Wreckateer (Kinect XBLA)

Al igual que pasó el año pasado con Fruit Ninja Kinect, este Summer of Arcade de XBLA no podía dejar Kinect de lado, y el segundo título de esta promoción lo usa a pleno rendimiento. Se trata de Wreckateer, que emplea una mecánica bien conocida por todos: usar una catapulta con diferentes tipos de disparo para cargarnos el escenario y eliminar a los trasgos que han tomado los niveles. En efecto, Kinect se prepara para un título al más puro estilo del fenómeno global Angry Birds. ¿Empezamos a destrozar castillos?

Al igual que ocurre en Angry Birds, el único argumento que necesitamos es que los trasgos han infestado los castillos del reino, por lo que el rey ha pedido a los demoledores profesionales de los que formamos parte que derriben los castillos para así acabar con estas bestias.

En ningún momento usaremos el mando, ya que con nuestro cuerpo controlaremos la potencia y la dirección del disparo. Para ello, será tan sencillo como acercarnos a la catapulta dando un paso, juntar los brazos y, manteniéndolos así, alejarnos de Kinect para conseguir la máxima potencia. Para apuntar, simplemente tendremos que movernos a la izquierda o a la derecha, o moviendo los brazos (todavía juntos) hacia arriba o hacia abajo. Una vez queramos disparar, ponemos los brazos en cruz y listo. Para saber hacia dónde irá el disparo, veremos cómo se ilumina el objeto al que llegará la piedra, lo que nos será de gran ayuda.

Una vez está la bola en el aire, todavía podremos controlar la bola lanzada empujándola con las manos, para así corregir algún error en el disparo, esquivar obstáculos o recoger los power-ups que haya repartidos por los niveles. Al ser todos movimientos sencillos, el juego responde a la perfección a todas nuestras acciones, haciendo que todo pase con mucha precisión, lo que es de agradecer.

El objetivo está claro: cargarnos los castillos con los disparos que tengamos disponibles. Habrá de varios tipos, como el básico, uno volador que podemos controlar como si fuera un avión, otro explosivo para conseguir una mayor destrucción, uno que se divide en varias bolas que siguen la posición de nuestros brazos u otro que puede aumentar su velocidad para atravesar varios objetos de golpe.

Mientras que los primeros niveles nos enseñarán a buscar los puntos fuertes de los diferentes tipos de disparo, los potenciadores para emular los disparos especiales, las segundas oportunidades para repetir el último disparo y demás. De esta forma, los 3 de los 10 primeros mundos son muy sencillos, suponiendo un desafío moderado del 3 al 5, y de ahí en adelante hay algunos picos de dificultad que pueden resultar frustrantes para conseguir incluso la medalla de bronce necesaria para desbloquear el siguiente nivel.

Este incremento de la dificultad se debe a la reducción del número de disparos, el combinar con acierto los diferentes tipos de bola, aprovechando el multiplicador de destrucción y muchísimos factores más. Algunas fases te pican a seguir intentándola, pero hay otras en las que te dan ganas de quitar el juego por no conseguir superarlo. Por suerte, no son demasiados los niveles así, pero estos picos tendrían que haberse controlado. Un buen rompecabezas nunca viene mal, pero uno que te saque de quicio, desde luego que no.

Algo importante para disfrutar del juego es no jugar sesiones demasiado largas, ya que Wreckateer se disfruta muchísimo más en sesiones cortas, a pesar de su multijugador (que únicamente consiste en turnarse con otro jugador para jugar), ya que al hacer todo el rato lo mismo, el título puede llegar a cansar. Aunque eso se debe al género en sí mismo, por lo que tampoco es muy grave. Lo que sí es imperdonable son las físicas del título. Que muchos juegos de móvil sean mejor en este aspecto habla mucho de este aspecto, y es que ver cómo se caen los castillos es lamentable. Lo mismo pasa con la forma en la que se destruye el escenario, que no es nada natural ni divertido. Ya podrían haber pedido ayuda a los diseñadores de los nuevos Red Faction, ya que con ese sistema de físicas el título habría ganado muchos enteros.

Los apartados técnicos no le hacen demasiados favores al juego. Por un lado, los gráficos están simplemente bien, pero no muestra nada que destaque, ni enseñe algo de personalidad propia. Tampoco es que haya grandes diferencias entre los diferentes mundos, algo mejorable. El sonido tampoco se salva demasiado, con unas voces en inglés algo cutres, y unas melodías y efectos que pasan sin pena ni gloria.

Algo positivo para mantenernos enganchados es la compatibilidad con Avatar FameStar, lo que nos proporciona muchos desafíos y la posibilidad de ganar nuevos items para nuestro avatar de XBL.

Conclusión

Wreckateer es un juego para Kinect divertido, pero con bastantes fallos. Por un lado está la completa falta de personalidad, unos apartados técnicos muy sencillos, y sobre todo, unas físicas realmente horribles. Los incrementos en la dificultad se pueden ver como algo positivo y negativo al mismo tiempo, con fases que hacen que tengamos que sacar a relucir toda nuestra habilidad e ingenio, pero con otros niveles en los que nos acabaremos frustrando ante el tremendo pico de dificultad.

A pesar de todo, los 60 niveles del juego, disfrutados en cortas sesiones, divierten bastante, y al costar 800 MP, no es una mala opción para incrementar nuestro catálogo de juegos de Kinect.

Lo mejor

  • Controles sencillos pero muy precisos con Kinect.
  • Jugado en pequeñas dosis, es bastante divertido.
  • Compatibilidad con Avatar FameStar para proporcionar más desafíos.

Lo peor

  • Picos de dificultad demasiado acusados.
  • Penoso sistema de físicas.
  • Completa falta de personalidad.

Ficha

  • Desarrollo: Iron Galaxy
  • Distribución: Microsoft
  • Lanzamiento: 25/07/2012
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 800 MP (unos 10 euros)

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *