Uncharted: El Abismo de Oro

En todo lanzamiento de una consola, tiene que haber un juego que se eleve por encima de todos los demás. Que llame la atención ante el primer vistazo, y nos muestre las maravillas que puede hacer la nueva máquina por la que hemos pagado. En el caso de PS Vita, muchos juegos de calidad han llegado para su lanzamiento, pero si hay uno que destaca por encima de todos, es sin duda Uncharted: El Abismo de Oro.

Desde sobre todo su segunda entrega, la franquicia de Naughty Dog ha sido sinónimo de calidad y espectáculo, llevando nuestras PS3 hasta límites realmente espectaculares que nos dejaban con la boca abierta escena tras escena. Por eso, no es de extrañar que Sony quisiera dar el mismo golpe de efecto con esta versión portátil de las aventuras de Nathan Drake. En lugar de estar desarrollado de nuevo por los genios que nos trajeron también Jak and Daxter, Bend Studios (los autores de los alucinantes Syphon Filter y Resistance: Retribution en la anterior PSP) toma su relevo para ofrecernos una visión algo diferente de este cazatesoros. ¿Brillará con la misma calidad Drake en la palma de la mano que en las consolas se sobremesa?

La historia de esta entrega se sitúa antes de El Tesoro de Drake. Esto significa que no veremos por ningún lado a Elena, y para colmo, Sully aparecerá bien avanzada la aventura. En esta ocasión, Dante, un antiguo amigo de Drake, le ha llamado para que le ayude con unos descubrimientos hechos en Sudamérica. Allí conocerá a la joven Chase, que tiene lazos personales con el tesoro que están buscando, y se convertirá en nuestra mayor aliada en esta aventura. Cómo no, siempre tiene que haber un villano, y en esta ocasión se trata de Guerro, una caricatura de los dictadores sudamericanos que nunca llega a destacar como personaje.

El problema principal con este argumento es que no está a la altura de los vistos en PS3. Sí, el misterio histórico captó mi atención, pero los personajes, con la excepción de Chase, son clichés andantes. Además, hasta que no avanzamos bastantes, la historia no llega a coger su ritmo hasta casi la mitad del juego, lo cual es una verdadera lástima. Otra “pega” de esta historia es que mantiene todo el conflicto en la localización de inicio, por lo que no viajaremos por todo el mundo como nos habían mal-acostumbrado los chicos de Naughty Dog.

Aun así, sigue siendo bastante entretenida. Los diálogos entre Drake, Chase y Sully son la mar de buenos, demostrando lo carismáticos que son. Y por qué negarlo, si os gustan las historias arqueológicas, os mantendrá enganchados como mínimo por saber qué se encontrarán después de tanta investigación nuestros protagonistas. Vamos, que la historia es buena, pero no llega al alto nivel visto en las entregas de PS3.

Entrando en la jugabilidad, es realmente espectacular cómo Bend Studios ha conseguido plasmar todo lo que Drake puede hacer en las últimas entregas (excepto devolver granadas, algo que echaremos mucho de menos), y además añadir algunos elementos de cosecha propia que le quedan genial al juego.

En lo básico, Drake seguirá saltando, disparando, peleando e infiltrándose como todos sabemos. En este sentido, el juego es exactamente igual que como nos lo podemos encontrar en PS3, lo cual es sencillamente espectacular. Para todo esto, el segundo stick es fundamental, ya que nos permite jugar a una aventura de calidad sin ningún tipo de pega ni problema ante la falta de botones.

Para suplir los gatillos tenemos la pantalla táctil, la cual la usaremos para abrir el diario de Drake, recoger las armas, activar mecanismos, lanzar granadas (la precisión que se puede alcanzar es encomiable) e incluso iniciar los ataques cuerpo a cuerpo. La disposición de estos botones en el lateral derecho de la pantalla hace que no sea ningún problema acceder a estas acciones, haciendo que toda la acción sea tan fluida como la recordamos.

En lo que respecta a la acción, Drake tendrá el mismo arsenal que en las entregas de sobremesa, por lo que usaremos pistolas, rifles de asalto, escopetas o incluso lanzacohetes para acabar con nuestros enemigos. Su IA es bastante buena (para tratarse de una portátil), sabiendo rodearnos si estamos agazapados tras una cobertura, o sacarnos de ella lanzándonos una granada (es aquí donde echaremos mucho de menos la habilidad de devolverlas).

Además, las secciones de sigilo me han parecido que están mucho mejor estructuradas que en Uncharted 3, en el sentido de que si somos descubiertos, no aparecen tropecientos mil soldados de la nada, sino que llaman a un par de patrullas más como mucho (o ni siquiera eso). Para seguir con lo positivo, la localización de los mini-jefes con grandes armaduras está muy bien estructurada, para que en ningún momento sean algo frustrante ni un paseo por el parque. Finalmente, hay unas cuantas secciones con torretas bastante entretenidas, lo que dan algo de variedad a la acción entre los tiroteos normales y el sigilo (opcional).

A pesar de lo bien que funciona la acción, hay que dejar algo muy claro: no es el centro de atención del juego como pasaba en las dos últimas entregas. En su lugar, nos encontramos con un mayor énfasis en la exploración, recordándonos que Drake, por encima de todo, es un cazatesoros. Para que os hagáis una idea, esta entrega pasa de película de Indiana Jones llena de explosiones a un súper capítulo de “Cazatesoros”, donde la acción queda en un segundo plano. Si bien los tiroteos mantienen la intensidad de siempre, es en la falta de momentos épicos como avanzar por un tren en marcha o el hundimiento de un barco donde se notará este cambio.

Esto puede ser positivo o negativo, dependiendo de cada uno. Personalmente, lo veo un acierto para volver a hacer a Drake más humano, porque últimamente parecía casi un superhéroe saliendo de situaciones imposibles cada vez mayores. Y para qué negarlo: verle llevar una mochila con todos sus artilugios y tesoros recogidos, y recriminarle a otros personajes que no la lleven, es cuanto menos, divertido porque es la primera vez que le vemos con algo tan esencial para todo buen cazatesoros.

Esta exploración nos abre nuevos elementos jugables, que le pegan muy bien a este enfoque. En lugar de haber una lista de 100 tesoros que recoger a lo largo de los niveles, ahora tendremos, aparte de unos tesoros que pertenecen a conjuntos diferentes, varios misterios que resolver. Para lograrlo, tendremos que encontrar estatuas de las que sacar un calco al carboncillo, sacar fotografías (un nuevo artilugio de Drake, junto al machete), buscar objetos ocultos para inspeccionarlos o limpiarlos, y hasta juntar las piezas de los rompecabezas después de conseguir todos los calcos. De esta forma, hay muchísimos más elementos coleccionables que en ninguno de los Uncharted anteriores, aumentando considerablemente la rejugabilidad si queremos conseguir tanto los tesoros como los misterios (que además nos darán una pequeña reflexión personal de Drake al completarlos) del juego. Así, de las 10 horas que puede durar la historia (sí, es el Uncharted más largo de todos), podemos sumarle otras más mientras conseguimos todo lo que nos hemos dejado por el camino. Eso sin olvidarnos de los botines que dejan los enemigos al morir, pudiendo intercambiar objetos mediante “El Mercado Negro” y la opción “Near” de la consola.

Este mayor espíritu aventurero también impregnará a los puzzles del juego, muy bien diseñados y en los que no tendremos la solución completa en el diario de Drake, sino una pequeña pista para ayudarnos a superar el rompecabezas.

Las novedades jugables no acaban ahí, ya que el juego no es solo una muestra del poderío tecnológico de la consola, sino de sus nuevas capacidades jugables, pudiendo desactivar algunas para jugar como lo haríamos toda la vida. Lo más básico se encuentra en poder usar la pantalla táctil para marcar el camino que debe llevar Drake en sus escaladas, el panel trasero para escalar cuerdas, usar el sensor de movimiento para ayudarnos a apuntar durante los tiroteos (algunos lo encuentran muy útil, pero no es mi caso) o hacer girar a Drake para saltar a salientes opuestos.

En lo que sí tendremos que usar las nuevas capacidades de la consola es precisamente en estos momentos de exploración. Por un lado, tenemos los QTE del juego (que se usarán en combates, ayudar a subir a salientes a nuestro compañero y otros muchos casos), en los que tendremos que seguir con el dedo la dirección que nos indique una flecha. A muchos les puede parecer irritante, pero a mí me ha gustado mucho su uso, sobre todo en los combates, ya que me metían más en la acción que pulsar un simple botón. A la hora de inspeccionar y limpiar objetos tendremos que usar tanto la pantalla delantera para limpiar como el panel para girarlo, mientras que al hacer el calco al carboncillo tendremos que pasar nuestro dedo por la pantalla como si fuera un lápiz. Luego hay otros momentos que mejor descubráis por vosotros mismos, pero hay un aspecto que usa la cámara de PS Vita que realmente te hace sentir dentro de una película de aventuras. Así que u os encantan o los odiáis, estos momentos de usar el movimiento o la pantalla a mí me han parecido una adición fantástica, y realmente creo que Naughty Dog tendría que tomar nota para su próxima entrega, usando muchas de estas situaciones aplicadas al mando de PS3 (o incluso Playstation Move).

Si bien el aspecto jugable puede presentar algunas dudas entre los que esperaban todo el espectáculo de acción de los últimos Uncharted, en los gráficos sí que no se le pueden poner pegas al juego. Lo que han logrado en Bend Studios para el lanzamiento de la consola es sencillamente espectacular. En líneas generales, el juego podría pasar por uno de PS3 perfectamente, con sus geniales animaciones, detallados escenarios, o incluso pequeños detalles como el efecto de mojado en la ropa de Drake tras entrar en contacto con el agua. Es cierto que hay algún que otro detalle mejorable, como  el pixelado fuego, pero en general, os quedaréis muy asombrados. Si esto es lo que han conseguido para el lanzamiento de la consola, no me puedo imaginar lo que lograrán con su siguiente juego.

El único aspecto realmente criticable es la poca variedad de escenarios, ya que aunque tenemos varios zonas de selva, minas o poblados, no visitamos tantos lugares como en PS3. Pero vamos, teniendo en cuenta que nos encontramos ante una portátil, no se puede decir más que chapó a Bend Studios por el enorme trabajo que han realizado. En serio, no habréis visto nada igual en una portátil.

El sonido tampoco se queda atrás, con un gran doblaje al castellano que mantiene las voces de Drake y Sully, y una banda sonora que realmente consigue meternos dentro de la acción en los momentos más emocionantes del juego.

Conclusión

Uncharted: El Abismo de Oro es EL juego que demuestra todo lo que puede hacer PS Vita tanto tecnológica como jugablemente. Puede que los nuevos enfoques de la exploración en pos de la acción, y la importancia que se le da a la pantalla táctil o los sensores de movimientos.

Sin embargo, si pasamos eso por alto, nos encontramos ante un Uncharted en pura regla, con todo lo que ha hecho grande a la saga. Su principal pega es sin duda la falta de multijugador, pero gracias a los múltiples misterios que resolver, y la duración de la aventura, tendremos juego para rato. Así que si queréis una aventura que os deje con la boca abierta por todo lo que puede hacer nuestra nueva y flamante portátil, no busquéis más lejos de Drake y compañía.

Lo mejor

  • Poder llevar un Uncharted en cualquier lado sin perder un ápice de su esencia.
  • Espectacular apartado técnico.
  • Buena historia, aunque no iguale en calidad a las de PS3.
  • Las nuevas posibilidades jugables que brinda las pantallas táctiles y los sensores de movimiento.
  • El mayor énfasis en la exploración, con sus puzzles y misterios que resolver…

Lo peor

  • … aunque el sacrificio de la acción puede no gustar a todos, igual que tanto uso de la pantalla táctil.
  • La falta de modos multijugador.

Ficha

  • Desarrollo: Bend Studios
  • Distribución: Sony
  • Lanzamiento: 22/02/12
  • Idioma: Español
  • Precio: 49,95 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *