8

DeadCore

DeadCore

Es curioso cómo hace unos años, todos los juegos se empeñaban en meter zonas de plataformas. Esto llegaba a molestar en muchos FPS, donde los controles no eran adecuados para este tipo de juegos, y llegaban a frustrar. Por suerte, desde entonces han aparecido nuevos plataformas en primera persona de lo más llamativos, como Mirror’s Edge o incluso Portal, donde los puzzles se combinaban con los saltos de forma brillante.

Hace unos años apareció en Steam una propuesta independiente que se centraba en exclusiva en las plataformas desde esta perspectiva, y gracias a GRIP Digital, ahora podemos disfrutar de DeadCore en PS4 y Xbox One. ¿Habrán logrado los desarrolladores de 5 Bits Games dar con la clave para ofrecer un plataformas frenético, y diferente al apostar por esta perspectiva?

Nuestro objetivo en DeadCore es bastante simple: subir hasta lo más alto de la más alta torre de un mundo bastante singular, donde hay multitud de plataformas flotantes, rayos láser y una especie de tormenta gigantesca, y nosotros estamos en todo el medio. La narrativa no es para nada importante, ya que lo único que veremos de historia está en pequeños registros de texto que tendremos que encontrar por los niveles. Por tanto, la gracia del juego radica claramente en sus mecánicas, y ahí el título no decepciona lo más mínimo.

DeadCore

Para empezar, desde el primer momento contaremos con un doble salto, y gracias a la inercia que cogeremos, podremos movernos a toda velocidad por las plataformas. Al poco tiempo conseguiremos una especie de pistola, que será la que usaremos durante todo el tiempo. Ojo, no hay que pensar en la pistola de Portal, ya que el énfasis no está aquí en los rompecabezas, sino en las plataformas, la precisión de los saltos y nuestra velocidad.

A medida que vayamos avanzando, iremos desbloqueando nuevos usos para nuestro arma, como activar y desactivar diferentes plataformas de salto, o incluso activar zonas donde la gravedad se comporta de forma diferente. Cada nivel introduce una nueva mecánica, empezando por la propia pistola, para pasar luego al uso del “Dash” o sprint o las mencionadas zonas de gravedad.

Esto hace que cada unos de los 5 niveles de DeadCore sea completamente diferente, al coger lo que ya conocíamos, y darle un interesante giro de tuerca. Para descubrir cómo funciona cada mecánica no se parará la acción para mostrarnos un texto, sino que veremos pequeños indicadores que aparecen en el nivel, y que nos sirven para a veces ayudarnos en nuestro camino a la cima de forma dinámica y nada intrusiva.

DeadCore

El punto fuerte de DeadCore es clarísimamente su diseño de niveles, logrando sorprender a cada momento por lo que nos pedirán hacer. Como en muchos juegos de plataformas geniales, al principio nos iremos acostumbrando a una mecánica, para luego ver cómo la cosa se va complicando hasta llegar a auténticas pesadillas de zonas de salto, esquivas, etc. Por ejemplo, cuando descubrimos cómo usar el Dash, tendremos que superar un pasillo con paredes que nos van a aplastar. La primera vez no hay ningún obstáculo, luego hay uno que debemos saltar, y finalmente está el obstáculo y una trampa que debemos desactivar mientras nos movemos a toda velocidad.

Además de tener que evitar el caernos, tendremos que esquivar todo tipo de lásers, ya que con tocar uno sólo, moriremos de forma instantánea. A todo esto, habrá varios obstáculos importantes, como torretas o enemigos que nos empujarán, robots que nos harán ir más lentos y nos cegarán para que no veamos los lásers, o un enemigo gigantesco que podrá disparar lásers mortales.

Poco a poco se irán sumando más y más obstáculos en nuestro camino, y como es normal, moriremos unas cuantas veces. La dificultad es más o menos gradual, pero sí que es cierto que hay varios picos de dificultad importantes. Al menos, nunca llegaremos a frustrarnos, ya que siempre sentiremos que morir es culpa nuestra, y reaparecemos en el último punto de control de forma instantánea.

DeadCore

De hecho, la velocidad es clave en DeadCore, y por ello hay un modo dedicado a hacer Speedruns. Incluso en la pistola, donde veremos las balas que nos quedan, siempre estará marcado el tiempo de nuestra partida, usando así la pistola para no tener ninguna interfaz que nos moleste mientras nos centramos en todos los obstáculos que tenemos que superar.

Como tal, las cinco fases no son excesivamente largas, y de hecho, apenas me han durado algo más de 2 horas. Sin embargo, estamos ante un plataformas muy rejugable. Para empezar, los niveles suelen tener varios caminos posibles, lo que nos permite disfrutar de nuevos retos incluso si repetimos una fase. Luego, encontrar todos los coleccionables será duro, ya que están muy bien ocultos.

A medida que encontremos más, desbloquearemos más de la historia, más temas para escuchar en las contrarreloj, y lo más importante, nuevos niveles más allá de los del modo Historia para superar en el modo Speedrun. Intentar superarnos a nosotros mismos es una constante, y ahí está el principal atractivo del juego.

¿Es perfecto en sus mecánicas? Para nada, ya que hay dos aspectos que no me han convencido del todo. Para empezar, el ser una pistola etérea sin ningún tipo de piernas hace que no tenga tanta referencia a la hora de saltar o esquivar ciertos obstáculos, y tener conocimiento de dónde está nuestro cuerpo habría ayudado. Esto es más personal, pero lo que sí se nota es que, en las zonas donde cambia la gravedad, es fácil desorientarse. Al final te acostumbras un poco, pero hay momentos en los que me costaba ver por dónde tenía que avanzar por tanto cambio de gravedad.

DeadCore

Técnicamente, DeadCore es bastante resultón. No es que técnicamente sea un portento, pero artísticamente es muy llamativo, al ser sencillo pero muy efectivo. Lo principal es que es totalmente fluido, por lo que nos podremos mover a toda velocidad sin ningún tipo de problema sin que el juego se ponga en nuestra contra.

La música es de lo más efectiva, gracias a temas de corte electrónico que nos ponen en situación perfectamente, y que te motivan a seguir superándote constantemente.

Conclusión

Si os gustan los plataformas, DeadCore no puede faltar en vuestra colección. Puede que los niveles de la Historia se completen en una tarde, pero su increíble diseño de niveles, lo frenético que resulta y lo rejugable que es hacen que sea altamente recomendable. Encima está todo el tema del Speedrun, los niveles extra, los coleccionables y los caminos alternativos, por lo que si queremos exprimirlo, estaremos saltando, corriendo y esquivando lásers durante bastante tiempo. Además, sale a un precio de lo más competitivo, por lo que el estudio lo ha clavado, y ha conseguido crear uno de los plataformas más frenéticos y que mejor funcionan en primera persona que nos podemos encontrar en la actualidad.

8

Nos consolamos con:

  • Increíble diseño de niveles
  • Caminos alternativos, secretos y contrarrelojs. Hay bastante miga pese a su brevedad
  • Música de corte electrónica que motiva a la perfección
  • Frenético y sorprendiendo en cada nivel

Nos desconsolamos con:

  • Los cambios de gravedad llegan a desorientar
  • La falta de cuerpo puede hacer perder algo de orientación en algunos saltos
  • Algo de historia no habría estado mal

Ficha

  • Desarrollo: 5 Bits Games
  • Distribución: GRIP Digital
  • Lanzamiento: 14/07/2017
  • Idioma: Textos en Inglés
  • Precio: 7,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *