Vertex Dispenser

Vertex Dispenser
Vertex Dispenser es uno de esos juegos que al verlo no crees que sea demasiado interesante. Sin embargo os aseguro que en el momento en que lo empecéis a jugar os quedaréis enganchados a las flechas de vuestro teclado mientras tratáis de aprenderos y encontrar las teclas correctas.

Este juego, que podríamos llamar indie, desarrollado por Smestorp Limited de la mano de Michael Brough, tiene una mecánica sencilla. Nos movemos por una superficie geométrica conformada por triángulos tratando de capturarlos y cerrarlos para obtener toda la superficie antes de que el enemigo lo haga ayudándonos de los poderes que los vértices nos proporcionan.

Menú Principal

Hasta ahí, el juego no pasa de ser una batalla por ver quién corre más y sabe hacerse con más triángulos rápidamente. Pero Vertex Dispenser esconde más ya que, cada vértice de los triángulos está formado por una bola-vértice de color. El color de dicha bola es azul en origen, pero podremos obtener vértices de hasta 8 colores si pensamos bien (y muy bien) la forma en que los vamos “conquistandolos”.

Como he comentado, el primer vértice por el que pasamos es azul. El segundo será rojo y el tercero verde. A partir de ahí comienza la odisea porque quedan los colores amarillo, turquesa, morado y gris (blanco). Para conseguir estos habremos de ingeniárnoslas para llegar a juntar en un hexaedro (formado por 6 triángulos) los seis colores en los vértices exteriores para que en el centro del hexaedro se forme la bola blanca. Es decir, que para llegar a un color, necesitamos tener todos los anteriores (en el orden que he dado y podéis ver en las imágenes) para llegar al siguiente. No es muy complicado llegar al turquesa, cierto, pero al blanco sí.

Menú Campaña

La pregunta que os surgirá como es lógico es: ¿y para qué narices sirve todo eso de los colores? La respuesta es sencilla: poderes. Gracias a esas bolas-vértice de color podremos obtener diferentes poderes, dos por cada color para ser exactos, y si no tenemos ningún vértice de un color determinado no dispondremos de esos dos poderes. Obviamente, cuanto más compleja es la obtención de un vértice, más fuertes son los ataques que nos proporciona y, por tanto, los vértices de color blanco son los más poderosos, permitiendo por ejemplo hacer un ataque general (terremoto).

Los poderes nos permitirán entre otras cosas conseguir completar más triángulos rápidamente, mandar misiles a los vértices enemigos para destruirlos, crear fortificaciones que proporcionen más vida a nuestros vértices, mandar bombas guiadas, teleportarnos a otro punto, crear robots que ayudan a mantener nuestros vértices conquistados mientras nosotros estamos en el otro lado de la forma, etc… Además, cuantos más vértices de un color tengamos más rápido se recargarán los poderes.

Paantalla de juego

Los controles son sencillos pero numerosos. Nosotros nos moveremos con las flechas y los poderes se ejecutan con una tecla asignada por orden en parejas de colores para que sea más sencillo (si miráis la captura y vuestro teclado entenderéis mejor cómo funciona). Al principio parece complicado pero luego es sencillo hacerse con el control de las teclas.

Vertex Dispenser es un juego que engancha por una simple razón: intentamos hacernos frenéticamente con los vértices viendo como nuestro enemigo se va haciendo con los suyos, como nos disparan y matan. Hay que ser rápido y al mismo tiempo tener un poco de cabeza para pensar en la estrategia. El objetivo no siempre será el mismo, en muchas ocasiones puede que simplemente tengamos que aguantar un determinado tiempo o simplemente desbloquear un determinado color (estas suelen ser las más complicadas, quedáis avisados), pero siempre es igual de adictivo.

Hay mucho para jugar!

El juego dispone de dos campañas en las que a medida que avanzamos nos encontramos con formas geométricas más complicadas y más difíciles de conquistar hasta llegar a niveles en los que será muy complicado conseguirlo, sobre todo en la campaña 2.

Los gráficos son sencillos, al fin y al cabo son sólo formas geométricas y colores, por lo que no tiene demasiado secreto. SÍ que es cierto que la respuesta es perfecta y que todo funciona bien. Además tiene todo un diseño bastante original. La música tipo “chill out” y casi imperceptible, pero acompaña a la perfección al ambiente general del juego.

Conclusión

Vertex dispenser es un juego perfecto para pasar el rato si gustas de los videojuegos “indie” y sencillos. Estamos ante un buen juego, de esos que enganchan y no paras hasta que no quedan más niveles. Por otra parte podemos encontrar que lo que nos oferta el juego es demasiado sencillo para el precio que vale si tenemos en cuenta que hay juegos flash gratuitos que pueden ofrecer experiencias similares.

Lo mejor:

  •  Idea bastante original diferente a lo que solemos ver.
  • Engancha bastante y es frenético por momentos.

Lo peor:

  • Lo que ofrece es demasiado simple si no estamos acostumbrados a esta clase de juegos.
  • Algunos juegos Flash pueden ofrecer lo mismo.

Ficha

  • Desarrollo: Smestorp Limited
  • Distribución: Smestorp Limited
  • Lanzamiento: 10-06-11
  • Idioma: Inglés
  • Precio: 6,99€(en oferta a 3,49€)

Requisitos del Sistema

  • Procesador: 1.6GHz
  • RAM: 512MB
  • Disco Duro: 30MB
  • Tarjeta Gráfica: 128MB

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *