9

Bayonetta 1+2 – Switch

Bayonetta

Uno de los géneros que no son tan comunes como antes es del hack and slash, ya que antes teníamos Ninja Gaiden, Devil May Cry o los propios God of War. Una de las sagas que surgió la generación anterior dentro de este género es Bayonetta, que tuvo una primera entrega increíble, pero que por algún motivo, no llegó a tener un gran éxito para continuar la saga. No fue hasta que Nintendo apareció y la saga resurgió con Bayonetta 2, pero como se lanzó en Wii U, tuvo incluso menos éxito, como le ocurrió a la mayoría de juegos de Wii U, independientemente de su gran calidad.

Ahora con Nintendo Switch vendiendo casi como churros, es el turno de darle una nueva oportunidad a la saga, y ahí es donde entra el lanzamiento de Bayonetta Bayonneta 2 en la consola híbrida. ¿Podrá la Bruja de Umbra enamorar a todo el mundo con esta adaptación, y prepararnos de cara a la esperada tercera entrega?

Bayonetta

Empecemos por la primera entrega, aunque desgraciadamente, Bayonetta solo se puede comprar en formato digital. Incluso al ir a las tiendas para hacernos con la edición física, sólo viene en cartucho la segunda parte, viniendo con un código para el estreno de la bruja. Es una lástima que los dos nos pudieran venir en formato físico, pero quitando esto, vamos a decir lo obvio: pese a tener ya más de 8 años, sigue siendo sencillamente espectacular, pero con varios matices.

Bayonetta

Primero, quiero decir lo que no me gusta del juego: su historia. En su momento me pareció un auténtico caos que no estaba bien contado, a pesar de tener un universo bastante atractivo. Esto le ocurrió también al anime que más o menos plasmaba esta primera aventura (“Bloody Fate”), y la verdad es que es algo que sigo sin entender. Esto puede sonar a pataleta, pero hay mucho énfasis en la historia, al contar con bastantes cinemáticas y hasta textos adicionales (con párrafos mal separados, lo cual es absurdo), con que hay claramente un intento de contar algo interesante. Sin embargo, es todo un caos, aunque al menos, las escenas de vídeo son tremendamente divertidas, gracias a lo locas y absurdas que son.

También afecta que el tratamiento de la historia es bastante cliché, en el sentido de “protagonista amnésico que va en busca de su pasado” es muy, muy manido, y aquí se lleva realmente mal. Al menos, lo dicho, los personajes son muy carismáticos, ya sea la propia Bayonetta, el demonio Rodin o el periodista Luka por mencionar varios ejemplos.

Dentro de lo jugable, ya es complicado encontrarle muchas pegas a Bayonetta, ya que los combates siguen siendo increíbles. Tenemos combos a nuestra disposición loquísimos y muy fluidos para enfrentarnos a montones de ángeles, que igualmente son cada vez más locos. Los jefes finales son espectaculares y variados, aunque es cierto que se puede echar en falta un poco más de variedad entre los enemigos normales, ya que hacia la recta final de la historia empiezan a ser ya viejos conocidos.

Bayonetta

Las armas que podemos usar son también geniales y variadas, al poder escoger entre ponerlas en los brazos o las piernas, para así tener combos diferentes. Un detalle que me sigue gustando es poder coger las armas de varios enemigos, para así tener esa pequeña variedad de combos en peleas concretas. Este es también el juego que introdujo el “Tiempo de Brujo”, que nos permite ralentizar el tiempo unos segundos tras esquivar los ataques en el último momento, que se ha convertido ya en algo mítico de los títulos de Platinum Games. Todo esto demuestra lo buenas que son las mecánicas básicas de Bayonetta, y ciertamente es increíblemente satisfactorio ponerte a repartir estopa justo después de esquivar un ataque, algo que te puede venir de perlas cuando lo estás pasando realmente mal, y así respiras un poco.

Al final, las 8-10 horas que dura el juego siguen siendo excelentes, al ofrecer combates que van de menos a más épicos, empezando fuertes, pero acabando en lo más alto posible, y tirando la casa por la ventana en cuanto a locura extrema. El funcionamiento de las puntuaciones para conseguir medallas y los niveles de dificultad hacen que estemos ante un título muy rejugable, como seguía ocurriendo en el pasado.

A pesar de todos estos aspectos que también funcionaron en su momento y lo siguen haciendo a día de hoy, hay otros aspectos que no me gustan demasiado. Para empezar, las fases a bordo de vehículos que hay en varios capítulos duran demasiado, por lo que terminan haciéndose más pesadas de lo que deberían. También tenemos los QTE con muertes instantáneas, que te hacen perder medallas a lo grande por una pulsación concreta que hay que pulsar en un momento muy, muy breve y que no te lo esperas, lo que molesta bastante. Ojo, los QTE me suelen gustar bastante en otros juegos, pero cuando te los ponen así sin ningún aviso y perjudican tantísimo a las puntuaciones, molestan. Los desafíos opcionales son también bastante “gimmicky”, por lo que no me gustaron demasiado.

Bayonetta

Dentro de lo técnico, este port es eso, un port de la versión de Wii U. Por tanto, sigue yendo a 720p, sin ir a 1080p ni en modo Docked, por lo que algunas escenas se ven algo borrosillas en el televisor. Ahora bien, en modo portátil es sencillamente increíble. Al menos, el rendimiento es bastante bueno, aunque con alguna que otra caída, pero personalmente no me afectaron. Como en la versión de Wii U, en Bayonetta podemos usar trajes de otros títulos de Nintendo, como el traje de Samus, Link o Peach, con pequeñas modificaciones que le dan un toque divertido. Aun así, sigo pensando que se podría haber hecho algo más en este port, sobre todo viendo que en PC se ha podido llegar a los 1080p y demás.

Bayonetta 2

Ahora llegamos a Bayonetta 2, que personalmente, era al que más ganas tenía, al ser la entrega que no podía haber podido probar al no tener Wii U. En su momento se llevó críticas increíbles, y son más que merecidas. El primer Bayonetta sigue siendo excelente, pero Bayonetta 2 es incluso mejor, a pesar de ser en líneas generales muy continuista.

Lo primero en lo que mejora esta secuela al original es en la historia. Sigue siendo muy, muy loca, pero al menos está mejor contada. No es nada del otro mundo, pero he disfrutado más el viaje de Bayonetta hacia las Puertas del Infierno para salvar a su amiga Jeanne, junto a las consecuencias globales que hubo por el encuentro final de la anterior entrega. De un plumazo, son capaces de introducir personajes interesantes, desarrollar más a alguno que apareció en el primero, y de paso, ahondar más en el pasado de la protagonista. Lo dicho, no es algo digno de llevarse premios, pero esta vez el viaje que se nos propone es mucho más disfrutable, por lo que junto a los vídeos loquísimos en los que Bayonetta no para de lucirse, tenemos unas escenas que no dan tantas ganas de saltarlas como en el anterior.

Bayonetta

Pasando a las mecánicas, en esencia tenemos lo mismo que en la primera parte, pero Bayonetta 2 coge lo bueno y desecha lo poco mejorable de la primera entrega. Para empezar, hay bastante más variedad de enemigos, por lo que las peleas nunca se hacen mínimamente repetitivas, al coger siempre grupos de ángeles o demonios que nos sorprenden desde el primer momento hasta el final. Las nuevas armas también están francamente bien, al ser algunas similares a las de la primera entrega, pero todas funcionan más o menos diferente a lo que recordamos, para que no parezca que han hecho “copiar y pegar” .

Algo que me ha gustado es que, mientras que la primera entrega va de menos a más en cuanto a locura y epicidad, al hacer enfrentarnos a enemigos cada vez más grandes. Bayonetta 2 hace algo diferente, al empezar ya de la forma más épica posible en su prólogo, para luego centrarse más en peleas contra jefes finales humanoides, pero que en general, es todo igualmente épico gracias a lo que ocurre en el fondo y los escenarios, junto a la velocidad y frenetismo de estas peleas. Es algo que personalmente prefiero, con algunos momentos sencillamente magníficos. También hay combates contra jefes finales titánicos, pero centrarse más en enemigos más de “tú a tú” es un acierto.

Otra pega que tenía del original desaparece: nada de QTE que te hacen morir, al dejarse sólo para los Ataques Tortura. De hecho, la magia ha cambiado un poco, al poder activar el modo Climax cuando se llena una barra de magia, lo que nos permite durante unos segundos lanzar ataques finales constantemente, haciendo entonces muchísimo más daño. Esto nos hace tener que elegir entre hacer Ataques Tortura o entrar en este modo, algo que te hace plantear diferentes estrategias: hacer mucho daño a un único enemigo (con la ventaja de más objetos por usar estos ataques) o entrar en el modo especial para hacer más daño zonal.

Bayonetta

Los momentos especiales en los que controlamos algún vehículo o algo especial también están más limitados, para que cuando estén, sean más espectaculares y no se hagan pesados por durar demasiado sus segmentos, lo cual es otro acierto. Eso por no hablar de la mejora en las zonas opcionales, que si bien hay bastantes, se centran más en el combate puro y duro, sin retos tan extraños ni nada por el estilo, lo que hace que sean más divertidas estas secciones.

A todas estas mejoras tenemos que sumar un pequeño refinamiento de todo, lo que hace que, en general, Bayonetta 2 sea más de lo mismo, pero mejor en todos los aspectos. Incluso hay más contenido más allá de la historia principal, como el Clímax Múltiple, donde podemos jugar varios encuentros solos o en compañía de un amigo (en local u online), en los que apostar una serie de halos para establecer la dificultad, y ver cuál de los dos usuarios gana más puntos. Así se pueden conseguir cantidades ingentes de halos para comprar objetos, accesorios o el ansiado Ticket Platino para enfrentarnos a Rodin en un combate oculto. De este modo, aunque la historia sigue durante unas 8-10 horas, tenemos mucho contenido para volver a completar la historia en varias dificultades, intentar conseguir el tan ansiado Platino Puro como clasificación en todos los niveles, etc.

Algo que quiero destacar es que, en la dificultad estándar, Bayonetta 2 me ha parecido más fácil que en el original. Puede que esto sea porque venía de la primera entrega y ya estaba entrenado, aunque en esta ocasión apenas necesité usar dos chupachups de vida, cuando en la primera entrega tenía que tener una buena reserva en todo momento.

Bayonetta

A nivel técnico, nuevamente estamos ante un port de la versión de Wii U, por lo que la resolución máxima sigue siendo 720p. El modo portátil es sencillamente increíble, pero en el televisor se echa en falta más resolución, sobre todo en las escenas medio-estáticas, donde se ven unos dientes de sierra importantes en muchos elementos. En movimiento no se nota tanto, pero es ahí donde canta esta baja resolución de Bayonetta 2. Nuevamente, un poco de esfuerzo extra en esta adaptación no habría estado mal, sobre todo teniendo en cuenta el precio al que ha salido a la venta, casi de novedad total. El rendimiento en principio ha mejorado algo, lo que le permite mantener los 60 fps más estables que en Wii U, aunque personalmente, no me han afectado en absoluto las caídas de frames, ya que todo se mueve muy fluido y no afecta en absoluto a la hora de jugar.

El sonido es excelente, gracias a una música que es épica cuando debe ser, y que tiene un estilo perfecto para la locura de la saga en los otros momentos. El doblaje en inglés con la mayoría de los personajes con sus acentos británicos me sigue haciendo mucha gracia, para luego contrastar con Luka o Rodin.

Conclusión

El primer Bayonetta sigue siendo un gran hack and slash, pero Bayonetta 2 es incluso mejor, convirtiéndose en prácticamente una obra maestra del género. Poder disfrutar de los dos juegos en cualquier lado gracias a Switch es todo un puntazo, y es sencillamente el motivo principal para hacerse con él si ya jugasteis a las dos entregas en su momento. Porque si hay un problema de esta versión es que no aporta novedades para los usuarios que ya lo disfrutaron, ni en lo técnico ni en cuanto a contenido.

Para los usuarios como un servidor que nos perdimos la secuela por no tener Wii U, es una oportunidad de oro para disfrutar este gran juegazo y llevarnos de paso la primera entrega. Ahora bien, el precio es seguramente lo más discutible. Que se lancen como novedad (Bayonetta 2 de forma independiente en la eShop son 50€, y en su conjunto con el primero, son 60 €) es quizá excesivo, y es básicamente la única pega grande que le puedo encontrar a este pack. Así que, a no ser que no jugarais en su momento a la secuela o a la saga en general, haceos con Bayonetta 1+2, ya que siguen representando de lo mejor de los hack and slash, y eso hace que tenga todavía más ganas de disfrutar de Bayonetta 3. Larga vida a la Bruja de Umbra y a la locura de Platinum Games.

9

Nos consolamos con:

  • Mecánicas increíblemente sólidas con combates épicos a más no poder
  • Jefes finales increíbles
  • La segunda entrega es una maravilla en prácticamente todos sus apartados
  • En modo portátil ambos juegos son espectaculares

Nos desconsolamos con:

  • El precio de novedad es excesivo dadas las nulas novedades respecto a las versiones de Wii U
  • La historia de la primera entrega sigue siendo un caos de mucho cuidado
  • Los QTE en la primera entrega, fastidiando buenas clasificaciones desde hace 8 años

Ficha

  • Desarrollo: Platinum Games
  • Distribución: Nintendo
  • Lanzamiento: 16/02/2018
  • Idioma: Textos en Castellano y voces en Inglés
  • Precio: Pack de los dos juegos: 59,99 € - Bayonetta 2: 49,99 € - Bayonetta 1: 29,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *