7

Dick Wilde 2

Dick Wilde 2

Aunque el Aim Controller se lanzó junto a Farpoint, el segundo juego en utilizarlo también se hizo bastante popular, aunque no por los mismos motivos. El Dick Wilde original era un shooter de oleadas entretenido, y que usaba a las mil maravillas el nuevo periférico para PSVR junto a los clásicos PS Move, ofreciendo armas locas para cargarnos a animales mutantes con muy malas pulgas. Pese a lo divertido de su propuesta, había una pega importante: su altísima dificultad. Estoy hablando de unos niveles altísimos, de modo que casi nadie pasaba más allá del segundo mundo.

Por suerte, desde Bolverk GamesPlaystack London han tomado todo el feedback de los usuarios para ofrecer en Dick Wilde 2 una secuela más grande, y sobre todo, más justa para todo tipo de jugadores. Para ello han cambiado de un shooter estático a uno sobre raíles, añadido cooperativo entre PC y PS4, y añadido una curva de dificultad más ajustada. ¿Serán suficientes estas mejoras para que ahora todos podamos disfrutar de la matanza de animales mutantes y peligrosos por los ríos de EEUU?

La premisa es muy, muy básica en Dick Wilde 2, ya que somos unos ecologistas un poco paletos que van a limpiar los ríos de los mutantes que han aparecido, usando para ello todas las armas a su disposición mientras viajan por una balsa por el río. De vez en cuando Dick nos soltará alguna frase graciosa en los puntos intermedios de los niveles o el menú principal, pero poco más, y la verdad, esas frases terminan por hacerse algo repetitivas, acabando al final bastante harto del “It’s a me, a Dick” para burlarse de Super Mario Bros. Un poco más de variedad en los diálogos no le habría venido mal, eso desde luego.

Dick Wilde 2

Pero aquí estamos para pegar tiros, y es donde Dick Wilde 2 logra brillar. Como decía antes, ya no estamos ante un shooter de oleadas estático, sino que esta secuela es un shooter on-rails, género que personalmente me apasiona quizá demasiado. Esto permite que ahora nos movamos por los escenarios, de modo que hay más dinamismo en las fases, y la aparición tanto de peligros como de enemigos sigue un ritmo bastante más lógico y placentero.

Porque sí, ahora no solo tendremos que preocuparnos de todos los animales mutantes que aparecerán para acabar con nosotros, como pirañas, pájaros que lanzan torpedos, mapaches que lanzan bolas de energía o castores que también han logrado poderes para disparar proyectiles. En el mapa habrá basura, que si no destruimos, dañará la balsa si está en nuestro camino, o incluso habrá enemigos (los cangrejos) que no nos atacarán a nosotros, sino a la balsa, por lo que este nuevo esquema de movimiento amplia las posibilidades de que nos hagan trizas.

Por suerte, la dificultad de Dick Wilde 2 está infinitamente mejor medida que en el original, permitiendo que podamos disfrutar de un reto ajustado, pero aceptable y divertido. Todo empieza de forma bastante sencilla en los primeros niveles, para que nos acostumbremos a los diferentes tipos de enemigos y a las mecánicas principales. En esencia, al destruir la basura conseguiremos dinero, que podremos usar en los puntos intermedios para comprar nuevas armas o potenciadores, como una mayor probabilidad de lanzar disparos críticos o aumentar la salud. Esto hace que nos queramos fijar siempre en destruir la basura, aunque no nos vaya a dañar, ya que unos dólares más pueden suponer una diferencia a la hora de comprar un arma más potente. Por otro lado, al acabar con los enemigos llenaremos una barra, que nos permite convertir durante unos segundos nuestras armas en un lanzagranadas muy potente.

v

Para progresar, en los niveles tendremos que cargarnos a los peces dorados (que en el original solo nos daban puntos extra), ya que contienen llaves doradas. La gracia es que hay un número concreto de llaves por fase, y en cada zona intermedia podremos elegir qué ruta seguir. En función de la dirección tomada, el nivel cambiará, y nos dará acceso a una llave u otra, por lo que para conseguir todas las de un nivel, tendremos que rejugarlo varias veces. Esto aumenta bastante la rejugabilidad de Dick Wilde 2, ya que además de haber bastantes niveles, ahora hay bastantes más motivos para volver a ellos si nos gusta completarlo todo al 100%.

Otro aspecto positivo en el diseño del juego es cómo desbloqueamos las armas. De serie tendremos los revólveres y las armas más básicas de las metralletas y las escopetas. Todas las demás están bloqueadas, y para conseguirlas tendremos que completar el nivel de desafío de ese arma en concreto. Esto nos permite familiarizarnos con ese arma para saber si nos gusta su estilo de juego o no. Estos niveles no dan llaves, por lo que si vemos que no nos gusta un arma en concreto, podemos omitir esa fase y ya está. Lo único que perderemos es que, en función de las estrellas que consigamos, conseguiremos una cantidad de dinero inicial para sucesivos niveles dentro de ese mundo, algo que nos puede permitir empezar desde el principio con un arma poderosa en vez de con los revólveres básicos.

Todo este progreso en un mundo nos permite aprender y coger la suficiente habilidad para enfrentarnos al jefe del mismo. Esta vez hay tres jefes diferentes en el juego, uno por mundo, y son bastante originales. El del primer mundo es un robot gigante con forma de castor controlado por castores, para luego pasar a una serpiente gigante y a un cangrejo gigante. Estos combates son bastante divertidos, y pueden ser desafiantes si no tenemos cuidado.

Dick Wilde 2

Porque sí, Dick Wilde 2 sigue siendo desafiante fuera de los niveles iniciales, obligándonos a movernos mucho y a apuntar con mucha rapidez a todos los enemigos y basura que aparecen en pantalla. Por suerte, la curva de dificultad nos permite disfrutar mucho más del viaje, algo que me parece fantástico. Quizá habría estado bien hacer que los puntos intermedios en los niveles sirvan también como checkpoints para los que tengan más dificultades, pero por lo general, es un área con el que estoy muy contento en el juego. Esto ha hecho que me lo pase en grande esquivando y disparando sin parar, aunque eso sí, jugad con bastante espacio, no os vayáis a dar con alguna pared o algún objeto… No es que me haya pasado mientras evitaba que una piraña me comiera la cara, qué va. Hablando de las pirañas, sé que muchos tienen fobia a Farpoint por los aliens con forma de araña que saltan a tu cara, pero una de mis fobias que no logro superar desde la infancia es la de las pirañas (maldigo a Ratchet & ClankJak And Daxter por esto), con que creedme que evitaba de forma MUY activa que todas las pirañas que saltan a nosotros me comieran, ya que me ponen la piel de gallina. Ahora bien, reventarlas en mil pedacitos es de lo más satisfactorio y algo terapéutico, con que una cosa por otra.

Si aun así tenemos problemas con la dificultad, podemos jugar en cooperativo, habiendo cross-play entre PS4 y PC. Esto está bien, y es divertido jugar con un amigo. Por desgracia, hay varios problemas con este cooperativo. Por un lado, el matchmaking está ya bastante vacío, por lo que a no ser que quedéis con alguien en concreto, costará entrar en una partida. Por otro lado, la dificultad se reduce muchísimo, ya que el número de enemigos es más o menos el mismo, pero ahora unos saltan a un jugador y otros atacan al segundo usuario, lo que hace todo excesivamente fácil para mi gusto. Es por eso que recomiendo jugar a Dick Wilde 2 en individual hasta que equilibren un poco más este modo. También choca que no haya chat de voz dentro del juego, con que si jugamos con un usuario de PS4, sin problemas, al poder crear una fiesta desde la consola, pero si es un usuario de PC, las opciones de comunicación se reducen a cero.

Dick Wilde 2

Otro “problema” es que en esta secuela, las armas me han parecido menos originales. En esencia, tenemos 16 armas repartidas en cuatro categorías: revólveres, metralletas, escopetas y armas de energía. Si jugamos con el Aim Controller, estas armas pasan a tener más forma de rifle y aumenta algo su potencia para equilibrarlas mejor, pero todas funcionan igual independientemente de si usamos los Move o el Aim. No son tan originales ni locas, más allá de un diseño graciosete, pero poco más.

Dentro de lo visual, Dick Wilde 2 funciona la mar de bien, al ofrecer unos gráficos con estilo cartoon sencillos, pero que permiten disfrutar de una imagen muy nítida en PSVR. La principal pega dentro de los gráficos es que las tres temáticas de los escenarios se vuelven algo repetitivas tras un tiempo, pese a pequeñas variaciones, con que para el futuro, más aspectos visuales para los niveles no estarían nada mal. Pero lo dicho, todo luce bastante bien, y esas pirañas que saltan a tu cara logran dar grima. ¿¡Por qué tenían que ser pirañas?!

El sonido también está a un buen nivel, gracias a unos efectos sonoros que nos permiten identificar por qué lado de la barcaza aparecerán los enemigos, y unos buenos sonidos para las armas. Las melodías con el banjo a lo “paleto americano” le logran dar personalidad al juego, y animarnos a disparar al aire cada vez que completamos un nivel soltando un buen “yihaaaaaaa”. No me preguntéis por qué, pero no podía evitar hacerlo.

Dick Wilde 2

Conclusión

Dick Wilde 2 es un gran ejemplo de cómo coger lo bueno de una primera parte entretenida pero fallida en varios aspectos, para ofrecer un juego mayor y más divertido en todas sus facetas. Sí, disfruté del original pese a su imposible dificultad, y puede que varios usuarios la echen de menos, pero lo que ofrece esta secuela me parece mucho más acertado para dar a toda clase de usuarios un shooter sobre raíles divertido y completo.

¿Es algo súper original o que va nos va a volver locos dentro de la Realidad Virtual? En absoluto, pero para los que nos encantan los shooters sobre raíles, estamos ante una propuesta que logra que nos movamos sin parar mientras esquivamos a las malditas pirañas y las reventamos con varias armas, antes de enfrentarnos a los absurdos pero divertidos jefes finales. Aunque hay ciertos aspectos que se podrían equilibrar en futuros parches (la dificultad del cooperativo o una mayor variedad visual de los escenarios), a poco que os guste pegar tiros en Realidad Virtual, Dick Wilde 2 os va a ofrecer mucha diversión a ritmo de banjo, porque a veces disparar como un paleto americano sin más pretensiones que pasar un buen rato es más que suficiente.

7

Nos consolamos con:

  • Una curva de dificultad mejor ajustada, para que no pase a imposible nada más arrancar el juego como en el original
  • Un diseño que apuesta por la rejugabilidad y nos deja experimentar con las armas
  • Jefes finales absurdamente divertidos y desafiantes
  • Fantástico uso del Aim Controller

Nos desconsolamos con:

  • Poca variedad visual entre las tres temáticas de los niveles
  • El cooperativo es demasiado fácil, y que no te puedas comunicar por chat de voz es bastante absurdo
  • Armamento menos original que en la primera parte
  • Las frases que suelta Dick terminan por hacerse cansinas
  • Pirañas. ¿Por qué hay tantas pirañas que nos quieren comer la cara?

Ficha

  • Desarrollo: Bolverk Games
  • Distribución: Playstack London
  • Lanzamiento: 19/02/2019
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos y Voces en Inglés
  • Precio: 19,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *