7

Bound by Flame

Bound by Flame

El mundo está al borde de su destrucción por culpa de los malvados Señores de Hielo y su ejército de Muertos Errantes, y tú, un mercenario algo chulillo, recibe el poder de un demonio que lucha por tomar el control de tu cuerpo. Gracias a su poder, la humanidad, elfos y demás seres tienen una oportunidad de sobrevivir, aunque si sucumbes a la tentación del demonio, podrías llegar a perder tu humanidad, a costa de tener más fácil la victoria. ¿Merece la pena escucharle o mejor combatir manteniendo nuestro lado humano? Esto es lo que nos plantea Bound by Flame, el RPG más ambicioso de Spiders, y que también tiene el honor de ser el primero del género en estrenarse en la nueva generación. ¿Habrán aprendido de errores pasados para ofrecer un RPG memorable?

La historia sigue esta idea principal, al mismo tiempo que nos introduce este mágico mundo de Vertiel. El argumento como tal es entretenido, y los personajes con los que nos vamos cruzando tienen su gracia, además que en función de las decisiones que tomemos, y si sucumbimos más a la tentación de desatar al demonio, estos compañeros de armas nos tratarán de forma diferente, pudiendo romper las amistades con ellos y convirtiéndolos en enemigos, o incluso teniendo algún que otro romance.

Bound by Flame

La historia principal no varía demasiado, y hay que reconocer que, pese a algún momento inspirado, es bastante cliché. Lo mismo ocurre con muchos de los personajes que nos acompañarán en la batalla, pero al menos, logran divertir con sus diálogos y pequeñas historias personales.

En ese campo tenemos a Edwen, una bruja y seguramente, la compañera más fuerte de todas; la maga Sybil, que no ayuda mucho en el ataque, pero nos puede curar; el caballero Randval, que arrasa con los enemigos gracias a su espada, aunque su forma de hablar es bastante peculiar; el elfo Rhelmar, que nos ayudará con su arco (sí, muy a lo Legolas, pero sin ser tan efectivo ni de lejos); y el inmortal Mathras, aunque por alguna razón, sí que puede caer en combate.

En cualquier momento podremos pararnos a hablar con ellos, y como solo nos podemos llevar uno al combate, hay que tener en cuenta no solo al que nos caiga mejor, sino al más efectivo. Ya os digo que todos son bastante inútiles (si su objetivo es dar de comer a los gusanos, entonces lo clavan), porque mueren muy rápido. Su mayor utilidad es quitar a los enemigos algo de vida mientras vivan, o al menos, servir de señuelos durante un breve espacio de tiempo, por lo que es salvarnos la vida no lo van a hacer nunca.

BoundByFlame11

En cuanto al combate, es donde el juego brilla con luz propia. Toda la acción es en tiempo real, y tenemos varios estilos para combatir. El de Lucha nos permite usar espadas y armas pesadas a dos manos. Los ataques son algo lentos, pero más fuertes que con otros estilos, y lo más importante: podemos bloquear los ataques con una alta efectividad. Con el estilo Merodeador, usaremos una cuchilla en cada mano, lo que nos permite asestar golpes muy rápidos, pero más débiles. Los bloqueos ahora son menos efectivos, por lo que toca realizar esquivas. Por suerte, si sorprendemos a los enemigos por la espalda, podremos realizar un poderoso ataque sigiloso.

En cualquiera de los dos estilos puede entrar en acción el tercero en discordia: el de la magia. El demonio que está en nuestro interior nos proporciona hechizos de fuego (que claramente, es lo más efectivo si nos enfrentamos a Señores de Hielo), por lo que podremos infundir el poder de la llama en nuestras armas, crear ondas de fuego a nuestro alrededor, o lanzar bolas de fuego.

Cada estilo se evoluciona de manera independiente con los puntos que obtenemos al subir de nivel (también dan puntos para mejorar atributos y habilidades generales), lo que nos permite desbloquear mejoras y nuevas habilidades. Algo muy interesante es que cambiar entre los estilos de Lucha y Merodeador se puede hacer con tan solo pulsar un botón, por lo que dependiendo de la batalla en la que estemos, y el enemigo al que nos enfrentemos, podemos cambiar entre ambos con toda la facilidad del mundo.

Bound by Flame

Y vaya si lo necesitaremos, porque los combates son muy duros. Incluso en la dificultad normal, preparaos para morir un buen montón de veces, ya que Bound by Flame no se anda con chiquitas. Un solo golpe de un enemigo nos puede quitar una cuarta parte de la vida sin problemas (por suerte, no todos lo hacen, pero unos cuantos sí), por lo que hay que usar mucho la ballesta para atacar desde lejos, y las trampas, que más bien se podrían llamar salvavidas de lo útiles que son y los aprietos de los que nos sacarán.

De esta forma, cada pelea es intensa, ya que no puedes despistarte ni un momento ante una muerte que acecha a cada momento. No llega a ser una dificultad como la de Dark Souls, pero es sin duda un reto. Por eso, es importante conocer los diferentes tipos de enemigos, sus ataques y cómo esquivarlos o bloquearlos. Por lo que luego, todo se convierte en duelos para intentar hacer contraataques o esquivas en el momento justo, y lanzar así un golpe devastador que quita más vida. En esta mecánica hay un pequeño problema: la detección de impactos a veces falla. Hay un par de enemigos que, a pesar de no habernos golpeado su ataque, es como si lo hubieran hecho, ya que la barra de vida empieza a reducirse, lo cual no queda ni sienta nada bien.

Esto es cierto también para los jefes finales, que suponen un reto todavía mayor que los enemigos normales. Esta dificultad es muy de agradecer, ya que es algo cansino que tantos títulos te lleven de la manita y casi se jueguen solos, pero algunas peleas llegan a cansar porque los enemigos a veces parecen esponjas que soportan decenas de golpes sin casi inmutarse, alargando algunos combates demasiado, cuando el enemigo ni siquiera cambia de patrón de ataque para hacer las cosas interesantes. Esto es muy cierto con el combate final, que personalmente, me parece el más flojo de toda la aventura a pesar de tener los ingredientes necesarios para hacerlo realmente épico.

bound_by_flame

Además de matar, matar y matar sin parar, tendremos que explorar los escenarios para completar las varias misiones secundarias que nos vayan encomendando, y de paso, encontrar recursos con los que crear o mejorar materiales. Cada capítulo nos presenta un mini-mundo que podemos explorar más o menos de forma libre. Eso sí, estos escenarios son muy pasilleros, pareciendo todos mazmorras, aunque estemos en un bosque, una ciudad asediada o cuevas. Sin embargo, tampoco importa mucho, ya que un mundo más abierto a lo Skyrim no le habría quedado tan bien teniendo en cuenta la buena experiencia que proporciona tal y como está.

En cuanto al crafteo, es de lo mejor del juego, ya que es un sistema muy simple, pero completo. En cualquier momento podemos construir flechas, trampas o pociones. Además, cada arma y armadura tiene elementos que podemos añadirle para mejorar sus características. Gracias a este sistema, rara será la ocasión en la que compraréis equipamiento a los mercaderes de las ciudades. Además, este sistema anima a experimentar con diferentes accesorios, ya que si no nos anima mucho lo que hemos creado, podemos reciclarlo para recuperar una buena parte del material utilizado.

Con todo esto, nos encontramos con una jugabilidad bastante adictiva, y que engancha hasta superar la aventura principal, que nos puede llevar fácilmente unas 15 horas completando la mayor parte de las misiones secundarias.

Donde el juego flaquea bastante más es en lo técnico, ya que se nota el bajo presupuesto del que disponen los desarrolladores. La forma que lo tienen de enmascararlo de manera general no es mala, ya que emplean un estilo cell-shading mezclado con elementos más realistas, creando un conjunto artístico interesante y atractivo. Además, la iluminación es bastante buena, por lo que los escenarios resultan vistosos.

El problema está con las animaciones de los personajes, que son bastante toscas. Además, durante las cinemáticas y las numerosas conversaciones, la sincronización labial deja mucho que desear. Aunque lo peor seguramente sea el clipping que hay cuando dos personajes interactuan, algo que puede llegar a arruinar algunos momentos muy dramáticos, como una espada que no deja de moverse en el cuerpo de alguien o armas que se atraviesan de una forma algo ridícula.

En el sonido también hay muchas luces y sombras. En el lado positivo, la banda sonora compuesta por Olivier Deriviere (que también trabajó en Remember Me) es genial, y hay momentos en los que te vienes arriba de la epicidad de la pieza musical que esté sonando. Pero por desgracia, las voces (en inglés) no están a la altura ni por asomo. Algunos personajes no suenan mal, pero hay otros en los que es horrible el doblaje.

Bound by Flame

Conclusión

Bound by Flame no es un juego memorable ni de los que vayan a marcar época, ya que sigue muchos de los clichés del género en su historia, y jugablemente, a pesar de contar con ideas muy buenas, a veces fallan. Sin embargo, hay una cosa innegable: lo mucho que engancha y divierte.

No importa las veces que muramos, que queramos tirar el mando porque ese enemigos nos tiene amargados tras haberle dado decenas de espadazos y el solo tres y nos haya matado, ya que volveremos, seguiremos jugando y no pararemos hasta completarlo. Es una pena que no haya modo de “Nuego Juevo +” para seguir mejorando a nuestro personaje, pero las variaciones de comportamiento de los aliados en función de nuestras decisiones, los intensos combates y su genial sistema de “crafting” hace que estemos ante una experiencia muy recomendable para pasar un buen rato mientras esperamos a los grandes del género.

7

Nos consolamos con:

  • Increíble banda sonora.
  • Combates muy intensos, desafiantes y divertidos.
  • La forma de evolucionar al personaje.

Nos desconsolamos con:

  • Algunos fallos en la detección de impactos.
  • El doblaje deja mucho que desear.
  • Gráficamente no destaca y tiene varios problemillas.
  • La IA de los aliados. ¿Por qué no se paran de morir?

Ficha

  • Desarrollo: Spiders
  • Distribución: Badland Games
  • Lanzamiento: 09/05/2014
  • Idioma: Español (textos)
  • Precio: PC: 39,95 €/ Xbox 360 y PS3: 49,95 €/ PS4: 54,95 €

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Otro que merodeaba por mi biblioteca sin llegar a consolidarse y gracias a uds. ha dado el paso que necesitaba.

    Saludos!

  2. muy buen juego de verdad que engancha la historia lo unico que es muy corto aunque es predecible con solo ver cuanto pesa el instalador… realmente me ha gustado espero que salga una secuela mejorada no como hicieron con sacred en sacred 3 que arruinaron toda la historia trama y sistema de combate al que todos estabamos acostumbrados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *