10

Deemo

Deemo

Hay varios géneros que triunfan en dispositivos móviles y uno de ellos es el musical. Entre este grupo destacan las obras de Rayark Inc, y desde el lanzamiento de Nintendo Switch, se han ido publicando varios de sus juegos, entre los que están VOEZImplosion, uniéndose recientemente a este pequeño grupo Deemo.

Nuevamente nos encontramos ante una experiencia musical en la que se da mucho énfasis al piano. Nos encontramos una historia para contextualizar el juego, y por el momento, sólo podemos jugar con la pantalla táctil como con los móviles. ¿Listos para sentiros como unos pianistas en un escenario precioso?

Como comentaba antes, en Deemo hay una historia. Inicialmente parece que no va a aportar demasiado y que se quedará en algo anecdótico. Básicamente, seguimos a una pequeña niña que ha caído en el mundo del misterioso Deemo, un ser que casi se parece a Slender Man, pero bastante más amigable y adorable. Este personaje sabe tocar el piano, y a medida que lo hace, la magia de las notas hará crecer un árbol con el que la niña espera volver a su hogar.

Deemo

Por tanto, tendremos que completar canciones para ayudar a esta adorable niña, al mismo tiempo que descubrimos más de este mundo, de Deemo y la misteriosa enmascarada que vive con Deemo. El tema del piano es clave, ya que la forma de jugar recuerda a ponerse a los mandos de un teclado.

Las notas (con forma de teclas negras) irán bajando por la pantalla, teniendo que pulsar sobre ellas cuando lleguen a la parte inferior de la pantalla. También pueden aparecer una serie de notas blancas, teniendo que seguir su secuencia manteniendo pulsada la pantalla, sin necesidad de pulsar cada nota de forma individual.

No hay nada más, por lo que el concepto es bastante sencillo. Sin embargo, estamos hablando de un juego musical, y por tanto, Deemo puede ser una auténtica locura en las dificultades más altas. Podremos disfrutar de hasta tres niveles de dificultad por canción, y en algunas contadas, puede llegar a haber una cuarta dificultad, llamada “Extrema” que se gana a pulso este nombre, dando hasta ganas de empezar una canción así diciendo “Extreeeeme” como Tak Fuji.

Deemo

Con conseguir el 60% de la canción se dará por superada, aunque cómo no, lo ideal es lograr un combo continuo y pulsar todas las teclas como “Charming” (el equivalente a Perfecto), para así lograr bonus adicionales. La cantidad que crece el árbol depende de varios factores, como el porcentaje de aciertos, si es la primera vez que jugamos esa canción en esa dificultad, o si conseguimos el combo total o todo Charming.

Llegados a ciertos hitos del árbol, veremos una escena de vídeo para avanzar ligeramente la historia. Otras veces, el árbol dejará de crecer directamente, y no crecerá hasta que no interactuemos con cierto objeto en el mundo. Con que sí, en Deemo hay algo de exploración, al poder pulsar por las diferentes habitaciones del mundo de Deemo. Esto es importante no solo para progresar en la historia, ya que también podremos encontrar canciones ocultas o saber más sobre los personajes al hablar con ellos.

La progresión de la historia puede ser algo lenta para algunos, pero como decía antes, al principio parece que es un extra más a la experiencia musical, pero no el núcleo de Deemo. Eso es hasta que llegas al final, que me sorprendió muchísimo al explicar todo bastante bien, el giro inesperado que presentan, y lo rematadamente bonito que es. Las secuencias animadas son preciosas, y al combinarlas con la música (los temas que suenan los llegamos a tocar), la experiencia es incluso mejor. Al mismo tiempo, se ve por qué tiene tanta importancia la música en el mundo de Deemo, con que la historia pasa de ser un añadido que ni aporta ni añade nada, a algo sencillamente genial.

Deemo

Llegar al desenlace no lleva demasiado tiempo, pero el juego está pensado para que volvamos a repetir la historia. En cada nueva vuelta podremos desbloquear más canciones, escenarios y diálogos, por lo que nos animan bastante a seguir repitiendo la historia una y otra vez.

¿Y qué hay de la música? Que es sencillamente increíble. Al estar Deemo tan centrado en el piano, no es de extrañar que en la mayoría de los temas el piano sea el auténtico protagonista. Eso no significa que solo haya piezas de piano, ya que habrá algún tema más de J-POP, otros más vocales, y hasta otros más electrónicos. De hecho, me gusta que al jugar, las teclas cambien de forma para indicar que no vamos a seguir la pista del piano, sino de otro instrumento, lo cual es un toque bastante positivo para no confundirnos.

A pesar de que cada canción tiene varios niveles de dificultad, a su vez podemos ver el nivel de la canción. A mayor nivel, más difícil será, y lo que hacemos al cambiar la dificultad es aumentar dicho nivel. A veces, el salto de “Fácil” a “Normal” no es muy elevado, pero en otras ocasiones lo notaremos.

Si jugamos en cualquier lado, recomiendo jugar sin los Joy-Con conectados a la consola, para así poder llegar con los pulgares a cualquier lado de la pantalla. Sin embargo, la forma idónea de jugar a Deemo es dejar la Switch sobre una superficie y jugar como si estuviéramos tocando un piano. En “Fácil” y “Normal” podremos superar los objetivos de sobra (y hasta lograr alguna canción perfecta) sólo con los pulgares, pero en las canciones más complicadas o en “Difícil” ya cuesta mucho más, al necesitar usar más dedos que simplemente los pulgares. Eso, o tener la velocidad de Flash con los pulgares, que todo es posible.

Lo bueno es que no importa cómo juguemos o la dificultad, ya que la experiencia es siempre increíble. Me sentía casi como un pianista, pulsando las notas y concentrado al máximo en cada canción. He jugado mucho en el metro, y los viajes se me pasaban volando. Tal era la concentración que casi me he pasado de parada en más de una ocasión. Como las canciones son tan rematadamente buenas, quería superarme constantemente, para así tocar bien y no meter sonidos a descompás.

Otro aspecto muy positivo es que nos encontramos ante más de 200 canciones de serie en el juego y próximamente habrá una actualización gratuita para añadir todavía más temas y la posibilidad de jugar con mando. Como os podréis imaginar, no todas las canciones nos gustarán tanto, pero todavía no he encontrado ninguna que no me guste en absoluto, siendo todas muy buenas en sus campos.

Cada canción tiene asociada una imagen de los personajes que pega muy bien a la temática de dicha canción, y hasta tienen que ver con la narrativa del juego. De hecho, cuando juntamos los dos aspectos, podemos encontrarnos con momentos realmente mágicos. Por ejemplo, la canción con la que acabamos el argumento, “Fluquor”, hace todavía más redondo esta conclusión, y me es imposible no emocionarme con cada tema.

Por si todo esto no fuera suficientemente, la calidad sonora es excelente, y jugar con cascos es genial. Además, a nivel artístico, las imágenes son preciosas. Todo esto hace una experiencia que, personalmente, me parece más redonda que la de VOEZ, aunque también depende de los gustos musicales de cada uno.

Conclusión

Deemo es un imprescindible si tenéis Switch y os gusta la música. Así de simple. La forma de jugar es sencilla pero permite disfrutar de temas apasionantes que nos hacen sentir como unos pianistas, la selección musical es increíble, variada y muy, muy extensa. Que encima la historia sea buena y logre emocionar es todo un plus, ya que parece un extra para solo dar contexto, y resulta ser una parte importante de la grandísima experiencia que es Deemo. 

Es cierto que los 30 euros que cuesta pueden parecer muchos cuando en dispositivos móviles podemos descargarlo gratis, pero teniendo en cuenta que no hay ningún tipo de DLCs de pago adicionales ni microtransacciones, y tenemos todo el contenido de serie (con más en camino), ésta se convierte la mejor forma de disfrutar de Deemo. A no ser que no os guste mucho la música instrumental con el piano de protagonista, estamos ante un juego que hay que disfrutar, y que considero una obra maestra dentro del género musical.

10

Nos consolamos con:

  • Canciones increíbles, tanto por su calidad como a la hora de jugarlas
  • Cantidad increíble de temas para disfrutar, y más en camino sin coste adicional
  • Historia que logra añadir mucho a la experiencia global
  • Artísticamente precioso
  • Sentirte como un pianista de película

Nos desconsolamos con:

  • Que no te guste el piano y el protagonismo que recibe en el juego

Ficha

  • Desarrollo: Rayark Inc
  • Distribución: Circle Entertainment
  • Lanzamiento: Switch: 28/09/2017 - PS Vita: Sin fecha de salida en europa - Android e iOS: 2013
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 29,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *