The War of the Worlds

The War of the Worlds

¿Qué es lo primero que se os viene a la cabeza si os digo el nombre The War of the Worlds (La Guerra de los Mundos aquí en España)? A mi me viene a la cabeza el musical de Jeff Wayne, disco al que le tengo un especial cariño, y es que esta adaptación supuso mi primer contacto con la obra homónima de H. G. Welles. Hoy vamos a hablar de una nueva adaptación del libro al mundo del videojuego.

Como es obvio, el juego The War of the Worlds no es otra cosa que una adaptación de la obra de H. G. Welles (como ya he dicho en la introducción), así que el argumento será conocido por todo aquel que haya leído el libro, haya escuchado su versión musical, haya visto las adaptaciones al cine o haya jugado alguno de los otros videojuegos de la obra que existen. Igualmente, por si no sabéis de qué va, os contaré que el título nos traslada a Londres durante los primeros años del siglo XX. En ese momento, unos objetos caerán del cielo. Estos objetos, que en un principio parecen estrellas fugaces / cometas / meteoritos, por desgracia de la humanidad, no son otra cosa que naves alienígenas provenientes de Marte que intentan invadir nuestro planeta. Como podéis suponer, la trama del juego es rica (de hecho tendrían que haber adaptado muy mal el libro original para que no lo fuese) y, además, está bien contada. Toda ella se muestra como un relato que narra el protagonista del juego, en el que nos explica qué sucede y qué piensa a lo largo de la aventura. Eso sí, debo decir que el final del juego se me antoja algo precipitado.

The War of the Worlds

Pero claro, no sólo de un buen argumento vive un juego. Es más, un buen argumento no es necesario para hacer un buen videojuego (¿verdad, Super Mario World?), pero sí una buena jugabilidad. En este aspecto, debo decir que The War of the Worlds flojea un poco, la verdad. No es que sea mal juego, pero su control es algo impreciso. Parte de la culpa la tiene el movimiento de nuestro personaje propiamente dicho, así como un esquema de control desafortunado (el botón de acción es el mismo que el que usaremos para esprintar) y una última parte de esto la tiene el aspecto gráfico del juego (paciencia, que esto lo detallaré un poco más adelante). Además, la absurda dificultad de algunos tramos tampoco ayuda a mantener nuestro interés en el título.

The War of the Worlds

Gráficamente el título es correcto, aunque algo irregular: las animaciones (especialmente las del protagonista, pero sin menospreciar la de los enemigos) están trabajadas, pero en ocasiones sus transiciones se han descuidado… eso si obviamos las animaciones de las muertes del protagonista, claro está, siendo algunas de ellas realmente flojas. Los efectos de fuego son mejorables, pero cumplen (la electricidad, por contra, está más lograda). Pese a todo ello, hay que decir que el juego es aractivo a la vista gracias a su diseño artístico, atractivo y acertado a partes iguales a la hora de recrear el Londres de la invasión y sus habitantes. Destacar, además, la variedad de escenarios que visitaremos: desde una estación de tren hasta una base alienígena, pasando por edificios derruidos o las alcantarillas, entre otros. Eso sí, decir que en varios de estos escenarios será difícil saber por dónde vamos porque, por algún extraño motivo, los desarrolladores creyeron interesante poner elementos que pasan en primer plano (por ejemplo gente corriendo, rayos láser, etc.). A nivel sonoro el juego está logrado, cuanto menos. La música y los efectos sonoros ayudan a ambientar la historia, y el narrador (gracias a su fabulosa interpretación en inglés) dota de una mayor profundidad y atractivo la trama (bueno, no sólo la interpretación, y es que sus líneas de texto son muy interesantes).

The War of the Worlds

El juego no es especialmente largo (en los marcadores hay muchas personas que lo han completado en unas 3 horas), pero la aventura se os puede alargar (de hecho, casi seguro que lo hace), pudiendo llegar hasta las 7, 8, 9 o incluso 10 horas. Esto es debido a que algunas secciones, probablemente, las deberéis repetir más veces de las que desearíais por culpa de que os equivoquéis (ya sea error vuestro o por culpa del control, que en ocasiones es impreciso), porque no sabéis bien por donde continuar (en ocasiones no queda muy claro) o porque estáis en uno de los picos de dificultad que presenta el juego.

The War of the Worlds

Para terminar voy a describiros un poco la mecánica de este The War of the Worlds, y es que si bien os he hablado un poco de todos los aspectos del título, aún no he hecho ninguna mención a cómo se juega: el juego es un plataformas de scroll horizontal con diversos puzzles, zonas de “velocidad” (llegar hasta un determinado punto rápidamente para evitar distintos peligros) y, sobretodo, muchos momentos que precisan habilidad y práctica. Además, también habrá momentos de combate, aunque éstos se presentarán a partir de la segunda mitad del juego aproximadamente, y es que en el ecuador del título iremos a un lugar conocido por el protagonista en el que recogerá un arma y una radio con la que nos enteraremos de qué pasa en otras partes de la ciudad en determinados puntos (vaya, que siempre sonará en los mismos puntos para dar la misma información).

Conclusión

The War of the Worlds es una experiencia extraña, puesto que produce sensaciones contradictorias: resulta atractivo a la vista pese a no ser especialmente bonito o bien realizado, divierte pese a que en ocasiones es frustrante… Su principal baza es una historia que, si bien es muy posible que ya conozcáis todos, es igual de atractiva ahora que la primera vez que supisteis de ella. Y no nos olvidemos de la magnífica narración de la misma. Este es, sin duda, uno de esos juegos que te mantienen enganchado pese a sus múltiples fallos porque quieres saber qué sucede a continuación. Por tanto, si lo tuyo no son las historias, mejor olvídate de la enésima adaptación de la novela de H. G. Welles.

Lo mejor:

  • Su historia
  • La interpretación del narrador
  • Diseño artístico muy cuidado
  • Mezcla plataformas, puzzles y secciones de habilidad con acierto

Lo peor:

  • Jugablemente tosco
  • Desajustada dificultad
  • En ocasiones no vemos por culpa de los elementos que pasan en primer plano
  • En el aspecto gráfico irregular, sobretodo en algunas animaciones y sus transiciones, bastante pobres
  • El final es algo precipitado

Ficha

Portada
  • Desarrollo: Other Ocean
  • Distribución: Paramount Digital Entertainment (XBLA)
  • Lanzamiento: 26/10/2011
  • Idioma: Voces en inglés, textos en castellano
  • Precio: 800 MSP (unos 10 € aproximadamente)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *