7

Atelier Sophie: The Alchemist of the Mysterious Book

Cada año, siempre puntuales, Gust nos regala una de esas aventuras desintoxicantes y refrescantes que tanto nos pide el cuerpo después de partirnos la cara contra enormes y temibles demonios o tras jugarnos el pellejo para desengranar los secretos que esconde el rastro de un viejo tesoro pirata. La saga Atelier no falla a la cita anual con sus fans más acérrimos. Este año es especial, porque iniciamos nueva trilogía con su primer capítulo, titulado Atelier Sophie: The Alchemist of the Mysterious Book. En esta nueva aventura, volveremos a ser la alquimista de un poblado y como viene siendo habitual, seremos los encargados de crear cosas sin parar, poniendo todo el cariño y el mimo posible para contentar a nuestros clientes.

La joven Sophie es la protagonista de esta nueva entrega y aunque no estará sola en el desarrollo del juego, sí será el único personaje controlable tras la dualidad vivida en Atelier Shallie: Alchemists of Dusk Sea con Shalotte y Shallistera como protagonistas seleccionables. Junto a nuestra nueva alquimista le acompañará un libro volador y parlante, que recibe el nombre de Plachta. Su origen y su poder es todo un misterio, de ahí al título del juego. Atelier Sophie abre una nueva veda ya que, por primera vez, la saga aterriza en PlayStation 4. Gust ha aprovechado la ocasión del salto generacional para crear un título que perfectamente puede ser el punto de entrada para todos aquellos que no han jugado nunca a un Atelier y desean iniciarse en esta tradición anual. Dicho esto, es fácil deducir que el juego es más sencillo y claro que la trilogía Dusk (Ayesha, Escha & Logy y el antes citado Shallie) y algo más cercano a los títulos de la primera trilogía, la Arland, de desarrollo más sencillo.

Con el anuncio recién oficializado del próximo título de la saga para el año que viene, bajo el nombre de Atelier Firis: The Alchemist of the Mysterious Journey podemos sacar dos cosas en claro. La primera es que la nueva trilogía se llamará Mysterious; la segunda es que vamos a tener Atelier para, como mínimo, dos años más.

Sophie y Plachta, inseparables

Como he citado antes, Sophie es la protagonista indiscutible de esta nueva entrega en la saga Atelier. Como base inamovible de todos y cada uno de los juegos, el rol de la joven es la de alquimista de un pequeño poblado, esta vez llamado Kirchen Bell. Sophie toma el relevo de su ya fallecida abuela, motivada por la popularidad y el buen fondo de la anciana entre los habitantes del poblado, pero le faltan muchos años de dedicación por lo que es totalmente inexperta en la materia. Nada más iniciar la aventura, una de sus amigas en el poblado, Monika, nos pide que le creemos una medicina para Mr. Horst, el dueño de la cafetería del pueblo. Intentando recordar la receta, Sophie se topa con un libro que no recuerda haber visto nunca entre sus cosas. Dicho libro resulta volar y hablar, es la coprotagonista de la aventura Plachta y sin darse cuenta, se convierten en inseparables amigos compartiendo sentimientos y momentos la mar de divertidos.

Kirchen Bell es un poblado bastante grande, donde se desarrollarán el 90% de los eventos del juego. Se trata del pueblo perfecto para abrir una tienda, ¡todo el mundo quiere abrir una tienda aquí! Y veremos muchos compañeros de aventura que probarán suerte creando su propio negocio en el pueblo. Algunos de estos personajes también nos acompañarán en los combates y otros tendrán un rol más pasivo (aunque seguramente, en la futura versión Plus de Atelier Sophie terminen siendo jugables también).

Por lo tanto, a medida que avance la aventura, el poblado se llenará de opciones. Desde una modista, un conocido herrero, un relojero o un comercio que se dedica a duplicar objetos que hayamos creado con alquimia. Y aún quedan cosas por descubrir, porque cada uno de los vendedores tiene una historia personal que resolver y que debemos ayudar para incrementar nuestra afinidad con ellos. Como podéis ver, en Atelier Sophie: The Alchemist of the Mysterious Book hay más cosas que hacer de la que en un principio para que el juego ofrece.

El mismo plato, receta distinta

No nos vamos a engañar, todas las entregas tienen el mismo fin: crear cosas para que la historia avance, solo que en cada entrega se ejecuta de distinta forma. En algunos títulos jugamos contra el tiempo para crear cosas, en otros, el tiempo no lo es todo. Atelier Sophie intenta ser muy claro desde un principio, facilitándonos la tarea de crear objetos y explorar libremente por el mundo sin demasiada exigencia temporal. De hecho, el formato de cumplir tareas en un determinado límite de tiempo, también sigue suprimido en este Atelier Sophie: The Alchemist of the Mysterious Book donde tenemos prácticamente todo el tiempo del mundo para poder entregar los encargos que se nos reclaman. El tiempo solo corre en nuestra contra con ciertas misiones de liquidar a un determinado tipo de enemigo o cuando queremos realizar cierto evento que solo se cumple con unas determinadas características temporales.

Como es de costumbre en los últimos títulos de la saga, existen ciclos de día y noche, pero también se ha dividido la semana en cinco días, siendo los dos últimos fin de semana. Durante estos días ocurren cosas fuera de la rutina, de ahí a ubicarnos en el tiempo, pues son en esos momentos cuando en el poblado aparecen personajes inéditos o saltan eventos que nos desbloquean nuevos ítems para crear o simplemente, desarrollamos misiones de personaje que nos permite lograr algún que otro trofeo, incluso desbloquear algún personaje para que entre en combate.

El desarrollo de Atelier Sophie es sencillo. Nuestro libro mágico, Plachta, necesita recuperar sus memorias y solo se podrá conseguir creando objetos y registrándolos en su cuerpo (sus páginas). Una vez logremos desbloquear una nueva memoria, se abrirá ante nosotros nuevas posibilidades en forma de nuevas recetas y localizaciones que visitar para conseguir nuevos materiales que nos permiten crear objetos de distinto tipo. ¿Qué debemos hacer para desbloquear las memorias de Plachta? Realizar ciertas tareas descritas en el libro. Dichas tareas van desde crear ítems, matar enemigos, completar misiones o recolectar ítems, entre muchos otros. Una vez hagamos todas esas cosas, se mostrará ante nosotros una gran barra verde que se irá rellenando a medida que consigamos los objetivos marcados. Cuando completemos la barra, una nueva memoria de Plachta se activará y la historia avanzará (y de qué manera).

Pero el libro de Plachta no consta solamente de la memoria principal de la coprotagonista, existen multitud de nuevas recetas que solo se activarán si realizamos un evento concreto, como por ejemplo matar a un enemigo concreto, crear un objeto con una propiedad determinada, visitar una zona especial, hablar con un personaje que aparece en contadas ocasiones… En definitiva, que todos los nuevos objetos que queremos crear requerirán una acción previa para “tomar la idea” para poder crear el objeto, que luego tengamos los materiales o no ya es otro cantar. Este sistema reemplaza a todo lo visto hasta ahora, pero si lo pensamos fríamente, el planteamiento es el mismo, completar tareas para desbloquear nuevos ítems para crear y hacer avanzar la historia. En otros juegos, completar ciertas misiones suponía desbloquear nuevos libros en las tiendas que nos permitían desbloquear nuevas creaciones. En Atelier Sophie: The Alchemist of the Mysterious Book sin embargo, todo es más claro, con dibujos mucho más esquematizados y mucha más información para que no te sientas tan perdido a la hora de crear cosas o saber cómo se crean (claro que no todo es coser y cantar, porque hay algún ítem que tiene tela sacarlo).

La creación de ítems es bastante sencilla y clara. Para crear un nuevo ítem tenemos que tener los ingredientes necesarios (se pueden comprar o recolectar en el mundo exterior) y una vez con ellos, podemos seleccionarlos para mezclarlos y crear lo que se requiera. ¿Dónde cambia la fórmula respecto a anteriores entregas? Pues que ahora tenemos un tablón donde se incorporarán los ingredientes que hemos seleccionado para imbuirle atributos especiales. Cada ingrediente tiene una forma geométrica que se plasmará en la cuadricula final. La gracia está en “hacer tetris” con todos los ingredientes para rellenar al máximo la cuadrícula. Si varios ingredientes se superponen entre ellos, ambos se perderán y no podremos crear objetos de mejor calidad que, podemos pensar que nos importa tres huevos, pero a la hora de salir a combatir, un elemento curativo de calidad o un arma creada con un lingote de calidad superior puede ser determinante.

Existen diferentes calderos donde crear nuestros ítems y cada caldero tiene una cuadrícula determinada, puede ser una cuadrícula de 4 x 4, de 5 x 5 o más, incluso existen calderos que solo nos permite trabajar 60 segundos, por lo que tenemos que ser rápidos a la hora de combinar y ejecutar la mezcla o perderemos el caldero mágico. Además, el juego incorpora un buscador de efectos especiales y atributos que hace mucho más fácil la posibilidad de crear los ítems requeridos para desbloquear nuevas recetas. De verdad, es el juego más claro y sencillo de toda la saga, de ahí a que lo considere el nuevo Entry Point a la saga Atelier.

Las cosas no se hacen solas

Para crear objetos con alquimia necesitamos materiales, y como no podía ser de otra forma, tenemos que salir al exterior a buscarlos. Atelier Sophie: The Alchemist of the Mysterious Book nos ofrece un montón de localizaciones distintas donde conseguir nuestro objetivo de recolecta. El sistema es idéntico a otras entregas: en las zonas que accedemos aparecen pequeños destellos que representan materiales que se pueden meter en nuestro saco. A medida que recolectemos los ingredientes, el tiempo se irá consumiendo, activando la transición noche y día que incorpora el juego. Durante la noche aparecen otros enemigos, más o menos poderosos, así que vigila la hora que vuelves a casa, pues puedes tener una muy buena recolecta de materiales, entrar en un combate y perder, por lo que volverás a tu taller con bastantes menos objetos de los que recogiste en su momento.

Una de las novedades que incorpora el juego en materia de “boletaire” es que a medida que recolectemos materiales, se irán activando unos orbes en la parte superior derecha, junto al mapa. Al activarse estos orbes significa que nuestro olfato buscador mejorará, consiguiendo materiales de mejor calidad pero también, llamamos la atención de enemigos más poderosos. Si logramos activar los cinco orbes que tiene cada zona, conseguiremos muchos materiales y todos de grandísima calidad. El único problema que tendrás es que llenarás la bolsa muy rápido y tocará descartar los ingredientes de categorías inferiores.

A medida que avancemos la historia y activemos nuevas memorias de Plachta, ésta nos descubrirá nuevas localizaciones para visitar. Desde cementerios, zonas de playa, montaña, bosques, cuevas y minas secretas. Hay bastante variedad y algunas localizaciones constan de varias zonas, con algún que otro enemigo más poderoso al final del camino. Pero ojo, no solo Plachta nos descubrirá las localizaciones del juego, otros NPC nos hablarán de lugares para relajarse y leer o conseguir ítems de minería la mar de útiles para poder crear equipo más poderoso. Nuestra misión secundaria en Atelier Sophie: The Alchemist of the Mysterious Book es la de perder unos minutos para hablar con todos los habitantes de Kirchen Bell para que se “disparen” eventos entre personajes.

¡Yo vi antes este tronco, Puni repelente!

Todo Atelier consta de dos partes importantes. La primera es la de alquimia. La segunda es el combate. En esta nueva entrega tenemos que lamentar el recorte de alguna de las características que habían otorgado gran profundidad y personalidad a la saga. Si en entregas pasadas (sobre todo en la trilogía Dusk) disfrutábamos con las Asistencias a través de puntos que se obtenían en combate y que ejecutábamos de forma manual dependiendo de las características del combate, ahora las tenemos de forma automática, con tan solo indicar que posición en combate quieres que tu personaje (Defensive o Agressive). Más sencillo pero a la vez, más aburrido.

Para controlar las asistencias, se ha agregado un medidor que se incrementa a medida que realicemos acciones en el campo de batalla. Al principio solo disponemos de un medidor que llega al 100% y que ejecuta ataques en cadena con otros personajes. A medida que avancemos en la historia, uno de nuestros aliados nos irá proponiendo nuevas técnicas de combate, llegando a tener un medidor que llega al 300% y donde se ejecutaría el ataque más devastador de todos contra nuestras amenazas.

Gust ha querido facilitarnos más las cosas con un combate más asistido, más automático para aquellos que ven el verdadero encanto a Atelier Sophie: The Alchemist of the Mysterious Book en la creación y en los diálogos entre personajes. Creo que debería haber un modo para poder jugar de una determinada forma u otra, porque a experiencia personal, me parece que han dado un par de pasos atrás a lo que el combate se refiere. Además, las batallas están muy desniveladas en prácticamente toda la aventura, con enemigos que nos tumban de dos golpes siempre que visitamos nuevas localizaciones. Además, no hay jefes finales presentados por la historia, los encontramos comprando rumores en la cafetería. ¿Wat?

Como jugar a Atelier Sophie sin morir en el intento

Ya sabemos que para crear objetos, necesitamos materiales que se encuentran en los exteriores de Kirchen Bell. También sabemos que en dichos exteriores encontramos enemigos que nos van a poner las cosas difíciles. También sabemos que para avanzar en la historia, tenemos que cumplir ciertos requisitos para que Plachta recupere una memoria que nos desbloqueará nuevos objetos y localizaciones pero, ¿ya está? No, Atelier Sophie: The Alchemist of the Mysterious Book tiene un sistema de misiones y rumores que no hemos explicado todavía y que detallo a continuación.

En el poblado, encontramos la cafetería, llevada por un señor de mediana edad que responde al nombre de Mr. Horst. Será en este lugar, y más concretamente en el tablón de anuncios donde encontraremos misiones de personas que necesitan ayuda. Será en este momento cuando el juego comienza a tener una mecánica mucho más lógica y comienza a ofrecer más profundidad, más allá de ir a buscar ingredientes para crear cosas. Tenemos misiones de subyugación de enemigos, de recolecta de un cierto tipo de enemigo, de entrega de un objeto creado con alquimia o incluso misiones que requieren de distintas submisiones para completarse.  Una vez aceptemos la misión y la completemos, conseguiremos Cole (así se llama la moneda en la saga Atelier) y a veces, Vouchers o cupones que se canjean en la misma cafetería, solo los fines de semana, cortesía de Tess, la conejita Playboy del poblado.

¿Qué podemos hacer con el dinero? Comprar rumores en la misma cafetería. Los rumores activan muchas cosas, desde materiales preciosos y de gran calidad que podemos ir a recolectar, hasta jefes finales, pasando por pequeños detalles sobre la historia de los distintos NPC del juego. ¿Y con los cupones? Conseguir cupones nos permite conseguir accesorios o ítems preciosos que nos facilitarán mucho las cosas en el campo de batalla, o para poder crear ese ítem que se nos resiste. Pero no solo eso, a medida que avance la historia, podremos mejorar armas y armaduras pero necesitaremos materiales y Cole, mucho Cole para poder ser más fuertes y que no nos tumben en el campo de batalla tan rápidamente.

Así pues, nos hartaremos de visitar al Señor Horst, aceptar misiones, reportarlas y gastarnos el oro en un abrir y cerrar de ojos con todas las opciones que se nos ofrece en Atelier Sophie: The Alchemist of the Mysterious Book.

Conclusión

Esta nueva entrega de la saga Atelier ha entrado por la puerta grande en PS4, con una calidad gráfica y una fluidez nunca visto hasta el momento. Además, los diseños de Yugen y NOCO se notan muchísimo y ahora los personajes gozan de una calidad aún mayor. Sin duda, es la característica que más salta a la vista en este nuevo título anual nada más empezar la aventura. Ahora bien, seguimos teniendo un contraste bastante estrepitoso entre diseño de personajes y diseño de niveles. No todo es horrible, ojo, hay escenarios muy bien diseñados e incluso efectos climatológicos nunca antes vistos en la saga, pero sigue siendo algo a mejorar y con PS4 hay potencia de sobra para diseñar algo mucho más detallado.

Como he comentado al inicio de este análisis, Atelier Sophie: The Alchemist of the Mysterious Book cumple muy bien su papel de Entry Point a la saga, con menús más sencillos y claros, con mucha información y un combate más guiado, además de suprimir nuevamente las limitaciones del tiempo que tanta asfixia provocaba a los que no están familiarizados con el ritmo de la saga. Para alguien que empieza en esto de ser alquimista, seguramente agradezca tantas facilidades, seguramente, en los próximos títulos de la trilogía Mysterious la complejidad aumente y se reformule muchos elementos vistos en este primer capítulo.

Limitar las acciones en combate y automatizarlo me ha provocado profundo dolor de culo. Daba por sentado que lo visto en Atelier Escha & Logy o en Atelier Shallie eran las bases inamovibles para todos los títulos futuros y he comprobado, con mucho estupor, como todo se ha vuelto a simplificar mucho. Y no solo eso, encima han desnivelado el combate, con un montón de enemigos en cada batalla, con algunos monstruos de nivel altísimo que nos tumban en un abrir y cerrar de ojos. En este aspecto, mal, muy mal. Creo que no se ha prestado la suficiente atención en esta parcela del juego y eso hace que Atelier Sophie: The Alchemist of the Mysterious Book me deje un sabor agridulce en general. Por suerte, Plachta arregla muchas cosas con un sistema que me encantaría escupir, pero que deberíais descubrir por vosotros mismos.

Nos consolamos con:

  • El diseño de personajes es excepcional
  • Plachta termina siendo un personaje fantástico y ofrece una característica inédita en la saga la mar de atractiva
  • La banda sonora es perfecta
  • La fluidez de la versión PS4
  • La UI está mejor diseñada, más clara y accesible

Nos desconsolamos con:

  • El combate se ha simplificado mucho
  • Kirchen Bell da la sensación de estar muy vacío para su envergadura
  • Los personajes, pese a tener un diseño precioso, les falta algo de carisma
  • El contraste entre diseño de personajes y escenarios chirría bastante
  • Poca variedad de enemigos

Ficha

  • Desarrollo: Gust
  • Distribución: Tecmo Koei
  • Lanzamiento: 10/06/2016
  • Idioma: Inglés
  • Precio: 39,99€

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *