a un amigo para tener dos naves al mismo tiempo. Puede sonar que lo hace todo más fácil, pero casi es al contrario, ya que con que muera un solo jugador, se regresa al punto de control. Además, se comparte el número de escudos y la energía, así que hay que estar más en sincronía que para realizar un teletransporte en la vida real. En el caso de Switch, al poder jugar con un único Joy-Con, es genial ponernos a echar una partida con los amigos en cualquier lado.

A nivel técnico, Dimension Drive funciona bastante bien. Los modelos de las naves están en 3D, y lucen de maravilla, además de saber de un vistazo rápido qué tipo de enemigo es el que tenemos delante y cuáles son los ataques que podemos esperar. Esto es clave para hacernos una idea de la situación en ambas pantallas, con que afecta a la jugabilidad. También están bien representados los escenarios, para ver qué elementos son decorativos y cuáles son obstáculos reales que nos matan de un solo golpe. Es cierto que se echa en falta algo más de variedad, ya que al haber sólo 3 mundos, hay básicamente 3 estilos visuales y ya está.

El sonido es bastante bueno, gracias a una banda sonora muy propia para el juego, bastante cañera para que nos lo pasemos en grande reventando naves con la Manticore. El doblaje es bastante limitado, al haber voces sólo en la escena inicial y en la final, pero no están mal. Aquí son más importantes los efectos, para que los disparos y las explosiones sean satisfactorias, y vaya si lo son.

Dimension-Drive

”Conclusión”

La idea de Dimension Drive era muy atrevida, y por suerte, el resultado final es espectacular. La mecánica de saltar entre las dos pantallas es genial, gracias a un gran diseño de niveles, una genial curva de dificultad para que no nos frustre esta nueva forma de jugar, y una satisfacción final indescriptible.

Ya sea en solitario o con un amigo, estamos ante un arcade de naves realmente único, que funciona a las mil maravillas, y no para de sorprender. Es una pena que no sea más largo, pero gracias a lo rejugable que es y lo rematadamente bien que funciona todo, estamos ante un título que no puede faltar en vuestra colección a poco que os gusten los matamarcianos.

9

Nos consolamos con:

  • Mecánica principal novedosa y que funciona
  • Gran diseño de niveles para aprovechar al máximo el cambio de dimensión
  • Genial curva de aprendizaje, para que no sea ni muy complicado ni demasiado sencillo
  • Muy rejugable

Nos desconsolamos con:

  • Si no nos importa la rejugabilidad, se queda corto
  • Se echa en falta algo más de variedad visual en los niveles

Ficha

  • Desarrollo: 2Awesome Studio
  • Distribución: 2Awesome Studio
  • Lanzamiento: 07/12/2017
  • Idioma: Textos en español y Voces en inglés
  • Precio: 12,99€

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *