6

Darksiders III [Actualizado]

Darksiders III

ACTUALIZACIÓN: El reciente parche publicado por Gunfire Games ha mejorado visualmente la experiencia. Darksiders III fue jugado sin iluminación HDR ya que no disponía de ningún parche y la verdad es que el cambio le sienta mucho mejor, para qué engañarnos. Otro de los aspectos que más he criticado en este análisis es el de los tiempos de carga, los cuales han sido reducidos no de forma drástica, pero sí de forma palpable. Lo que no ha sido corregido han sido las pausas entre zonas donde se carga quien sabe qué. Eso me molesta enormemente. En general, la aventura no ha cambiado en fondo y ejecución, son problemas que manchaban un poco más la aventura. Esperemos que sigan trabajando para ofrecer una experiencia a la altura de la marca que portan.

Tras el cierre de THQ y la lamentable subasta de propiedades intelectuales que presenciemos todos en 2013, los chicos de Nordic Games – ahora bajo el nombre de THQ Nordic – junto al estudio Gunfire Games regresan con una nueva entrega de una de las sagas más queridas por la gente durante la pasada generación y que estaba condenada a morir. Personalmente, es uno de mis títulos más esperados de 2018 y antes de que te eches las manos a la cabeza y viertas un juicio de valor sobre mí, me gustaría explicar, larga y tendidamente, qué es lo que me ha parecido esta aventura y exponer qué puntos han determinado el hundimiento.

No ha sido fácil tomar esta decisión y criticar tan abiertamente un juego que podría haber dado muchísimo más. Pero por más que intentaba buscar algo a lo que agarrarme, Darksiders III se empeñaba en hundirme en el pozo, cada vez más hondo. Creo que el juego elige muy bien ciertas señas de identidad e incorpora mecánicas de juegos más “de moda” pero al final resulta quedar a mitad de camino de todas esas decisiones. ¿Vamos a ver qué ha pasado? Veámoslo juntos.

7 notas 4 colores

Ha llegado el apocalipsis a la Tierra. Con la “ruptura” del último de los Siete Sellos, Cielo e Infierno libran una batalla en un campo donde los humanos no pueden, ni afrontar ni comprender la magnitud de este encarnizado choque de trenes; tan solo puede escapar, esconderse o huir de su inevitable exterminación. Guerra, protagonista del primer título de la trilogía y “verdugo” de toda la humanidad, se encuentra encadenado y arrodillado frente al Consejo Abrasado cumpliendo penitencia por sus actos. El equilibrio debe ser restaurado. Pero eso no es todo, la trama de Darksiders III cuenta con siete odiosos, siete amenazas inesperadas que deben ser erradicadas cuanto antes. Como Guerra está castigado de rodillas y mirando al suelo y Muerte y Lucha están haciendo de las suyas en Darksiders II – sí, este título transcurre paralelamente a Darksiders y Darksiders II – solo queda un jinete disponible. Responde al nombre de Furia y su misión es devolver el equilibrio entre firmamento y averno… y de paso, salvar a la raza humana, algo que le pone aún más… ¿furiosa?

La misión de Furia consiste en buscar y someter a los Siete Pecados Capitales, absorber sus cuerpos y encerrarlos en una especie de talismán que hace la función de pistola de protones y LHC (o colisionador de hadrones) de los Cazafantasmas. Tras algunas batallas contra estos pecados capitales, se presentará un nuevo e importante personaje llamado el Señor de la Hondonada que premiará a Furia con los Vacíos o poderes elementales que permiten a la fémina “trituralotodo” utilizar nuevos ataques de Ira y habilidades especiales que le permitirán desbloquear nuevas rutas del mapa y, por lo tanto, expandir aún más su empresa. He de remarcar el diseño de el Señor de la Hondonada, que me parece bestial.

Darksiders III

Existen cuatro Poderes de Vacío en todo el juego, cada uno de ellos cambian – un poco, no demasiado – el aspecto de Furia, modificándole el color del pelo y mostrándola más poderosa y agresiva. Como he comentado antes, cada Poder de Vacío permite utilizar un ataque especial de Ira, que es la barra que se rellena al pegar a los enemigos y que se puede comprobar bajo la barra de salud. Con los botones LT y RT (o L1 y R1) se lanzará un ataque distinto para cada Vacío y si Furia realiza doble salto y pulsamos el botón de salto nuevamente, se ejecutará la habilidad especial que desbloqueará esa porción del mapa que estaba temporalmente inaccesible. Además, cada Poder de Vacío otorga un arma nueva a Furia, que puede alternar en combate junto a las Púas del Desprecio, su látigo, su “Vampire Killer”.

A medida que se presentan cada uno de los pecados, la historia se desarrollará para arrojar, si cabe, más interrogantes y más sinsentido a la trama principal. Esto, que podría ser una construcción muy correcta y prometedora, con un montón de personajes con ocultas intenciones, termina por convertirse en algo muy vago y superficial. Quien sale perjudicada de toda esta trama tan mal construida es Furia, que no solo pierde a su caballo Masacre en los primeros compases de la historia – así Gunfire Games se ahorra un montón de trabajo a nivel de construcción de mundo y físicas – sino que además la dota de un carácter alejado de un Jinete del Apocalipsis y más cercano a la de una humana corrompida y extremadamente enfadada con el mundo. Una Jinete sin caballo y tomando un rol que nada tiene que ver con lo visto en Guerra o Muerte. Mal vamos.

Darksiders III

He de decir que muchas de las batallas contra los Pecados Capitales oscilan entre muy buenas y bastante irrelevantes. Hay algún que otro Pecado que simplemente se lucha contra él y no aporta nada más que una batalla aceptable, pero hay otros, como Gula, Pereza o Lujuria que dan giros importantes a mitad de combate y son realmente potentes en su ejecución y en su contexto, sobre todo a la hora de desmitificar el propio sentido del pecado.

Vulgrim, nuestro “bonfire” espectral

La exploración y desarrollo de esta aventura se mezcla entre el planteamiento presentado en el primer Darksiders combinado con una fuerte inspiración de los juegos de Hidetaka Miyazaki. Es inevitable y a la vez imposible negar que Dark Souls está presente en esta nueva entrega de la franquicia, y se identifica rápidamente en distintos ámbitos del juego; la más presencial e incontestable es en la estructura de cómo está construido el mundo de Darksiders III. Nuestra primera misión ya en la tierra es llegar a un lugar llamado Refugio donde nos aguarda otro viejo conocido de la saga, Ulthane, que de nuevo se convertirá en nuestro herrero particular. Este lugar será nuestro Santuario de Enlace de Fuego, que se centrará en un único nodo donde comenzar a ramificar la aventura. A medida que tomes los distintos caminos, empezarás a ver la seña inconfundible de Miyazaki con un montón de puertas cerradas y atajos inaccesibles que solo se podrán abrir o desbloquear cuando la zona de rigor haya sido completada y su objetivo, nuestro objetivo, eliminado.

Darksiders III

A medida que explores estas zonas y desbloquees nuevos caminos, también divisarás áreas que, por no tener la habilidad o el arma adecuada, no podrás acceder. Esto ya escapa de la fórmula Souls y bebe, directamente, de las raíces más propias de la marca. Lo verdaderamente sorprendente es que ambas decisiones convergen bien y encajan, se complementan y suman bastante a la forma, algo que, sin duda, salva un poco los muebles. Como mínimo, hace que la exploración esté bien y se disfrute.

A medida que avances por las distintas secciones que conforman las zonas de Darksiders III te toparás con un viejo conocido. Vulgrim, el viejo y estafador demonio está para echarnos una mano a modo de Hoguera. En nuestro primer encuentro nos hablará de como funciona el sistema de subida de nivel y la tienda. Todos estos servicios se pagan con almas, de cualquier tipo, por lo que tendrás, en primer lugar, una opción para alimentar a Vulgrim de almas y conseguir puntos de nivel para asignar a tres parámetros de Furia, o bien, comprar consumibles para curarnos, ganar Ira, fuerza, etc. o comprar materiales para mejorar nuestras armas. Vulgrim también hace la función de viaje rápido entre las distintas zonas.

Darksiders III

Cada vez que consigas un punto de nivel, podrás aplicarlo a tres parámetros, tal y como acabo de comentar. Estos tres parámetros son bastante sencillos y no inducen a confusión. Furia puede subir sus puntos de Salud, que correspondería al primer icono. También se pueden aplicar puntos a la Fuerza bruta de nuestra heroína y, finalmente, podrás aplicar puntos de nivel a un tercer parámetro llamado Arcano. Este último quizás es el más rebuscado ya que solo afecta a dos ataques en concreto; el primero es el contraataque con látigo. Si realizas el movimiento específico y contraatacas con el látigo, los puntos de daño se pintan de color morado, eso es un ataque arcano. El segundo caso es cuando Furia entra en Forma de Devastación, todos los ataques transformados en esa cosa, será daño arcano.

¡Señora! ¡Espera! ¡Mis conclusiones!

Mis esperanzas con Darksiders III se mantenían inquebrantables e inalterables, para qué os voy a engañar. Es cierto que, al ver a Furia por primera vez en movimiento, me pareció un juego simple, soso, vacío y sin demasiadas florituras, pero confiaba en que fuese una versión muy temprana de desarrollo y en aquel momento, le resté importancia, mi pasión por la franquicia estaba por encima de aquella muestra que muchos consideraban totalmente innecesaria. La realidad – el producto final – ha sido incluso más cruel, si cabe. Uno de mis juegos más queridos y esperados durante este 2018 ha resultado ser una completa decepción, y os explicaré brevemente por qué.

Los primeros compases de la aventura han sido positivos, su diseño parecía más cercano a las aventuras de Guerra en Darksiders que a las de Muerte en Darksiders II, y eso era bueno, porque me aseguraba que no sería un recadero en un mundo abierto; no estaba dispuesto a jugar a un tercer mundo abierto en menos de dos meses. El caso es que el juego me ofrecía, a priori, una aventura más cerrada y guiada donde podía identificar un montón de elementos por el escenario a los cuales no podía acceder porque no tenía las habilidades necesarias; mis expectativas crecían y crecían. Para colmo, Darksiders III coquetea con otro género que ha calado hondo en muchos jugadores. Lamento tener que decir esto, pero Dark Souls también ha influenciado a este tercer capítulo de Darksiders y en él, se puede encontrar atajos que se desbloquean para construir un buen mundo interconectado, un nexo de unión entre todas las zonas del juego, almas como moneda de cambio e incluso, mejoras de armas a base de fragmentos, trozos y losas de mitrilo además de batallas contra jefes donde Gunfire Games se atreven, sin ningún tipo de pudor, a copiar patrones de ataque de enemigos tan emblemáticos como el Demonio del Refugio u Ornstein y Smough.

Sobre el papel hay un montón de elementos que pueden funcionar. El combate y la exploración salva del suspenso a este juego. Pese a no tener un sistema de combos demasiado extenso, la posibilidad de cambiar los poderes elementales de Furia y poder utilizar hasta 5 armas en combate le da bastante versatilidad al sistema. Lamentablemente, éste choca frontalmente con una rigidez pasmosa, con un patrón de acción que se repite hasta la saciedad y que consiste esquivar los ataques enemigos en el momento oportuno – también conocido como “Dodge” – para lanzar un contraataque poderoso, utilizar nuestro ataque de Ira o transformarnos en un enorme dios de la destrucción durante un tiempo limitado. No se puede hacer bloqueos, no es posible hacer combos aéreos (salvo si se ejecutan con el redundante contraataque), no se puede utilizar armas enemigas, ni siquiera se puede manipular elementos del escenario para lanzarlos a los enemigos como ocurre en anteriores entregas. Para ser un juego – dicho por sus propios desarrolladores – enfocado en la acción, no es un desarrollo que te vaya a enamorar.

La historia es irrelevante, pese a transcurrir en un momento donde el infierno y el caos se cierne sobre la tierra (recordad que Darksiders III se desarrolla durante los primeros acontecimientos del primer Darksiders). Parece más un mundo postapocalíptico que un mundo que está siendo invadido y destruido por un montón de fuerzas sobrenaturales. Con Guerra pagando su penitencia y Muerte y Lucha desaparecidos, solo queda Furia para devolver el equilibrio eliminando a los Siete Pecados Capitales que campan por la tierra. Para realizar un seguimiento de la empresa, El Consejo Abrasado decide que un Vigilante acompañe a Furia para cercenarse que se cumplen los deseos de los “jefes”. Además de ser un compañero de viaje que no aporta absolutamente nada en el combate (no interviene), a medida que avanza el juego tampoco es muy difícil adivinar cual va a ser su papel en toda en esta aventura. Y si has jugado al primer título de la saga ya ni te cuento.

Si hablamos de las distintas zonas que conforman Darksiders III, te vas a topar con escenarios de tamaño generoso, pero poco detallados – aquí se nota que no está Joe Madureira –. Lo único bueno del juego es que, como ya he dicho antes, tiene muchos rincones que explorar y muchos atajos que desbloquear. En muchos de estos atajos se pueden encontrar materiales para fortalecer el equipo de Furia. Como es un juego que bebe mucho de un Souls, olvídate de buscar cofres que abrir y/o romper para conseguir fragmentos de salud o Ira como si de un Zelda se tratase. También, a lo largo y alto de las distintas localizaciones de la aventura, se encuentran uno de esos elementos que te definen como saga; hablo de los puzles. Lamentablemente, la variedad y sobre todo la calidad de este pilar fundamental en la marca Darksiders es sorprendentemente pobre.

Siendo muy positivo y hablando desde – un poco – el fanboyismo, todos estos elementos de Darksiders III han sido tolerables. Me lo he pasado bien repitiendo los mismos patrones de acción y gestionando a Furia y su equipo como si de Dark Souls se tratase. Era un juego correcto, sin más, que se queda a medio camino de todo lo que quiere llegar a hacer. Aún con el parche instalado que mejora el rendimiento en Xbox One X, sigo sufriendo tiempos de carga cuando se entra en una zona nueva y algún que otro error visual además de alguna que otra bajada de fotogramas por segundo esporádica. En definitiva, la decepción del año, sin lugar a duda. El que está en estado de Furia soy yo.

6

Nos consolamos con:

  • El diseño de los protagonistas están a la altura de la saga, a pesar de no estar Joe Madureira involucrado
  • Los Poderes de Vacío ofrecen algo de variedad al combate
  • Muchos atajos y zonas por donde perderte, además de las clásicas restricciones por habilidades que te invitará

Nos desconsolamos con:

  • Carga de datos entre las distintas zonas del juego que siguen siendo bastante molestos
  • Historia que se prometía con giros interesantes y resulta ser algo predecible e irrelevante
  • El combate tampoco es que sea para tirar cohetes, pero es lo mejor que se soporta
  • Intenta ser Darksiders y Dark Souls y termina quedándose a medio camino de ambos (pocos puzles, poco desarrollo de personaje, pocos gadgets)
  • Que Furia no monte en corcel me parece la peor decisión de todas
  • La gestión de consumibles es muy malo

Ficha

  • Desarrollo: Gunfire Games
  • Distribución: KochMedia
  • Lanzamiento: 27/11/2018
  • Idioma: Textos y voces en Castellano
  • Precio: 49,95€

Comentarios

  1. Hola, he empezado a jugar a Darksiders 3 en xbox one, y tengo un problema que es cuando acabo de matar a “avaricia” pierdo la forma de fuego y no puedo hacer grandes saltos . Por consiguiente no puedo acabar el juego. ¿ Hay alguna manera de volver a recuperar el salto de fuego?
    Muchas gracias y un saludo afectuoso.

  2. Vengo de pasar el 1 y seguido el 2 recientemente antes de comenzar el 3 y te comento que la dificultad del juego me parece muy alta en comparación con los anteriores no sé cómo mierda esquivar hay ataques que si es obvio porque brilla el arma pero en los que no brilla estás dando golpes y de repente dos hachazos y mueres deberías hacer una guía de consejos porfaaaaaa

    • Hola Gustavo,

      Pues la verdad, no te puedo dar más consejo que el de aprender a esquivar, porque los combates se van a basar en eso todo el tiempo. Aprende los tempos de los enemigos e intenta utilizar poderes de Vacío como el de fuego que siempre provoca daño extra por quemadura. Baja la dificultad y utiliza items para potenciar ataque, ira o la forma demoníaca. Ésta última te regenera vida a medida que metes toñas y es algo también a tener en cuenta.

      Suerte!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *