8

Dex

DEX

Los juegos con una estética cyberpunk están teniendo un renacimiento muy espectacular últimamente, tanto en juegos AAA como Deus Ex como en propuestas más independientes, como es el caso de Dex. Tras un paso por PC bastante exitoso, y lanzar recientemente su versión mejorada, el juego da el salto a consolas al fin de la mano de Badland Games, para traernos esta propuesta que en esencia se puede resumir como Deus Ex, pero en 2D.

El juego nos pone en la piel de la joven Dex, que de repente van a por ella los miembros del Complejo, un grupo de corporaciones que básicamente dirigen el mundo. Gracias a la ayuda de un hacker legendario conocido como Raycast lograremos escapar, empezando así nuestra aventura para descubrir por qué nos persiguen, y de paso, convertirnos en los mejores hackers del ciberespacio.

No quiero desvelar mucho del argumento, ya que es uno de los puntos de Dex. Es cierto que no está tan bien tratado como en el mencionado Deus Ex, pero logra enganchar pese a presentar algunos personajes secundarios a los que se les da importancia, pero que es difícil preocuparnos por ellos. Lo mejor del argumento no es la trama principal como tal, sino el universo en sí mismo. Eso sí, los cuadros de texto son extremadamente pequeños, lo que dificulta leerlos como estemos un poco alejados del televisor.

DEX

Tendremos a nuestra disposición un mundo abierto separado por zonas, donde podremos explorar, encontrar secretos, enfrentarnos a enemigos y completar todo tipo de misiones secundarias. Me voy a repetir bastante, pero es muy Deus Ex, y eso es genial.

Dichas misiones no tienen una forma única de resolverlas, pudiendo algunas completarse a base de tiros o golpes, hablando, infiltrándonos o hackeando. Todo depende de nuestro estilo de juego, cómo hayamos desarrollado al personaje, o los recursos de los que dispongamos. Además, podremos tomar diferentes decisiones que afectan a la trama y al destino de varios personajes, algo que está muy bien realizado dentro de la limitada escala que nos ofrece Dex frente a otros RPGs de acción mucho más grandes.

Como estamos ante un juego 2D, la jugabilidad cambia bastante respecto a Deus Ex, que lo voy a mencionar bastante, pero es el juego al que me ha recordado una y otra vez. Esto hace que, por ejemplo, el uso de diferentes niveles de altura y el plataformeo cobren bastante más importancia. Aun así, algunos elementos sí que son comunes, como la presencia de caminos alternativos para evitar combates innecesarios o complicados, gracias a conductos de ventilación, plataformas, etc.

DEX

El diseño de niveles es un punto fuerte del juego gracias a todas las posibilidades que ofrecen dentro del plano 2D. Además, habrá otros elementos que podremos usar a nuestro favor, como coberturas y cosas así, por lo que este aspecto está cuidado a más no poder.

Mientras que el plataformeo no funciona mal, el combate es seguramente lo peor de Dex. Podemos elegir atacar cuerpo a cuerpo o con armas de fuego. A medida que vayamos subiendo de nivel podremos desbloquear habilidades y potenciar aquello que más usemos, ya sean nuestros puños o las armas. Esto es muy importante, ya que hasta que no lleguemos a cierto nivel con las armas, no podremos usar el subfusil o la escopeta, que son bastante más potentes que la pistola básica.

Los tiroteos no están mal, pero al no poder usar coberturas y no ser muy dinámicos, tampoco es que lleguen a entretener demasiados. Los combates cuerpo a cuerpo, por otro lado, son algo toscos, y el sistema de bloqueo para luego atacar tampoco es que funcione extremadamente bien. Es funcional, y poco más. Por esto, al final la mejor opción resulta ser el sigilo, para lo cual el hackeo tiene una vital importancia.

DEX

Como Dex es una hacker con habilidades especiales, puede acceder al ciberespacio en cualquier momento. El tema del hackeo funciona como un shooter de doble stick, ya sea al acceder a los ordenadores o cuando hackeemos en el mundo. El hackeo de objetos es esencial, ya que podemos desactivar cámaras, hacer que las torretas se pongan de nuestro lado, o noquear a los guardas, lo que nos permite acercarnos por detrás y hacerles un derribo silencioso. Esta fue la táctica que más empleé en todo el juego, y como creo que se disfruta más.

Las partes de hacking tienen un doble propósito. Por un lado, ofrecen algo muy diferente a lo habitual en el juego, alejándonos de las conversaciones, plataformeo y combate, lo que aporta variedad al título. Por otro lado, cambia por completo el ritmo de juego, ya que si accedemos al ciberespacio se para el tiempo, lo que podemos usar para planificar bien nuestros movimientos antes de actuar. Es una pena que esta parte no llegue a evolucionar demasiado, ya que sí, cada vez se hacen más desafiantes las partes de hackeo, pero no llegan a introducir nuevos obstáculos.

Algo que me ha encantado de Dex es que podemos potenciar precisamente lo que más usemos, y dejar de lado lo que no nos parezca muy útil. Esto lo lograremos distribuyendo los puntos de habilidades que conseguimos al subir de nivel, además de al comprar diferentes aumentos cibernéticos. Algunos potencian el combate cuerpo a cuerpo, otros los tiroteos, el sigilo o la exploración.

DEX

Si tenemos en cuenta todas las opciones que ofrece el juego, y la cantidad de misiones secundarias, pues nos encontramos ante un título bastante completo. Si bien la historia principal no dura demasiado si vamos a saco, si queremos completar todo lo secundario y conseguir todos los trofeos, finales, y demás, la duración se puede ir a las 10-12 horas, cifra nada despreciable para un juego independiente.

Técnicamente, el estilo visual de Dex es genial. Los escenarios están muy detallados, y las animaciones de los personajes no están nada mal. Lo mejor es que todo está muy cohesionado, lo que invita a seguir explorando a ver qué nos encontramos en cada nueva zona. Aun así, es incomprensible que haya tantos tirones como hay en la versión de PS4, con varios momentos en los que el juego se queda congelado un momento para luego continuar, ya que no estamos ante un juego muy exigente técnicamente. Además, hay varios bugs, sobre todo en la parte de hacking, con enemigos que se quedan pegados a las paredes, algo que incluso nos puede llegar a pasar a nosotros, lo cual resulta bastante molesto.

El sonido no se queda atrás, gracias a una banda sonora de tipo cyberpunk que le pega perfectamente al juego. También contamos con un doblaje al inglés que no está mal, junto a unos efectos para armas, movimientos y demás bastante trabajados.

DEX

Conclusión

Dex es, básicamente, Deus Ex en un plano 2D y con las limitaciones propias de un juego independiente frente a un AAA. Esto se traduce en una historia de ciencia ficción interesante, misiones que podemos afrontar con mucha libertad, escenarios que nos proponen superarlos de diferentes formas y un desarrollo del personaje que nos deja potenciar aquello que usemos y dejar de lado lo que nos parezca menos útil.

Si le unimos un apartado técnico bastante currado y bastante contenido para tenernos entretenidos durante horas, pues estamos ante un RPG de acción muy recomendable. Es una pena que el combate no esté a la altura, el rendimiento no sea el más óptimo y que haya varios bugs, ya que de lo contrario, estaríamos hablando ante todo un imprescindible. Aun así, si os gustan los RPGs de acción de ciencia ficción, Dex no puede faltar en vuestra colección.

Nos consolamos con:

  • Historia interesante en un mundo que atrae.
  • Mucha libertad a la hora de completar las misiones.
  • Poder personalizar al personaje como queramos.

Nos desconsolamos con:

  • El combate deja que desear.
  • Varios bugs y problemas de rendimiento.
  • Los cuadros de texto son extremadamente pequeños.

Ficha

  • Desarrollo: Dreadlocks
  • Distribución: Badland Games
  • Lanzamiento: 08/07/2016
  • Idioma: Español (textos)
  • Precio: 19,95 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *