BGW 2016: Avance de The Last Guardian

last_guardian

Cuando crees que todo estaba perdido, cuando ya no quedaba esperanzas de nada, llega la Barcelona Games World y hace tus sueños realidad. Solo en esta feria es posible jugar a dos títulos que parecían condenados a morir, hablo de Final Fantasy Versus XIII… Quiero decir, Final Fantasy XV (el cual podéis leer también un fabuloso avance) pero sobretodo, y con más fuerza que nunca, hablo de The Last Guardian. El eterno y casi inalcanzable proyecto de Fumito Ueda que parecía morir con PS3, llega totalmente renovado a PlayStation 4, con los mismos protagonistas y el mismo sentimiento de amistad y compañerismo.  Esta nueva aventura nos propone un viaje colaborativo que nos hurgará en lo más profundo de nuestro ser. Las primeras impresiones no podían ser mejores.

Juntos, amigos los dos

El protagonista de The Last Guardian es un misterioso niño lleno de marcas oscuras por todo su cuerpo a modo de tatuajes. Junto a él, una enorme rata-chinchilla-pollo llamada Trico que siempre está dispuesto a ayudar al chaval. Las primeras sensaciones no son del todo satisfactorias porque nos topamos con un control casi idéntico a ICO con toques de Shadow of the Colossus en el momento que escalamos por el plumaje de nuestro compañero. No hay un gran abanico de opciones, las más importantes son saltar, escalar, soltarse, recoger objetos del suelo para luego proyectarlos o dejarlos caer. Lo más bonito del control es que podemos interactuar con Trico llamándolo o indicándole en qué dirección debe moverse. Lo peor es que hay muy pocas indicaciones sobre esto último que acabo de comentar, por lo que quedarse atascado al principio es casi inevitable. Pero gracias a la inestimable ayuda del productor Yasutaka Asakura que se encontraba a nuestro lado para ayudarme y guiar mis primeros pasos (¡¡hasta osaba quitarme el mando!!)  Superábamos todos los retos presentados.

last_guardian

The Last Guardian es un juego basado en puzles con el entorno. En la demo que pude disfrutar (y que se encontraba en un punto intermedio de la aventura, según su productor) teníamos que buscar rutas alternativas que abrieran compuertas para que Trico avanzara junto a nosotros. Acto seguido, ya a lomos de nuestro amigo, éste volaba a zonas más elevadas o nos aupaba con su cabeza para llegar a nuestro próximo reto. Os puedo asegurar que podía sentir la fuerza centrífuga del ser alado nada más alzarse del suelo. La animación y la espectacularidad del momento es digno de ser visto y vivido, es por lo que los fans han esperado tantísimo tiempo. Espectacular.

A Trico, como buen ser animal, le gustan cosas y le espantan otras. Durante la demo, encontramos una substancia azulada (generalmente almacenada en jarrones o barriles) de lo más característica. Este líquido le encanta y muchos de los puzles propuestos en la demo se basa en llevar este mejunje a nuestro amigo. Es un modo infalible de atraer a Trico cuando nuestros gritos no llegan todo lo fuerte que nos gustaría. También podemos colocar este líquido junto objetos donde queremos que Trico actúe. Por ejemplo, en la demo se propone un puzle que consiste en colocar un jarrón lleno de líquido azul en una cadena para que Trico se meta dicho jarrón en la boca. Cuando éste intenta estirar la cadena, se entreabre una compuerta metálica y muy pesada. El chico, que se encuentra al otro lado de la compuerta, debe colocar un tope lo suficientemente alto para que nuestro compañero de viaje pueda pasar. Y tiene pinta de haber puzles muchísimo más ingeniosos, seguro.

last_guardian

Como he dicho antes, hay cosas que a Trico le espantan y una de ellas son los murales de cristal con un ojo pintado. Nuestra misión se basará en deshacernos de ellos para que nuestro compañero nos pueda seguir acompañando. El modo con el que nos deshacemos de estos murales será más o menos metódico. Lo que queda patente desde el primer minuto de juego es que The Last Guardian es un título de paciencia, observación a fondo de los entornos y creatividad en la ejecución. Estos son para mí, los tres pilares básicos para avanzar. No hay indicaciones, apenas hay textos, solo tenemos que utilizar la cabeza y aplicar la lógica, de esta forma conseguiremos que el viaje avance y disfrutemos de momentazos como los que he podido vivir en esta demostración privada.

La espera ha merecido la pena

Tal y como comentaba, el inicio es algo menos espectacular. Supongo que al esperar un juego de PS4, aguardas un gameplay más pulido y moderno, con menos animaciones extrañas y comportamientos raros al arrastrar objetos; pero es que Trico te roba el corazón. Los cambios de nuestro compañero de viaje respecto a la versión incial son bastante visibles. Sus cuernos son de color azul, parece algo más pequeño de lo que recordamos y sus ojos brillan como los de un felino en la oscuridad. The Last Guardian ha conseguido, como tantos otros juegos de PS4, que me pare a jugar con la cámara, tomando instantáneas mentales de Trico y el niño, de los entornos… Tenía el juego delante de mis narices, al fin, y no podía pasar la oportunidad de acariciar su cuidado nivel estético con suma sutileza, casi con sensualidad.

El resto de demo es lo que se ha estado mostrando en otros tráilers, puzles donde todo se cae al vacío y nuestro amigo nos rescata en el último suspiro. – “WOW!” – era la onomatopeya por defecto en los cerca de 50 minutos que estuve disfrutando del juego. Hasta hubo un momento en el que los papeles se intercambiaron y es el niño es quien tiene que rescatar a Trico de una muerte segura. Tras esta situación de tensión máxima, la demo se acaba y salgo del evento con una sonrisa de oreja a oreja porque en diciembre volveré a experimentar esta aventura que se antoja épica, corta, pero épica.

last-guardian

Lo mejor fue con la sensación que salí, muy convencido de que este juego me va a encantar, porque ya estaba enamorado desde hace muchos años. El ejemplo más claro era cuando Yasutaka Asakura y yo, contemplábamos juntos una cutscene, enamorados de lo que veíamos por pantalla. Enamorados de una misma cosa. The Last Guardian promete recompensarnos por la espera, de eso estoy seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *