7

Destiny

Destiny1

Es increíble lo que ha pasado con Destiny. La Alpha y la Beta nos dejó a prácticamente todos maravillados, soñando con lo que nos encontraríamos en la versión final dada la altísima calidad de estas versiones de prueba. Sin embargo, aquí estamos, con el juego ya entre nosotros desde hace unas semanas, y solo hay una palabra para definirlo: decepción.

No porque sea un mal juego como tal, sino porque todo el enorme potencial que había detrás se ha esfumado, y la maestría de Bungie a la hora de crear FPS memorables parece que se ha esfumado. Porque aunque hay cosas que funcionan a las mil maravillas, hay tantos fallos, que uno se pregunta si el juego no debería de haberse retrasado para ser mucho mejor de lo que es hoy en día.


El primer problema nos lo encontramos con la historia. Sé que a muchos no les importará demasiado mientras tengan algo a lo que disparar, me esperaba que me dieran motivos para que este nuevo universo me importe. Al fin y al cabo, los chicos de Bungie lo han creado desde cero, y es en el que van a trabajar durante los 10 próximos años.

Destiny

Sin embargo, no nos cuentan nada realmente interesante. Básicamente, en el futuro, el Viajero, un orbe gigante que es como un Dios, ha ayudado a la humanidad a llegar a otros planetas y avanzar como nunca lo habíamos soñado. Sin embargo, esta Luz se tenía que apagar por las temibles fuerzas de la Oscuridad, que han ido atacando al Viajero y a los humanos, hasta que solo ha quedado una ciudad en pie en la Tierra, que está siendo protegida directamente por el Viajero.

Nosotros somos resucitados y, junto a nuestro Espectro (un orbe con la voz de Peter Dinklage en inglés, y su doblador de “Juego de Tronos” en España, tendremos que detener a estos alienígenas para salvar a la humanidad. Ya está, no ocurre casi nada más a lo largo de la historia, que para colmo, se puede completar fácilmente en unas 8-10 horas, dejándote al final con una sensación de estar solo ante un prólogo de lo que está por venir, y no ante una historia completa con su inicio, desarrollo y desenlace.

Lo malo es que este universo tiene mucho potencial. Hay un par de personajes que aparecen en los últimos compases de la aventura que parecen interesantes, y el universo se ha creado con mucho mimo y detalle. El problema es que, si solo jugamos, apenas nos sabremos nada de él, ya que hay muy pocas cinemáticas, y solo sabremos algo de qué está pasando o quiénes son las facciones enemigas a través de la exposición que nos dan mientras carga una misión.

Destiny

Para todo lo demás, tendremos que salir del juego, ir a la web de Bungie o a la App de Destiny y leer las cartas del Grimorio que hayamos desbloqueado. Ahí se dan montones de detalles sobre sucesos ocurridos antes de la aventura, información de las armas, las razas o cada facción, lo que demuestra que hay mucho trabajo puesto en crear este universo. Pero la pregunta es, ¿por qué no te pueden contar todo esto dentro del juego? Incluso el hecho de no poder acceder a esta enciclopedia dentro del juego me parece un error bastante grave.

En la parte jugable, nos encontramos muchas luces y sombras. En la parte positiva, tenemos la perfecta jugabilidad durante los tiroteos. Al ya genial ritmo de los Halo se suman elementos de Call of Duty (el uso de mirillas) con otros más propios, como los jetpacks o la teletransportación, que añaden un plus de verticalidad a los combates.

Eso, combinado al genial control de todo, hace que te lo pases en grande acabando con los alienígenas. Además, hay habilidades especiales que te hacen sentirte muy poderoso, y casi creerte un gran héroe entre todo este mal que se ha cernido sobre la humanidad.

Dichas habilidades son diferentes dependiendo de la clase que escojamos. Tenemos el Titán, el Pistolero y el Hechizero. Aunque a priori parece que las diferencias son mínimas, ya que todos tienen diferentes tipos de granadas y ataques cuerpo a cuerpo potenciados, cuando se desbloquea la sub-clase es donde se empiezan a ver las grandes diferencias. Aquí nos podemos encontrar habilidades más únicas como poder crear escudos o teletransportarnos en lugar de usar el jetpack, lo que altera ligeramente la jugabilidad.

Aun así, usemos a quien usemos, tendremos acceso a todas las armas, que se dividen en las principales (rifles de asalto o pistolas de diferente clase), secundarias (escopetas, rifles de fusión y de francotirador) y pesadas (ametralladoras ligeras y lanzacohetes). Al igual que ocurre con las armaduras que vayamos recogiendo (que sí son propias para cada clase), los items más poderosos se podrán ir mejorando con la experiencia y los materiales que hayamos obtenido.

Así que, por un lado, mejorará nuestro personaje, y por otro, nuestro equipamiento, dando lugar así a toques de RPG no demasiado complejos (los árboles de habilidades son completamente lineales en los desbloqueos), pero que quedan bastante bien. Eso sí, se queda lejos de lo que nos podemos encontrar en Borderlands, tanto por variedad de armamento como en términos de RPG más clásicos.

Destiny

El otro género que intentan introducir en Destiny es el de los MMO, y es aquí donde empieza a hacer aguas el título. Por un lado, no estamos ante un MMO puro como tal, pero a pesar de ello, no podemos jugar offline de ninguna forma, ni poner el juego en pausa debido a estar siempre conectados.

La parte MMO nos la encontramos en la Torre, la ciudad principal donde podemos comprar nuevo equipamiento, acceder a contratos (pequeños objetivos secundarios que nos dan muchos puntos de experiencia y de facción), o conocer a otros personajes. Luego, en cada uno de los cuatro planetas (sí, solo hay cuatro), podremos ver a otros usuarios en el mundo haciendo cada uno sus propias misiones, a veces juntándonos para superar un tiroteo más complicado de la cuenta, o en alguno de los excesivamente extraños eventos públicos (tienen que aumentar su frecuencia).

La gracia de los MMO es que puedes unirte a cualquier usuario que veas para crear un grupo e ir de aventuras. Bueno, pues aquí es algo bastante incómodo, ya que si ves a alguien en un planeta, y decides unirte a su patrulla, no formarás parte de ella automáticamente, sino que te saldrás a la órbita para luego volver al planeta, previa pantalla de carga, por supuesto. Esto no es cómodo, y tiene que ser mejorado.

Destiny-004

Otra limitación bastante ilógica es la de 3 personas en una patrulla para ir a explorar el mundo abierto en cada planeta, a pesar de no ir a ninguna misión principal, lo que limita mucho la exploración. Aunque dado lo pequeños que son los mapas, tampoco es que se pudiera explorar demasiado, pero igualmente, jugar con amigos es siempre mejor.

De hecho, Destiny está enfocado al multijugador, usando nuestro mismo personaje tanto para el PvE y el PvP, que viene representado por el Crisol. Pero antes de saltar a esa parte, me quiero centrar en todo lo relacionado con la campaña y el cooperativo, ya que hay fallos garrafales que no me explico cómo están aquí.

Para empezar, las misiones no merecen formar parte de una historia, ya que parecen sacadas de un modo Horda. Y es que, en casi todas, nos avanzaremos a una zona, acabaremos con todos los enemigos de la zona, el Espectro se tirará abriendo una puerta mientras superamos varias oleadas de enemigos, y luego llegamos a otra zona con un jefe final, que no es más que un enemigo normal con más vida y que hace mucho más daño. Estos enemigos no tienen una IA, y aunque las cuatro facciones tienen rasgos característicos, no es que haya enormes diferencias cuando se combate a una u otra.

Destiny-002

Esto suele ser lo normal en un MMO, es decir, misiones algo repetitivas, pero al menos, ahí vas visitando muchas zonas. Aquí visitaremos las mismas zonas demasiadas veces, y teniendo en cuenta las pocas misiones que hay en cada planeta, es algo absurdo. Esta repetitividad se aplica a los Asaltos (misiones cooperativas para tres personas) y las Incursiones (misiones para seis personas). En todas ellas, las oleadas están a la orden del día, pudiendo ver físicamente los puntos de reaparición de los enemigos. Lo más curioso de todo es que en las Incursiones no hay ningún tipo de matchmaking, lo que nos  obliga a tener seis amigos con el nivel necesario para poder acceder a dicho nivel y completarlo.

Encima, después de cada misión tenemos que volver a la Órbita (la pantalla de selección de nivel), incluso si vamos luego a seguir completando fases en ese mismo planeta, cuando perfectamente nos podían haber dejado ahí y que luego fuéramos a la misión que queramos. Esto es otra limitación de los mundos abiertos, que como decía antes, son bastante pequeños, y lo único que hay son pequeñas misiones que nos dan puntos de facción para la Vanguardia (la facción principal, lo que nos dará acceso a su equipamiento legendario), que pueden ser matar a X número de enemigos o recoger Y objetos. Todo es muy repetitivo, y no nos cuenta nada sobre el universo.

Al explorar cada planeta, los puntos de reaparición enemigo se hacen todavía más evidentes, ya que damos literalmente un par de pasos lejos de una zona donde antes había enemigos, y al darnos la vuelta estarán vivos otra vez. Esto no es algo malo como tal, y sin duda, es algo pequeño cuando lo comparamos con el enorme número de barreras invisibles que hay. Algunas son directamente muros que nos impiden saltar por pequeñas laderas, lo que nos serviría como un atajo, y otras son las que nos matan si no regresamos al camino principal en unos segundos, algo que no apetece hacer al ver algo muy llamativo en la lejanía. A estos problemas se suma que el mundo está falto de vida, y en definitiva, de cosas por hacer.

Destiny-008

El Crisol, con las batallas de 6 contra 6 (o de 3 contra 3), sale mucho mejor parado. En los modos disponibles se equilibra el equipamiento (pero ojo, no las habilidades), para así ofrecer partidas muy rápidas, dinámicas y espectaculares. Es una verdadera pena que aquí también haya limitaciones. No en el número de mapas, ya que más de 10 no está mal (aunque más mapas con vehículos no estarían mal). El problema está en los modos de juego, ya que solo podemos acceder a cuatro, y son todos pequeñas variaciones del “Duelo por Equipos” o el “Duelo a Muerte”.

Otro fallo importante es la imposibilidad de crear partidas privadas para jugar con miembros de nuestro clan (que por cierto, no puede ser creado desde el juego y se tiene que hacer desde la web de Bungie) o con los amigos. Además, para partidas en las que el trabajo en equipo es bastante importante, es curioso que solo podamos hablar a través del chat de voz con los miembros de nuestra escuadra y con nadie más en la partida. Vale que así nos evitamos el mal de los “niños rata”, pero a veces se echa mucho de menos esta opción.

Antes he comentado cómo nuestro personaje es el mismo para la campaña/cooperativo y para el multijugador competitivo, por lo que juguemos a lo que juguemos, siempre iremos evolucionando. Esto es algo genial, y la sensación de progreso al principio es enorme, lo que motiva a seguir jugando.

Destiny

Sin embargo, cuando llegamos al nivel 20 (algo que se hace demasiado pronto), la cosa cambia. Entonces, la única forma de seguir subiendo de nivel es con el atributo de la Luz, que solo tienen armaduras de nivel Peculiar o superior. Esto hace que entonces esta progresión se cierre por completo, la personalización se minimice al “forzarnos” a escoger siempre la armadura con más Luz, y desechar todas las demás.

Esto no tendría por qué ser un problema si recolectar botín fuera algo divertido, pero es más bien frustrante. Las probabilidades de obtener un buen botín son muy bajas, y aunque nos metamos en niveles de dificultad “Heroica” (como las misiones diarias que van rotando o los Asaltos semanales con dicha modificación), es muy normal que no consigamos nada al completar esa actividad.

Lo “gracioso” es que es más fácil obtener grandes botines al farmear y simplemente matar enemigos, sin importar de en qué nivel estés. Por ejemplo, mi armadura Legendaria lo conseguí en el primer Asalto de todos cuando ayudaba a un amigo de bajo nivel a superarla, mientras que en las fases más duras mi botín ha sido siempre peor. Encima, al completar cualquier actividad en multijugador, aunque hayas sido el mejor, como las recompensas se dan de forma aleatoria, podremos ser los mejores de la partida, que igual nos quedamos a dos velas.

Screenshot_2_Destiny

Es por esto que muchos usuarios solo farmean en lugares concretos para obtener dicho botín especial, pero luego, cuando hemos logrado engramas especiales para decodificar en la Torre, hay otro problema: que nos puede salir equipamiento para otra clase. Entonces, es totalmente inútil para nosotros, y como no podemos intercambiar objetos con los amigos, su único destino es acabar destrozado para obtener algún que otro recurso. Sin duda, el sistema de recompensas y botín es algo que también debe ser mejorado para que deje de ser tan frustrante y podamos evolucionar poco a poco y sin tantas pegas.

Tras tantos problemas y pegas, llegamos a un aspecto donde Destiny brilla a lo grande: el apartado técnico. Por un lado, los gráficos son geniales en la versión de PS4, y el apartado artístico es genial. Es una pena que dentro de cada planeta todas las localizaciones sean prácticamente idénticas, pero eso no quita que estemos ante un verdadero espectáculo para la vista entre los efectos, las armas, explosiones y demás.

El sonido es otro punto muy positivo. La banda sonora es sencillamente perfecta, haciendo que estar ante la enésima oleada siga siendo épico (aunque jugablemente ya canse), y le da al juego un toque de gran épica espacial que no logra transmitir el juego por sí mismo. El doblaje al castellano es también muy bueno, tanto la voz del Espectro como de los pocos personajes con los que nos cruzamos en nuestro periplo por la galaxia.

Destiny-001

Conclusión

Puede que Destiny logre evolucionar en los próximos meses hasta ser algo sensacional, pero actualmente nos encontramos ante un FPS que apuntaba muy alto y se ha quedado corto en prácticamente todos los aspectos posibles. La historia es un chiste a pesar de que el universo en el que se desarrolla tiene bastante potencial. Jugablemente es genial, pero tiene unas misiones muy pobremente diseñadas y se hacen tremendamente repetitivas. Eso por no mencionar el poco contenido PvE que hay, pudiendo ver y hacer todo en unas 15 horas fácilmente.

Para contrastar, tenemos unos gráficos y un sonido alucinante, y un multijugador competitivo con igualmente poco contenido, pero que es muy divertido y adictivo.

Todo esto da la sensación de que estamos ante solo un prólogo de una obra mucho más grande. El problema es que no sé si lo que falta se irá añadiendo como contenido gratuito, o tendremos que esperar a las expansiones de pago para tener nuevo contenido sustancial y que dé más solidez al título. Así que, Destiny nos ofrece mucho potencial de cara al futuro, pero que ahora se queda corto a pesar de ser muy divertido de jugar durante unas cuantas horas. Así que, Bungie tiene los elementos necesarios para, en el futuro, convertirnos en Leyendas, pero actualmente, se han quedado muy lejos de este ambicioso objetivo.

7

Nos consolamos con:

  • Genial jugabilidad, haciendo que los tiroteos sean dinámicos y muy divertidos.
  • Increíbles aspectos técnicos, en especial esa épica banda sonora.
  • El multijugador competitivo.
  • Un mundo de ciencia ficción creado desde cero que es interesante…

Nos desconsolamos con:

  • … pero del que apenas nos cuentan nada en el propio juego.
  • Historia excesivamente limitada.
  • Muy poco contenido de serie.
  • Botín bastante frustrante.
  • Horrible diseño de misiones, lo que las hace muy repetitivas. Jugada una, jugadas casi todas.

Ficha

  • Desarrollo: Bungie
  • Distribución: Activision
  • Lanzamiento: 09/09/2014
  • Idioma: Español
  • Precio: 69,95 €

Entradas relacionadas:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *