8

Apex Construct

Uno de los motivos por los que era reticente a saltar a la VR era que los juegos los solía ver como experiencias. Unas experiencias increíbles, pero salvo contados títulos, no eran juegos al uso. Por suerte, esto ha ido cambiando recientemente, al ofrecer títulos muy espectaculares y que no sólo sorprenden por el hecho de ser en VR, sino que son sencillamente grandes juegos, como el reciente Sprint Vector, Farpoint o incluso la adaptación de Skyrim a VR.

Al fin y al cabo, los grandes juegos requieren de un largo proceso de desarrollo, con que con los dispositivos principales ya asentados con cerca de dos años a la venta en algunos casos, ya son más frecuentes estos juegos importantes que se han creado desde cero pensando en la VR. Este es el caso de Apex Construct, un ambicioso título de Fast Travel Games (compañía compuesta por ex-miembros de DICE en su mayoría) que nos propone adentrarnos en un mundo post-apocalíptico para acabar con montones de robot con un arco. Afinad la puntería, que las máquinas no perdonan.

El argumento es lo primero que me ha sorprendido de Apex Construct. Nosotros controlamos al que parece ser el último humano sobre la faz de la Tierra. Tras despertarnos en un lugar conocido como El Vacío (que es como la nada), una IA que se llama “Padre” (Fathr en inglés) nos devuelve al plano terrenal, pero con una mano robótica en vez de nuestras dos manos. Nos cuenta que ahora el mundo está controlado por las máquinas, y que debemos acabar con la IA llamada Madre (Mothr), al ser la causante de todo este embrollo, y que no parará hasta acabar con todos los humanos.

La premisa es bastante típica dentro de los juegos de ciencia ficción, pero lo que hace que todo funcione de maravilla es el universo. La narrativa principal es bastante sencillita, pero el mundo nos invita a explorarlo e ir descubriendo más sobre el argumento. A veces, por documentos que encontremos por el escenario, y otras por pequeños detalles colocados en el escenario, como unas marcas de días en nuestro refugio o incluso otros arcos idénticos al nuestro. De este modo, nos asaltarán muchas preguntas, sobre si realmente nos podemos fiar de Padre, qué narices pasó para que el mundo acabara así y mucho más.

Es una pena que el desenlace no sea el clímax al que parecía que se acercaba Apex Construct, pero el viaje es tan interesante, que eso no quita que sea una delicia dar con las piezas del rompecabezas por nosotros mismos. Es una verdadera lástima que el juego nos llegue completamente en inglés, ya que al no haber subtítulos, es necesario tener un buen oído para entender los diálogos, y de paso, saber qué tenemos que hacer en cada momento. Es un “problema” que estoy viendo en muchos juegos de VR, ya que el idioma puede ser una barrera importante que te saca del mundo si no se controla el inglés.

Antes comentaba que la exploración era algo clave para meternos de lleno en esta historia, y aquí es donde toca hablar de cómo nos podemos mover por los escenarios. Para jugar es imprescindible usar dos PS Move, que como sabréis, no tienen ningún stick. Así que, de serie, sólo podemos usar el teletransporte como principal medio de movimiento. Además, para girar tendremos que realizar un movimiento (flick) y pulsar el botón Triángulo para girar 45º grados en la dirección del movimiento, aunque esto no funciona muy bien, por lo que parece que funciona casi de chiripa. Si no hacemos movimiento, entonces el botón nos hará dar un giro de 180º.

Estas opciones de movimiento me parecen bastante cutres, por lo que lo primero que recomiendo es irse a opciones y activar el movimiento libre y el giro suave. De este modo, al pulsar el botón Move podremos movernos como si tuviéramos un stick. Entonces, para controlar el giro tendremos que mover el mando, algo que suena raro sobre el papel, pero termina funcionando bastante bien. El movimiento suave nos permite usar el botón Círculo y X para girar poco a poco en una dirección, y así tener un mayor control para girar cuando queramos y cuánto queramos. Es cierto que estas opciones pueden marear algo más que las que están por defecto, por lo que os recomiendo que probéis las diferentes opciones hasta encontraros totalmente cómodos al jugar. Lo ideal sería que tuviéramos sticks, pero bueno, es lo que hay.

Al empezar cada partida de Apex Construct podremos elegir entre jugar de pie o sentados. Esto afecta principalmente a la altura a la que estemos, pero es de agradecer que se planteen estas opciones. Los escenarios que visitaremos son bastante amplios, de modo que cada fase puede durar fácilmente unos 20 minutos. Todos los niveles tienen bastantes secretos ocultos, e incluso cuando revisitamos varias zonas con nuevas habilidades, siempre habrá algo nuevo para que encontremos y nos sigamos sorprendiendo. Lo dicho antes, es una maravilla explorarlo todo, y me quedaba embobado viendo cada pequeño detalle del mundo.

En la exploración, la interacción con el escenario es muy importante, a la hora de encontrar contraseñas en documentos o pulsar diversos interruptores. Algo que también me ha gustado mucho es el uso de ordenadores, mediante una interfaz similar a la ventana de comandos de Linux. Sólo tenemos la opción de ver el directorio de archivos y abrir los archivos que haya en dicho ordenador, pero es lo suficiente para hacernos sentir como unos mini-hacker al encontrar más información sobre el mundo, contraseñas para acceder a zonas ocultas, etc. Teclear con VR no es tan rápido como en la vida real, pero funciona bastante bien, gracias a la vibración de los mandos cada vez que tocamos una tecla, por lo que es una mecánica que me ha gustado.

Junto a la exploración, el otro pilar de Apex Construct es el combate. Nuestro arma principal es un arco futurista, con el que lanzar flechas normales que son infinitas, o flechas eléctricas y explosivas (una vez las desbloqueemos), que tienen un número limitado, pero se recargan tras unos segundos cuando se gastan. La forma de usar el arco es muy intuitivo, al tener que mover la mano que tenemos libre cerca del mando para que se transforme en una flecha, cargando el disparo y luego soltando el gatillo para disparar.

La gracia es que no tenemos ningún tipo de mirilla para ayudarnos, y encima hay que tener en cuenta la caída de la flecha en los disparos largos, por lo que el inicio es durillo mientras vamos consiguiendo precisión. Al final, te sientes casi como Green Arrow, Ojo de Halcón o Legolas, al disparar rápidamente a todos los robots que nos salgan al paso.

Otra función del arco es un escudo, con la característica de que no podemos disparar cuando está desplegado, además de aguantar un número concreto de disparos. Todo esto hace que los tiroteos contra las máquinas sean muy frenéticos, al ir apuntando a las máquinas, bloquear sus disparos, etc. Al principio no caía en que también podía moverme yo físicamente, algo que también es esencial para esquivar los disparos, aumentando esa sensación de sentirte como un super héroe con un arco. Esto nos permite evitar los disparos cuando el escudo está sin energía, por ejemplo, o incluso podemos colocarnos detrás de una esquina para asomarnos y disparar de este modo desde una cobertura.

No es que haya mucha variedad de enemigos, pero hay los justos, al ofrecer una dificultad creciente en los combates. Por ejemplo, al principio suele salir un robot de uno en uno, pero luego van apareciendo en grupo, y en la recta final incluso se teletransportan, lo que nos obliga a apuntar más rápidamente todavía. Es esencial dominar estas técnicas de disparar y bloquear/esquivar, ya que nuestro personaje muere de unos tres disparos, y no hay vida regenerativa. Si queremos recuperar vida, nos tocará usar una lata, bebiendo como lo haríamos en la vida real.

Al derrotar enemigos (o al encontrar secretos) conseguiremos RP, con el que comprar latas o granadas en máquinas expendedoras repartidas por los niveles. Una de las particularidades de Apex Construct es que los RP conseguidos en una fase los perderemos si morimos. Por tanto, aunque reapareceremos muy cerca de donde hemos muerto, perderemos esos puntos. Sólo serán nuestros para siempre cuando volvamos a nuestra base, donde los podemos usar para mejorar las flechas, el escudo y el arco para que sean más efectivos. Al principio, como todavía estaba haciéndome al combate, moría casi siempre, lo que frenó bastante mi progresión, aunque al final, cuando ya tenía más experiencia, lograba superar varias fases sin morir, consiguiendo enormes cantidades de RP.

Como podéis ver, estamos ante un juego que funciona muy, muy bien, con varias mecánicas y, en general, no da la sensación de estar ante una demo técnica o el preludio a lo que sería un juego, sino que es un título equiparable a los que podemos jugar de forma tradicional. Lo mismo se aplica a la duración, que es de unas 6 horas aproximadamente para completar la historia, pero necesitaremos alguna más para poder conseguirlo absolutamente todo.

Pese a todos estos aspectos que me han dejado flipado, Apex Construct tiene varios problemas a destacar. El primero es lo poco cómodo que es el inventario, sobre todo para equipar el arco o cambiar entre las flechas. Habiendo botones sin usar del mando, me parece ilógico no tener un botón para poder rotar entre las flechas al vuelo, ya que en un tiroteo, casi no hay tiempo para abrir el inventario (que sale de la mano robótica), quedarnos quietos y encima escoger la nueva flecha que queremos, al mismo tiempo que nos disparan e intentamos esquivar las balas.

Sobre los tiroteos, el hitbox de los enemigos es algo peculiar. Sólo les haremos daño si impactamos en el núcleo de su cuerpo, por lo que las patas u otros elementos se atravesarán. Incluso hay veces en las que las flechas rebotaban del cuerpo de los enemigos, lo cual es algo frustrante en los inicios cuando no estamos acostumbrados a todo esto.

Lo peor es seguramente el pico de dificultad que hay en la mitad del juego. La misión “The Device” es la más complicada de todo Apex Construct sin lugar a dudas, y me tiré más de una hora para completarla. Aquí se ponen de manifiesto las limitaciones en el movimiento sin un stick (sobre todo si todavía no tenéis activado el giro suave y el movimiento libre), y me dieron ganas de lanzar los Move a la pantalla (o a donde sea que mirara en ese momento). También me ha decepcionado que el único jefe final que hay se repita en la conclusión, y que ese combate sea más anticlimático en vez de la conclusión épica que nos merecemos. Otro aspecto a destacar son los bugs. No son muy numerosos, pero hubo una vez en la que un robot estaba en una pared y él me podía disparar, pero yo a él no; mientras que en otra ocasión, al reaparecer tras morir, algunos eventos se bloquearon y me tuve que suicidar para que todo funcionara correctamente. No son frecuentes, pero espero que se solucionen con un parche.

A nivel visual, Apex Construct es una auténtica maravilla. El estilo artístico no es realista al máximo, pero tampoco cartoon, encontrando un buen equilibrio entre ambos. También destaca la calidad visual en general de todo el juego, lo que permite ofrecer escenarios amplios llenos de detalles, pudiendo inetactuar con muchos de ellos. Como comentaba más arriba, esto ayuda muchísimo a que queramos explorar cada rincón, habiendo algunas estampas realmente bonitas. Esta versión post-apocalíptica del futuro sigue la línea de Horizon al haber bastante naturaleza, pero sabe encontrar su propio estilo.

Al parecer, en la versión de PS4 Pro hay varias mejoras con respecto a la versión normal. No sé la diferencia, ya que he jugado únicamente en la consola mejorada, pero lo que es importante, la acción va muy fluida, y los tiempos de carga son bastante breves, por lo que casi siempre estaremos moviéndonos y haciendo cosas.

El sonido también es bastante bueno, gracias a un doblaje muy bueno de Madre y Padre. Logran vender su conflicto, además de ser misteriosas, como toda IA súper poderosa debe ser. La música, si bien no es excesivamente variada, está francamente bien, al meternos de lleno en la acción. Me gusta que haya un cambio apreciable en la música mediante un tono para indicar que nos toca combatir o que ya hemos acabado con los enemigos, para así seguir explorando con calma. Los robots también suenan bastante bien en su mayoría, aunque no todos. Los perros robóticos suenan muy poco, al igual que los disparos, lo cual choca bastante cuando todo lo demás suena tan bien, y encima contribuye al pico de dificultad que comentaba antes.

Conclusión

Si tenéis PS VR y PS Move, entonces tenéis que jugar a Apex Construct. Es un ejemplo de manual de que se pueden hacer grandes juegos (y no solo experiencias o demos) desde cero para VR, contando una historia atractiva, ofreciendo un universo que anima a ser explorado, y ofrecer una buena variedad de situaciones para que no queramos soltar los mandos hasta que lleguemos al final. Entre lo bien que se juega y lo bien que luce, es una auténtica delicia ponerse a explorar, disparar flechas y esquivar los disparos enemigos.

No es perfecto ni mucho menos, y aquí quizá se nota que estamos ante un juego indie sin tanto presupuesto como los AAA, al presentar varios bugs, un pico de dificultad que llega a frustrar, y unos hitbox que a veces son un pelín engañosos. El idioma también es una barrera importante, ya que si no sabemos nada de inglés, nos perderemos tanto la historia como lo que tenemos que ir haciendo en cada fase, y al no haber subtítulos de ningún tipo, es incluso necesario tener un buen oído. Quitando estos defectillos, es una auténtica delicia encontrarse con un juego como Apex Construct. Se nota que ya estamos en una nueva etapa para juegos de VR, y ya estoy deseando ver con qué nos sorprenden otros estudios tras lo bien que lo han hecho en prácticamente todos los aspectos los chicos de Fast Travel Games.

8

Nos consolamos con:

  • Control fantástico para el combate. Los tiroteos son de lo más intensos
  • Técnicamente espectacular. El mundo es precioso y dan ganas de explorar hasta su más pequeño rincón
  • Historia bastante atractiva, sobre todo si nos animamos a encontrar todos los documentos posibles
  • Bastante duradero, y con una estructura que recuerda a la de un juego tradicional, y no una demo o una experiencia. 
  • Varias opciones para movernos…

Nos desconsolamos con:

  • … Aunque se echa en falta un stick en los Move. Las opciones por defecto son, personalmente, las peores de las disponibles
  • El sistema de inventario es mejorable, sobre todo en mitad de un combate
  • Pequeños bugs que llegan a molestar
  • El pico de dificultad de la mitad de la aventura es exagerado
  • Completamente en inglés

Ficha

  • Desarrollo: Fast Travel Games
  • Distribución: Fast Travel Games
  • Lanzamiento: PS4: 20/02/2018 - Steam: 20/03/2018
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos y voces en Inglés
  • Precio: 29,99 €

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *