8

Battle Chasers: Nightwar

Battle Chasers: Nightwar

Una de las sagas con uno de los mejores estilos visuales que hay es Darksiders, gracias a los dibujos de Joe Madureira, que hacían que estuviéramos en un mundo salido de un cómic. Sin embargo, el autor y dibujante ya tenía un tebeo propio, Battle Chasers, que si bien no fue un bombazo como los cómics de Marvel y compañía, logró una comunidad fiel de seguidores que esperaban nuevas obras. Así surgió el Kickstarter para Battle Chasers: Nightwar, para ofrecer una nueva experiencia dentro de este universo de la mano del dibujante y Airship Syndicate.

Tras varios retrasos (algo típico en los proyectos de Kickstarter), por fin tenemos entre nosotros esta mezcla entre dungeon crawler a lo Diablo y combates por turno a lo Final Fantasy, todo aderezado del arte de Madureira. ¿Será esta la continuación que los fans de la franquicia esperaban, y un gran RPG para los que no la conozcan?

La historia empieza de una forma algo abrupta, y da la sensación de que ya consideras que sabes algo del universo de Battle Chasers. No era mi caso, con que el inicio es un poco bruto, al tener que saber ya cómo funcionan varias cosas de este mundo de fantasía y conocer a los héroes a quienes seguiremos durante las más de 15 horas que nos esperan de aventuras y combates. Básicamente, Gully (una niña que ha heredado unos guantes súper poderosos de su padre) y el resto de sus compañeros/protectores van a una isla en la que parece ser que hay más maná del que debería. Al llegar su nave es derribada por unos piratas, con que quedan aislados Gully, Calibretto (un golem que funciona de sanador) y Garrison, el primer atacante principal (y que casi parece Guts de “Berserk”) de Knolan (el mago del grupo) y Red Monika, la seductora pícara que va por libre.

Battle Chasers: Nightwar

La trama no es ni mucho menos el eje principal de Battle Chasers: Nightwar, ya que se desarrolla de una forma estándar y sin demasiadas sorpresas. La gracia está en explorar el mundo, empaparse de sus personajes, saber más de esta misteriosa isla (leyendo los muchos documentos que encontraremos), y básicamente, tener una excusa para seguir avanzando.

Por tanto, todo el peso del juego recae en su jugabilidad, y aquí no decepciona. Normalmente, nos moveremos por la isla desde una perspectiva similar a la de un mapamundi, pudiendo desplazarnos por diferentes casillas prefijadas. Por el camino nos podremos encontrar con diferentes tesoros, enemigos y lugares especiales, donde entrar a explorar o iniciar una conversación con algún NPC. A medida que avancemos desbloquearemos diferentes portales de teletransporte para hacer la exploración más amena, aunque como el mundo no llega a ser muy grande, nunca nos aburriremos mientras nos desplazamos.

Las zonas donde tomamos un control más directo de los personajes son las mazmorras. Cada una de las que visitamos se genera en parte de forma procedimental, por lo que su estructura será diferente cada vez que nos adentremos en una de ellas. Además, podemos elegir la dificultad de dicha mazmorra, para así obtener un mejor botín como recompensa final.

Battle Chasers: Nightwar

En estos momentos, Battle Chasers: Nightwar funciona como un dungeon crawler casi al más puro estilo Diablo, gracias a la perspectiva isométrica, todos los objetos con los que interactuar para conseguir diferentes botines, y hasta las trampas a evitar. Por el escenario pululan varios enemigos, y si los tocamos, entraremos en combate. La gracia es que si una trampa les toca les hará daño (lo mismo se aplica a nosotros), con que igual podemos usar eso a nuestro favor. Cada personaje tiene a su vez una serie de habilidades con usos limitados para estas mazmorras, que nos pueden venir muy bien, como la cura de Calibretto, la esquiva de Garrison o el sigilo de Red Monika. Cada uno nos puede beneficiar de alguna forma para evitar peleas o que éstas sean más sencillas, por lo que saber cuándo usar cada habilidad es bastante importante.

Una vez en un combate, nos encontramos ante peleas por turnos muy propias de los JRPG. Las estadísticas típicas como la velocidad, la fuerza, defensa, evasión y demás son claves para hacer más daño o esquivar más ataques. Eso por no mencionar la enorme cantidad de estados positivos o perjudiciales que se pueden atribuir, y que pueden cambiar el rumbo de un combate como nos descuidemos.

Como es propio en los RPGs, cada personaje tiene un rol en el grupo, por lo que tener un equipo equilibrado es importante. Al principio, Calibretto funciona como el sanador, por lo que es casi una figura esencial que no nos abandonará, mientras que Gully es el tanque (sí, la niña) al realizar poco daño, pero poder recibir mucho y atraer la atención de los enemigos, mientras que Garrison es más débil que Gully, pero a cambio es veloz y muy dañino. Más tarde Knolan, Red Monika y Alumon añaden diferentes roles o variaciones a tener en cuenta para formar nuestro equipo de tres, que ojo, no podremos cambiar una vez nos hemos adentrado en una mazmorra.

Battle Chasers: Nightwar

Personalmente, he encontrado la combinación de Garrison, Knolan (por sus hechizos curativos y de cura) y Red Monika (por sus potentísimos ataques, alta evasión y la posibilidad de causar estados negativos) la combinación ganadora. A pesar de todo esto, siempre hay que tener en cuenta la sobrecarga y el maná del que disponemos. En Battle Chasers: Nightwar, se diferencian entre habilidades instantáneas y las que tardan algún turno extra en lanzarse.

Las primeras son más débiles, pero siguen siendo útiles, para poder lanzar ataques o defendernos. Lo importante es que crean Sobrecarga, que sirve para aumentar nuestro Maná únicamente durante esa batalla. Usar esta Sobrecarga y no el maná para que nos dure toda una mazmorra es clave, ya que tendremos que lanzar habilidades si queremos tener una opción de ganar. A su vez, hay que tener en cuenta que las habilidades tienen tiempos de lanzamiento, con que igual lanzar una habilidad rápida es más importante que una lenta para así poder golpear (o curarnos) antes de que le llegue el turno a un enemigo.

Junto a las habilidades normales tenemos las de Ráfaga, que consumen el medidor de “Súper”. Dicho medidor tiene tres niveles, pudiendo lanzar habilidades que consuman uno, dos o los tres segmentos. Cada héroe tiene unas habilidades de Ráfaga diferentes, y con consumos diferentes, con que juntando todo, tenemos un sistema de combate bastante completo e interesante.

Battle Chasers: Nightwar

Las peleas como tal son emocionantes, y cuando llegamos a un jefe final, realmente tenemos que poner de nuestra parte para que no nos destrocen en un santiamén. Aquí es donde tengo que comentar lo que menos me ha gustado de Battle Chasers: Nightwar, y no es otra cosa que la dificultad. Durante las primeras horas, superando las mazmorras en dificultad normal no tendremos problemas, pero poco a poco, los enemigos son más y más poderosos, y nosotros apenas somos del mismo nivel. Para que os hagáis una idea, un enemigo normal puede llegar a tener el mismo poder que nosotros, lo que hace las peleas muy interesantes.

También hace que llegado cierto momento, toque farmear para subir de nivel y conseguir mejor equipo. En teoría, bastaría con repetir una mazmorra anterior en una dificultad alta, pero como cada mazmorra tiene un nivel concreto, si volvemos a la mazmorra inicial con nivel 10, aunque la pongamos en Legendario, seguirá siendo un paseo, ya que los enemigos serán como mucho de nivel 6. Además, el equipo recibido es de nivel 3, y por muy épico que sea, cualquier equipo de la mazmorra que nos toque en ese momento es mucho mejor, aunque tenga una rareza nula. Esta curva de dificultad se podría haber medido algo mejor, ya que incluso completando algunas misiones secundarias (como tareas de caza u otras que nos encomiendan personajes completamente opcionales y que se nos pueden pasar por alto), tuve problemas en varias zonas y me tocó ponerme a farmear porque unos enemigos normales me destrozaban sin tener una oportunidad casi de defenderme.

También quiero destacar algún que otro bug, o mejor dicho, crasheos, al menos en la versión de PS4. El juego ha “petado” varias veces mientras jugaba, y aunque esto a veces es normal, me ha ocurrido demasiadas veces como para mencionarlo. Menos mal que hay un buen sistema de guardado automático y prácticamente no perdía ningún progreso, pero eso no quitaba que fuera algo molesto.

Battle Chasers: Nightwar

Algo que salta a la vista por las imágenes es que el estilo visual parece casi sacado del cómic, y ciertamente, Battle Chasers: Nightwar es precioso. El estilo del mapa de la isla me gusta bastante, mientras que luego los diseños de los personajes son espectaculares. Todos lucen de maravilla, y se mueven igual de bien. El estilo de las mazmorras también me gusta, y luego las peleas son realmente vistosas. Es una pena que los tiempos de carga no sean algo más breves para hacer la experiencia más fluida, pero ciertamente se nota cuando se pasa de una zona de explorar al mapamundi.

El sonido es otro aspecto que está muy cuidado, gracias a unas melodías muy propias de una aventura de fantasía, que le vienen como anillo al dedo al juego. Sobre todo las canciones que suenan durante los jefes finales, que son espectaculares. Eso sí, me extrañan los momentos de silencio casi absoluto en algunas zonas de exploración, como si se hubiera acabado el hilo musical y hasta que no pasamos por una pelea, no vuelve a empezar.

Otro aspecto que me ha sorprendido del sonido es el doblaje al castellano, ya que no lo esperaba para nada. Como decía antes, no es que la historia sea muy importante, pero poder escuchar a los personajes en nuestro idioma en las conversaciones más importantes o en las escenas de vídeo (con un estilo como de artwork muy espectacular) es genial, y encima los actores de doblaje han hecho un gran trabajo. Cada voz le pega muy bien a cada personaje, y es un detalle de agradecer.

Battle Chasers: Nightwar

Conclusión

Últimamente parece que decir que un juego viene de Kickstarter es sinónimo de decepción, pero por suerte, Battle Chasers: Nightwar es un ejemplo de que se pueden hacer las cosas muy bien en proyectos de crowfunding. El juego es justo lo que prometía: un dungeon crawler con combates propios de un JRPG y un apartado artístico de lujo. Es cierto que como no soy fan del cómic, la historia tampoco es que me haya hecho mucho tilín, y al principio estaba un poco perdido sobre quién era cada personaje y sus motivaciones. Aun así, cuando empiezas a explorar y pelear, se te olvida todo esto y te metes de lleno en el viaje de Gully y sus compañeros.

Es una pena que la curva de dificultad sea tan extraña, al obligarte a farmear pero no anteriores mazmorras, sino la actual, lo que puede causar algo de frustración y cansancio en momentos puntuales. A pesar de esto, estamos ante un gran RPG que cualquier fan de las batallas por turnos disfrutará como un buen botín tras una épica lucha contra un jefe final.

8

Nos consolamos con:

  • Peleas por turnos muy intensas y divertidas
  • Apartado artístico sensacional
  • Aventura bastante completa con contenido adicional para los que exploren los escenarios con detalle
  • Buen doblaje a nuestro idioma, lo cual siempre se agradece en los RPGs

Nos desconsolamos con:

  • La curva de dificultad y que las mazmorras no se ajusten a nuestro nivel, ni en cuanto a enemigos ni en cuanto a recompensas
  • Crasheos más frecuentes de lo normal en la versión de PS4
  • Momentos de silencio durante la exploración que chocan, cuando la música es tan buena
  • Algunos personajes están muy OP, lo que deja a otros casi sin ningún propósito

Ficha

  • Desarrollo: Airship Syndicate
  • Distribución: THQ Nordic/Badland Games
  • Lanzamiento: PC, PS4 y Xbox One: 03/10/2017 - Más adelante en Switch
  • Idioma: Textos y voces en Castellano
  • Precio: 29,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *