UFC Undisputed 3

Las Artes Marciales Mixtas van ganando adeptos en el mundo de los videojuegos, aunque curiosamente, el año pasado nos quedamos sin ningún título realista de esta disciplina, al ser el único exponente el arcade (y también mejorable) Supremacy MMA. Todo esto después de disfrutar en 2010 de dos juegos bastante buenos por parte de THQ y Electronic Arts.

La primera, viendo que había sacado casi el mismo juego dos veces, prefirió tomarse un descanso para volver este año con las pilas cargadas en UFC Undisputed 3, y así ofrecer a los usuarios la mayor accesibilidad y modos de juego que esperábamos. ¿Saldrá el juego con el cinturón de campeón del octógono o se quedará a las puertas del título?

Lo primero que notaremos nada más empezar a luchar es el cambio jugable. En efecto, la accesibilidad ha aumentado muchísimo en los movimientos de suelo. Para ello, disponemos de dos tipos de control igualmente efectivo: Pro (el de los anteriores basados en giros de cuarto y media luna del stick) o para los menos experimentados, teniendo que mover únicamente el stick hacia arriba o hacia abajo. De esta forma, podremos dominar todos los rangos de acciones de los diferentes luchadores, y no quedarnos siempre luchando de pie por temor a no saber qué hacer al llegar al suelo.

Por lo demás, seguimos teniendo dos botones para los puñetazos, otros dos para las patadas, y podemos modificar la altura del golpe para ir a la parte superior o inferior del rival, y lo mismo pasa con nuestra defensa. Afortunadamente, el completo tutorial del juego nos pondrá al día con todos los movimientos por si los hemos olvidado, o por si los aprendemos por primera vez. En este sentido, gracias al nuevo sistema de control, me he sentido mucho más cómodo en los tutoriales de suelo, por lo que ayuda muchísimo a prestar más atención a este importante aspecto.

Las sumisiones han cambiado también mucho desde la última vez que las vimos, y para mejor. En lugar de ahora tener que machacar el stick  sin saber en ningún momento si estamos ganando la sumisión o no, aparecerá un indicador muy claro en pantalla de hacia qué lado se decide la contienda. Así mismo, el sistema de control se basará únicamente en el stick derecho, teniendo que mover el color de nuestro luchador en el octógono que aparecerá en la pantalla para “comernos” el color del oponente si estamos a la ofensiva, o esquivarlo si es para defendernos. En un primer momento cuesta cogerle el truco, pero según vamos mejorando, haciendo sumisiones y enfrentándonos a oponentes más fuertes, te das cuenta de lo chulo que es este sistema del “gato y el ratón”. Al jugar con humanos la cosa está más igualada todavía, lo cual es bueno y malo. Bueno porque se basará completamente en nuestra habilidad, pero no tiene mucho sentido hacer una sumisión en una zona tremendamente dañada, y que se puedan defender de la misma forma que si atacamos algo en perfecto estado. Sin duda, es un gran paso hacia delante, pero tienen que mejorarlo ligeramente para futuras entregas.

Otro aspecto muy interesante es el de los KO técnicos por las piernas. De esta forma, si atacamos mucho la pierna del rival, se la podremos destrozar y el combate se detendrá. Por eso, es muy buena la inclusión del esquema de daños del personaje junto al de la resistencia, para así saber qué protegernos mejor, y si realmente tenemos alguna posibilidad de ganar el combate o estamos cerca de recibir un buen KO.

En este sentido, los KO instantáneos se han reducido muchísimo, por lo que tendremos que currarnos mucho más los daños a la cabeza para luego dar un buen golpe final que apague las luces a nuestro oponente. Otra opción es la de enlazar unos cuantos golpes para aturdirle, y dar así pie a un KO técnico. Una novedad en estos momentos en los que estamos en el suelo (aturdidos o no), es la de mover la cabeza hacia los lados para así esquivar los golpes. Es algo que nos puede salvar la vida si lo usamos correctamente, aunque hay que tener tanto muy buenos reflejos, como muchísima suerte para esquivar con certeza. Para saber qué estamos haciendo bien y qué mal, en los descansos entre los asaltos nos dirán unos pequeños consejos, que no vienen nada mal.

Otra de las novedades más importantes del juego es la inclusión de la ya extinta disciplina Pride, que se daba en Japón y era incluso más brutal que el UFC. En lugar de luchar en un octógono, lo hacían en un ring, con unas reglas bien distintas: el primer asalto dura 10 minutos, y los demás 5 minutos. No hay un número determinado de asaltos ni victorias por los jueces o cosas por el estilo. Aquí gana el que noquea a su rival o lo hace retirarse.

Otros pequeños cambios es la mayor libertad de ataques que tenemos, como dar un buen pisotón a nuestro rival en la cara cuando está en el suelo, o hasta darle rodillazos a tutiplén en ciertas posiciones de aturdimiento en toda la cara. Aun así, esta nueva disciplina lo que trae más bien es más luchadores, escenarios y la nostalgia para los fans de estos combates, porque en cuestiones jugables, seguiremos haciendo básicamente lo mismo.

En cuanto a los modos de juego, la estrella vuelve a ser el modo Carrera, que ha sufrido una mejoría enorme. Primero, nos crearemos a nuestro luchador (con un editor muy completo, como siempre) o seleccionaremos al que queramos de entre todos los más de 150 que hay disponibles. Se acabó la sobrecarga de datos, estadísticas y calendario. Ahora, desde que empecemos como novatos en la WFA hasta llegar a lo más alto, simplemente seleccionaremos un combate de entre los disponibles, y nos darán un número determinado de acciones. Con ellas, podremos irnos a campamentos para aprender o mejorar nuestros movimientos, generar una estrategia para el combate que subirá o reducirá ciertos atributos. Aunque la parte más importante serán los entrenamientos, mucho más prácticos y divertidos en esta ocasión. Con ejercicios como mover neumáticos enormes, golpear el saco o seguir rutinas en el suelo o de ataques, mejoraremos las condiciones físicas y los atributos defensivos y ofensivos de nuestro personaje. Otra mejora importante es que ya no se irán reduciendo nuestras estadísticas si no entrenamos un aspecto en concreto, lo cual es una maravilla.

Lo que no varía es el tener que ir subiendo de en la clasificación para conseguir el título, o las posibilidades de cambiarnos de categoría de peso o hasta participar en peleas de campeón contra campeón. Gracias a Pride, se han añadido unos torneos en esta categoría. Igualmente, el sistema monetario “Cred” regresa, y con él iremos desbloqueando más ropa según los acuerdos de patrocinio, y lo principal, aumentando el límite al que se pueden mejorar nuestras condiciones.

De esta forma, tenemos una carrera bien larga y entretenida, en la que veremos evolucionar constantemente a nuestro personaje de una forma muy gratificante a lo largo de sus 12 años de competición.

Los demás modos se han mantenido más o menos iguales. En Título tendremos que subir en la clasificación hasta alzarnos como campeones, pero teniendo solo tres derrotas posibles antes del GameOver. Una vez superado, desbloquearemos Defensa del Título, donde nos enfrentaremos a más de cien combates seguidos, arrastrando parte de los daños y la resistencia de la pelea anterior. Perdemos una vez, y eliminados. Todo esto, teniendo en cuenta que los rivales serán cada vez más fuertes. Lo malo de esta modalidad es que no hay ninguna forma de guardar la partida, porque muchísimo tiempo hay que tener para tirarse todos estos combates de seguido, algo que sí que pasa en Título, mucho más corto y sencillo.

En Ultimate Fights recrearemos combates míticos, teniendo que cumplir los objetivos marcados para ambos luchadores. Por último, podremos organizar Torneos y Eventos a placer, pero básicamente, son peleas que perfectamente nos podemos encontrar en Exhibición.

Los aspectos de creación de contenido han aumentado considerablemente. A los luchadores personalizados se les une el creador de logos y el de banners. Ambos son muy sencillitos, pero al menos nos permiten crear una marca propia y personal para que acompañe a nuestro luchador. Además, se guardarán los vídeos de nuestras últimas peleas, para que luego podamos crear unos mejores momentos de varios combates, pudiendo poner pequeños efectos y unir escenas a placer. Lo mejor de todo esto es que lo podemos subir a la red para compartirlo con los demás usuarios, habiendo una enorme cantidad de contenido para descargarnos gratuitamente. Eso sí, los luchadores siempre estarán en el nivel más bajo, por lo que si queréis uno de los llamados “super CAFs”, os lo tendréis que hacer vosotros mismos (en esencia, mucho entrenamiento en la Carrera y listo).

Hablando del online, el juego también ha sufrido mejoras en este aspecto. Por un lado, los campamentos online han vuelto (si queréis uniros al de Desconsolados, decidlo en los comentarios), que son básicamente los clanes del título. Gracias a ellos podremos formar un grupo con los amigos, hacer combates entre nosotros, y llevar la gloria a nuestro campamento con nuestras victorias (aunque también el fracaso con las derrotas).

Además, seguimos teniendo los combates online típicos, pudiendo buscar por categoría de peso (siete en total) y algún que otro parámetro. A pesar de que se nota una clara mejoría respecto a la edición de 2010, la conexión todavía tiene que mejorar. Las desconexiones son demasiado frecuentes, y hay partidas que directamente son injugables por culpa de un lag horroroso. Sin embargo, cuando encuentras una partida en condiciones (algo mucho más frecuente que antes, menos mal), el juego llega a su máximo nivel, ofreciendo un reto mayor que la muy mejorada IA puede ofrecer en sus mejores momentos. Pero claro, eso también quiere decir que nos van a dar palizas de lo lindo, con que entrenad mucho antes de entrar online si no queréis llevaros frustraciones constantes.

Gráficamente, no se nota un salto demasiado grande respecto a la última entrega. Sin embargo, en los pequeños detalles sí hay mejoras notables. Las animaciones son ahora más fluidas, y los cortes, sangre, sudor y otros efectos son más realistas que nunca. Lo mismo pasa con los modelos de los luchadores, siendo todos muy buenos, a pesar de que hay más de 150 para elegir. Las entradas al ring o al octógono son la mayor ampliación en las presentaciones de los luchadores, logrando una mayor inmersión en las peleas. En definitiva, el juego sigue teniendo un aspecto sensacional gracias a estos y otros detalles más como los efectos secundarios en los escenarios y mucho más, pero aun así, no esperéis un salto demasiado grande. En el sonido le pasa lo mismo. Los comentarios son muy buenos (en inglés, eso sí), pero tanto los efectos como la música seguro que os suenan de los juegos anteriores.

Conclusión

UFC Undisputed 3 es el mejor juego de Artes Marciales Mixtas. Su mayor problema ha sido siempre la poca accesibilidad a los movimientos de suelo, y en esta entrega lo han superado con nivel. Sin embargo, la saga sigue teniendo algún que otro aspecto que mejorar, como unas sumisiones que se adecuen más a los daños en la parte del cuerpo en que se realizan, y sobre todo, encontrar más modos de juego en los que no solo tengamos que combatir de la misma forma. La Carrera es un gran avance, pero para la siguiente entrega quién sabe, una historia como en Fight Night Champion o empezar desde el programa “The Ultimate Fighter” hasta entrar en la UFC le vendría de perlas para añadir un poco más de variedad.

Pero si hay algo muy mejorable es la conexión online. Todas las desconexiones y el lag que podremos sufrir son apabullantes, y eso es algo imperdonable en un juego así en el que o reaccionas rápidamente, o acabas tumbado en la lona de un buen golpe.

Pero que todo esto no es desanime, ya que lo bueno supera con creces a lo “menos bueno”, resultando así no solo en el mejor juego de AAM, sino en uno de los mejores de lucha que nos podemos encontrar a día de hoy. Sin embargo, si ya tenéis la edición de 2010, puede que no os encontréis con un salto demasiado grande como se esperaba tras el año de descanso, pero si os frustraba el sistema de suelo, encontraréis el cielo abierto con esta más que recomendable entrega. Dicho esto, ¡nos vemos en el octógono, Desconsolados!

Lo mejor

  • Más de 150 luchadores para escoger divididos en 7 categorías de peso.
  • Un modo carrera interesante, largo y divertido.
  • La mayor accesibilidad con el sistema de control simplificado para el suelo. Ayuda de una forma inimaginable.
  • La división Pride.
  • Las nuevas sumisiones requieren más habilidad que otra cosa…

Lo peor

  • … pero le falta todavía un poco para llegar a ser totalmente satisfactorias, como tener más en cuenta los daños.
  • Todavía le siguen faltando modos más variados.
  • No poder guardar la partida en Defensa del Título.
  • La conexión online. Aunque se ha mejorado la estabilidad, todavía queda mucho que superar.

Ficha

  • Desarrollo: Yuke's
  • Distribución: THQ
  • Lanzamiento: 17/02/12
  • Idioma: Español
  • Precio: 64,95 €

Comentarios

    • Si no tienes ningún juego de la saga, y te gusta el género, sin ninguna duda. Sin embargo, si tienes la edición de 2010, puede que la lista de cambios no sea lo suficientemente larga como para que te guste al máximo

    • Si no recuerdo mal, el modo está pensado como un modo Supervivencia, por lo que no puedes salir del modo sin perder el título. Vamos, que el objetivo del modo es ver lo que duras sin perder un combate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *