4

Baobabs Mausoleum: Ovnifagos Don’t Eat Flamingos

Baobabs Mausoleum: Ovnifagos Don't Eat Flamingos

El mercado de juegos indies está hasta arriba de propuestas, por lo que es clave que los juegos se logren diferenciar entre sí. Una forma muy clara de hacerlo es siendo raros y extraños, de forma que el título no se parezca en casi nada a lo que nos podemos encontrar en otros juegos. Esto es lo que claramente intenta Baobabs Mausoleum, una aventura episódica que arranca con el extraño subtítulo de Ovnifagos Don’t Eat Flamingos. 

Esta propuesta, arropada por Zerouno Games tras ser ganador del Speed Press, pretende aunar en un mismo juego multitud de géneros, además de inspirarse clarísimamente en Twin Peaks, Expediente X y similares. Todo bajo el protagonismo de una berenjena agente del FBI y que además es vampiro. ¿Podrá esta amalgama resultar en una propuesta entretenida, o arrancará con fuerza este título episódico?

En este extravagante universo (si las berenjenas vampiro pueden ser agentes del FBI, ¿los criminales son caza-vampiros?), el pueblo de Flamingo’s Creek sólo aparece en la realidad cada 25 años, y nuestro protagonista, Watracio Walpurgis, acaba allí tras un accidente de coche en el lugar equivocado y en el momento equivocado. Por tanto, nuestro objetivo será descubrir dónde narices estamos, y cómo no, salir de este condenado pueblo.

Baobabs Mausoleum: Ovnifagos Don't Eat Flamingos

La narrativa del juego no es su punto fuerte ni mucho menos, ya que quitando lo que ocurre al final, casi todo es una serie de actos unidos sin demasiada cohesión, donde intentamos seguir progresando hasta llegar al pueblo, ya que estaremos casi todo el tiempo por el camino. Este es el primer aspecto negativo, y es que en vez de intentar engancharnos desde el primer capítulo, Baobabs Mausoleum pretende ser raro por el hecho de ser raro, soltando por el camino referencias a juegos, películas y series, además de romper la cuarta pared. En vez de aprovecharlo para crear personajes interesantes, lo usan para soltar un chascarrillo aquí y allá, pero poco más, desaprovechando lo que inicialmente parece que va a ser una gran ambientación.

Por ejemplo, la selección del capítulo tiene lugar en una televisión con un árbol enorme del que cuelgan una multitud de cadáveres, y eso no es algo que se llegue a mencionar en este capítulo. También choca que a Watracio no le extrañe nada de nada, a pesar de encontrarse con mutantes de todo tipo, asesinos en serie y muchas otras extrañezas que, sin importar lo raro que es él, deberían de sorprender a cualquiera.

El género al que pertenece Baobabs Mausoleum sería una aventura gráfica, pero con mecánicas propias de los JRPGs de 8-16 bits. Es decir, en vez de movernos e interactuar mediante “point and click”, nos moveremos con las teclas desde una perspectiva cenital, explorando escenarios y hablando con los NPCs.

Baobabs Mausoleum: Ovnifagos Don't Eat Flamingos

Sobre el papel, no debería importar, ya que el diseño de puzzles y demás es lo principal en una aventura. Sin embargo, aquí nos encontramos también con problemas, ya que las zonas en las que tienen lugar cada acto son muy pequeñas y cerradas, consistiendo en una casa, un bar o una parte pequeña de un bosque. Digo problema porque los puzzles, a la hora de la verdad, consisten en su mayoría en buscar X objeto para poder interactuar con otro personaje u objeto de la zona, y así poder avanzar. Sólo hay un rompecabezas al uso, y otro puzzle en el que intentan imitar otro de un juego clásico, pero que es más por imitación y la broma que por hacer algo excesivamente inteligente.

Esto hace que no supongan un desafío, y se hagan algo pesados, ya que no ofrecen nada interesante. Otro problema es que en vez de centrarse en ofrecer mejores puzzles o interacciones más interesantes con los personajes a medida que avanzamos en el capítulo, Baobabs Mausoleum se empeña en cambiar de género para alguna mecánica peculiar.

Digo problema, porque no hace ninguna de las mecánicas especialmente bien. Por ejemplo, en un momento dado pasamos a una perspectiva en primera persona, que se usa para recorrer un escenario muy pequeño y no demasiado bonito con el pixel art del título, y donde además nos obligan a superar una zona de plataformas con unas físicas desastrosas. En otro momento, hay un combate por turnos, pero que no lo es en realidad, ya que sólo hay una opción válida para ganar, y consiste en hacer tres clicks. La peor área es sin duda la que imita a The Legend of ZeldaA Link to the Past, transformándose de repente el juego en una aventura de mazmorras con zonas de plataformas y algo de combate.

Baobabs Mausoleum: Ovnifagos Don't Eat Flamingos

Esta zona dura en exceso, el diseño de la mazmorra es aburrido, y encima, el jefe final que nos espera en la última sala es aburrido a más no poder, con dos movimientos que se repiten sin ninguna variación. Un problema general del título es que los controles no son demasiado precisos, por lo que a no ser que nos alineemos de forma perfecta, no podremos pasar por una puerta o disparar una bola de fuego por una abertura en la que claramente el disparo pasa. Esto añade frustración, y es algo que se debería de mirar de cara a los siguientes capítulos.

Sobre el papel, puedo entender que ir cambiando de género te mantiene interesado por saber qué te encontrarás en cada nuevo acto, pero en la práctica, al no desarrollar ninguna mecánica, el resultado es contraproducente, al encontrarte con mucha variedad, pero mediocre en todos los casos.

Esto es bastante grave teniendo en cuenta que el primer capítulo de Baobabs Mausoleum apenas dura unos 90 minutos, por lo que espero que en los dos capítulos restantes se centren más en una mecánica y ofrezcan puzzles desafiantes, ya que es algo que claramente le faltan al título.

Baobabs Mausoleum: Ovnifagos Don't Eat Flamingos

En lo visual, el juego usa un estilo pixel-art muy peculiar, para ofrecer entornos y personajes muy extraños. La atmósfera del mundo está algo mejor lograda que la historia, pero personalmente, no me ha parecido demasiado atractivo. El motivo es que le falta detalle a todo, por lo que hay veces que cuesta saber qué estamos viendo exactamente. Puede que esa sea la intención de Baobabs Mausoleum, con que si ese es el caso, misión cumplida.

El sonido sale algo mejor parado en líneas generales. Hay efectos de sonido que no me han convencido (como el ruido de comer una zanahoria al dar al botón de siguiente en una conversación), pero la música por lo general no está mal. El juego no tiene voces en nuestro idioma, pero están todos los textos traducidos al castellano. Y ojo, que aquí también se podría pulir todo un poco más, ya que en la zona de la mazmorra a lo Zelda que comentaba antes, hay unas líneas que no cuadran con lo que acabamos de hacer, lo cual no queda nada bien.

Conclusión

El primer capítulo de Baobabs Mausoleum, Ovnifagos Don’t Eat Flamingos, es muy mejorable en todo. En lo narrativo, no arranca hasta el final, y lo hace de forma tan ligera, que es complicado sentirse involucrado en lo que está pasando. Que quieran hacer todo raro por el simple hecho de ser raro, y aun así que todo le parezca normal a nuestro protagonista no ayuda en absoluto. Personalmente, hubiera preferido mejores chistes (no me hacen demasiada gracia los que hay) y personajes, en vez de intentar meter tanta cosa extraña o referencias sin ton ni son.

Lo mismo se aplica a los cambios de género presentes durante todo el capítulo. Aunque aportan variedad, así consiguen que ni los puzzles de la parte más de aventura sean interesantes, y que el resto sea bastante cutre al no poder desarrollar las mecánicas como deberían. Juntando todo esto con un diseño de niveles bastante justito o pobre en algunos casos, la experiencia no es que sea muy positiva.

A pesar de todas estas quejas, aplaudo a Celery Emblem por querer hacer una aventura tan peculiar, y realmente espero que Baobabs Mausoleum consiga remontar en los dos capítulos que le faltan, ya que este inicio me ha parecido muy flojo.

4

Nos consolamos con:

  • Mundo muy peculiar
  • Variedad con tanto cambio de género…

Nos desconsolamos con:

  • … Aunque eso acabe jugando en su contra
  • Puzzles sin ningún desafío y poco inspirados
  • Diseño de niveles pobre
  • Falta de pulido en los controles en general, sin importar la mecánica con la que estemos
  • La historia no arranca hasta justo el final del capítulo

Ficha

  • Desarrollo: Celery Emblem
  • Distribución: Zerouno Games
  • Lanzamiento: 06/07/2017
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 5,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *