9

Bow to Blood: Last Captain Standing

Dentro de la Realidad Virtual han aparecido propuestas que tenían que hacer algo completamente nuevo, ya que al fin y al cabo, estamos ante un medio completamente nuevo donde lo tradicional no tiene por qué funcionar. Es por eso que acabé tan enamorado de Bow to Blood hace varios meses en PSVR, al ofrecer un rogue-like con formato de reality show en el que capitanes de barcos futuristas a lo “Planeta del Tesoro” luchaban entre ellos en una serie de pruebas.

Por suerte, su genialidad no se va a quedar reservada para los usuarios de PSVR, ya que el estudio de Tribetoy ha querido ofrecer su propuesta a absolutamente todo el mundo, publicando el juego en las demás plataformas actuales, con soporte para jugar en Realidad Virtual o en plano. Todo esto sumando varias mejoras y novedades al núcleo principal, obteniendo así Bow to Blood: Last Captain Standing. ¿Seguirá funcionando el juego en plano, o sin la VR perderá gran parte de su magia?

Como este análisis se va a centrar en la versión “plana” del juego, os recomiendo echar un vistazo al análisis del juego principal, donde entro mucho más en detalle en todos los sistemas y mecánicas. De forma resumida, cada partida será una temporada de este reality show futurista, en el que capitanes de barco de toda la galaxia competirán en una serie de pruebas. Los dos que tengan menos puntos al final de cada ronda podrán ser eliminados por los demás en una votación, por lo que hay un sistema de alianzas (y traiciones) para ganarnos el favor de los compañeros, lo que crea dinámicas completamente nuevas en cada partida.

Esto es lo que más me gustó del original, y al volver para analizar esta versión Last Captain Standing (que ojo, es gratuita para los que ya teníamos el original), me seguía sorprendiendo por eventos que no me encontré la vez anterior, por lo que es algo fantástico que sigue ocurriendo sin importar la versión. Lo “malo” se sigue manteniendo, ya que la mayoría de diálogos son sin voces, aunque al menos, eso ha permitido introducir algún que otro evento en esta macro-actualización, lo cual se agradece.

Otra novedad es la mejora en el sistema de creación de niveles, ya que éstos se generan de forma procedimental dentro de cada región, y ahora se ofrecen mapas mejor “diseñados”, dentro de lo procedimental de todos los sistemas. También hay un nuevo nivel de dificultad, para así poder hacer frente a niveles más desafiantes que antes, aunque eso hará que sea más complicado alzarnos con la victoria en cada temporada, claro.

Por tanto, la experiencia global se ha mejorado en varios aspectos, pero la clave de Last Captain Standing es que ya no es necesario el casco de Realidad Virtual para jugar, sino que podemos jugar desde el televisor. Esto cambia bastante ciertos aspectos de las mecánicas, al solo poder usar el pad tradicional en vez de los Move, además de ciertos comandos.

Al no poder mover con libertad la cabeza al mismo tiempo que apuntamos, ahora el stick derecho sirve para girar absolutamente todo. Si queremos usar la pistola pequeña para atacar a los drones que vengan, ahora tendremos que dejar de mover el barco por completo, ya que el control pasará a estar centrado en dirigir el arma de mano.

Uno de los sistemas del juego consiste en redirigir la energía del barco a sus diferentes sistemas, en base a nuestras necesidades. Esto se hacía en VR moviendo unas fichas en el puente, pero ahora lo haremos mediante sencillos comandos, viendo en pantalla en todo momento el nivel de la energía de cada sistema. El tema de dar órdenes a nuestros compañeros o qué armas usar también funciona de esta manera, mediante sencillos inputs del mando, por lo que se pierde cierto factor físico que había en VR. Esto es algo lógico y normal, pero que por suerte, funciona bastante bien, siendo la inmersión lo que más de menos echaremos al no poder estar dentro de este colorido mundo.

A nivel técnico, el juego también funciona bastante bien al ver todo desde el televisor. Es cierto que se notan ciertos dientes de sierra que en PSVR creo, pasan más desapercibidos o a los que ya nos hemos acostumbrado los usuarios del visor, pero lo que importa es que estamos ante un juego de lo más vistoso, gracias a un estilo cartoon muy, muy conseguido.

Conclusión

La versión original en PSVR de Bow to Blood me encantó y me sigue pareciendo uno de los juegos imprescindibles de la Realidad Virtual, y por suerte, Tribetoy ha sabido mantener su magia en su salto a dispositivos planos en Last Captain Standing. Junto a ciertas mejoras globales para todos los usuarios, hacer que más usuarios disfruten de esta joya oculta es fantástico, ya que la esencia del título se mantiene intacta, y pese a perder la inmersión que proporciona la VR, se juega estupendamente con un pad tradicional.

Es una pena que el idioma siga siendo la principal barrera del título, ya que la gracia está en el sistema de alianzas y traiciones, por lo que si no se entiende el inglés, gran parte del atractivo de Bow to Blood: Last Captain Standing se evapora. Si eso no supone un problema, al abordaje a por el título. Me sigue pareciendo uno de los títulos más originales, adictivos y rejugables que hay.

9

Nos consolamos con:

  • El sistema de alianzas y traiciones sigue siendo fantástico
  • El estilo visual de estilo cartoon queda bastante bien en el televisor, ofreciendo momentos de lo más vistosos cuando nos enzarzamos en una cruenta batalla
  • Control perfectamente adaptado de la Realidad Virtual a visores y mandos tradicionales
  • Adictivo, rejugable y sorprendente

Nos desconsolamos con:

  • La inmersión sin VR se reduce bastante, aunque era de esperar
  • Sigue estando completamente en inglés
  • Un añadido fantástico habría sido contar con líneas de diálogo de los concursantes, para que no fuera todo texto

Ficha

  • Desarrollo: Tribetoy
  • Distribución: Tribetoy
  • Lanzamiento: 03/04/2019
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos y voces en Inglés
  • Precio: 29,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *