White Knight Chronicles

Ya está aquí uno de los grandes JRPG que esperábamos para este año. Este juego combina lo mejor de anteriores trabajos de la compañía, Level 5, como son Dark Chronicles y sobretodo Rogue Galaxy, por el que está claramente influenciado, hasta el punto de sentir algunas veces la misma sensación que sentíamos cuando lo jugamos; y esto no es para nada malo.

Por fin, después de un año y algo de que saliera en Japón llega a tierras occidentales White Knight Chronicles un RPG que dará lo mejor en el género y sin duda gustará a la gran mayoría de vosotros que sigáis el género. Graficazos, historia bien lograda, combates dinámicos y eficaces, diversidad de enemigos, escenarios impresionantes y enormes, y un online de buena calidad son los grandes aportes del juego, pero si queréis saber más, seguid leyendo.

White Knight Chronicles nos narra la historia de Leonard, un joven que adquiere un poderoso don: el poder de invocar a un caballero blanco de 7 metros de altura con el que enfrentarse a sus enemigos (quizá os parezca exagerado, pero es que los enemigos también pueden llegar a tener esa altura o más…). Al principio de la historia, vemos como atacan a nuestro reino a modo de prologo y secuestran a la princesa; a partir de ahí deberemos usar nuestro poder para rescatarla. Puede parecer que el tema está un poco gastado, pero el añadido de los Caballeros y una oscura trama que se desenvolverá a raíz de nuestros avances, deja un poco en segundas el rescate de la princesa.

Solamente poner el disco y cargar se nos pedirá poner nombre a nuestro avatar, y crearlo a nuestra apariencia (o no) con un completísimo editor, pero no os equivoquéis, este será solo un mero acompañante en nuestro grupo, pues el personaje principal en la historia será Leonard; nuestro avatar simplemente será un luchador más del grupo, que nos servirá para el modo online, pues será a éste quien controlaremos durante nuestras batallas multijugador. Y aquí radica la pega más grande del juego (y no es una pega importante, imaginaros cuan bueno es el juego): Este avatar no tendrá trasfondo en la historia, aparecerá en las escenas, pero no habla, no aporta nada, no tiene historia por detrás, simplemente se une al grupo como quien recoge una poción de un cofre y se queda en el inventario horas y horas, solamente nos servirá para mostrarnos al público en el modo online.

Los escenarios por los que nos moveremos son simplemente impresionantes: llanuras, cuevas, montañas, desiertos, ciudades… y todo ello de un tamaño terriblemente grande, y con unos detalles deslumbrantes lo que implica un número de monstruos bastante grande, lo que hace difícil moverse si no tenemos muchas ganas de luchar, ya que para los monstruos de tamaño grande, como trolls, podemos llegar a estar varios minutos para derrotarlos si no usamos el poder del caballero blanco.

Al avanzar en la historia probamos nuestros primeros combates, contra unos monstruos de bajo nivel, y baja estatura, nada que no podamos derrotar (pero cuando volvamos mas adelante, habrán incrementado su nivel al igual que lo habremos hecho nosotros), mediante un sistema de combate algo extraño en un principio pero fácil de usar al acostumbrarse: tendremos una barra circular que se llenará en unos segundos, y cuando esté completa, podremos realizar el comando que ponga en el centro de la circunferencia, para cambiar este comando contamos con una barra horizontal de siete ranuras, que podemos alternar con dos barras más dándole a la cruceta. En estas 21 ranuras podremos colocar nuestros ataques, magias y comandos como queramos, y aquellos que queramos usar, pues el juego cuenta con un número de ataques increíble, aproximadamente 50 por cada tipo de arma (espadas cortas y largas, hachas, arcos, lanzas, báculos, magia negra y magia blanca) y no solo eso pues podremos combinar estos ataques para crear nuestros propios combos y nombrarlos como queramos, con hasta 5 ataques por combo, pero dichos ataques consumen PA (puntos de acción) por lo que no podremos realizarlos si no tenemos suficientes puntos, que se van recargando a medida que evoluciona el combate. A su vez, los enemigos cuentan con ciertos puntos débiles que deberemos averiguar por nuestra cuenta, o con un objeto que nos dirán dicha debilidad, pero que se consume cada vez que lo usamos. Podéis ver este vídeo para ver todo esto en marcha.

El funcionamiento de las habilidades de los caballeros es totalmente diferente, ya que usa Puntos Mágicos para atacar, cada ataque consume X PM y si nos quedamos sin PM volveremos a la forma humana.

El modo multijugador está formado por un entramado de misiones que podremos completar tanto solos como con gente que se conecte para ello, como amigos que tengamos agregados a nuestra lista de amigos. Las misiones cuentan con un tiempo límite para su realización y una serie de condiciones como, no morir bajo las manos del jefe final (la mayoría de misiones cuentan con un monstruo final relativo al escenario en que nos encontramos, que a su vez puede haber salido en el modo offline también como jefe final). Además podremos comunicarnos con el resto, mediante un sencillo interfaz de escritura (con algunas frases ya establecidas para facilitar las cosas: “Hola”, “Gracias”, “Ataca”, “Buena partida”,…), o incluso por voz si contamos con algún dispositivo para ello. No solamente eso, también podemos hacer algunas acciones establecidas como saludar con la mano, aplaudir, saltar de alegría.

A su vez, podremos reunirnos con nuestros amigos en lo que se ha llamado como pueblo natal, y aquí es donde más recordaremos a Dark Chronicles: Vuelve el Georama en todo su esplendor. Podremos confeccionar nuestro pueblo como queramos, con edificios, objetos de conreo, y otros adornos, que nos reportarán objetos que podremos poner a la venta en nuestro poblado, y que el resto de gente los compre. Lógicamente, cada casa y cada objetos deberá ser confeccionado a partir de materias primas que podremos encontrar durante nuestro periplo, o comprar en alguna de las tiendas que pueblan las ciudades.

El juego no deja de sorprender, estemos donde estemos siempre algún detalle nos impresionará. Tiene una buena ambientación, y la banda sonora no se queda atrás. Por todo ello, os aconsejo fervientemente probarlo, y aún más si os gustaron anteriores trabajos de la compañía, pues sigue bastante la estela de esas otras entregas; además con él, tendréis asegurados horas y horas de juego, más aun si queréis conseguir sus trofeos, aunque echamos de menos algún aliciente alternativo para la historia, como cazar específicos bichos o hacernos con una colección de objetos, siempre tenemos el modo online para realizar tareas paralelas. Quizá pueda quedar algo ocultado por los amantes del género que esperan la nueva entrega de Square Enix, pues es un momento difícil para los JRPG, teniendo tres grandes entregas en tan poco tiempo.

Y para terminar, el tráiler del juego, que seguro os gustará:

Comentarios

  1. La verdad es que me ha encantado, y enganchado de tal manera, que voy a volver a jugar un poco mas! 😛
    Si queréis podéis agregarme para misiones online! 😉

    Nos vemos matando bichos!!!

  2. Pedazo de analisis, parece que las misiones online valen la pena, segun he leido son tipo monster hunter. Una pena que el final fantasy xiii no tenga online para las misiones secundarias..

  3. Gran análisis Jerry! La verdad es que este juego me atraía mucho cuando se anunció, pero ahora entre el Heavy Rain y lo cercanos Yakuza 3 y God ofWar III va a tener que esperar.

  4. Si, te puedes encontrar de todo, del estilo busca estos objetos por el mapa, como busca tal persona, como mata tal o tantos bichos, etc…

    La verdad es que esta muy bien! Hoy hice una con Herrera y estuvo genial! 😛

    Y luego, tienes razon Snake, estan habiendo tantos buenos lanzamientos que seguro que a mucha gente se le escapa alguna joya…

  5. Lastima que misiones online realmente solo hay como 8 o 10 que conforme vas subiendo RG (rango gremial) se van repitiendo en su version 2, 3,… iguales pero mas duras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *